Alemania

Mi vida me bosteza como una gran hoja de papel blanco que debo escribir por todas partes

Juan Carlos Tellechea
jueves, 27 de octubre de 2022
Leonce und Lena © 2022 by Bettina Stöß Leonce und Lena © 2022 by Bettina Stöß
Gelsenkirchen, viernes, 7 de octubre de 2022. Sala de teatro de cámara del Musiktheater im Revier (MiR). “Leonce und Lena“, Lustspiel de Georg Büchner, con música de Herbert Grönemeyer, estrenada el 31 de mayo de 1895, en un solo acto, interpretada por el Münchner Theaterverein “Intimes Theater“; la música de Herbert Grönemeyer el 1 de mayo de 2003 en el Theater am Schiffbauerdamm (Berliner Ensemble), Berlín. Régie Astrid Griesbach. Escenografía Sarah Wolters. Vestuario Hedi Mohr. Iluminación Thomas Ratzinger. Sonido Fabian Halseband. Dramaturgia Anna-Maria Polke. Preparación musical de los títeres Ursula Linke, Lisette Schürer. Intérpretes: Príncipe Leonce von Popo (Merten Schroedter), Princesa Lena von Pipi (Gloria Iberl-Thieme), Valerio (Daniel Jeroma), el Rey Peter von Popo, la institutriz (Veronika Thieme). Dirección musical Annette Reifig. 100% del aforo.
0,0014243

Con una excelente puesta de Astrid Griesbach, la divertida comedia Leonce und Lena, del dramaturgo y escritor Georg Büchner, una crítica a las clases altas de su época, el Musiktheater im Revier (MiR), de Gelsenkirchen, presentó con gran éxito este viernes su segundo estreno de la presente temporada.

Leonce y Lena es la única comedia de Büchner. Combina elementos del género con los de la sátira política. Büchner escribió la obra en la primavera de 1836 para un concurso organizado por el Verlagsbuchhandlung Cotta, pero no fue presentada en el plazo estipulado y la recibió de vuelta sin que fuera leída. 

Se representó por primera vez casi 60 años después, el 31 de mayo de 1895, en una función al aire libre de la asociación teatral Intimes Theater, de Múnich, dirigida por Ernst von Wolzogen y con la participación de Max Halbe y Oskar Panizza.

Entretanto ha sido representada en múltiples oportunidades, una de ellas en el Berliner Ensemble en 2003, con régie de Robert Wilson y música de escenario y canciones de Herbert Grönemeyer, con Stefan Kurt y Nina Hoss; y también llevada al cine y a la televisión.

Astrid Griesbach, de la Ernst Busch Hochschule de Berlín, conocida por sus imágenes grotescas y una combinación única de peluche y punk, presenta su versión con cuatro titiriteros que parecen figuras de fantasía con sus bonetes de pelo lacio -además de tres miembros del elenco del MiR, Veronika Thieme, profesora de la Ernst Busch, y las sorprendentes marionetas de Ursula Linke y Lisette Schürer.

La puesta

La representación de noventa minutos en la sala de teatro de cámara del MiR, ovacionada por el público, puede calificarse de genial en el verdadero sentido del término, con escenografía de Sarah Wolters y vestuario de Hedi Mohr, con motivos de Piet Mondrian.

«Leonce und Lena», régie de Astrid Griesbach. © 2022 by Bettina Stöß.«Leonce und Lena», régie de Astrid Griesbach. © 2022 by Bettina Stöß.

Desde la solitaria lata como único atrezzo al principio, tomada de la serigrafía de arte pop Sopa de tomate Campbell de Andy Warhol, pasando por el romántico cuadro de fondo El caminante sobre un mar de nubes de Caspar David Friedrich y la Bailarina con ramo de flores del impresionista francés Edgar Degas (con una petitesse escénica de la exaltada y decadente amante de Leonce, Rosetta), hasta el paisaje de fantasía mediterránea de Johann Wilhelm Schirmer, por ejemplo.

«Leonce und Lena», régie de Astrid Griesbach. © 2022 by Bettina Stöß.«Leonce und Lena», régie de Astrid Griesbach. © 2022 by Bettina Stöß.

Algunas citas del compromiso político de Georg Büchner se pierden en el espacio al principio, en lo que parece una adaptación de un espectáculo de marionetas bastante inofensivo y agradable. Pero el final con el turbulento y divertido clímax de la abdicación del rey Peter lo compensa. Se corresponde con una descarada apropiación del arte: el llamativo postulado de Büchner "La paz a las cabañas - la guerra a los palacios" de su obra Mensajero de Hesse está rociado como grafiti - aparentemente con el tubo de pintura de Roy Lichtenstein - en los dos Angelitos de la Madonna Sixtina, del pintor renacentista italiano Rafael Sanzio.

La trama

El melancólico y soñador príncipe Leonce del Reino de Popo (Merten Schroedter) -en su pequeñez territorial y su estrechez de miras intelectual, una sátira sobre los pequeños estados alemanes- se aburre: 

Mi vida me bosteza como una gran hoja de papel blanco que debo escribir por todas partes, pero no consigo sacar una letra.

Su relación con su amante, la bella bailarina Rosetta, lo cansa más que lo estimula. Solo en la muerte de este amor ve todavía un cierto encanto. Abandona emocional y despiadadamente a Rosetta. Pierde su función y tiene que abandonar el castillo. A pesar de su juventud, al príncipe le parece que el punto álgido de su vida ya ha terminado: 

Mi cabeza es un salón de baile vacío, unas cuantas rosas marchitas y cintas arrugadas en el suelo, violines rotos en un rincón, las últimas bailarinas se han quitado las máscaras y se miran con ojos mortalmente cansados.

«Leonce und Lena», régie de Astrid Griesbach. © 2022 by Bettina Stöß.«Leonce und Lena», régie de Astrid Griesbach. © 2022 by Bettina Stöß.

Entonces, su padre, el rey Pedro (Veronika Thieme), le presenta un hecho consumado: Leonce va a casarse con la princesa Lena del reino de Pipi (Gloria Iberl-Thieme), una completa desconocida para él. Al no querer contraer el vínculo matrimonial, huye a Italia para pasar el resto de su vida sin hacer nada ("o dolce far niente"). Le acompaña su fiel pero tímido sirviente Valerio, que, como Sancho Panza, es siempre un hombre un poco borracho y vorazmente hambriento de placer y que siempre hace volver a la Tierra a su idealista y soñador amo.

Casar a su hijo

Mientras tanto, el rey Pedro, un monarca absolutista aparentemente ilustrado pero en realidad completamente descerebrado, convoca una reunión del consejo de estado para anunciar su decisión de casar a su hijo.

De camino a Italia, Leonce y Valerio conocen "accidentalmente" a dos señoras: La princesa Lena, que también huye por miedo a casarse con un hombre que no la ama, y su institutriz, que desempeña para Lena un papel tan burlesco como el de Valerio para Leonce. Sin saber que tienen delante a la pareja prometida, los dos se enamoran espontáneamente.

Fascinado por la hermosa tristeza de Lena y abrumado por sus sentimientos románticos, Leonce quiere arrojarse inmediatamente al río más cercano, pero es detenido por Valerio, que ridiculiza la tragedia del suicidio y pide burlonamente a Leonce que le ahorre su "romance de teniente". En lugar de suicidarse, aboga por un matrimonio tangible y por que los dos melancólicos envejezcan juntos. Promete tomar en sus manos las precauciones necesarias para que el arreglo en la corte del novio se lleve a cabo sin problemas.

Ceremonias

En el reino de Popo, el maestro de ceremonias ensaya con el campesinado la recepción ceremonial de la esperada pareja de novios, una escena tan sarcástica como cínica sobre la miseria campesina y la arrogancia aristocrática.

«Leonce und Lena», régie de Astrid Griesbach. © 2022 by Bettina Stöß.«Leonce und Lena», régie de Astrid Griesbach. © 2022 by Bettina Stöß.

Mientras tanto, en el castillo, que domina todo el reino, el rey y su séquito están cada vez más preocupados debido a que el príncipe ha desaparecido y la boda amenaza con verse frustrada. Pero entonces aparecen cuatro figuras en la frontera del reino. Los amantes Leonce y Lena se han disfrazado hasta quedar irreconocibles y son anunciados por Valerio como los "dos autómatas de fama mundial" que podrían cumplir perfectamente todas las funciones de la vida humana.

El rey Pedro decide entonces celebrar la boda en efigie, con los autómatas como novios. Al final de la ceremonia, los novios se quitan las máscaras y recién ahora se dan cuenta de que no han jugado -como era su intención- un ingenioso truco a sus padres, sino que no pudieron evitar el destino predestinado de su unión.

Colorín colorado

Leonce está encantado con esta "providencia" y acepta, con una ironía desesperadamente cómica, su suerte como rey sobre un reino de súbditos descerebrados y obedientes. Lena también acepta su nuevo papel con alegría. Valerio, nombrado Ministro de Estado por sus méritos en la organización de la boda de Leonce, parodia aún más la situación al ordenar que el orden existente se convierta en un caos y se centre únicamente en el disfrute individual.

La comedia de Büchner sobre el príncipe azul cansado de la vida que no está dispuesto a dar rienda suelta a sus ideales románticos más allá de un intento poco entusiasta de salir de la corte principesca de opereta no es en absoluto inofensiva: la ironía cargada de juegos de palabras y el absurdo virtuosamente articulado no solo exponen la necesidad contemporánea de genio y héroe como un escapismo irracionalista, sino que también golpean la vacuidad de una aristocracia que hace que el pueblo trabaje para ella y solo conoce una cosa en sí misma: el aburrimiento decadente. La crítica mordaz a la mezquindad provinciana en la época de la Confederación Alemana es inconfundible tras la máscara de la comedia.

Final

«Leonce und Lena», régie de Astrid Griesbach. © 2022 by Bettina Stöß.«Leonce und Lena», régie de Astrid Griesbach. © 2022 by Bettina Stöß.

El típico final, en el que el novio interrumpe sin contemplaciones la celebración de la boda y, como la propia obra, pospone con autodesprecio su repetición hasta el día siguiente - "mañana volveremos a empezar la diversión con tranquilidad"- no solo marca la continuación de la vida que se ha congelado en un ritual vacío y de la que los protagonistas han sufrido hasta ahora, sino que al mismo tiempo conduce a una utopía del paraíso de la leche y la miel que no contradice la de otros textos revolucionarios de Büchner.

Valerio emite un decreto 

¡que todo aquel que se precie de comer el pan con el sudor de su frente sea declarado demente y peligroso para la sociedad humana, y entonces nos tumbamos a la sombra y pedimos a Dios macarrones, melones e higos, gargantas musicales, cuerpos clásicos y una religión de moda!

Contra la vacuidad y el aburrimiento de la vida hasta ahora cortesanos, Leonce promete a su nueva novia: 

haremos que se rompan todos los relojes, que se prohíban todos los calendarios, y contaremos las horas y las lunas solo por el reloj de las flores, solo por las flores y los frutos.
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.