Una jirafa en Copenhague

Entrevista Intrapersonal Confrontada: Omar Jerez con Elvira Méndez

Omar Jerez
miércoles, 26 de octubre de 2022
Elvira Méndez © 2022 by Elvira Méndez Elvira Méndez © 2022 by Elvira Méndez
0,0004545

La primera vez que conocí a Elvira Méndez, fui consciente que me encontraba ante una persona de una sensibilidad extraordinaria, fuera de lo establecido.

Hubo varios indicadores que me mostraron que estaba ante alguien inusual.

Su lenguaje corporal, su tono de voz, su intensa mirada llena de experiencias que darían para narrar multidud de vidas, etc.

Elvira Méndez es consciente de donde está, y hacia donde camina.

Comprende perfectamente los mecanismos del arte , y qué implica, más allá de lo que el publico general conoce.

Pero su trabajo creativo se ha enmarcado fuera de los circuitos del arte, esto no le ha hecho desistir de la tarea fundamental, que al fin y al cabo, es pintar, escribir y viajar hacia su interior como ejercicio pleno y consciente de su persona.

Elvira Méndez es una luz que nunca deja de guiar.

Entrevista Intrapersonal Confrontada-Elvira Méndez

1.- ¿Por qué pintas?

No lo sé, lo cierto es que es una necesidad que va más allá del pensamiento racional, es un deseo ineludible, algo que te empuja desde el interior.

2.- ¿Tu género ha condicionado tu obra?

No y sí. No intrínsecamente, no hay condición de género para el acto de hacer, de crear, sea pintar, esculpir, fotografiar, escribir… Sí extrínsecamente porque la condición de mujer ha sugerido en el último período del siglo XX y XXI, más una curiosidad que una forma de entender la vida como individuo creador. Los motivos sociopolíticos y culturales todos los conocemos.

La mujer ha ocupado un espacio de referencia a considerar, pero no por la obra en sí, sino por el hecho de su condición, lo cual, no deja de ser absurdo, ya que la identidad, a no ser que sea la forma de expresión y explicación del propósito del artista, en sí misma no es relevante.

En mi caso he encontrado a veces sorpresa, dobles raseros, en grupos donde se ha preferido la presencia de hombres para representar su obra, independientemente del gusto o incluso la calidad, o los contactos con otros artistas que me han calificado inmediatamente de musa, no de autora.

3.- ¿Crees que está sobrevalorado el arte contemporáneo?

No, el hecho de que no sea entendido, o que las obras que lleguen al gran público sean menospreciadas por una sociedad poco preparada para su comprensión, (cada vez menos gracias a los medios de comunicación de masas que tienen en el fenómeno cultural una fuente fácil de información y divulgación), no resta valor al objeto artístico, aunque el acercamiento a él, sea desde posiciones poco sólidas, que dependen más del nivel del espectador que del contenido representado.

Otra cuestión es quién decide lo que es el arte. Y en esa pregunta, siempre se olvida que el primero es el propio artista al dar su consentimiento en exponer algo y no destruirlo.

El siguiente paso corresponde al terreno del mundo del arte como factor económico. Los intereses, las subvenciones, el lavado de dinero y el pago de espacios como condición para dar a conocer el trabajo artístico, son otras de las cuestiones que se obvian. Así como la comercialización y vulgarización de los artistas más conocidos, convertida su obra desde la aparición de la tecnología digital en meros productos de consumo.

 4.- ¿Qué es el arte?

Tal vez la pregunta ha de hacerse en negativo. Que no es el arte, porque la explicación de lo que es se mantiene oculta, ya que el acto de crear algo nuevo implica una conexión neuronal nueva y diferente, esto no solo es un hecho científico, (se ha escaneado a un artista en proceso y comprobado que se “enciende” una zona del cerebro), sino que representa una nueva forma de entendimiento, que además no tiene una utilidad práctica tan concreta como una investigación médica o un invento, por ejemplo, en el que se interpreta que el proceso en cuanto a sinopsis, es el mismo.

Hay muchas teorías sobre esa necesidad estética de las sociedades civilizadas, pero si observamos a la naturaleza, ¿Hacen arte los pájaros pergoleros cuando adornan sus nidos? ¿Porque si no es arte (puesto que tiene una utilidad) y que además los humanos hemos decidido y consensuado que solo podemos hacer nosotros, es que tienen entonces un gen decorativo? ¿O es nuestra mirada la que le da esa categoría?

La cuestión del arte, como objeto de investigación supone la comprensión de su esencia, y eso pertenece al mundo no de los hechos consumados (la obra), sino de aquello de donde procede, más allá de los territorios de la inspiración, por lo que el análisis de su desencadenante siempre será meramente conjetural, en el que la necesidad humana del juego, por sí mismo, podría aportar un poco de luz en un posible enfoque a la pregunta.

En mi opinión, creamos porque nos gusta jugar, y el arte, desde luego, no es la contemplación del mismo, pero al mismo tiempo, su apreciación nos transforma, y es ahí donde está su verdadera naturaleza.

En realidad, hay tantas explicaciones como se puedan concebir. Es pura magia.

5.- ¿Has hecho performance? ¿Cuál es la mayor locura artística que has hecho?

Si, he metido las emociones negativas como miedo, tristeza, soledad, culpa y desamor en espuertas de albañil dándoles consistencia real en esa instalación, la culpa una piedra, la soledad cristales rotos, el miedo una malla metálica que te bloquea, etc, que terminó con una procesión de todos los asistentes hacía un gran contenedor de basura, como medio de liberación de sus propias negatividades.

Una de las mayores locuras fue hacer de oveja que bala en la cola de una conocida caja de ahorros.

6.- ¿Qué te gustaría hacer que no hayas hecho?

Me gustaría pintar algunos de los túneles de Madrid, para que el paso de los vehículos fuese más agradable. Ponerle cortinas al viaducto, dentro de un proyecto monumental que incluyen otros espacios de la capital, y que registré hace unos años o hacer una fuente de colores, entre otras cosas.

7.- ¿Qué consideras un reto en el mundo del arte?

La vida del artista que crea a pesar de todo, de la sociedad, del mercado y de sí mismo.

*Entrevista Intrapersonal Confrontada (O cómo responder y después preguntar)

La entrevista es un género periodístico fundamental. De hecho, se podría considerar su piedra angular, porque permite al periodista confirmar, acceder y conocer los hechos de manera directa, sin intermediarios, hablando con la fuente y estableciendo un diálogo con los protagonistas.

Lamentablemente, y salvo honrosísimas excepciones, la entrevista, ese momento excepcional que combina conversación, reto y seducción, se ha convertido en un acto seco, forzado, en el que demasiado a menudo el entrevistado no quiere responder y al entrevistador le da lo mismo que no quiera. El momento sublime que permite al periodista ejercer su derecho a preguntar se transforma en un trámite, una penitencia o directamente un combate tosco y sin ningún vencedor.

En otras ocasiones, los entrevistados han tenido una clase por parte de sus asesores para evitar, rodear o directamente eliminar preguntas incómodas, que suelen ser precisamente las que el periodismo debe y puede hacer. El resultado, nuevamente, queda en un limbo de medias verdades y frases insulsas. Por no hablar de las entrevistas promocionales asociadas a algún producto cultural, tipo cine, literatura y música, donde la superficialidad es tan apabullante que se podrían mantener las preguntas hechas años antes y tendríamos la certeza de encontrar las mismas respuestas.

Ante este panorama, desolador y habitual en demasía, el artista y creador Omar Jerez propone una nueva fórmula, una nueva aproximación al género que exige una complicidad de ambas partes (tomando como inspiración las entrevistas noveladas que hizo durante años Milan Kundera) para generar un contenido atractivo, valiente, que enriquezca al lector y que suponga una aventura donde ni el camino ni el destino queda prefijado.

El nuevo concepto se llama Entrevista Intrapersonal Confrontada, (EIC), y tiene como cimiento inamovible la siguiente premisa: el entrevistado genera un discurso a priori, provocado y sugerido (o no) por el entrevistador, y posteriormente el periodista edita y da forma periodística a ese contenido. Se crea una arcilla pura que será moldeada por las manos expertas del entrevistador, a posteriori.

A continuación se exponen los 10 puntos que definirán cualquier EIC que se haga a partir de ahora, y que creemos supone una innegable revolución en este género. Es tan sencillo como invertir el orden para recuperar la pureza que nunca debió perder.

Decálogo para una Entrevista Intrapersonal Confrontada (EIC)

  1. Cualquier persona, tenga o no relevancia pública, podrá solicitar a un periodista la realización de una EIC. Igualmente, cualquier periodista podrá solicitar la realización de una EIC a cualquier persona o personaje.
  2. Cualquier EIC tiene como base fundamental la relación que se establece entre el periodista y el entrevistado, así como la reinterpretación del concepto de entrevista para el siglo XXI.
  3. Una vez aceptada la realización de la EIC, se propondrá, por cualquiera de las partes, un tema sobre el que girará la narración, así como su extensión. Igualmente podrá ser de libre elección si así se decide de mutuo acuerdo.
  4. El entrevistado construirá libremente una narración sobre la temática escogida, que podrá ser creada en cualquier formato: texto, audio, vídeo, ilustración, así como cualquier combinación entre estos. El periodista no intervendrá nunca en esta parte del proceso.
  5. El periodista recibirá esa narración y a partir de ahí construirá una EIC en la que se compromete a mantener el sentido del texto original, y podrá modificar, eliminar, ampliar o extender la entrevista para tratar de llegar a la naturaleza real del entrevistado. Podrá solicitar más información al entrevistado, así como convertirla a otro formato.
  6. Bajo ningún concepto el periodista podrá utilizar la información en bruto para difamar o menoscabar la figura o reputación del entrevistado.
  7. El periodista deberá entregar una copia de la EIC antes de su difusión al entrevistado para que la confronte y certifique que se ha mantenido el sentido original, no entrando éste en consideraciones de estilo y forma.
  8. El periodista puede declarar la EIC nula si percibe que está falseada o que el entrevistado se aleja del objetivo principal, que es un ejercicio de honestidad consigo mismo.
  9. El espectador, para poder completar la experiencia, debería tener acceso al discurso en bruto enviado por el entrevistado y la EIC  definitiva, para comparar y enriquecer la lectura/visionado/escucha del proceso.
  10. Al contrario que en la entrevista clásica, en cualquier EIC la búsqueda de la verdad queda supeditada a la experiencia compartida, confrontada y colaborativa entre las dos partes.
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.