Alemania

''La cenerentola'' de Hollywood y Broadway en la Ópera de Colonia

Juan Carlos Tellechea
martes, 27 de diciembre de 2022
La Cenerentola, régie de Cecilia Ligorio © 2022 by Matthias Jung La Cenerentola, régie de Cecilia Ligorio © 2022 by Matthias Jung
Colonia, domingo, 25 de diciembre de 2022. . Ópera de Colonia (sala 1 de la Staatenhaus, en Deutz, margen derecha del Rin). ''La Cenerentola, ossia la bonta in trionfo'' (La cenicienta, o la bondad triunfante), drama jocoso en dos actos con música de Gioachino Rossini y libreto en italiano de Jacopo Ferretti, basado en el cuento de hadas ''La cenicienta'', de Charles Perrault, estrenada el 25 de enero de 1817 en el Teatro Valle de Roma. Régie Cecilia Ligorio. Coreografía Daisy Ransom Phillips. Escenografía Gregorio Zurla. Vestuario Vera Pierantoni Giua. Dramaturgia Stephan Steinmetz. Intérpretes: Angelina (Anna Alàs i Jové), Don Ramiro (Pablo Martínez), Dandini (Wolfgang Stefan Schwaiger), Don Magnifico (Omar Monatanari), Clorinda (Giulia Montanari), Tisbe (Charlotte Quadt), Alidoro (Christoph Seidl). Bailarines: Giovanni Buttacavoli, Leon Di Domenico, César José Gutiérrez Salas, Spyro Ntogas, Kyle Patrick y Alex Vasquez Gala. Coro de la Ópera de Colonia, preparado por Rustam Samedov. Extras de la Ópera de Colonia. Orquesta Gürzenich-Orchester Köln. Fortepiano Theresia Renelt. Director Matteo Beltrami. 100% del aforo.
0,0014984

Cecilia Ligorio ha debutado en la Ópera de Colonia con una excelente y vívida puesta en escena de ''La cenerentola'', de Gioachino Rossini, ambientada en el Hollywood y Broadway de mediados del siglo XX, bajo la quisquillosa dirección musical de Matteo Beltrami.

La estrella indiscutible de esta velada, concluida entre ovaciones del público, espontáneamente de pie en la sala, es la mezzosoprano Anna Alàs i Jové en el papel de Angelina. El nivel de canto, actuación y escenificación en esta nueva producción alcanza cotas muy elevadas.

Hubo tres brillantes momentos en los que el fascinante arte de Alàs i Jové logró emocionar fuertemente al público, algo que ocurre rara vez en esta ópera. 

Fueron en las escenas finales, cuando Angelina admite la sinceridad de su amor al príncipe, cuando perdona a quienes le hicieron tanto daño, y cuando canta "Non più mesta accanto al fuoco", sobre la pasarela delante de la orquesta.

Esto no solo se debe a la brillantez natural con la que la mezzosoprano enciende los fuegos artificiales de su coloratura durante toda la actuación. Más bien, la plena sensualidad de su registro se combina siempre con la melancolía que hace estallar una y otra vez el trillado tipismo de la ópera bufa, llevada a velocidad vertiginosa, sin que haya una ruptura de estilo.

Pablo Martinez y Wolfgang Stefan Schwaiger. © 2022 by Matthias Jung.Pablo Martinez y Wolfgang Stefan Schwaiger. © 2022 by Matthias Jung.

El Don Ramiro del tenor Pablo Martínez va creciendo a lo largo de la puesta en su nivel de intensidad; primero oculta su verdadera identidad, simulando ser el chófer del príncipe, por el que se hace pasar su criado Dandini (Wofgang Stefan Schweiger), después cobra potencia, espacio, brillo y aura, encarnando a su personaje genuinamente.

Alidoro (muy convincente Christoph Seidl), filósofo y educador de la versión original de la ópera, es convertido por Ligorio en el guionista de esta historia de amor con final feliz que es La cenicienta. Todo el reparto cobra atractividad en esta producción. Giulia Montanari (Clorinda) y Charlotte Quadt (Tisbe), unas arpías de mucho cuidado, hijas de Don Magnífico (Omar Montanari), con timbre y carisma excepcionales.

Clorinda, vistiendo de rosa, ríe a carcajadas, mientras Angelina la mira perpleja en su desolación. Este cambio es posible sobre todo gracias a la incorporación masiva de elementos revisteriles: bailarines que hacen de camareros y barrenderos, incluso multiplicando la figura de Alidoro (coreografía de Daisy Ransom Phillips), vitalizan la acción escénica de forma aún más eficaz bajo esta hábil régie.

La escenografía (Gregorio Zurla) reproduce todo esto de forma memorable: módulos a modo de casa de muñecas en una sala de estar, al lado de un espacio con cortinas negras, que ni siquiera permiten que surja un efecto ilusionista. Una y otra vez su división en dos partes -a la derecha el nivel desarrollo de la trama de la ópera, a la izquierda Alidoro, cavilando sobre su obra- trae a la vista y a la mente el concepto de la dirección escénica.

Anna Alàs i Jové. © 2022 by Matthias Jung.Anna Alàs i Jové. © 2022 by Matthias Jung.

Otra transferencia también funciona notablemente bien: Ligorio traslada la acción de principios del siglo XIX a la esfera teatral neoyorquina de entre los decenios de 1930 y 1950 con su entorno (en el que también encaja bien el sueño de ascenso de Angelina), con sus poses, modas, modelos e iconos copiados con bastante exactitud, incluidas las alusiones a Fred Astaire, Gene Kelly, Ginger Rogers y Marilyn Monroe. 

Christoph Seidl y Coro masculino. © 2022 by Matthias Jung.Christoph Seidl y Coro masculino. © 2022 by Matthias Jung.

En sentido estricto, Alidoro ya no es un libretista "clásico", sino un guionista de una producción de Broadway o de Hollywood.

Si este es el ambiente, la indumentaria tiene que ser también la apropiada. Vera Pierantoni Giua ha diseñado un vestuario deslumbrante, y junto con Zurla aporta mucho glamur a la historia que juega con los estereotipos y cuestiona discretamente ese mundo de superficialidades.

Omar Montanari y Anna Alàs i Jové. © 2022 by Matthias Jung.Omar Montanari y Anna Alàs i Jové. © 2022 by Matthias Jung.

La régie se mantiene muy cerca de Rossini, pero no quiere instruir ni explicar, sino que hace teatro con suma fruicion y entretenimiento. Hay algunos momentos con ocurrencias divertidas, pero sin llegar a ser comedia física. El sentimentalismo sereno de este universo musical protege contra ello, al igual que el constante cambio de perspectiva.

El coro masculino de la Ópera de Colonia hace gala de su opulencia en todo el espectro de voces. La prestigiosa Orquesta Gürzenich, bajo la égida de Beltrami, hace lo propio con justeza, equilibrio, agilidad, efervescencia y una concisión rítmica notables. El núcleo del sonido lo proporciona el brío de las cuerdas, sobre el que cada uno de los vientos pone su punto culminante.

Christoph Seidl, Coro masculino y bailarines. © 2022 by Matthias Jung.Christoph Seidl, Coro masculino y bailarines. © 2022 by Matthias Jung.

No estamos en una representación del legendario drama Seis personajes en busca de autor de Luigi Pirandello, pero el principio es el mismo. Alidoro es aquí el libretista de la propia ópera. Se sienta ante su escritorio, atormentado por la falta de inspiración durante la obertura, antes de que su imaginación se colme con las figuras de la obra, que le piden un final feliz.

En cualquier caso, todo ello da lugar a esos efectos característicos de una obra dentro de otra obra, reflejos y mezclas de esferas; abismos de teatralidad que se conocen en principio no solo desde Pirandello, sino ya desde antes, con William Shakespeare y la comedia romántica. Cecilia Ligorio consigue con creces el artificio, reforzando congenialmente los efectos lúdicos poco realistas de esta comedia, que, por cierto, en su brutal despliegue de sadismo, codicia e inhumanidad ni siquiera es tan hilarante como uno pudiera suponer.

El tradicional cuento de La cenicienta, que renace de la suciedad y las cenizas para convertirse en princesa, fue refinado por Gioacchino Rossini en su ópera para convertirlo en un mensaje didáctico de más amplio alcance: Alidoro mueve los hilos para que antes de la dicha conyugal llegue el conocimiento de la verdadera virtud.

«La Cenerentola», régie de Cecilia Ligorio. © 2022 by Matthias Jung.«La Cenerentola», régie de Cecilia Ligorio. © 2022 by Matthias Jung.

Faltan los aditamentos propios de la fábula, como las palomas o el zapato extraviado. Mucho más importante es la cuestión de si ''¿te casarías conmigo, aunque yo no fuera un rico aristócrata o un multimillonario? Para ello no hace falta un príncipe azul y además se puede extrapolar la historia al pasado reciente, al de las fábricas de ilusiones de Hollywood y Broadway. Como la danza está en el centro, esta extrapolación, con el glamur y la ostentación de los grandes estudios cinemetográficos (como el de la Metro-Goldwyn-Mayer) es por demás coherente,

Escena final de «La Cenerentola», régie de Cecilia Ligorio. © 2022 by Matthias Jung.Escena final de «La Cenerentola», régie de Cecilia Ligorio. © 2022 by Matthias Jung.

Así es como Ligorio evita hábilmente el final un tanto simplón de cuento de hadas con el matrimonio y el perdón. Al final, Angelina no se dirige a su aristocrático amante, sino al guionista Alidoro. En última instancia, el final feliz queda abierto, el de Rossini aparece como una de las muchas posibilidades.

Esta representación es digna de encomio, sobre todo teniendo en cuenta que la acústica de la sala provisional que ocupa desde 2016 la Ópera de Colonia, un gran pabellón del recinto de ferias y exposiciones de la ciudad, situado en el Rheinpark, distrito de Deutz, no es de la mejor calidad; por no mencionar otras carencias técnicas.

Dicho sea de paso, el ya sempiterno remozamiento de su edificio principal, en la céntrica plaza de Offenbach (Offenbachplatz), convertido entretanto en el proyecto del ámbito cultural más caro de la historia de Alemania, con más de 1.000 millones de euros (un incremento superior al 100% sobre el presupuesto original), se aguarda, no con mucho optimismo, que concluya en 2024/2025.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.