España - Galicia

Norma en el país de los mayas

Xoán M. Carreira
martes, 11 de octubre de 2022
Norma, régie de Emilio López © 2022 by Alfonso Rego Norma, régie de Emilio López © 2022 by Alfonso Rego
A Coruña, sábado, 24 de septiembre de 2022. Teatro Colón. Norma, ópera en dos actos de Vincenzo Bellini sobre libreto de Felice Romani, estrenada en el Teatro alla Scala de Milán el 26 de diciembre de 1831. Emilio López, dirección de escena, videocreación, iluminación y escenografía. Naiara Beistegui, figurinista. Elenco: Veronika Dzhioeva, Norma. Aya Wazikono, Adalgisa. Moisés Marín, Pollione. Rubén Amoretti, Oroveso. Lis Teuntor, Clotilde. Francisco Pardo, Flavio. Coro Gaos, Fernando Briones, director. Orquesta Sinfónica de Galicia. José Miguel Pérez-Sierra, director musical. Aforo, 900 localidades. Asistencia 99 %. Programación Lírica de A Coruña 2022.
0,0005351

Tras las peripecias provocadas por el confinamiento, la temporada 70 de Amigos de la Ópera de A Coruña es la primera que vuelve a celebrarse en condiciones 'normales', al menos en lo que se refiere al aforo y las medidas preventivas. El escenario y el foso del Teatro Colón, su sede, fueron diseñados para dar funciones de revista y zarzuela. Durante muchos años fue explotado como cine y finalmente fue comprado por la Diputación Provincial que realizó una rehabilitación bastante desafortunada (2002-2006), convirtiéndolo en una sala poco acogedora, con una acústica mediocre, y difícil de evacuar en caso de urgencia. Pero es la única opción razonable para representaciones líricas en A Coruña. 

Rubén Amoretti y el Coro Gaos. © 2022 by Alfonso Rego.Rubén Amoretti y el Coro Gaos. © 2022 by Alfonso Rego.

Por otra parte, esta es una temporada de transición entre la larga gestión de César Wonenburger y la recién comenzada de Aquiles Machado cuyos proyectos florecerán a partir de 2023. Las producciones de la etapa Wonenburger estuvieron apegadas a lo convencional, con predilección por las escenografías corpóreas y el respeto por el tiempo y el lugar propuestos en el libreto. Por ese motivo me sorprendió el trasvase espacio-temporal de la acción que desde Las Galias pasó a Mesoamérica y de la época romana al imperio maya (aunque seguía habiendo romanos invasores, no españoles). 

La escenografía ofrecía unas proyecciones videográficas, acaso no muy originales (tipo Bill Viola con simpáticos guiños a Alphonse Mucha) pero efectivas, que hubieran sido suficientes para ambientar la acción de la ópera y dejar libre el modesto escenario del Teatro Colón. Pero Emilio López optó por invadir el escenario con unas ridículas mini-pirámides mayas, y unas horrendas y descomunales calaveras con lucecitas parpadeantes en las órbitas. 

Asterix. © Dominio público / Pinterest.Asterix. © Dominio público / Pinterest.

Esto es especialmente ridículo en A Coruña porque la cultura gallega de la época romana es muy similar a la de la Galia contemporánea y resulta perfectamente conocida para todo el público, que aún puede ver símbolos celtas, dólmenes, monumentos funerarios, y poblados relativamente bien conservados en diferentes puntos del territorio de la antigua Gallaecia. Poblados muy semejantes a los que conocemos detalladamente a través de la bien documentada serie de cómics de Ásterix y Obelix, que también nos informan de que los galos usaban pantalones, y el calzado les cubría todo el pie, así como que su arma era una espada corta. 

En cambio en esta representación los guerreros de la tribu de Norma usaban lanzas, faldas y sandalias de tiras, en una referencia a los mayas poco documentada que hacía incluso difícil saber qué personajes eran romanos y cuáles galos, salvo cuando llevaban corazas o portaban lanzas. En resumen, un esperpento parangonable al de tantas otras producciones operísticas recientes que -intentando imitar algunas espléndidas régies recientes - se empeñan en ofrecer cambios espacio-temporales carentes de un proyecto dramatúrgico que sustente dicha sustitución. 

Como acostumbra a pasar en tantos otros casos de régie desvariada, nadie pareció atender a la dirección actoral, y el movimiento escénico siguió los derroteros que predominaron en demasiadas de las producciones de las 69 temporadas anteriores de Amigos de la Ópera de A Coruña. 

La presencia en el foso de la Orquesta Sinfónica de Galicia-OSG garantizaba a priori unos buenos resultados, pero estos no llegaron a la excelencia debido a la dirección confusa y poco coherente de José Miguel Pérez-Sierra, quien no atinó a diferenciar cómo debe sonar Norma en el foso orquestal y las joviales tradiciones interpretativas de las transcripciones para banda de música destinadas a sonar en la plaza pública o durante el paseo dominical. 

Cuando el director declina hacer su trabajo, las orquestas se afanan en ejecutar la partitura lo más correctamente posible, siguiendo al concertino (lo cual funciona casi siempre, pero no excluye los accidentes esporádicos). Por lo que respecta al palco, la concertación fue poco más que superficial y muy a menudo los cantantes quedaron abandonados a su suerte. Lo cual fue aún más grave en el caso del Coro Gaos, que en casi todas sus intervenciones estuvo literalmente desconcertado. 

Afortunadamente los cantantes salvaron en cierta medida la función. Veronika Dzhioeva fue una Norma de alta calidad, actuó bien y resolvió espléndidamente las dificultades de su rol ... que son dobles, porque a la dificultad intrínseca de las intervenciones de Norma se une el hecho de que prácticamente todo el público conoce la ópera o cuando menos el 'Casta diva' de grabaciones discográficas, algunas maravillosas. Y no es nada sencillo competir con un disco, pero Dzhioeva casi lo consiguió.  

Aya Wazikono cantó la parte de Adalgisa, no sólo sustituta de Norma en el amor de Pollione sino al mismo tiempo su compañera y seguidora. Fue la segunda triunfadora de la noche, junto a Dzhioeva, por su voz juvenil, su musicalidad, su presencia escénica y su adecuación al rol. Es una cantante a seguir porque puede dar muchos momentos gozosos.  

Lástima que no se pueda alabar igualmente al tercer protagonista. Moisés Marín empezó mal y aunque a lo largo de la función mejoró, nunca llegó a ser un Pollione convincente. Su principal virtud es la potencia, pero cuando esta no se combina con un mínimo de musicalidad, expresividad y sentido dramático, se queda en eso, potencia. Es un cantante bronco, con una voz que no siempre controla, y una tendencia al grito que convierte a su personaje en una caricatura y no en una persona real, como sí lo fueron Norma y Adalgisa.  

Amoretti siempre cumple y en esta ocasión -frente a un Pollione tan insuficiente- se creció y ofreció una lección interpretativa a pesar de alguna que otra zancadilla de Pérez-Sierra, que si bien no ayudó a ninguno de los cantantes pareció ser especialmente descuidado en los acompañamientos a Oroveso.  

Agradables sorpresas la de Lis Teuntor (Clotilde) y Francisco Pardo (Flavio), dos jóvenes cantantes coruñeses -aunque Teuntor nació en Cuba- que encontraron ocasión de lucimiento en sus breves papeles. Lo cual es importante, porque una temporada de ópera tan tradicional como la de Amigos de la Ópera de A Coruña necesita no sólo grandes figuras, sino cantantes locales de calidad o cuando menos solventes, para marcar ese toque diferenciador entre una buena función y una de excelencia. Y como la calidad de un producto la marca su elemento más débil, Teuntor y Pardo fueron valores muy positivos para que la función llegase a buen puerto desde el punto de vista vocal. Aunque no lo suficiente para compensar la absurda régie que lastró toda la función.  

Y eso que Norma tenía muchos boletos para ser un éxito precisamente en A Coruña, ciudad en la que Bellini era ya en vida un ídolo para el público, tanto que a su muerte se celebraron funerales en su honor en la Iglesia de San Jorge de A Coruña, y que -entre otras actividades de homenaje- se subastó entonces un retrato suyo que alcanzó un alto precio. Ciertamente esto es historia y no tradición, pero lo cierto es que todas las representaciones coruñesas de Norma que he documentado en los últimos 190 años fueron acogidas con alborozo por el público local. 

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.