Una jirafa en Copenhague

Entrevista Intrapersonal Confrontada: Omar Jerez con David del Río

Omar Jerez
miércoles, 30 de noviembre de 2022
David del Río © 2022 by David del Río David del Río © 2022 by David del Río
0,0003593

Hace tiempo tuve una conversación con David del Río, y en esa conversación desveló algo que nunca hubiese imaginado escuchar, y es que por medio de un cálculo matemático podría explicar el origen de la vida.

Cuando imagino a las personas del futuro, que ahora no existen, me imagino que serán como David del Río; sus conversaciones tienen la capacidad de anticiparse al presente proyectando hechos que sucederan en el futuro.

Su cerebro utiliza la lógica con dosis de intuición que le convierten en los pasos a imitar en las nuevas generaciones que aprenderán a utilizar estas habilidades para sacar más recursos a sus cualidades no descubiertas

Yo creo en David del Río, he aquí el futuro de lo que será la extensión de nuestra especie.

Entrevista Intrapersonal Confrontada- David del Río

¿Consideras que has cumplido tus sueños?

No, mis sueños de juventud, los que anhelaba con claridad, no se han cumplido. Supongo que se han visto desplazados por “lo conveniente”. Me explico. Para cumplir los sueños de cada uno, el sueño de la libertad individual diseñada, es fundamental renunciar a muchas cosas que, en el caso contrario, se transforman en inconvenientes para el camino de la conveniencia que casi todos decidimos caminar. Un buen trabajo, la familia, la casa, el coche, un cambio de ciudad. Y, sin embargo, conforme pasan los años, te das cuenta de que el camino recorrido, no exento de tropiezos, no eres tú, no es tu libertad diseñada y, aunque a veces, demasiadas veces, decidimos retomar nuestro sueño de juventud, no nos damos cuenta de que ya no es posible, que sólo vamos a cambiar el tipo de nuestras cadenas, porque ya nos es imposible renunciar a los inconvenientes de nuestra conveniencia. En definitiva, los sueños se convierten, con el tiempo, en deseos de una vida mejor, de un reconocimiento…, engañando así al niño que llevamos dentro y a sus sueños soñados. En definitiva, nos convencemos de conseguir nuestros sueños aunque estos sólo sean nuestros logros.

Uno de mis sueños, publicar un libro, al menos sí lo he conseguido. Ahora sólo falta tener éxito.

¿Por qué anhelas el éxito?

No anhelo el éxito, aunque siempre lo he visto como un plato de buen gusto. Más bien deseo lo que reporta el éxito o, al menos, la parte del éxito que nos aporta tranquilidad y poder, sobre todo poder, para cerrar bocas de la gente que me ha humillado, que me ha vilipendiado, que no ha creído en la posibilidad de ver el yugo, a mí impuesto, sobre su propio cuello. Sí, anhelo el poder, el reconocimiento, con el único deseo de la venganza que, de todas formas, no creo que se fuera a producir jamás, demasiado tonto para ello. Así que lo dejaré en la tranquilidad del aporte económico que espero el éxito me otorgue, simplemente para vivir un buen final de vida.

¿Qué esperas del futuro?

De mi futuro, seguir vivo y con fuerzas para hablar y contar lo que se me pase por la cabeza. Del futuro de nuestra especie, es difícil saberlo, aunque la esperanza del cambio de actitud de la humanidad esté siempre dando vueltas en la cabeza de todos los que, en algún momento, nos hemos parado a pensar en todo lo que sucede a nuestro alrededor, donde la mediocridad se ha hecho triunfo y la excelencia sólo una obligación para los que se la auto imponen con el único fin de llevársela a la tumba sin los réditos que con ella se obtenían en otros tiempos. Nos vemos abocados a un futuro en el que el esfuerzo se espera de otros, porque otros han de girar la rueda. Un mundo en el que vivir sea sinónimo de supervivencia. Un futuro en el que la tierra donde se nace no signifique más que eso, tierra. Un mundo de cultura frustrada, de una cultura convertida en bien de lujo, masacrada por la machacona realidad del arte violado, palabra mancillada, música prostituida. Capital, sólo la cultura sometida al capital tendrá éxito, porque el nuevo opio del pueblo es el capital, erigido sobre los valores y realidades del conocimiento. En definitiva, veo el futuro muy crudo. Pero es sólo una de las millones de opiniones que sobre el futuro existen.

¿Cómo sientes el arte?

El arte debe ser, siempre, una puñalada directa al corazón, una puñalada que nos haga gritar, reír, llorar, vivir, porque vivir es emocionarse con una imagen, unas palabras, unos acordes, incluso los olores y sabores. Vivir es sentir el corazón encogido, los pies paralizados o danzando al ritmo de una música. Por eso el arte debe ser vida, al margen de significados y comprensión del propio objeto artístico, de la abstracción, de la estridencia, de la locura. El arte nos ha de remover las entrañas, aunque no conozcamos su significado, aunque no signifique nada para otros, aunque sólo sea esa bofetada que nos despierte de nuestro letargo.

El arte es la belleza, y como toda belleza, personal e intransferible, un engaño para los sentidos, un regalo, un misterio que cada uno resuelve como lo siente.

*Entrevista Intrapersonal Confrontada (O cómo responder y después preguntar)

La entrevista es un género periodístico fundamental. De hecho, se podría considerar su piedra angular, porque permite al periodista confirmar, acceder y conocer los hechos de manera directa, sin intermediarios, hablando con la fuente y estableciendo un diálogo con los protagonistas.

Lamentablemente, y salvo honrosísimas excepciones, la entrevista, ese momento excepcional que combina conversación, reto y seducción, se ha convertido en un acto seco, forzado, en el que demasiado a menudo el entrevistado no quiere responder y al entrevistador le da lo mismo que no quiera. El momento sublime que permite al periodista ejercer su derecho a preguntar se transforma en un trámite, una penitencia o directamente un combate tosco y sin ningún vencedor.

En otras ocasiones, los entrevistados han tenido una clase por parte de sus asesores para evitar, rodear o directamente eliminar preguntas incómodas, que suelen ser precisamente las que el periodismo debe y puede hacer. El resultado, nuevamente, queda en un limbo de medias verdades y frases insulsas. Por no hablar de las entrevistas promocionales asociadas a algún producto cultural, tipo cine, literatura y música, donde la superficialidad es tan apabullante que se podrían mantener las preguntas hechas años antes y tendríamos la certeza de encontrar las mismas respuestas.

Ante este panorama, desolador y habitual en demasía, el artista y creador Omar Jerez propone una nueva fórmula, una nueva aproximación al género que exige una complicidad de ambas partes (tomando como inspiración las entrevistas noveladas que hizo durante años Milan Kundera) para generar un contenido atractivo, valiente, que enriquezca al lector y que suponga una aventura donde ni el camino ni el destino queda prefijado.

El nuevo concepto se llama Entrevista Intrapersonal Confrontada, (EIC), y tiene como cimiento inamovible la siguiente premisa: el entrevistado genera un discurso a priori, provocado y sugerido (o no) por el entrevistador, y posteriormente el periodista edita y da forma periodística a ese contenido. Se crea una arcilla pura que será moldeada por las manos expertas del entrevistador, a posteriori.

A continuación se exponen los 10 puntos que definirán cualquier EIC que se haga a partir de ahora, y que creemos supone una innegable revolución en este género. Es tan sencillo como invertir el orden para recuperar la pureza que nunca debió perder.

Decálogo para una Entrevista Intrapersonal Confrontada (EIC)

  1. Cualquier persona, tenga o no relevancia pública, podrá solicitar a un periodista la realización de una EIC. Igualmente, cualquier periodista podrá solicitar la realización de una EIC a cualquier persona o personaje.
  2. Cualquier EIC tiene como base fundamental la relación que se establece entre el periodista y el entrevistado, así como la reinterpretación del concepto de entrevista para el siglo XXI.
  3. Una vez aceptada la realización de la EIC, se propondrá, por cualquiera de las partes, un tema sobre el que girará la narración, así como su extensión. Igualmente podrá ser de libre elección si así se decide de mutuo acuerdo.
  4. El entrevistado construirá libremente una narración sobre la temática escogida, que podrá ser creada en cualquier formato: texto, audio, vídeo, ilustración, así como cualquier combinación entre estos. El periodista no intervendrá nunca en esta parte del proceso.
  5. El periodista recibirá esa narración y a partir de ahí construirá una EIC en la que se compromete a mantener el sentido del texto original, y podrá modificar, eliminar, ampliar o extender la entrevista para tratar de llegar a la naturaleza real del entrevistado. Podrá solicitar más información al entrevistado, así como convertirla a otro formato.
  6. Bajo ningún concepto el periodista podrá utilizar la información en bruto para difamar o menoscabar la figura o reputación del entrevistado.
  7. El periodista deberá entregar una copia de la EIC antes de su difusión al entrevistado para que la confronte y certifique que se ha mantenido el sentido original, no entrando éste en consideraciones de estilo y forma.
  8. El periodista puede declarar la EIC nula si percibe que está falseada o que el entrevistado se aleja del objetivo principal, que es un ejercicio de honestidad consigo mismo.
  9. El espectador, para poder completar la experiencia, debería tener acceso al discurso en bruto enviado por el entrevistado y la EIC  definitiva, para comparar y enriquecer la lectura/visionado/escucha del proceso.
  10. Al contrario que en la entrevista clásica, en cualquier EIC la búsqueda de la verdad queda supeditada a la experiencia compartida, confrontada y colaborativa entre las dos partes.
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.