Convocatorias

David Afkham dirige a la ONE en una versión de concierto de la 'Salomé' de Richard Strauss

Redacción
viernes, 24 de junio de 2022
David Afkham © by Gisela Schenker David Afkham © by Gisela Schenker
0,0006814

La Orquesta Nacional de España presenta Salomé (en versión concierto dramatizada), la primera gran ópera de Richard Strauss, bajo la dirección musical de David Afkham los días viernes 24 y domingo 26 de junio, a las 19,30 horas, en el Auditorio Nacional de Música de Madrid

Lise Lindstrom (soprano) en el papel de Salomé, Tomasz Konieczny (bajo barítono) como Jochanaan, Frank Van Aken (tenor) en el rol de Herodes, Violeta Urmana (mezzosoprano) como Herodias y Alejandro del Cerro (tenor) en el personaje Narraboth son los solistas invitados en los roles principales. 

Completan el elenco Lidia Vinyes Curtis, Josep Fadó, Pablo García-López, Vicenç Esteve, Ángel Rodríguez Rivero, David Cervera, Tomeu Bibiloni, David Sánchez, Pedro Llarena Carballo y Francesca Calero. En la producción de esta obra dramatizada, la OCNE cuenta además con la participación de Susana Gómez (concepto de escena), Gabriela Salaverri (diseño de vestuario), Manuel Fuster (iluminador), Josep Gil (asistente de dirección musical), Alexandra Goloubitskaia (correpetidora y coach), Laia Machado (regidora) y Cristina García (maquillaje y peluquería). 

Salomé, op. 54, drama lírico en un acto, se estrenó  el 9 de diciembre de 1905 en el Teatro Real de Dresde (Königliches Opernhaus Dresden), basado en la obra homónima de Oscar Wilde según la traducción al alemán de Hedwig Lachmann.  Richard Strauss no fue el primer compositor en culminar una ópera con el éxtasis amoroso de una soprano al lado del cadáver de su amante –se le adelantó cuatro décadas Wagner en Tristán e Isolda–, pero Salomé sí tuvo el honor de ser la obra más vanguardista y audaz jamás escuchada, una propuesta musical salvaje y refinada a partes iguales, que renueva la herencia wagneriana.

Ramón Puchades, profesor de la Orquesta Nacional de España, autor de las notas al programa de mano de estos conciertos subraya que esta ópera obtuvo un éxito sin precedentes en su estreno y dos años después había sido representada en múltiples teatros de ópera. “Una gran expectación precedía a sus sucesivos estrenos: Berlín, Graz, Múnich… Nueva York… En cada una de estas ciudades, los matices de la obra eran apreciados de modo diferente. En Berlín fue necesario introducir algunos cambios, con la finalidad de sortear la inicial negativa del Kaiser; en concreto un ardid escénico: la aparición antes de caer el telón de la estrella de Belén”, añade.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.