Una jirafa en Copenhague

Entrevista Intrapersonal Confrontada: Omar Jerez con Javier Alonso

Omar Jerez
miércoles, 25 de mayo de 2022
Javier Alonso © 2022 by Mar Brandi Javier Alonso © 2022 by Mar Brandi
0,0007997

Si me preguntan quién es la persona más inteligente que he conocido en mi vida, respondo: Javier Alonso, si me dicen quién es el Leonardo Da Vinci contemporáneo en mi época, respondo: Javier Alonso, si pienso quién es la persona que me hubiese gustado tener de nuevo en mi vida en un futuro como si de un menú a la carta de criogenización se tratara, y pudiera elegir , vuelvo responder: Javier Alonso.

Cada vez que hablo con Javier Alonso ( protagonista de la *EIC de esta semana), para mí es estar sentado en una cátedra gratuita de aprendizaje, de hecho, mis conocimientos se amplia más en una conversación con Javier Alonso que con 100 libros que pueda leer.

Es un genio absoluto, habla no se cuantos idiomas a la perfección, es el mayor experto del mundo en Herodes siendo ateo, biblista, negro literario, colaborador externo de los servicios secretos como traductor, profesor de una de las diez escuelas de economía más relevantes del mundo, escritor, conferenciante, guía turístico en oriente medio, librepensador e intelectual de culto por muchos seguidores.

Os presento a un diamante, su nombre Javier Alonso.

Entrevista Interpersonal Confrontada- Javier Alonso López

¿Por qué hacer una entrevista interpersonal confrontada?

Supongo que como nos ha ocurrido a casi todos, antes de hablar con Omar no tenía ni idea de qué era este tipo de entrevista. Omar me lo explicó, y decidí hacerla por tres razones: la primera, porque resultaba interesante, era algo nuevo; la segunda, porque me lo pidieron Omar y Julia. Para una vez que se les ocurre un proyecto en el que no se juegan la vida, hay que apoyarles. En serio, creo que a alguien tan valiente como ellos no se les debe negar lo que esté en mi mano darles.

Eso son dos razones, y has dicho tres...

Sí, Después de aceptar, comencé a pensar qué podía aportar yo en este experimento. Si se trataba de exponer aquello que nunca me preguntan en las entrevistas tradicionales, ¿tenía algo importante que decir? ¿Me gustaría hacer público algo que nunca he dicho en público? Y de repente, la respuesta me pareció un enorme SÍ. Puedo aprovechar este formato de entrevista para dejar por escrito cosas que he dicho, pero que no han quedado registradas tal cual, o que he pensado pero nunca he dicho. Dentro de unos meses cumpliré 55 años, la edad a la que murió mi madre. Es una edad en la que se puede empezar a vivir de acuerdo únicamente a tus propias convicciones y decir lo que piensas. Al que no le guste, que no lo lea.

¿Por dónde quieres empezar?

Hay en mí varias facetas. Una es la personal. Las otras se refieren a distintos campos profesionales en los que trabajo. Soy profesor, escritor, guía arqueológico en varios países del oriente mediterráneo y mi ámbito de investigación académica son el judaísmo, el cristianismo primitivo y las religiones en general.

 La religión, un tema espinoso...

Mucho. Llevo años escribiendo y dando cursos y charlas sobre el tema. Y he descubierto que en España hay una gran intolerancia hacia el que expresa ideas extraídas de la investigación académica que ponen en tela de juicio dogmas o creencias cristianas o, más específicamente, católicas. Nunca he pretendido hablar para ofender las creencias de los demás, pero tan libre soy de no creer como otras personas lo son de creer. No soy peor que ellos, no pueden juzgarme según unos parámetros que son irracionales. Y, sobre todo, no tienen derecho a faltarme al respeto.

¿Ha ocurrido muchas veces?

Unas cuantas. Podemos dividir estas faltas de respeto en varias categorías. Los hay que se escudan en nicks en las redes sociales para excretar sus opiniones sobre mí en comentarios de entrevistas online o reseñas de mis libros. Luego están los que me envían cartas a mi trabajo, en algunos casos de varias páginas. He de reconocer que en algunos casos con remite. En tercer lugar, están los que se me ofenden durante una clase o conferencia. Suelen levantarse ruidosamente para hacer evidente su malestar y luego me arrojan argumentos basados en citas bíblicas tomadas al azar o en afirmaciones indemostrables. Por último, está el ataque de la peor clase, el que procede de alguien de los tuyos.

¿Lo vas a contar?

En 2002 nació mi segunda hija, una niña que sufría parálisis cerebral y que tuvo una vida precaria y desdichada hasta que murió en 2011. Me entregué en cuerpo y alma a su cuidado, y nunca la consideré un problema. Era mi niña, y para mí era la criatura más hermosa del mundo. Pero, en varias ocasiones, tuve que escuchar de una pariente muy cercana de mi ex mujer que la enfermedad y la muerte de mi hija eran un castigo de Dios por tratar temas religiosos de una forma “poco adecuada”.

¿En serio?

Absolutamente. En pleno siglo XXI, criticamos mucho a los talibán o al ISIS, pero aquí tenemos una importante Yihad cristiana que juzga y condena creyéndose en posesión de la verdad y la justicia tan solo porque sus miembros tienen un amigo imaginario y otros nos negamos a creer en él. Jamás he respondido a las faltas de respeto e insultos de esta gente, pero ésta era una de las razones de la entrevista. Lo cuento y les expreso a todos mis haters desde aquí mi más sincero desprecio.

¿Pasamos a algo más amable?

Claro. No merecen más tiempo ni atención.

Hablemos de educación. Has trabajado en diferentes ámbitos educativos a lo largo de tu vida

Sí. Comencé enseñando en la ESO y Bachillerato, y después lo he hecho en la Universidad y en Masters, y también en numerosos cursos en instituciones de enseñanza no reglada. Desde adolescentes a jubilados, he dado clase a miles de personas. Es una faceta profesional sobre la que nunca me han preguntado en las entrevistas.

Y, sin embargo, es un tema muy importante, porque la educación es uno de los pilares sobre los que se construye un país. ¿Crees que nuestros jóvenes están mejor preparados de lo que estuvimos nosotros?

No es una pregunta que se pueda responder con un sí o un no tajantes. Aquellas personas de cierta edad que tuvieron que dejar sus estudios muy pronto para trabajar y mantener a sus familias, o que tenían que recorrer grandes distancias todos los días para ir a la escuela, o que aprendieron en instalaciones de una calidad ínfima, responderán que, por supuesto, sus hijos o nietos están mejor preparados. Yo estudié en centros públicos a partir de 7º de EGB y también todo el BUP y el COU, así como la Universidad, así que mi opinión no se basa en lo que pudiera haber aprovechado de una enseñanza privada en centros de élite. Y creo que la enseñanza que yo recibí era mucho mejor, más completa, con más y mejores contenidos, y muchísimo menos infectada de virus doctrinales que la que pueda recibir un joven de ahora que acuda a los mismos centros. Nuestro nivel de conocimientos en Lengua, Matemáticas, Ciencias, Filosofía, Latín o Griego (yo era de Letras) era infinitamente superior al de los estudiantes actuales que recibo todos los años en la Universidad.

¿Pero no se nos repite insistentemente que ésta es la generación mejor preparada?

Eso no se lo cree ni el que lo dice. Cada nuevo plan de estudios hace que la generación correspondiente sea un poco peor que la anterior. No es que los chicos de ahora sean menos inteligentes que los de antes; es que una persona no puede pensar con coherencia y espíritu crítico si antes no le has proporcionado conocimientos. Y si cada vez les das menos conocimientos, conviertes a los jóvenes en futuros adultos que serán presa fácil de cualquier mentira por absurda que sea.

Suena a conspiración

Es que es una conspiración, un plan a largo plazo para tener adormecida a la población mundial.

¿Y quién es el malo de esta conspiración?

En el año 2001, en un documento aprobado por la OCDE (ojo, que estamos hablando de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos, es decir, una entidad de carácter económico) se afirmaba, y cito literalmente, que 

No todos elegirán una carrera en el sector de la nueva economía (de hecho, la mayoría no lo hará), por lo que los planes de estudios no deben diseñarse como si todos fueran a llegar lejos. 

Hay afirmaciones en un sentido parecido desde los años setenta pronunciadas por líderes del Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional o la UNESCO. Es decir, ya nos estaban avisando de que no hace falta que estemos demasiado formados; tan solo preparados para realizar nuestro trabajo, pero sin pensar demasiado.

¿Los poderes económicos están detrás de la rebaja de calidad de la enseñanza?

Cada vez que aparece un presunto gurú educativo defendiendo una enseñanza democrática, inclusiva, creativa, transversal, con matemáticas con perspectiva de género, de aprendizaje a través de la curiosidad y otras chorradas semejantes, verás que la entidad que patrocina este sermón es económica. ¿Quién elige al “mejor profesor del año”? ¿Quién nos presenta al nuevo descubridor de la técnica infalible para enseñar? Busquemos en sus vídeos promocionales hasta encontrar el logo de una multinacional, un banco, o algo parecido. Y ellos controlan a los partidos políticos, ¿o alguien es todavía tan ingenuo que piensa o contrario?

¿Tanto a partidos de derecha como de izquierda?

De diferente forma, pero sí. La derecha los representa de una manera natural, y la izquierda a través de creerse ellos mismos muchas absurdos campos de batalla que disminuyen el contenido realmente importante de la escuela. Las puertas giratorias y los cambios de estatus económico benefician a ambos lados del espectro político. A unos por pura pertenencia, a los otros de manera más personal, porque pasan de tener un kiosco de tebeos y chuches a ser diputado autonómico. Todo en nombre del pueblo al que dicen defender.

Y el resultado final de esta conspiración es...

Una gran parte de la población con una educación básica, presuntamente alfabetizada pero incapaz de generar auténtico espíritu crítico, y que es perfecta para ser explotada durante toda su vida.

¿Se puede escapar de esta trampa?

¡Claro! Acude a la enseñanza privada, a las universidades privadas de lujo. Allí la élite se educa mucho mejor para poder seguir dirigiendo el cotarro durante la siguiente generación. Lo que nos lleva al siguiente punto. La educación se ha convertido en un negocio multimillonario. Si el dinero dice que se preocupa por la educación de nuestros hijos, ya nos podemos echar a temblar. Al dinero sólo le preocupa el dinero. Recomiendo a los que lean esto que sigan en Twitter a Pascual Gil Gutiérrez, un profesor de la Comunidad Valenciana que explica la precariedad de la educación y la trampa de la happycracia con absoluta lucidez.

Es un panorama bastante desolador

Es lo que tenemos ya en la actualidad. No hay más que ver los personajes que reptan actualmente por la política. Analfabetos funcionales, personajes tan incompetentes que durarían horas en una empresa privada seria, arribistas dogmáticos que crean problemas ficticios, caciques de toda la vida con disfraz nuevo, seres siniestros con la categoría ética de una bacteria intestinal, capaces de vender a su propia madre mientras se recupera de los dolores del parto. Hay excepciones, claro, pero es que en un país serio esas excepciones deberían ser la norma.

Dan ganas de bajarse del mundo en marcha

En absoluto. La vida tiene cosas maravillosas. De aquí me tendrán que sacar con los pies por delante.

Cosas maravillosas. ¿Por ejemplo?

Como decía, antes, llegar a la edad que tenía mi madre cuando murió me ha hecho reflexionar mucho sobre la vida. Y he aprendido a apreciar lo bueno. Hasta ahora he echado pestes de nuestros políticos y de otras cosas, pero, aún así, nacer a finales del siglo XX o en el XXI en España significa tener una de las nacionalidades que te garantiza un mejor nivel de vida. Nunca se ha vivido mejor que ahora; nunca hemos tenido una esperanza de vida tan larga; nunca ha habido tanta paz a nivel global en el planeta, a pesar de lo que podamos ver todos los días en la televisión. Y en un plano más personal, hay muchísimas cosas de las que disfrutar: la gente que te quiere, una copa de vino, viajar por todo el mundo, montar a caballo, jugar con un niño, jugar con un perro, leer un buen libro, ver un buen partido de fútbol, ir al cine o el teatro, reírse. Y, sobre todo, el amor.

¿Qué planes tienes a partir de ahora?

En el plano profesional, sé que todavía tendré que enseñar durante unos cuantos años, pero algún día se acabará. Seguiré escribiendo mientras se me ocurran cosas interesantes que contar y, por encima de todo, continuaré trabajando como guía arqueológico mientras el cuerpo aguante. Viajar al Próximo Oriente, explicar yacimientos arqueológicos, me llena. Quizás me muera mientras enseño Petra, Persépolis o los Manuscritos del Mar Muerto. No estaría mal.

¿Y en el plano personal?

Me imagino acabando mis días en un lugar con mar. Como buen madrileño, no sé vivir sin el mar. Espero que sea junto a una compañera con la que pueda compartir los buenos y los malos momentos, una persona que parezca hecha a mi medida. Y ojalá que mi hijo esté orgulloso de mí. Le dejare instrucciones para que en mi funeral no haya alzacuellos, sino barra libre y muchas risas. Así dejaré mejor recuerdo entre los míos. Pensarán 

¡Qué bien lo hemos pasado en el funeral de este cabrón! ¡Ya podía haberse muerto antes!

 *Entrevista Intrapersonal Confrontada (O cómo responder y después preguntar)

La entrevista es un género periodístico fundamental. De hecho, se podría considerar su piedra angular, porque permite al periodista confirmar, acceder y conocer los hechos de manera directa, sin intermediarios, hablando con la fuente y estableciendo un diálogo con los protagonistas.

Lamentablemente, y salvo honrosísimas excepciones, la entrevista, ese momento excepcional que combina conversación, reto y seducción, se ha convertido en un acto seco, forzado, en el que demasiado a menudo el entrevistado no quiere responder y al entrevistador le da lo mismo que no quiera. El momento sublime que permite al periodista ejercer su derecho a preguntar se transforma en un trámite, una penitencia o directamente un combate tosco y sin ningún vencedor.

En otras ocasiones, los entrevistados han tenido una clase por parte de sus asesores para evitar, rodear o directamente eliminar preguntas incómodas, que suelen ser precisamente las que el periodismo debe y puede hacer. El resultado, nuevamente, queda en un limbo de medias verdades y frases insulsas. Por no hablar de las entrevistas promocionales asociadas a algún producto cultural, tipo cine, literatura y música, donde la superficialidad es tan apabullante que se podrían mantener las preguntas hechas años antes y tendríamos la certeza de encontrar las mismas respuestas.

Ante este panorama, desolador y habitual en demasía, el artista y creador Omar Jerez propone una nueva fórmula, una nueva aproximación al género que exige una complicidad de ambas partes (tomando como inspiración las entrevistas noveladas que hizo durante años Milan Kundera) para generar un contenido atractivo, valiente, que enriquezca al lector y que suponga una aventura donde ni el camino ni el destino queda prefijado.

El nuevo concepto se llama Entrevista Intrapersonal Confrontada, (EIC), y tiene como cimiento inamovible la siguiente premisa: el entrevistado genera un discurso a priori, provocado y sugerido (o no) por el entrevistador, y posteriormente el periodista edita y da forma periodística a ese contenido. Se crea una arcilla pura que será moldeada por las manos expertas del entrevistador, a posteriori.

A continuación se exponen los 10 puntos que definirán cualquier EIC que se haga a partir de ahora, y que creemos supone una innegable revolución en este género. Es tan sencillo como invertir el orden para recuperar la pureza que nunca debió perder.

Decálogo para una Entrevista Intrapersonal Confrontada (EIC)

1- Cualquier persona, tenga o no relevancia pública, podrá solicitar a un periodista la realización de una EIC. Igualmente, cualquier periodista podrá solicitar la realización de una EIC a cualquier persona o personaje.
2-Cualquier EIC tiene como base fundamental la relación que se establece entre el periodista y el entrevistado, así como la reinterpretación del concepto de entrevista para el siglo XXI.
3- Una vez aceptada la realización de la EIC, se propondrá, por cualquiera de las partes, un tema sobre el que girará la narración, así como su extensión. Igualmente podrá ser de libre elección si así se decide de mutuo acuerdo.
4-El entrevistado construirá libremente una narración sobre la temática escogida, que podrá ser creada en cualquier formato: texto, audio, vídeo, ilustración, así como cualquier combinación entre estos. El periodista no intervendrá nunca en esta parte del proceso.
5-El periodista recibirá esa narración y a partir de ahí construirá una EIC en la que se compromete a mantener el sentido del texto original, y podrá modificar, eliminar, ampliar o extender la entrevista para tratar de llegar a la naturaleza real del entrevistado. Podrá solicitar más información al entrevistado, así como convertirla a otro formato.
6- Bajo ningún concepto el periodista podrá utilizar la información en bruto para difamar o menoscabar la figura o reputación del entrevistado.
7- El periodista deberá entregar una copia de la EIC antes de su difusión al entrevistado para que la confronte y certifique que se ha mantenido el sentido original, no entrando éste en consideraciones de estilo y forma.
8- El periodista puede declarar la EIC nula si percibe que está falseada o que el entrevistado se aleja del objetivo principal, que es un ejercicio de honestidad consigo mismo.
9- El espectador, para poder completar la experiencia, debería tener acceso al discurso en bruto enviado por el entrevistado y la EIC definitiva, para comparar y enriquecer la lectura/visionado/escucha del proceso.
10- Al contrario que en la entrevista clásica, en cualquier EIC la búsqueda de la verdad queda supeditada a la experiencia compartida, confrontada y colaborativa entre las dos partes.
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.