España - Madrid

Un gran 'Egipcio'

Maruxa Baliñas y Xoán M. Carreira
viernes, 2 de diciembre de 2022
Bertrand Chamayou © 2022 by Marco Borggreve Bertrand Chamayou © 2022 by Marco Borggreve
Madrid, sábado, 19 de noviembre de 2022. Auditorio Nacional. Sala Sinfónica. María Eugenia Luc: Profondissima quiete. Camille Saint-Saëns: Concierto para piano y orquesta núm. 5 en Fa mayor op 103, 'Egipcio'. Nikolái Rimski-Kórsakov: Scheherazade op 35. Bertrand Chamayou, piano. Orquesta Nacional de España. Jaime Martín, director.
0,0001625

Para su presentación como Principal Director Invitado de la Orquesta y Coro Nacionales de España (OCNE), Jaime Martín confeccionó un programa con dos obras de gran repertorio -el Concierto para piano y orquesta núm. 5, 'Egipcio', de Camille Saint-Saëns, y Scheherazade de Nikolái Rimski-Kórsakov- junto al estreno absoluto de Profondissima quiete, un encargo de la OCNE a María Eugenia Luc (Rosario, Argentina, 1958), una compositora de probada competencia residente en España desde hace años. 

La interpretación más brillante del programa -por lo menos el sábado 19- fue con diferencia la del Concierto 'Egipcio' en la que Bertrand Chamayou (Toulouse, 1981) ofreció una visión original y personal, sin perder de vista en ningún momento las tradiciones interpretativas de la famosa obra. Chamayou posee una técnica soberbia, un sonido hermoso y bien proyectado, y un control absoluto de las gamas dinámicas y el color: todo lo que se necesita para alcanzar la excelencia en el Concierto 'Egipcio'. Por eso nos parece relevante destacar su concepto interpretativo, que Jaime Martín y la Nacional acompañaron con total solvencia y al servicio del pianista. 

Esperábamos con interés la interpretación de Martín de Scheherazade, una obra especialmente propicia para ofrecer un espectáculo orquestal, algo que Martín sabe proporcionar con suma competencia, según nos constaba por gratas ocasiones anteriores con este director, que conoce muy bien la sonoridad orquestal desde dentro gracias a su experiencia como flautista. Y la sonoridad fue precisamente lo más destacable de su interpretación, que tuvo momentos brillantes, casi espectaculares, pero que resultó desequilibrada por otros momentos de caídas de tensión, alguna de ellas paliadas por la espléndida labor del concertino, Miguel Colom Cuesta. No parecía estar Martín en plenas condiciones físicas ese día, y de hecho, en la retransmisión del concierto del domingo 20 en Radio Clásica, no percibimos estas irregularidades. 

Teniendo en cuenta esto, no consideramos prudente emitir un juicio sobre Profondissima quiete. Aparentemente no pareció existir una interpretación de la obra que permitiera entender el discurso de la autora. La habitual competencia de la OCNE puso de manifiesto los talentos de Luc como orquestadora y su capacidad para crear momentos sonoros de alto interés, pero habrá que esperar a mejor oportunidad para acceder al sentido narrativo de Profondissima quiete, que en esta ocasión quedó inédito, salvo por el minucioso estudio que Teresa Cascudo realizó de la obra en el programa de mano. 

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.