Alemania

Recital del organista Michal Markuszewski en la Friedenskirche Krefeld

Juan Carlos Tellechea
jueves, 25 de agosto de 2022
Michal Markuszewski © 2007 by Michal Markuszewski Michal Markuszewski © 2007 by Michal Markuszewski
Krefeld, domingo, 21 de agosto de 2022. Iglesia de la Paz, de Krefeld. Michal Markuszewski, X. Krefelder Orgelsommer. David N. Johnson, Trompet Tune in C major. Antonio Correa Braga, Batalla de 6º tono. Johann Sebastian Bach, Fantasía en do mayor 573 “unendliche“ y Fuga (improvisación); Arioso, del Concierto para piano en fa menor, BWV 1056 (transcripción H. Lefevre Pope). Charles-Marie Widor, de la 2ª Sinfonía en re mayor op 13 II Pastorale, III Andante. Oliver Messiaen, del Ciclo de L'Ascension IV. Prière du Christ montant son Père. César Franck, Pièce pour Grand Orgue en la mayor. Herbert Brewer, Marche héroïque. Bis Michal Markuszewski, Improvisación.
0,0007584

El comienzo de este singular concierto estival de órgano en la Friedenskirche Krefeld (Iglesia de la Paz, de Krefeld), con el destacado organista Michal Markuszewski, no podía haber sido más fresco, alegre y optimista: Trompet Tune in C major (1962), del celebrado y prolífico compositor y educador David N. Johnson. La breve pieza es tan positiva, agradable y pegadiza que la Radio Pública (NPR) de los Estados Unidos la utiliza como cortina musical en su famoso programa semanal de música sacra With Heart and Voice que difunde grabaciones de obras corales y de órgano de todo el mundo.

Otro dato curioso, una transcripción para orquesta de cuerda de esta composición fue tocada en la boda de Tricia Nixon, la hija mayor del entonces presidente Richard Nixon, en el Jardín de las rosas de la Casa Blanca el 12 de junio de 1971, un año antes del estallido del sonado escándalo de Watergate (17.06.1972). ¡Qué convulsionados tiempos aquellos!

Barroco

Aunque no hay concierto de órgano que no incluya obras de Johann Sebastian Bach, esta singular presentación del excelente organista Markuszewski, formado en Varsovia, Berlín y Würzburgo, no va de inmediato al grano, sino que permite al público disfrutar de la única obra del compositor del Barroco Antonio Correa Braga que ha sobrevivido a los tiempos.

Poco se sabe de este compositor que fue profesor de música y director del coro del Seminario Conciliar de São Pedro y São Paulo, en Braga (Portugal). Su popular Batalla de 6º tono, del repertorio de música antigua para órgano, suena temperamental, marcial, por momentos lúdica y muy animada.

La obra llegó a nuestros días en un importante códice musical de 1695 (Livro de obras de Orgaõ juntas pella coriosidade do P. Fr. P. Roque da Conceição) que se encuentra actualmente en la Bibliotéca Pública Municipal, de Oporto, y que incluye además piezas de otros autores importantes como Diogo de Alvarado, Pedro de Araújo, Domingos de São José, José Leite da Costa, Diogo da Conceição, João de Cristo y Agostinho da Cruz.

Órgano Rieger

La Iglesia de la Paz, de Krefeld, celebra en estos meses (con un retraso de dos años, por la pandemia) el 60º aniversario del magnífico órgano Rieger (Schwarzach, Voralberg, Austria) instalado en su tribuna superior el 26 de junio de 1960.

Con sus 66 registros y cerca de 6.000 tubos, este grandioso instrumento, uno de los dos mayores de la región del Bajo Rin, es capaz de hacer entrar en profunda meditación a los oyentes, de elevarlos a un verdadero frenesí sonoro, un éxtasis durante el cual la sensación de eternidad y de proximidad celestial está programada de antemano. El concierto, captado con cámaras de vídeo, pudo seguirse en directo a través de una pantalla dispuesta en el extremo oriental del templo, y permitió apreciar la calidad del órgano Rieger.

Bach

La hermosa Fantasía para órgano en do mayor 573 (inacabada), de Johann Sebastian Bach, un fragmento del Klavier-Büchlein para Anna Magdalena Bach (1725), parece haber sido compuesta en nuestros días; no ha perdido ni un ápice de su carácter universal. Tocada con gran sensibilidad y fluidez por Markuszewski la pieza embelesa al público.

Los 12 ¼ compases que se han conservado revelan la disposición de un movimiento de concierto y fueron el punto de partida para una gran variedad de adiciones. El lenguaje musical del fragmento corresponde a las obras del período de madurez de J. S. Bach; la melodía y su articulación están en consonancia con el estilo intensivo, en parte improvisado, del “Plein Jeu“ francés. Incluso la improvisación de la Fuga nos lleva a una honda reflexión.

El “Arioso“, uno de los más famosos de Bach, lo interpreta Michal Markuszewski con gran sentimiento y circunspección. Fue arreglado en muchas formas diferentes por el compositor. Primero lo escribió como Concierto para violín y oboe en sol menor, ahora perdido; luego transcrito y reutilizado como la Sinfonía de la Cantata BWV 156 en fa mayor, estrenada en 1729. Una versión muy embellecida se utilizó entonces como movimiento central (Largo) de su Concierto para clave en fa menor BWV 1056, publicado en 1738. Aquí lo escuchamos en la elegante transcripción para órgano de H. Lefevre Pope.

Widor

Danzarina es la Pastorale (II) de la Segunda Sinfonía en re mayor op. 13 de Charle-Marie Widor que el organista ejecuta con gran sensibilidad para los matices. En contraste el Andante (III), sereno, recoleto nos eleva al infinito con su mensaje de paz interior. Michal Markuszewski apenas roza las teclas con su extremado refinamiento.

Messiaen

Clara y transparente es a su vez la interpretación de "Prière du Christ montant son Père" (IV.), del ciclo L'Ascension, de Olivier Messiaen, de profunda religiosidad, música sacra hasta los tuétanos, una plegaria al Creador del Universo para que intervenga con todo su poder sobre la Tierra. Esta mezcla de progreso compositivo, curiosidad, espiritualidad y cercanía a la naturaleza no puede separarse de su obra, sino que madura en una música que reclama un sonido completamente independiente. El órgano Riegel suena aquí de forma impresionante en el recinto del templo de nave única.

Franck

Otro tanto ocurre con la Pièce pour Grand Orgue en la mayor (1854), de César Franck, la más extensa del concierto, de un virtuosismo emocionante, muy bien elaborada, y tocada con una energía sobrecogedora y gran precisión por Markuszewski. Una composición tan expresiva, con un tempo muy trabajado, llega de inmediato a lo más hondo del alma de los oyentes.

Brewer

La Marche héroïque de Sir Alfred Herbert Brewer cerró este concierto en homenaje al precioso órgano Rieger de la Iglesia de la Paz de Krefeld. Las ovaciones al concertista fueron incontenibles, tras esta composición que se tocara en 1979 en el funeral de Lord Mountbatten, tío del príncipe Carlos de Gales, en la Abadía de Westminster.

El bis fue una Improvisación del propio Michal Markuszewski, barroca al comienzo, moderna y positiva en su transcurso, casi como un cuento de hadas que nos enseña un profundo cielo tachonado de estrellas. ¡Hermosa velada!

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.