Una jirafa en Copenhague

Arquitectura Híbrida Simulada, como sujeto de estudio y debate académico

Omar Jerez
miércoles, 21 de septiembre de 2022
Arquitectura Híbrida Simulada © 2022 by Julia Martínez Fernández Arquitectura Híbrida Simulada © 2022 by Julia Martínez Fernández
0,0004448

Arquitectura Híbrida Simulada es la teoría postulada por el artista Omar Jerez que está por ser sometida a un debate académico por medio de una tesis de maestría a manos de la Artista Karla Medellín (FAZ), el cual tiene el objetivo del resolver el porqué de una de las posibles causas de que el arte contemporáneo esté alejado de un gran sector de la población mexicana y, así, demostrar que es posible llevar el arte contemporáneo y el debate que este lo acompaña (y por ende, los beneficios a los que esta teoría conduce) a los hogares de grandes sectores considerados socioeconómicamente marginados, olvidados por un gran sector del arte en México; siendo una aplicación accesible, que busca disipar la línea de segregación, donde estos hogares no sólo conocerán el arte actual, sino que, al ser en sus propios espacios simulando el mismo contexto del lugar, se sentirán parte de ello, logrando un dinamismo único. Se experimentará una nueva forma de ver la cultura, la puerta abierta a las posibilidades, enfocándose precisamente a no limitar ni subestimar el aprecio, la crítica y el valor del mismo arte a un sector que ha sido olvidado desde su propia alma por los propios artistas y el mismo gobierno.

Entrando en contexto, uno de los mayores problemas que presenta el arte contemporáneo en México es, en su generalidad, no ser accesible ni divulgado a un enorme sector de la población. Es bien sabido, tanto para artistas como para aquellos ajenos en la producción que hay un fuerte clasismo artístico (muchas veces disfrazado de clasicismo) que prevalece a pesar de las décadas, por lo que el arte contemporáneo nunca ha estado dirigido a ellos, logrando que se les separe por completo, desde el hecho de las nulas posibilidades de que una familia pueda invertir en las elevadas entradas de los centros culturales, así como el desconocimiento de su existencia por las mismas causas.

Dentro del NSE (Índice de Niveles Socioeconómicos) del AMAI (Asociación Mexicana de Agencias de Investigación de Mercado) que clasifica a los hogares mexicanos en diversos niveles socioeconómicos, donde se evidencia la cultura, costumbres, calidad de vida, bienestar, nivel estudios, salud… según sus cifras oficiales, los niveles C, C-, D+, D y E representa la mayor parte de la población en el país, donde las características de dicho sector es definido por familias donde uno de los jefes del hogar sólo cuenta con estudios hasta primaria y los gastos en su mayoría están dedicados a la alimentación, con nulo o limitado acceso a internet (por lo que necesidades estéticas y culturales, simplemente no se tienen contemplado), entre otras cosas.

Este perfil de población describe bien una clara pregunta ¿Cómo pueden dichos hogares involucrarse en el arte contemporáneo cuando no pueden satisfacer muchas de sus necesidades básicas? La respuesta es llevarla hasta su techo donde sus componentes evolucionan a parte de un todo. 

Definitivamente, el gobierno es uno de los factores responsables de esta marginación cultural, al no asegurar (a pesar de los millones en presupuesto dirigido cada año hacia la cultura) que cualquier ciudadano de la nación pueda consumir y participar en dichas manifestaciones artísticas. Enfoca a una pequeña parte de la población, abandonando a gran parte de sus ciudadanos, manteniendo esa marginación cultural.

Sin duda, este debate académico es un proceso de esfuerzo y posturas colaborativas, donde con una correcta metodología, empatía e interés, es posible ayudar satisfacer una necesidad y derecho básico como las bondades de las expresiones artísticas, con una verdadera inclusión artística. 

Pero no sólo es una aplicación artística: es un manifiesto, una nueva forma expositiva, comisariado y museografía, un modelo alternativo y refrescante del montaje de obra, la adaptación de espacios poco convencionales donde es posible afirmar que el arte puede ser aplicado donde sea, quitando lo habitual de la arquitectura de espacios como el museo y la galería que pueden llegar a ser limitantes a las capacidades de los artistas y el público, y donde en la actualidad es necesario mirar en aquellos lugares y en personas que no se enfoca, pero que de hecho, son la representación de lo actual, es la contemporaneidad de la realidad de todo un país y reflejo con otros, es lo que se tiene que tocar y visibilizar de forma directa y constante. 

Es necesario transformar lo establecido en los formatos expositores; la gestión cultural se ha quedado estancada en la aplicación repetitiva al punto de hastiar de los mismos métodos. Incluso, en lo que consideran innovador, como la apropiación de “espacios públicos”, que terminan sólo por colocar una especia de “instalaciones” alrededor de espacios turísticos de las ciudades y sacarlo de las Casas de Cultura que continúan quedándose en las actividades que se realizaban hace ya varias décadas. Se han quedado en un arte conservador disfrazado de contemporáneo, siendo necesario y urgente reformar estas aplicaciones que no van más en una sociedad con necesidades en constante evolución. 

Arquitectura Híbrida Simulada

Ante el debate eterno que existe entre los que consideran que el arte contemporáneo sí tiene validez artística o por el contrario, los que se posicionan tachándolo de fraude postmoderno, como es el caso de la archiconocida crítica de arte Avelina Lésper de repercusión mundial, propongo una teoría expositiva que enfrenta estos dos conceptos antagónicos llamada Arquitectura Híbrida Simulada que se caracteriza por la siguiente teoría.

La principal premisa de Arquitectura Híbrida Simulada consiste en buscar una casa, piso, vivienda o loft con carácter neutro, siempre alejado de referencias artísticas en el inmueble; donde los artistas y el dueño de la propiedad lleguen a un consenso para exponer en cualquier habitáculo que ofrezca la casa con la intención de no alterar el sentido estético con la obra que se vaya a colocar, y que el espectador no pueda nunca tener una referencia entre lo que es un objeto o mobiliario integrado de la casa y lo que es la obra de arte.

Arquitectura Híbrida Simulada contiene una serie de normas para que se acaten, punto por punto y cumplir el objetivo de esta teoría.
  1. En Arquitectura Híbrida Simulada los artistas deberán usar para exponer todo el mismo material que contenga la casa e integrar su pieza como un elemento más sin que el trabajo artístico destaque por encima de lo que contenga la propiedad, ya sean las puntas, los adoquines, los clavos, los enchufes, los interruptores, las cortinas, los muebles, las camas, los edredones, la madera, el suelo, la pintura, la decoración, o cualquier material tecnológico que contenga la propiedad.
  2. En Arquitectura Híbrida Simulada no habrá interacción entre el los artistas y los asistentes a la exposición, para no alterar la mirada de los que están observando manteniendo el hermetismo como objetivo prioritario.
  3. En Arquitectura Híbrida Simulada los artistas no deberán ni antes, ni durante, ni después desvelar cuáles eran los elementos de la casa que estaban integrados por parte del propietario y cual son sus trabajos artísticos, manteniendo el desafío entre las dos corrientes para lo que está teorizado el proyecto, todo ello firmando en un documento de confidencialidad.
  4. En Arquitectura Híbrida Simulada no tendrá una función comercial de venta-compra, intercambio o cualquier gestión monetaria, por lo que las obras formarán parte de la vivienda cómo ejercicio de agradecimiento a la persona que se haya prestado a facilitar su hogar para dicha exposición.
  5. En Arquitectura Híbrida Simulada se podrá trabajar con cualquier disciplina artística siempre acatando cualquiera de las normas de las que lo compone descritas anteriormente.
  6. En Arquitectura Híbrida Simulada la exposición tendrá un solo día de durabilidad ya que se trata de una casa y que no está habilitada como un lugar expositivo y así no causar mayores molestias de las que se han podido originar.
  7. En Arquitectura Híbrida Simulada cabe la posibilidad de utilizar otros espacios cómo pueden ser un negocio, oficina, fábrica, taller, nave industrial, colegios, universidades, tanatorios, lugares de culto o todas las variantes arquitectónicas que existan y que uno tenga a su alcance cómo posibilidad de llevarlo a cabo.
  8. En Arquitectura Híbrida Simulada no se admiten reformas o cualquier alteración en la vivienda para colocar la obra, ya que el artista deberá atenerse a las condiciones que tenga el espacio, sometiéndose el creador y no el propietario al desafío para lo que se ha creado esta teoría.
  9. En Arquitectura Híbrida Simulada cabe la posibilidad de que el artista o los artistas no hayan expuesto ninguna obra pero la exposición siga teniendo su programación expositiva sin que ello altere el objetivo.
  10. En Arquitectura Híbrida Simulada el espacio a exponer no puede contener ni un solo elemento de manifestación artística ya sea escultura, pintura, grabado o cualquiera de las ramas existentes en el arte contemporáneo ya que esto manipularía la teoría pudiendo llevar innecesariamente a la confusión del espectador.
  11. En Arquitectura Híbrida Simulada cabe la posibilidad de llevar a cabo todo lo mencionado sin dar previo aviso a los asistentes que se encuentren en el marco de una exposición, justificando sin ser conscientes ellos, el hecho de estar en el lugar con cualquier excusa que los artistas y el propietario consideren oportuno sin necesidad de desvelar que están en el marco de Arquitectura Híbrida Simulada.
  12. Cualquier punto mencionado que no cumpla los requisitos de Arquitectura Híbrida Simulada será invalidado de esta teoría.
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.