Recensiones bibliográficas

¿Quiénes eran los nazis?

Juan Carlos Tellechea
viernes, 19 de agosto de 2022
Wer waren die Nationalsozialisten? © 2021 by C. H. Beck Wer waren die Nationalsozialisten? © 2021 by C. H. Beck
0,0013038

A diferencia de las dictaduras socialistas, el nacionalsocialismo fue capaz de conseguir el apoyo mayoritario de la población alemana (e incluso las simpatías de los austríacos, tras la anexión en 1938). Sin embargo, la aprobación siempre dependió de que el régimen nazi diera resultados: una política exterior vistosa, la euforia nacional, la revisión de las a menudo odiadas disposiciones del Tratado de Versalles, los beneficios sociales, el éxito de las blitzkriegs. En 1941, tras la rápida victoria sobre Francia, la euforia del populista y genocida Adolf Hitler alcanzaba su clímax. Incluso muchos antiguos escépticos abrazaron entonces el nacionalsocialismo.

En el verano de 1945, en cambio, era casi imposible que los reporteros estadounidenses que seguían a las tropas aliadas encontraran algún partidario convencido del Tercer Reich en Alemania. Nadie admitía serlo o haberlo sido; al otro día de terminada la Segunda Guerra Mundial (1939–1945) todos eran súbitamente demócratas que, en el mejor de los casos, denunciaban a sus vecinos como nazis. ¿Quiénes eran los nacionalsocialistas? ¿Casi todo el mundo o casi nadie? 

Los relatos explicativos fueron cambiando a lo largo de los años, como muestra el renombrado historiador Dr. Ulrich Herbert (1951) profesor emérito de historia moderna y contemporánea de la Universidad de Friburgo en Brisgovia, en su excelente compilación de ensayos titulada Wer waren die Nationalsozialisten? (¿Quiénes eran los nacionalsocialistas?), publicada por la prestigiosa editorial C. H. Beck, de Múnich.*

Después de 1945, la gente quiso convencerse inicialmente de que los alemanes habían sido seducidos por una camarilla política de criminales. Los ayudantes en el genocidio y los crímenes de guerra fueron un pequeño porcentaje de elementos absolutamente antisociales y criminales, según decía el primer canciller de la República Federal de Alemania, Konrad Adenauer, en 1952. 

De este modo, los perpetradores nazis fueron exiliados de la sociedad alemana como una minoría embrutecida, observa el Dr. Ulrich Herbert. El historiador, en su colección de ensayos considera errónea la tajante delimitación entre los nacionalsocialistas y los alemanes en la Alemania de Hitler

El Dr. Herbert es uno de los que advirtió desde el principio que no había que tomar el camino fácil en este punto. Durante mucho tiempo, tras el final de la guerra, predominó la imagen de los nazis como una banda de matones de las SA que se habían sometido ciegamente a su Führer y a su camarilla: Joseph GoebbelsHeinrich Himmler y Hermann Göring.

Perspectiva distorsionada del fracaso

En las décadas siguientes, la investigación socio-histórica también confirmó esta imagen unilateral: según ella, fueron los fracasados y marginados, los "pequeños burgueses" confundidos por el miedo a la decadencia, y los soldados de la Primera Guerra Mundial, que nunca habían llegado a la paz, los que se fueron con los nazis. La honorable sociedad burguesa no tenía que sentirse responsable.

Sin embargo, el nacionalsocialismo que conmocionó al mundo, según el profesor Herbert, no fue el de los primeros matones de las SA en los bares; fue el nacionalsocialismo de la guerra de exterminio y el asesinato de judíos, organizado por hombres con educación de primera clase y en su mayoría de clase media. 

Algunos intentaron presentarse después de la guerra como buenos nazis. Este es el caso de Albert Speer, el arquitecto y ministro de Armamento, alguien que, al provenir de una buena familia, pretendía haberse mantenido decente, pesar a todas las brutalidades de la guerra.

Mantenerse decente: Esta era, por así decirlo, la marca de distinción burguesa con la que las élites académicas, los profesores, los funcionarios y los industriales gustaban de describirse a sí mismos para marcar su distancia de los brutales carniceros de la Gestapo.

El profesor emérito de historia Dr. Ulrich Herbert explica que:

Lo mismo ocurre con los académicos. También en este caso hay carreras directas desde el partido hacia puestos de dirección en universidades e institutos. Pero una gran parte de los que, como médicos, científicos naturales o estudiosos de las humanidades, apoyaban especialmente la política del régimen, parece que se acercaron al movimiento nacionalsocialista bastante tarde o no lo hicieron. Procedían de la clásica clase media alta de funcionarios y autónomos, se habían criado en el ámbito nacional, tenían una buena educación a sus espaldas y aún mejores oportunidades profesionales por delante.
Lo mismo puede decirse de muchos de los llamados profesionales, como los ingenieros o los directores de construcción o de fábrica, que después de la guerra se mostraban al mejor estilo de Speer como tecnócratas apolíticos, supuestamente ingenuos y sin muchos conocimientos políticos. Tales objeciones se remitían implícitamente a la imagen generalizada de un nacionalsocialista. Mas estas supuestas características no coincidían con la realidad. Estos personajes del nazismo eran más jóvenes, mejor educados, profesionalmente más exitosos y personalmente menos conformistas de lo que se suponía.

La élite

Pieza enlazada

Como casi ningún otro historiador, Herbert ha tratado la irritante paradoja inherente al hecho de que una élite administrativa en gran medida idéntica construyera primero el Estado nacionalsocialista y luego la República Federal de Alemania. Las inicialmente amplias medidas de castigo y desnazificación de los aliados pronto se desactivaron; en su lugar, se ofreció a los antiguos delincuentes la integración en la nueva sociedad, siempre que no fueran demasiado conocidos. Este no fue el caso de Rudolf Hess, condenado a cadena perpetua y recluído en la prisión de Spandau, donde se suicidó en 1987, pese a haber intentado negociar la paz con el Reino Unido en 1941.

Es cierto que también había nacionalsocialistas que no querían abandonar su ideología. Pero la mayoría más sabia se embarcó en una segunda carrera burguesa, cuya condición era renunciar a cualquier actividad neo-nacionalsocialista. Y lo que al principio podría haber sido una mera adaptación a las nuevas reglas del juego se convirtió en una convicción democrática para bastantes con el paso de los años. Esto también se debió a que la República Federal pudo demostrar éxitos más duraderos que el muy dinámico Estado nazi, incapaz de estabilizarse políticamente.

Buceando en la burguesía

La inmersión en la burguesía también fue posible porque el conocimiento detallado de las estructuras de liderazgo de muchas organizaciones nazis y la implicación de las élites académicas en los crímenes en el Este de Europa no empezó a difundirse hasta los años sesenta.

Mientras que muchos izquierdistas (más aún en la ahora extinta República Democrática Alemana, RDA) pensaban que los nazis eran incorregibles y realizaban actividades subversivas en la RFA, el Dr. Ulrich Herbert ve este cambio de actitud entre muchos antiguos nacionalsocialistas. 

Fue un factor importante para la estabilización de la República Federal de Alemania, aunque se asoció a un escándalo moral: en vista de los muchos millones de víctimas nazis, la élite responsable se libró con sentencias comparativamente suaves. Sin duda, la joven República Federal de Alemania no se fundó en la justicia, sino en la fuerza vital del oportunismo.

Los ensayos del profesor Herbert impresionan por su precisión. Cabalmente porque se caracterizan por la distancia analítica, pueden hacer comprensibles los motivos de las personas implicadas en ese momento. El nacionalsocialismo aparece así como una tentación política a la que sucumbieron incluso y especialmente las clases cultas.

En el ensayo titulado Der deutsche Professor im Dritten Reich (El profesor alemán en el Tercer Reich), el Dr. Herbert se sirve de las biografías de cuatro destacados académicos de diferentes facultades para ilustrar su voluntariosa adaptación a un régimen que era bastante hostil al ethos académico, entendido como argumentación sensata, facultades críticas, educación y erudición.

Una robusta hostilidad hacia la Iglesia

Sin embargo, en 1938, más del cincuenta por ciento de los profesores alemanes eran miembros del NSDAP. Para el Dr. Ulrich Herbert, un importante patrón explicativo reside en la identificación parcial. En general, la gente estaba de acuerdo con la dirección del nacionalsocialismo, estaba impresionada por los éxitos de la política exterior de Hitler y la recuperación de la economía después de dos décadas de crisis permanente, pero sin embargo cultivaba cierta ambivalencia y estaba en desacuerdo con el régimen en puntos particulares, como su comportamiento robusto, su hostilidad hacia la Iglesia o su antisemitismo. 

Sin embargo, esto último -debido al despido de numerosos académicos judíos del servicio universitario- abrió atractivas perspectivas profesionales, especialmente para los académicos prometedores y los graduados posdoctorales.

El Dr. Ulrich Herbert tiene el mérito de haber abierto en la década de 1980 (cuando era estudiante y preparaba su doctorado) el tema de los diez millones de trabajadores forzados de la economía de guerra alemana, asunto que por entonces seguía siendo ignorado. Sin los trabajadores forzados, escribe también en un ensayo de este volumen, la Alemania nazi difícilmente habría estado en condiciones de hacer la guerra a partir de 1941.

Por otro lado, contradice la tesis popular de la anarquía de competencias policrática en el Tercer Reich, que condujo a una creciente disfuncionalidad del Estado: 

A diferencia de la Unión Soviética, en Alemania hubo un aparato estatal altamente diferenciado y eficiente hasta los últimos días de la guerra. 

También corrige la noción del asesinato industrial de judíos. Durante mucho tiempo, el Holocausto tuvo lugar en forma de masacres apocalípticas, casi arcaicas en las que participaron miles de hombres de las SS, soldados y policías. Cualquier similitud con el régimen neoestalinista de Vladimir Putin en Rusia no es pura casualidad y sus inclinaciones fascistas están a la vista.

Ya sea que el Dr. Ulrich Herbert señale las diferencias, inicialmente considerables y luego cada vez más borrosas, entre los sistemas de los campos nacionalsocialistas y soviéticos (infierno del orden frente a infierno del despotismo); ya sea que defina las diez etapas de escalada en el camino hacia el Holocausto o que derive sistemáticamente la lógica antihumanitaria del nacionalsocialismo de las experiencias de la Primera Guerra Mundial: sus ensayos siempre ofrecen una profundidad en la explicación que va más allá del conocimiento histórico común. Este profesor emérito de la Universidad de Friburgo no se preocupa por las tesis originales, sino por la complejidad de los contextos.

Orgía sádica

¿Quiénes eran entonces esos nacionalsocialistas? No necesariamente se les puede reconocer por una bandera con la esvástica izada, afirmaba el periodista Sebastian Haffner, exiliado en Inglaterra. En aquel momento, todo el mundo en Alemania lo hacía. La pertenencia al partido o a una rama nazi tampoco decía demasiado. En opinión de Haffner, los verdaderos nazis eran una especie psicológica propia, los que aceptaban sin reservas esta orgía sádica general y permanente y participaban en ella.

El Dr. Ulrich Herbert, uno de los más destacados historiadores del nacionalsocialismo de todos los tiempos, lleva muchas décadas ocupándose de esta cuestión. Su obra ha impulsado a muchos jóvenes a dedicarse de forma intensa y crítica al estudio del nacionalsocialismo. 

Se interesa por la historia de los movimientos völkisch, la política de exterminio nacionalsocialista y sus efectos hasta la posguerra. Su nuevo libro no es un relato completo. Son ensayos que merecen la pena leer y releer, a veces chispeantes, sobre situaciones y figuras que se pueden encontrar hoy aquí en Europa nuevamente (léase Marine Le PenSantiago AbascalGiorgia Meloni...y los oportunistas que les secundan).

Oportunismo agazapado

La reducción de la responsabilidad por el asesinato en masa y el genocidio a unos pocos personajes generalmente ya muertos, permitió una exoneración putativa general de casi todos los ex nacionalsocialistas supervivientes, incluso en puestos de dirección, señala el Dr. Herbert.

Pero, por otro lado, fue sobre todo el 

oportunismo agazapado (...) el que se reconoció como expresión y requisito de la neutralización política de este grupo. Bastantes de los que (...) vieron recompensado su oportunismo, sin embargo, se convirtieron en demócratas convencidos [en la República Federal de Alemania].

Se puede discutir hasta dónde llegó este cambio de opinión y la discusión sobre el poder formativo de la Volksgemeinschaft, que era obviamente muy limitado y está lejos de terminar, según el Dr. Ulrich Herbert.

Antisemitismo y antiparlamentarismo

Muchos términos nazis estaban abiertos a diferentes interpretaciones radicales. Los ensayos de este profesor emérito giran repetidamente en torno a los funcionarios del asesinato en masa, muchos de los cuales tenían una buena formación y a menudo se habían unido al movimiento nazi como académicos völkisch en los años de crisis de la República de Weimar. El antisemitismo y el antiparlamentarismo iban de la mano.

Para deslindar responsabilidades estos personajes acostumbraban a afirmar, después de la destrucción de Alemania y la caída del régimen nazi, que solo habían querido evitar lo peor. El Dr. Herbert describe vívidamente en muchas de sus contribuciones hasta qué punto este estereotipo de los nacionalsocialistas como el supuesto otro configuró la imagen que muchos alemanes tenían de sí mismos en la joven República Federal.

Bon vivant

Precisamente por la naturaleza del nacionalsocialismo, conceptos como raza, líder( Führer, Caudillo, Generalísimo, Duce) y comunidad estaban abiertos a diferentes interpretaciones radicales. Y fue precisamente de esta apertura que el nacionalsocialismo extrajo parte de su violento dinamismo y atractivo. Esta amalgama de ideas era explosiva, prometía muchas cosas a la vez y permitía pensar en la violencia, la expansión y la purificación del cuerpo político de forma conjunta.

Con su investigación, el historiador de la Universidad de Friburgo ha contribuido en gran medida a que esta percepción haya cambiado entretanto y a que salgan a la luz quienes apoyaron el engranaje del exterminio con sus conocimientos burocráticos, su experiencia científica y la identidad parcial de sus objetivos.

En cualquier caso, los señoritos völkisch que se dedicaron a la lucha contra la democracia no pocas veces tenían formación académica y también gastaban traje a rayas y corbata. La historia de estos bon vivant es posible extrapolarla muy rápidamente a la realidad del presente.

Notas

Ulrich Herbert, «Wer waren die Nationalsozialisten?», München: C. H. Beck, 2021, 303 Seiten. ISBN 978-3-406-76898-9

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.