Reportajes

Cambio climático

XXXVII. Banquete de ballenas en la Antártida

Juan Carlos Tellechea
lunes, 1 de agosto de 2022
Rorcuales comunes en el Mar de Weddell © 2019 by BBC Rorcuales comunes en el Mar de Weddell © 2019 by BBC
0,0007856
150 ballenas observadas alimentándose juntas en la Antártida

Este es un gran acontecimiento para los ecologistas y protectores de la naturaleza: el rorcual austral documentado en grandes grupos en la Antártida por primera vez desde que se prohibiera la caza de ballenas.

Un rorcual común en el Mar de Weddell, cerca de la Isla Elefante, al norte de la Península Antártica Occidental. © 2022 by BBC.Un rorcual común en el Mar de Weddell, cerca de la Isla Elefante, al norte de la Península Antártica Occidental. © 2022 by BBC.

Los rorcuales son las ballenas más grandes del mundo, después de las azules, y el ser humano casi ha acabado con ambas especies. Tras la prohibición de la caza comercial de ballenas en 1976, las poblaciones de estos animales longevos y de lento crecimiento se están recuperando: investigadores y cineastas publican ahora conjuntamente en la revista Scientific Reports vídeos y fotos que muestran grandes grupos de hasta 150 rorcuales comunes del sur en sus zonas históricas de alimentación, más de lo que nunca se había documentado con métodos modernos. Estos animales desempeñan un papel importante en el reciclaje de nutrientes, por lo que otras especies del ecosistema antártico, como el krill, también podrían beneficiarse de la recuperación de la población.

Nunca había visto tantas ballenas en un mismo lugar y me fascinó totalmente ver a estos enormes grupos alimentándose, 

afirma entusiasmada la Prof. Dra. Bettina Meyer, bióloga del Instituto Alfred Wegener, del Centro Helmholtz para la Investigación Polar y Marina (AWI) y del Instituto Helmholtz para la Biodiversidad Marina Funcional, así como profesora de la Universidad de Oldenburg y coautora del estudio actual en la revista Scientific Reports. La primera autora del estudio es la Dra. Helena Herr, de la Universidad de Hamburgo, que también es investigadora visitante en el Instituto Alfred Wegener. Bettina Meyer dirigió una expedición con el buque de investigación Polarstern de marzo a mayo de 2018, durante la cual se observaron grupos de 50 y 70 rorcuales comunes del sur (Balaenoptera physalus quoyi), respectivamente.

Entre otras cosas, la expedición investigó los efectos del cambio climático en el krill antártico. El krill es la base de la red alimentaria de la Antártida; las focas y las ballenas se alimentan de este camarón luminiscente, que puede medir hasta seis centímetros, además de los peces y los pingüinos. Un equipo dirigido por Helena Herr y un equipo de cámaras de la BBC utilizaron los helicópteros Polarstern juntos en la expedición para realizar vuelos de medición científica para contar las apariciones de ballenas y para filmar. 

Los rorcuales comunes alimentándose en el Mar de Weddell, cerca de la Isla Elefante, al norte de la Península Antártica Occidental. © 2022 by Helena Herr.Los rorcuales comunes alimentándose en el Mar de Weddell, cerca de la Isla Elefante, al norte de la Península Antártica Occidental. © 2022 by Helena Herr.

Durante 22 misiones, el equipo recorrió un total de 3.251 kilómetros y contó 100 grupos de rorcuales compuestos por uno a cuatro animales. El equipo de investigación de ballenas también se mantuvo al margen de los vuelos de los helicópteros y descubrió grupos de unos 50 rorcuales comunes en torno a la isla Elefante, en el mar de Weddell, cerca de la península antártica, y en una segunda ocasión hasta 70. 

Me dirigí directamente a nuestro monitor, en el que podemos ver si hay bancos de krill en el agua y en qué medida, mediante técnicas de medición acústica. De hecho, pudimos localizar bancos de krill utilizando los datos e incluso ver cómo las ballenas cazaban el krill. (Bettina Meyer)

Las ballenas no sólo se alimentan de krill, también lo utilizan: las excreciones de las ballenas fertilizan el océano, porque los nutrientes que contienen, como el hierro, que es limitado en la Antártida, son esenciales para el crecimiento del fitoplancton (algas diminutas) en el agua. El fitoplancton, a su vez, es el alimento del krill. 

A medida que la población de ballenas aumenta, los animales reciclan más nutrientes y, como resultado, el Océano Austral puede ser más productivo. Esto permite que crezcan más algas, que a su vez absorben el dióxido de carbono de la atmósfera a través de la fotosíntesis, reduciendo así el contenido de CO2 en la atmósfera. (Bettina Meyer)

La recuperación de las poblaciones de rorcual común parece estar en el horizonte: El equipo de investigación de ballenas y la BBC volvieron a la isla del Elefante en un barco especialmente fletado el año siguiente a la expedición Polarstern y documentaron hasta 150 animales. 

Aunque no conocemos el número total de rorcuales comunes en la Antártida debido a la falta de observaciones sincrónicas, podría ser una buena señal que la población de rorcuales comunes en la Antártida se esté recuperando casi 50 años después de que se prohibiera la caza comercial de ballenas. (Bettina Meyer)

La Comisión Internacional para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCAMLR) pretende establecer una red de áreas marinas protegidas (AMP) en el Océano Austral. La Unión Europea (UE) presentó por primera vez una propuesta de AMP en el Mar de Weddell, el sector atlántico del Océano Austral, en el marco de la CCRVMA en 2016. Los datos científicos de esta propuesta fueron recopilados y evaluados por expertos del Instituto Alfred Wegener. La propuesta de AMP del Mar de Weddell como refugio para las especies amantes del frío cuenta con el apoyo de muchos estados, pero aún no ha sido adoptada.

Publicación original

Helena Herr, Sacha Viquerat, Fredi Devas, Abigail Lees, Lucy Wells, Bertie Gregory, Ted Giffords, Dan Beecham, Bettina Meyer: Regreso de grandes agregaciones de alimentación de rorcuales a zonas históricas de caza de ballenas en el Océano Antártico. Scientific Reports (2022). DOI: 10.1038/s41598-022-13798-7
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.