Reportajes

Cambio climático

XLVII. El hielo marino del Ártico sigue retrocediendo

Juan Carlos Tellechea
lunes, 10 de octubre de 2022
Mar Ártico © 2022 by Esther Horvath Mar Ártico © 2022 by Esther Horvath
0,0006114

Al final de cada verano, se plantea siempre la cuestión de la intensidad con que los periodos de calor en el hemisferio norte afectan al hielo marino del Ártico. Según el Programa Europeo de Observación de la Tierra Copernicus, los meses de junio a agosto de 2022 fueron los más calurosos desde que se iniciaron los registros meteorológicos, con una media de 0,4 grados centígrados por encima de los valores máximos anteriores de 2018 y 2021.

Las temperaturas también están aumentando en las regiones polares como consecuencia del cambio climático. Este aumento se considera la razón más importante por la que la cubierta de hielo marino en el Ártico está disminuyendo.

Extensión media mensual del hielo marino en septiembre en el Ártico desde 1979. © 2022 by meereisportal.de.Extensión media mensual del hielo marino en septiembre en el Ártico desde 1979. © 2022 by meereisportal.de.

Si se observa la extensión del hielo marino de verano en el Océano Ártico en 2022, este año no ha sido un año récord. Pero la tendencia negativa continúa: desde 1979, el hielo marino del Ártico ha perdido alrededor del doce por ciento de su superficie por década. El caluroso período estival en el hemisferio septentrional solo tiene un efecto moderado sobre el hielo marino, pero la tendencia negativa continúa.

El 16 de septiembre pasado, el hielo marino del Ártico alcanzó su mínimo anual anterior, de unos 4,79 millones de kilómetros cuadrados, ocupando el duodécimo lugar en la lista negativa de extensión media. En comparación con los últimos 15 años, el hielo marino no se derritió a un ritmo superior a la media en 2022, pero continúa la tendencia negativa desde 1979. Investigadores del Instituto Alfred Wegener (AWI) y de la Universidad de Bremen explican cómo debe evaluarse esta evolución actual.

Acerca de la temporada de deshielo de 2022, resume el profesor Dr Christian Haas, jefe de la sección de Física del Hielo Marino del Instituto Alfred Wegener, Centro Helmholtz para la Investigación Polar y Marina (AWI):

Aunque este verano no se han batido nuevos récords en el Ártico, la capa de hielo sigue siendo muy baja en comparación a largo término y esperamos que continúe el retroceso del hielo marino a largo plazo. Este verano demuestra una vez más que la cubierta de hielo marino se caracteriza por tendencias a largo plazo y fuertes fluctuaciones anuales a corto plazo causadas por la influencia de las condiciones meteorológicas y las corrientes oceánicas.

Por su parte, su colega el Dr Gunnar Spreen, de la Universidad de Bremen, añade:

Estas fluctuaciones siguen siendo difíciles de predecir y requieren observaciones sistemáticas y continuas más amplias, así como mejores modelos climáticos.

Los expertos pudieron observar algunas características especiales para el verano de 2022. Por ejemplo, la extensión del hielo marino en el Ártico en los meses de primavera y verano estuvo por encima de la línea de tendencia decreciente, pero siempre por debajo de la media a largo plazo.

Extensión del hielo marino en el Ártico. © 2022 by AWI.Extensión del hielo marino en el Ártico. © 2022 by AWI.

Esto se debió, entre otras cosas, a las zonas de altas y bajas presiones que se formaron al sur del Círculo Polar Ártico y que, por tanto, bloquearon un intercambio directo de masas de aire entre el Ártico central y las latitudes medias. Esto dio lugar a que las masas de aire cálido golpearan las latitudes medias de Europa con sequía y calor, mientras que no hubo intrusiones de aire cálido en el Ártico central.

Algunas regiones incluso registraron más hielo que en años anteriores. Las condiciones meteorológicas de junio y julio en el Mar de Siberia Oriental y el Mar de Laptev restringieron el transporte de hielo marino desde los mares marginales rusos hasta el Ártico central, de modo que pudo permanecer más hielo aquí. También en el estrecho de Fram y en el este del mar de Groenlandia se observó una capa de hielo significativamente mayor a finales de agosto.

De forma bastante inusual, a principios de junio se formaron grandes zonas de aguas abiertas en el Ártico central. Fueron el resultado de sistemas de baja presión que empujaron parte del hielo hacia la costa rusa, mientras que el hielo más al norte pudo seguir su curso hacia el oeste. Las zonas de aguas abiertas en medio de la capa de hielo cerrada permanecieron hasta el final del verano

En general, los datos satelitales mostraron que había pocas áreas grandes de hielo particularmente delgado al final del invierno 2021/2022 en abril, lo que también puede haber tenido un efecto positivo en la extensión del hielo de verano.

Las mediciones con el avión polar Polar 6, que se realizan regularmente en el Ártico al final del verano, mostraron que el grosor del hielo es aproximadamente el mismo que la media de los últimos once años. Sin embargo, la tendencia a la disminución constante del espesor del hielo continuará en 2022.

Expertos del AWI y de la Universidad de Bremen han analizado y resumido exhaustivamente los cambios regionales y las condiciones climáticas en el portal del hielo marino: www.meereisportal.de

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.