Reportajes

Cambio climático

XXVIII Sostenibilidad en el sistema alimentario: no solo menos, sino diferente y mejor

Juan Carlos Tellechea
lunes, 23 de mayo de 2022
Alimentación sostenible © 2022 by Jan von Holleben Alimentación sostenible © 2022 by Jan von Holleben
0,0004559

Los defensores de una economía sin crecimiento llevan mucho tiempo argumentando que el crecimiento económico como tal es perjudicial para el medio ambiente. Ahora los investigadores han demostrado que frenar el crecimiento por sí solo no haría sostenible nuestro sistema alimentario, pero sí lo haría cambiar nuestra dieta y poner precio a las emisiones agrícolas.

Por primera vez, un grupo dirigido por el Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático (PIK) ha utilizado una simulación informática para investigar el impacto que podrían tener los llamados enfoques de decrecimiento y las mejoras de eficiencia en las emisiones de gases de efecto invernadero del sector alimentario.

Su conclusión: una combinación de cambios en la dieta, la fijación de precios de las emisiones y las transferencias internacionales de ingresos pueden hacer que la producción y el consumo de alimentos sean neutros en cuanto a las emisiones para finales de este siglo, al tiempo que proporciona dietas más saludables para una población mundial cada vez mayor. Según Benjamin Bodirsky, investigador en Potsdam y en el Centro Mundial de Vegetales, de Taiwán, uno de los autores del estudio:

Si reducimos, en lugar de aumentar, nuestro sistema de producción y consumo de alimentos, el resultado neto no sería muy beneficioso para el clima. En su lugar, tenemos que cambiar este sistema desde la base. Por un lado, esto significa que las personas consumen solo lo que necesitan para satisfacer sus necesidades nutricionales; que tiran menos comida y llevan una dieta más equilibrada, con muchas más verduras y menos productos animales. Por otro lado, este cambio cualitativo supone una mayor eficiencia, produciendo alimentos de forma más respetuosa con el medio ambiente, por ejemplo mediante una fertilización más específica y cultivos de mayor rendimiento. Además, poner un precio al carbono podría animar a los agricultores a producir con menos emisiones, sencillamente porque unas menores emisiones significan menores costes. En conjunto, esto podría reducir drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero.

Del campo al plato, la forma en que cultivamos nuestra tierra y producimos los alimentos representa hasta un tercio de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero a lo largo de toda la cadena de suministro. explica David Chen, investigador del Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático y coautor del estudio:

Así que analizamos cómo sería este sistema en un mundo hipotético sin crecimiento económico: Basándonos en varios enfoques de decrecimiento debatidos en la comunidad científica, creamos una serie de escenarios, que luego introdujimos en una simulación informática de sistemas alimentarios y terrestres para poder examinar sus impactos. Nos apartamos de los acalorados debates normativos sobre el poscrecimiento o el decrecimiento. Nuestro resultado demuestra que el sistema alimentario actual no es nunca verdaderamente sostenible, sea cual sea la tasa de crecimiento.

Las simulaciones muestran que el simple hecho de frenar el crecimiento en los países ricos no aportaría beneficios significativos a la sostenibilidad del sistema alimentario. Y las transferencias de ingresos de los países ricos a los más pobres podrían aumentar las emisiones de gases de efecto invernadero. La razón es que el consumo de alimentos contaminantes aumenta más significativamente cuando los países pasan de una renta baja a una renta media.

Los alimentos sostenibles son mejores para la salud y el medio ambiente

Sin embargo, cuando los investigadores introdujeron en la simulación informática los cambios en el consumo más el aumento de la eficiencia a través de la fijación de precios de las emisiones, el resultado fue una dieta más sana para todos y menos emisiones de gases de efecto invernadero, y por tanto menos insumos de producción en la agricultura. Según Hermann Lotze-Campen, coautor del Instituto de Potsdam:

Para el sistema alimentario, podemos decir: en cierto modo, un poco de decrecimiento sería el resultado de la transformación sostenible, no el punto de partida. Así que básicamente no se trata simplemente de un menor crecimiento, sino de un tipo diferente de crecimiento.

Según los investigadores, una transformación sostenible del sistema alimentario que tenga en cuenta todos los costes medioambientales supondría un ligero aumento de los precios de los alimentos, que afectarían especialmente a los pobres. Por lo tanto, es crucial que cualquier transformación esté flanqueada por una combinación bien diseñada de sistemas fiscales inteligentes, compensación social para la fijación de precios de las emisiones y también pagos de compensación internacionales. Esto se debe a que requiere inversiones para que la agricultura sea más respetuosa con el clima, por ejemplo, mediante una mejor gestión de la fertilización nitrogenada en las zonas cultivadas. Sin embargo, el resultado final es que estos costes probablemente se vean compensados por el valor y los beneficios de los ecosistemas intactos.

Referencia

Benjamin Leon Bodirsky, David Meng-Chuen Chen, Isabelle Weindl, Björn Soergel, Felicitas Beier, Edna J. Molina Bacca, Franziska Gaupp, Alexander Popp, Hermann Lotze-Campen (2022): «Integrar las perspectivas de decrecimiento y eficiencia para hacer posible un sistema alimentario neutro en emisiones». Nature Food [DOI: 10.1038/s43016-022-00500-3]

El Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático (PIK) es uno de los institutos más importantes del mundo en la investigación del cambio global, los impactos climáticos y el desarrollo sostenible. Aquí, los científicos naturales y sociales desarrollan conocimientos interdisciplinarios que, a su vez, proporcionan una base sólida para la toma de decisiones en la política, la empresa y la sociedad civil. El PIK es miembro de la Asociación Leibniz.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.