Artes visuales y exposiciones

Louise Bourgeois: La niña tejida“, en el Gropius Bau Berlín

Juan Carlos Tellechea
viernes, 9 de septiembre de 2022
Louise Bourgeois. The Woven Child © 2022 by Hatje Cantz Louise Bourgeois. The Woven Child © 2022 by Hatje Cantz
0,0015529

Louise Bourgeois siempre se negó a llamar feminista a su arte. Sin embargo, el tema de su obra fue siempre lo femenino. Dedicó instalaciones, esculturas y jaulas del tamaño de una habitación a la percepción de la feminidad, el significado de la corporeidad y su autoafirmación como artista.

Louise Bourgeois, Spider, 1997. © 2022 by The Easton Foundation/VG Bild-Kunst / Luca Girardini.Louise Bourgeois, Spider, 1997. © 2022 by The Easton Foundation/VG Bild-Kunst / Luca Girardini.

Con The Woven Child se ha abierto en el Gropius Bau, de Berlín, desde el 22 de julio al 23 de octubre una exposición dedicada exclusivamente a la obra textil de la artista, a la que se dedicó después de haber superados los 80 años de edad. Estas piezas se cuentan entre las más inquietantes de su impresionante creación. Esta no es la única razón por la que no hay que perderse la muestra de Berlín, ya que ofrece una nueva visión de ella a través de una variedad de esculturas, instalaciones, dibujos, collages, libros y grabados.

La exposición del Gropius Bau presenta a la araña como curandera y artesana, a través de una retrospectiva de la “princesa de las arañas“ (fallecida en 2010) que enfrenta a los demonios de la vida de esta artista. Quien sufra de aracnofobia (miedo a las arañas) tal vez debiera evitar una visita a la exhibición.

Louise Bourgeois, «The Woven Child», Instalación en Gropius Bau (2022). © 2022 by The Easton Foundation/VG Bild-Kunst / Luca Girardini.Louise Bourgeois, «The Woven Child», Instalación en Gropius Bau (2022). © 2022 by The Easton Foundation/VG Bild-Kunst / Luca Girardini.

Pero se perdería la oportunidad de ver el último proyecto realizado por la prestigiosa directora de esta sala de exposiciones, la historiadora del arte Stephanie Rosenthal, quien a partir de este mes de septiembre pasará a dirigir el Museo Guggenheim, de Abu Dhabi.

El catálogo de la exhibición, publicado por la editorial Hatje Cantz, de Berlín, y diseñado por Joseph Logan, reune ensayos, artículos, comentarios y aportes de diversa indole de Stephanie Rosenthal, Ralph Rugoff (editores), Lynne Cooke, Rachel Cusk y Julienne Lorz (comisaria).

El Gropius, situado al lado del predio que ocupara la Gestapo, en los nefastos tiempos del régimen genocida nazi de Adolf Hitler (1933 – 1945), y no lejos de la Potsdamer Platz era desde 1881 el Museo de Artes Decorativas y albergaba algunas partes de la Escuela de Artes y Oficios, de Berlín.

Después de la Segunda Guerra Mundial (1939 – 1945), el edificio, gravemente dañado, se reconstruyó desafiando las demandas para que fuera demolido. Teniendo en cuenta esta historia, parece hasta oportuno que la exposición sobre Louise Bourgeois se centre en la curación y en la reparación, por un lado, y en el trabajo con textiles, por otro. La presentación fue concebida en cooperación con la Hayward Gallery, de Londres

Sin alharaca en Berlín

La retrospectiva de Bourgeois no es tan rimbombante como algunas de las últimas exposiciones organizadas en Berlín (verbigracia el festival de puntos puntos y más puntos de Yayoi Kusama, que fue muy compartido en las redes sociales), a pesar de que se muestran algunas obras clave.

Louise Bourgeois, «The Woven Child», Instalación en Gropius Bau (2022). © 2022 by The Easton Foundation/VG Bild-Kunst / Luca Girardini.Louise Bourgeois, «The Woven Child», Instalación en Gropius Bau (2022). © 2022 by The Easton Foundation/VG Bild-Kunst / Luca Girardini.

Incluso el atrio del Gropius Bau, a menudo escenario de grandes instalaciones o esculturas, permanece (casi) vacío esta vez. Solo un pequeño par de telas fuertemente entrelazadas cuelga del techo por un delicado hilo. Los que lleven un teléfono móvil también pueden ver los enjambres virtuales de abejas de la actual artista residente Ana Prvački, pero no hay mucho más que ver allí. Así que se da el visto bueno a todos aquellos que temían ser recibidos por una de las "mamás" de Bourgeois nada más entrar. El nombre de esta serie de esculturas con múltiples patas no es una coincidencia: La araña es una oda a mi madre, dice la creadora. Era mi mejor amiga. Como la araña, mi madre era tejedora.

Así, el animal es un motivo recurrente en la obra de la artista, nacida en 1911, ya sea en forma de sus esculturas de acero de gran tamaño o en forma de acuarela con cabeza humana y grandes pechos, que recuerda las representaciones de Aracne, que en los mitos griegos participa en un concurso de tejido con Atenea y posteriormente es transformada en araña por la diosa. Sin embargo, para Bourgeois, en contra de los sentimientos de asco que pueden provocar sus figuras al verlas, el insecto tiene una connotación positiva: es paciente, grácil, indispensable y útil, según la artista.

Con textiles desde la cuna

Uno de esos arácnidos, de gran tamaño, vigila una enorme jaula con una puerta abierta en la planta superior del Gropius. De los barrotes y de la silla vacía del centro cuelgan tapices rotos con esmerados dibujos. Los retazos de tela son una referencia a los orígenes de Bourgeois. La artista prácticamente fue acunada en el trabajo con textiles: Sus padres vendían y restauraban esos tapices con elaborados motivos, y la joven Louise ayudaba en el negocio familiar desde muy joven.

Para ella, el elogio de su trabajo significaba un reconocimiento que tenía que ganarse de su padre, a diferencia de su madre. El contraste entre los materiales, el metal duro y el tejido blando, expresa también las ambivalencias que atraviesan la obra de Bourgeois: la relación dividida con la gente que la rodea, la necesidad de separación y cercanía al mismo tiempo, pero también un examen de la connotación femenina del trabajo con los textiles.

Louise Bourgeois, «The Good Mother», 2003. © 2022 by The Easton Foundation/VG Bild-Kunst / Christopher Burke.Louise Bourgeois, «The Good Mother», 2003. © 2022 by The Easton Foundation/VG Bild-Kunst / Christopher Burke.

El título de la exposición La niña tejida está tomado de varias obras del mismo nombre que tratan el tema de la maternidad. Para la artista, que nació en París y luego emigró a Nueva York, su propia maternidad tenía connotaciones más bien negativas; a pesar de su anhelo de cercanía incondicional, dijo que estaba alejada de sus hijos.

No sé qué hacer con ellos, comentó una vez sobre un dibujo que mostraba a una madre devorando a su hijo. El Gropius Bau trata principalmente de la relación de Bourgeois con su propia madre, Joséphine.

Buceando en oscuros reinos

Louise Bourgeois bajando las escaleras de su domicilio en West 20th Street in NYC, 1992. © 2022 by The Easton Foundation/VG Bild-Kunst.Louise Bourgeois bajando las escaleras de su domicilio en West 20th Street in NYC, 1992. © 2022 by The Easton Foundation/VG Bild-Kunst.

Se trata de obras de la última fase de la carrera de siete décadas de la artista, que solo alcanzó la fama en sus últimos años. En ellas, vuelve a sus raíces, trata el subconsciente y lo reprimido. Influida por su fascinación por el psicoanálisis, Bourgeois vuelve a sumergirse en los reinos más oscuros de su propia historia en la última fase de su vida, expresando en libros de tela lo que lleva dentro.

Sus páginas cuelgan en filas en las paredes, a veces con una palabra que contextualiza las formas. En una de ellas, entre filas de dibujos y formas, está escrito: Ode à l'oubli (Oda al olvido), en otra Tuve un flashback de algo que nunca salió, una fila más abajo: El retorno de lo reprimido.

Louise Bourgeois, «Couple IV», 1997. © 2022 by The Easton Foundation/VG Bild-Kunst / Christopher Burke.Louise Bourgeois, «Couple IV», 1997. © 2022 by The Easton Foundation/VG Bild-Kunst / Christopher Burke.

En sus obras, Bourgeois cose las heridas no cicatrizadas y las abre de nuevo; el proceso de reparación es fundamental en su arte. La curación forma parte de la vida, al igual que hacer visible el dolor. Los cuerpos heridos sugieren ruptura, los miembros cuelgan y yacen sueltos o ensamblados en el espacio. Algunas de las figuras de tela caminan con muletas, llevan prótesis, un par de cabezas vendadas se palpan con la punta de la lengua. Las costuras rugosas muestran las lesiones de los heridos como cicatrices, pero también hacen visible su proceso de curación.

Una obra de tela en 16 partes está dedicada a la protagonista homónima de Eugénie Grandet de Honoré de Balzac. La artista recrea su deseo de venganza contra su propio padre. En otra serie de obras de tela más pequeñas hechas con viejos pañuelos y trapos de cocina con motivos abstractos azules y coloridos, viaja al Bièvre, el afluente del Sena donde vivió con sus padres y dos hermanos. El río se convierte en una metáfora, como gran parte del espectáculo.

Los relojes se detienen

Una y otra vez, uno se encuentra con esferas de reloj pintadas y bordadas. El tiempo se convierte en algo abstracto, los relojes se detienen mientras la vida da vueltas. Estas obras, más bien sobrias y contemplativas, son las que rompen las expectativas de la exposición. Las salas del Gropius Bau, que se abren unas a otras como cámaras y en las que las obras están dispuestas temáticamente, acentúan la sensación de introspección.

En la exposición Beirut y los dorados años sesenta, la arquitectura fue cumplimentada por última vez y fue tomada por el arte; ahora las pequeñas habitaciones parecen casi opresivas: una reminiscencia del confinamiento familiar del que la artista salió con 27 años cuando se trasladó a Estados Unidos, y al que luego fue devuelta cuando formó su propia familia.

La artista trata su propia feminidad en varias muñecas de tela. Los cuerpos femeninos se descomponen hasta sus elementos básicos, reducidos a sus genitales. En algunos de ellos hay un corte marcial en el textil en lugar de una vulva. Fragmentado y sin extremidades, un torso yace en una vitrina, que en realidad solo consiste en un cubo marrón oscuro con grandes pechos de tela en forma de globo.

La hija es deficiente para el padre

El estrecho agujero del fondo atestigua lo que no hay; de lo que carece la hija en opinión del padre, que había deseado un hijo en lugar de ella. Para él, ella es deficiente. La ya de por sí mala relación con el padre alcanza su punto más bajo en una imperdonable ruptura de confianza: su aventura con la niñera, que la madre acepta en silencio, deja a la joven Louise sacudida.

La decepción sobre las tres personas se expresa en una instalación en la primera sala de la exposición: La ropa de dormir que brilla a través cuelga de un móvil hecho con huesos de vaca; en la base se pueden leer las palabras Seamstress, Mistress, Distress, Stress. Las finas prendas parecen aún más delicadas, más efímeras en contraste con los toscos huesos. Una bocanada de aire les devuelve la vida durante un breve instante.

La ropa tiene un valor especial para Louise Bourgeois: cercana a la piel, siente las situaciones, absorbe los olores y los fluidos corporales de las personas que la llevan y a veces los alberga más allá de su muerte. Tal vez por ello, la artista, que durante toda su vida conservó ropa propia y ajena y la incorporó a sus obras, siempre evitó cortar o destruir la ropa de su madre en el proceso artístico.

El anhelo de la gran protectora está siempre presente en Louise Bourgeois:

Echo de menos a mi madre. Soy una madre. Estoy buscando una madre

Louise Bourgeois, «The Woven Child», Instalación en Gropius Bau (2022). © 2022 by The Easton Foundation/VG Bild-Kunst / Luca Girardini.Louise Bourgeois, «The Woven Child», Instalación en Gropius Bau (2022). © 2022 by The Easton Foundation/VG Bild-Kunst / Luca Girardini.

En sus obras, Louise Bourgeois trata de reconciliarse con los problemas de su infancia y enfrentarse a sus demonios. Las obras son en muchos sentidos una visualización de su mundo emocional y al mismo tiempo un catalizador de su ira y su temperamento, una forma de terapia y, basándose en su compromiso con las teorías de Sigmund Freud sobre el psicoanálisis, modos de representación del inconsciente.

La Mujer espiral, una forma retorcida con dos patas que cuelga del techo, era una representación de sus sentimientos sobre la cuestión de su padre, que dijo una vez:

De niña lavaba y escurría los tapices en el río. Más tarde, soñé con la amante de mi padre. En mis sueños, le retorcería el cuello.

Con todas las heridas y todos los temores de pérdida a los que uno se enfrenta en la exposición, es difícil no olvidar que la propia Louise Bourgeois se ocupa principalmente de la restauración y también de la reparación y la reconciliación.

Louise Bourgeois:

Vengo de una familia de reparadores. [...] Si golpeas una tela de araña, la araña no se enfada. Sigue tejiendo y reparando.

Remediar algo, pues, significa no solo hacer algo por los demás, aparecer exteriormente entero, íntegro o ileso, sino sobre todo hacer las paces con uno mismo. La vida como hilo que fluye entre las manos es tan figurativa en Bourgeois como en las míticas moiras, que controlaban el metafórico trayecto de la existencia de cada ser humano desde el nacimiento hasta la muerte, y aún después en el Hades.

Notas

Ralph Rugoff, «Louise Bourgeois: The Woven Child», Berlin: Hatje Cantz Verlag, 2022, 208 pages. ISBN 978-3775751490

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.