Artes visuales y exposiciones

Canaletto el Joven en la Pinacoteca de Dresde

Juan Carlos Tellechea
viernes, 2 de septiembre de 2022
Zauber des Realen © 2022 by Sandstein Verlag Zauber des Realen © 2022 by Sandstein Verlag
0,0013947

Con motivo del 300º aniversario de su nacimiento, la Pinacoteca de los Antiguos Maestros (Gemäldegalerie Alte Meister), de Dresde y el Castillo Real, de Varsovia, rinden homenaje al artista veneciano Bernardo Bellotto (1720 – 1780) con una exposición monográfica titulada Zauber des Realen. Bernardo Bellotto am sächsischen Hof (Magia de lo real. Bernardo Bellotto en la corte sajona). En Dresde ésta tiene lugar desde el 21 de mayo al 28 de agosto. En la capital de Polonia se extiende desde el 23 de septiembre al 8 de enero de 2023.

Bellotto, que al igual que su tío y maestro -Antonio Canal- también se hacía llamar Canaletto, está considerado como uno de los pintores más importantes de vistas de ciudades, las llamadas vedutas, del siglo XVIII. La retrospectiva de Dresde, realizada en colaboración con el Palacio Real de Varsovia, presenta la colección del propio artista, la mayor del mundo. Al mismo tiempo, es esta la culminación de un proyecto de restauración de largo plazo.

La muestra se centra en la vida y la obra de Bellotto a través de las etapas más importantes de su carrera artística. Tras sus comienzos en Venecia, vivió en Dresde a partir de 1747 y pintó vistas (vedutas) de gran formato para el elector sajón y rey polaco Augusto III, pero también para su primer ministro Heinrich Graf von Brühl. Hasta hoy, sus pinturas nos ofrecen una visión única de la arquitectura y la vida cotidiana de la sede real sajona, así como de la ciudad de Pirna y las fortalezas de Sonnenstein y Königstein. Tras hacer escala en Viena y Múnich, Bellotto se trasladó a la ciudad real de Varsovia en 1766, que también capturó en grandes vedutas hasta su muerte.

La época

Vista de la exposición «Zauber des Realen. Bernardo Bellotto am sächsischen Hof». © 2022 by Gëmaldegallerie Alte Meister.Vista de la exposición «Zauber des Realen. Bernardo Bellotto am sächsischen Hof». © 2022 by Gëmaldegallerie Alte Meister.

El catálogo de la exposición, con aportes de los historiadores del arte Stephan Koja, director de la pinacoteca de Dresde, Iris Yvonne Wagner, conservadora de la institución, Gudula Metze, Ewa Manikowska, Julia Weber y Artur Badach, entre otros, fue publicado por la editorial Sandstein, de Dresde.

Toda una serie de grabados de su propia mano presentan a Bellotto como artista gráfico y personalidad empresarial. Son invitados del Kupferstich-Kabinett (Museo de Grabados y Dibujos), donde la obra gráfica del artista está disponible de forma extraordinariamente completa. Junto con los dibujos de Varsovia y Darmstadt, y en el conjunto de la muestra con las pinturas, se revela todo el espectro del poder innovador de Bellotto. Libros, porcelanas, esculturas e instrumentos científicos crean una impresionante imagen de una época que Bellotto contribuyó a configurar artísticamente.

¿Qué descripciones hay de la pintura de Bernardo Bellotto? Al pintor italiano de vistas urbanas y sobrino de Antonio Canaletto se le acusa de colores fríos, geometría estricta y uniformidad de la técnica, en contraste con las obras de su tío.

El hecho de que Bellotto fuera un pintor rápido que tenía que producir hasta 14 cuadros al mes al servicio de sus mecenas reales en Dresde y Varsovia no significa, sin embargo, que haya una gran disparidad en la calidad de su pintura. Con 130 obras, entre dibujos de filigrana y grabados, la exposición en Dresde de las obras de Bellotto muestra a un artista que siempre estuvo a la altura de su meticulosa técnica.

Un virtuoso

Bernardo Bellotto, "Canaletto", «El mercado nuevo de Dresde desde el Jüdenhofe»,. © 2022 by Gëmaldegallerie Alte Meister.Bernardo Bellotto, "Canaletto", «El mercado nuevo de Dresde desde el Jüdenhofe»,. © 2022 by Gëmaldegallerie Alte Meister.

La impresión de intemporalidad también se ve apoyada por la abstracción que acompaña a la traducción de la pintura al óleo en una estructura de líneas en blanco y negro. Bellotto se limitó en gran medida al sombreado paralelo y creó la impresión de sombreado a través de líneas más o menos apretadas, en las que el blanco del papel resalta con gran efecto.

Con estos medios reducidos, consiguió reproducir las más diversas texturas de superficie y apariencias atmosféricas. Las formas geométricas y en bloque de la arquitectura se presentan de forma tan convincente como, por ejemplo, el reflejo de la nave de la Hofkirche en el Elba. Aquí, las líneas sueltas y, al mismo tiempo, intencionadas, con recorridos en parte rectos y en parte trémulamente curvados, transmiten la apariencia de una superficie reflectante en movimiento fluido.

En cambio, en los edificios, que sugieren la mayor riqueza de detalles desde la distancia, la economía de líneas es sorprendente cuando se ven de cerca. Especialmente en la zona del cielo, queda claro que Bellotto no copió la composición del cuadro, sino que la reinterpretó con los medios creativos del grabado.

Mientras que en el cuadro el cielo es principalmente una lámina de color claro frente a la cual la arquitectura despliega sus tonos de arenisca, el artista estructuró esta parte de forma mucho más diferenciada en el grabado. Donde de otro modo uno habría esperado zonas blancas como el papel o monótonas, se extienden generosas formaciones de nubes.

Bellotto también destacó y amplió el árbol situado en el borde izquierdo del cuadro, cuyo oscuro follaje destaca de forma encantadora sobre el cielo en el blanco y negro del grabado. En general, contrastó el colorido de la veduta pintada con el mayor contraste de claroscuros en los grabados correspondientes, sin abandonar la unidad óptica del espacio pictórico.

Aprendizaje

Bernardo Bellotto, "Canaletto", «Pirna desde Copitz», 1754/1756. © 2022 by Gëmaldegallerie Alte Meister.Bernardo Bellotto, "Canaletto", «Pirna desde Copitz», 1754/1756. © 2022 by Gëmaldegallerie Alte Meister.

La Gemäldegalerie Alte Meister hace uso de sus fondos. En la exposición hay 36 obras suyas, entre las que se encuentran nada menos que 18 de los cuadros encargados por Dresde, la mayoría de los cuales tienen más de dos metros de ancho. Como alumno de su tío, El Canaletto, había realizado sus primeras vistas de Venecia bajo su supervisión.

Los cuadros de principios de la década de 1740 de Venecia, Roma y Verona que se muestran aquí son vistas con mucha perspectiva, empapadas de luz y con cielos azules que pierden color en las obras posteriores; incluso se considera la decoloración gradual del azul de Prusia. Estas obras son menos coloridas y empastadas que las de su célebre tío.

En 1747, tras unas excursiones a Lombardía, Turín y Verona, el elector sajón Federico Augusto II, rey de Polonia como Augusto III, le invitó a Dresde. En 1748 Bernardo Bellotto fue nombrado pintor de la corte. Incluso los primeros panoramas de la ciudad residencial creados en esta época, vistos desde las riberas derecha e izquierda del Elba, son obras maestras que aún hoy nos fascinan, porque su formato de pantalla ancha corresponde al formato cinematográfico 19:9 con el que estamos familiarizados.

Deben su escrupulosa composición y su formato de imagen estandarizado al uso de la cámara oscura, que Antonio Canal ya había utilizado como ayuda óptica. Las llamativas sombras se insertan en la composición, dividiendo el amplio espacio pictórico.

Las obras creadas en Dresde no solo están dedicadas a la famosa silueta del Elba. También permiten conocer la arquitectura de las plazas antiguas y nuevas, las iglesias y el foso de Zwinger, la cercana ciudad de Pirna y las fortalezas.

No solo los grandes formatos encargados por el gobernante mantuvieron ocupado al artista. Tuvo que volver a pintar las mismas vistas para el primer ministro Heinrich Graf von Brühl, un coleccionista fanático cuya colección fue adquirida por la zarina Catalina II tras su muerte.

Vista de Dresde desde la Galería Nacional de Irlanda

Bernardo Bellotto, "Canaletto", «La plaza del mercado de Pirna», 1753-1754. © 2022 by Gëmaldegallerie Alte Meister.Bernardo Bellotto, "Canaletto", «La plaza del mercado de Pirna», 1753-1754. © 2022 by Gëmaldegallerie Alte Meister.

Las dramáticas vistas de la fortaleza de Königstein desde el norte y el noroeste, ahora prestadas por Washington y Londres, también se encontraban entre las obras encargadas por la Corte. De la Irish National Gallery, de Dublín, llegó un formato más pequeño, adquirido originalmente por un coleccionista ruso, con una veduta de Dresde de la ribera superior del Elba.

Después de que la Sajonia electoral cayera bajo el dominio prusiano en la Guerra de los Siete Años, Bellotto abandonó la ciudad en 1758 y se trasladó a Viena. Allí trabajó para el príncipe Wenzel Anton von Kaunitz-Rietberg, el príncipe de Liechtenstein y la emperatriz María Teresa. En la exposición se incluyen cuadros del Kunsthistorisches Museum de Viena y del Museo del Palais Liechtenstein, en los que el soporte de las figuras está más acentuado que antes.

Especialmente en la vista de los jardines del Palacio de Liechtenstein, aparecen figuras con coloridos atuendos rococó junto a las esculturas del jardín como un elegante repoussoir. En una fantasía arquitectónica pintada hacia 1765, Bellotto se coloca en primer plano con el traje de un noble veneciano: expresión de un estatus nobiliario adquirido en las cortes principescas europeas. El personal ampliamente disperso refuerza la tendencia a que la escena arquitectónica cobre vida.

En el cuadro intemporal de 1765, que muestra las ruinas de la antigua Kreuzkirche de Dresde, devastada en la guerra, los curiosos retozan por todo el plano de perspectiva. El cuadro fue pintado tras el regreso de Bellotto a Dresde, que terminó en diciembre de 1766 con su viaje a Varsovia. Aquí fue contratado por el rey Estanislao II Augusto Poniatowski como pintor de la corte.

Vistas de Varsovia para la Colección Real

En los últimos 14 años de su vida, Bellotto realizó varias vistas ideales de la ciudad de Roma en Varsovia, inspiradas en las Vedute di Roma de Giovanni Battista Piranesi. Pero, sobre todo, creó las vistas fuertemente coloreadas de Varsovia para la Colección Real. Once de ellas son un préstamo del Palacio Real de Varsovia y cuelgan en la última sala de la exposición. Según el informe del conde polaco Jerzy Mycielski, el rey Estanislao poseía 27 vistas de Varsovia, doce de Roma y diez de otras ciudades.

En Alemania, a excepción de Dresde, solo cuelgan algunos cuadros de Bellotto. Los museos de Hamburgo, Berlín y Düsseldorf tienen menos obras capitales. En Múnich, donde el pintor permaneció unos meses antes de regresar a Dresde, hay dos vedutas mediocres de Canaletto, pero ninguna de Bellotto.

Entre las obras destacadas del periodo medio se encuentra la majestuosa panorámica de la fortaleza de Königstein desde el noroeste, que ahora se expone desde los fondos de la National Gallery, de Washington.

Mercadeo

El impecable cuadro fue comprado en subasta por los marchantes Konrad Bernheimer y Bruno Meissner en diciembre de 1991 por 3,41 millones de libras y vendido al museo de Washington dos años después por 9,6 millones de dólares. Incluso entonces, se trataba de un precio récord, que solo ha sido superado ligeramente en los últimos 20 años.

Bernardo Bellotto, "Canaletto", «El antiguo Ponte delle Navi en Verona», 1746/47. © 2022 by Gëmaldegallerie Alte Meister.Bernardo Bellotto, "Canaletto", «El antiguo Ponte delle Navi en Verona», 1746/47. © 2022 by Gëmaldegallerie Alte Meister.

El cuadro más caro del pintor hasta la fecha fue subastado en Christie's en julio de 2021. Es una de las varias versiones de la Veduta de Verona con el Ponte delle Navi, vendida por 10,5 millones de dólares. Se prohibió la exportación del cuadro por ser un tesoro nacional. Como muchos de los Bellottos vendidos en subasta desde la década de 19 90, procedía de la nobleza británica. En mayo de 2007, una vista del Gran Canal con la Iglesia de San Stae se vendió en Christie's por 11 millones de dólares.

Los 5,4 millones de libras que alcanzó un cuadro de Dresde con el Zwinger en Sotheby's en julio de 2020 también fue un precio considerable. El brillante cuadro perteneció en su día al coleccionista de Hamburgo Max Emden, fue trasladado a la nueva Cancillería del Reich (del genocida Adolf Hitler) en 1938 y, después de la Segunda Guerra Mundial (1939 – 1945), colgado en el despacho del presidente federal de Alemania durante décadas. En 2019, fue restituido a los herederos de Emden. Bellotto sigue haciendo historia. También sigue siendo uno de los grandes como factor de mercado.

Historias

Uno de los famosos hijos de Dresde debe su supervivencia al bombardeo de la ciudad. Desde 1940, el novelista Victor Klemperer vivía en la llamada Judenhaus. El 16 de febrero de 1945, fue deportado a un campo de concentración. Cuando Dresde ardió tres días antes bajo una lluvia de bombas aliadas, Klemperer pudo huir con su esposa. Se perdieron de vista en el infierno, se encontraron ilesos al día siguiente y se dirigieron al territorio ocupado por los estadounidenses en Baviera. Los Klemperer regresaron a Dresde ese mismo año.

La Nueva Sinagoga parece un cuerpo extraño en el paisaje urbano restaurado de hoy. Se construyó en 1998 a orillas del Elba, no lejos de la Terraza Brühl, en el mismo lugar en el que estuvo la Sinagoga Semper hasta los pogromos de noviembre de 1938. Los dos cubos sin adornos y de color arenisca -la casa de oración y el centro comunitario- se niegan a coincidir con el bello aspecto del casco antiguo reconstruido, como si quisieran recordarnos la catástrofe del Holocausto y la Segunda Guerra Mundial. El centro histórico de Dresde, sin embargo, brilla con el esplendor barroco como si su destrucción nunca hubiera ocurrido.

Ilusiones

Cuando se visita Dresde, es fácil caer en la ilusión. la Frauenkirche (Iglesia de Nuestra Señora), el Zwinger, el Residenzschloss (Palacio Real) y la Ópera Semper forman el conjunto de una ciudad residencial de tiempos pasados. La afición de los antiguos príncipes electores por el máximo esplendor parece anacrónica. Augusto el Fuerte completó el ennoblecimiento de Dresde, la Florencia del Elba como se la denomina cariñosamente. La ciudad todavía se nutre de su pomposidad. La voluntad de crear ilusiones deslumbrantes, este vicio barroco, ha permanecido. Probablemente por ello, Dresde reclama el rango de una de las principales metrópolis culturales de Alemania. En cualquier caso, se comercializa con éxito como tal, y vive bastante bien de ello.

El taxista que lo lleva a uno desde el aeropuerto a la ciudad lo confirma sin dudarlo. Leipzig también es muy interesante y Múnich es una ciudad preciosa. Pero Dresde es sin duda la más bella y reune hermosos tesoros de la pintura, como la Madonna Sixtina, de Rafael, en la Antigua Pinacoteca.

La mejor manera de llegar a Dresde es desde el norte. Desde allí se abre la famosa vista de Canaletto. Allí es donde este pintor vedutista, puso sus ojos en el casco antiguo. De un solo vistazo, la ciudad queda captada, si no en su esencia, sí en toda su apariencia. La silueta de Dresde ha permanecido inalterada, por así decirlo, desde que Bellotto la plasmó en un lienzo en 1748. Su pintura panorámica en la Alte Gemäldegalerie parece un espejo perfecto de la vista real de la ciudad.

Los monumentos arquitectónicos se encadenan como un collar de perlas: en el extremo izquierdo, el Puente de Augusto se adentra en la imagen, seguido en el centro por la imponente cúpula de la Frauenkirche, hasta que la Iglesia de la Corte Católica completa el horizonte barroco a la derecha. En el primer plano, todo se refleja como un espejismo en la superficie plateada del agua del Elba, casi inmóvil.

Notas

Stephan Koja und Iris Yvonne Wagner, «Zauber des Realen Bernardo Bellotto am sächsischen Hof», Dresden: Sanstein Verlag, 2022, 256 Seiten, 280 farbige Abb. ISBN 978-3-95498-677-4

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.