Opinión

La OSG, 30 años de éxito y mucho por hacer

José Luis Méndez Romeu
lunes, 20 de junio de 2022
30 aniversario de la OSG © 2022 by Orquesta Sinfónica de Galicia 30 aniversario de la OSG © 2022 by Orquesta Sinfónica de Galicia
0,0004842

Un concierto espectacular ha servido para conmemorar el trigésimo cumpleaños de la Sinfónica de Galicia y renovar el idilio que mantiene con sus seguidores. Durante más de tres horas estos jalearon con entusiasmo las sucesivas interpretaciones de los Coros de niños, de jóvenes y de adultos, de dos formaciones de la Orquesta de niños más el broche final de la OSG interpretando sendos fragmentos de Romeo y Julieta de Piotr Illich Chaicovski y de la Sinfonía Nuevo Mundo de Antonín Dvořák bajo la dirección del director titular Dima Slobodeniouk en su concierto de despedida tras una década como titular. También era la despedida del fundador y Director del Coro durante 24 años, Joan Company. Ofició como maestro de ceremonias Andrés Lacasa, actual Gerente.

Quienes gestaron la OSG tenían elevadas expectativas. Pensaban que la larga tradición operística de la ciudad sostenida durante dos siglos tras la llegada a la ciudad de Nicola Setaro, la existencia de un elevado número de seguidores de la temporada de música de cámara o de los esporádicos conciertos sinfónicos entre otros indicadores representaban un público potencial suficiente. Creían además que la Orquesta podía potenciar el trabajo del Conservatorio al ofrecer un horizonte profesional de la máxima exigencia artística. Y desde luego sostenían que una ciudad que intentaba potenciar la cultura en todas sus manifestaciones no podía renunciar a dotarse de uno de los vectores de mayor fuerza multiplicador como es una formación sinfónica. 

Los resultados han superado las expectativas. El trabajo especialmente fructífero de Víctor Pablo Pérez en el atril y Enrique Rojas en la Gerencia respaldados por un plantel de músicos entregados entre los que sobresalen muchos de los solistas, estuvo siempre respaldado por el Alcalde Francisco Vázquez y su Gobierno local, allanando obstáculos, buscando financiación y en especial impulsando la excelencia. 

Es justo recordar la gran aportación de Alberto Zedda y de Antonio del Moral durante los años inolvidables del Festival Mozart. En cuanto al actual Director, ha renovado el repertorio prestando atención preferente a la música de los siglos XX y XXI y manteniendo las mismas estructuras. Han sido tres décadas de progreso continuado.

Podría pensarse que todo está hecho y abandonar la autoexigencia. Sería un error. Es necesario salir de la comodidad y ganar nuevos públicos, sobre todo jóvenes. Si ellos no van a los conciertos que siguen un esquema quizás petrificado, será necesario explorar otros formatos y otros espacios. Recordemos que el modelo actual de conciertos fue impuesto por Mahler y Toscanini hace más de un siglo.

Está pendiente la consolidación de una temporada estable en las distintas ciudades de Galicia, en colaboración con la Real Philarmonia y bajo el impulso del Gobierno autonómico, hasta hoy sordo a las necesidades musicales. Como sigue pendiente un planteamiento ambicioso para el futuro sobre la ópera.

Y en un plano más doméstico que el Ayuntamiento coruñés sea más efectivo en el respaldo que brinda a la OSG, resolviendo los problemas pendientes, principalmente la mejora de instalaciones y la cobertura de vacantes.

Es hermoso y gratificante haber logrado el aplauso generalizado del público, de la crítica y de las demás orquestas pero es necesario seguir avanzando para mantener el liderazgo artístico y ofrecer un modelo de gestión y resultados.

La OSG fue la principal iniciativa cultural de un Gobierno local creativo: museos científicos, red de bibliotecas, política educativa avanzada, exposiciones, etc., que pusieron a la ciudad en el el mapa. Hoy se ha perdido ese impulso pero las instituciones permanecen y siguen marcando la senda de excelencia artística pero también formativa y social que hacen avanzar a una  comunidad. 

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.