Chequia

Festival Janáček 2022

Reflexión psicológica

Robert Ferrer Llueca
viernes, 18 de noviembre de 2022
Bieito, Káťa Kabanová © 2022 by Marek Olbrzymek Bieito, Káťa Kabanová © 2022 by Marek Olbrzymek
Brno, miércoles, 9 de noviembre de 2022. Teatro Janáček. Leoš Janáček: Káťa Kabanová (Katia Kabanová), JW I/8, ópera en tres actos. Libreto de Leoš Janáček a partir de la obra teatral 'La tempestad' de Aleksandr N. Ostrovski (traducción de Vincenc Červinka). Estreno: Brno, 23 de noviembre de 1921. Producción del Teatro Nacional y la Ópera Estatal de Praga. Dirección escénica: Calixto Bieito. Escenografía: Aída-Leonor Guardia. Vestuario: Eva Butzkies. Diseño de iluminación: Michal Bauer. Alžběta Poláčková (Káťa), Magnus Vigilius (Boris Grigorjevič), Jaroslav Březina (Tichon Ivanyč Kabanov), Alena Kropáčková (Varvara), Jiří Sulženko (Savel Prokofjevič Dikoj), Eva Urbanová (Marfa Ignatěvna Kabanová), Martin Šrejma (Váňa Kudrjáš), Jiří Hájek (Kuligin), Kateřina Jalovcová (Glaša), Jana Horáková Levicová (Fekluša), Lenka Kučerová (Mujer del pueblo). Coro y Orquesta del Teatro Nacional de Praga. Director del coro: Jan Bubák. Dirección musical: Jaroslav Kyzlink. Festival Janáček Brno 2022
0,0003096

Uno de los grandes títulos operísticos janáčekianos es sin duda Katia Kabanová. En el presente festival se podrá disfrutar de una destacada producción del Grand Théâtre de Genève, pero en esta ocasión daremos cuenta de la representación de otra producción completamente distinta, procedente del Teatro Nacional de Praga y estrenada en enero de este año 2022. Entre el elenco de artistas destacaba el nombre del español Calixto Bieito, reconocido director de escena de Miranda de Ebro afincado actualmente en Basilea, cuyas propuestas escénicas nunca dejan indiferente a nadie. Recordamos sus aproximaciones previas a Janáček en las producciones de Jenůfa en Stuttgart y Desde la casa de los muertos en Núremberg, que ahora amplía en su reflexión más psicológica para esta interesante producción praguense de Katia Kabanová.

La concepción escénica de Calixto Bieito incide claramente en el mundo interior de los personajes de la ópera. Excelentes sus aprovechamientos de las transiciones y silencios para llenarlos con sollozos, suspiros, expresiones faciales más acentuadas, etc. La escenografía de Aída-Leonor Guardia representa al inicio como una gran piscina vacía, en una especie de ahogamiento o prisión de Katia, resaltando así las presiones del entorno social de las que la protagonista no puede escapar y que finalmente la conducirán a arrojarse al río Volga. El agua está pues presente, aunque no de manera tan evidente y continuada como en Carsen: la piscina que aquí se llena de agua progresivamente durante la escena final de Katia en el tercer acto nos recuerda claramente a la famosa producción del director de escena canadiense, pero las concepciones escénicas son totalmente distintas.

Leoš Janáček: Káťa Kabanová. Dirección musical de Jaroslav Kyzlink. Producción de Calixto Bieito. Brno, Teatro Janáček, noviembre de 2022. © © 2022 by Marek Olbrzymek.Leoš Janáček: Káťa Kabanová. Dirección musical de Jaroslav Kyzlink. Producción de Calixto Bieito. Brno, Teatro Janáček, noviembre de 2022. © © 2022 by Marek Olbrzymek.

Además, la sobriedad de la escena en esta producción permite una mayor concentración en lo propiamente musical y en la acción dramática, especialmente en los movimientos escénicos y en la psicología de los personajes. Estos aparecen en escena antes del comienzo de la representación, en un intento de cercanía con el público que culminará con las luces del auditorio encendidas para la apelación a las gentes de Kabanicha (Děkuji vám…) al final de la ópera. La representación se ofreció sin solución de continuidad, lo que es completamente posible en una ópera con una duración total aproximada de una hora y cuarenta minutos, y además resulta bien acertado hacerlo así porque evita distracciones innecesarias en pro de la continuidad dramática.

Interesante también el vestuario de Eva Butzkies, que nos recuerda un poco a aquella ya antológica Katia Kabanová de Salzburgo del año 1998. Resultó igualmente adecuada la iluminación, con diseño de Michal Bauer: desde la luminosidad total en blanco para el inicio de los actos primero y tercero, pasando por el verde evocador del jardín en la escena de amor entre Katia y Boris del segundo acto, y la predominancia general de iluminaciones más tenues, totalmente acordes con el desarrollo dramático.

Leoš Janáček: Káťa Kabanová. Dirección musical de Jaroslav Kyzlink. Producción de Calixto Bieito. Brno, Teatro Janáček, noviembre de 2022. © © 2022 by Marek Olbrzymek.Leoš Janáček: Káťa Kabanová. Dirección musical de Jaroslav Kyzlink. Producción de Calixto Bieito. Brno, Teatro Janáček, noviembre de 2022. © © 2022 by Marek Olbrzymek.

En cuanto a los solistas, todos ellos mostraron grandes dotes como actores en esta exigente producción. Vocalmente, la gran triunfadora de la noche fue sin duda Alžběta Poláčková (Káťa), de voz compacta, brillante e imponente en el registro agudo. Impresionante también la recreación de Kabanicha por Eva Urbanová (Marfa Ignatěvna Kabanová), así como los intentos de expresividad en el canto profundo de Jiří Sulženko (Savel Prokofjevič Dikoj). Por su parte, el tenor danés Magnus Vigilius (Boris Grigorjevič) demostró unas cualidades canoras excelentes, completamente a nivel internacional y cantando con voz potente y bien timbrada en todo momento, aunque su pronunciación del checo no fuera del todo ideal. Jaroslav Březina (Tichon Ivanyč Kabanov) cantó su parte correctamente, pero en esta ocasión destacó incluso más en lo dramático, y la sorpresa de la velada fue Alena Kropáčková (Varvara), excelente actriz y poseedora de una voz realmente bella que hizo las delicias del público. De los personajes principales, solo mencionar la menor consistencia de la voz de Martin Šrejma (Váňa Kudrjáš), quien contó además con algún desajuste inesperado con la orquesta en la bonita canción popular del segundo acto.

La orquesta del Teatro Nacional de Praga mostró un sonido bien cuidado y envolvente durante toda la ópera, respetando siempre el balance con los distintos solistas. Bajo la dirección de Jaroslav Kyzlink, ofreció una interpretación de Janáček quizás demasiado emotiva, romántica. Es verdad que se le puede sacar mucho más partido a la extraordinaria orquestación del compositor moravo, cuidar los detalles, resaltar más su agresividad y visceralidad en algunos puntos, pero en general estuvo todo correcto y podemos hablar por tanto de una buena interpretación también en lo propiamente musical. 

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.