Francia

Ópera de París

Elogio del artesano: Trovatore en Bastille

Francisco Leonarte
martes, 28 de febrero de 2023
Ollé, Il Trovatore © 2023 by Sébastien Mathé /OnP Ollé, Il Trovatore © 2023 by Sébastien Mathé /OnP
París, miércoles, 8 de febrero de 2023. Opéra National de Paris (sala Bastille). Il trovatore, ópera en cuatro actos. Libreto de Salvatore Cammarano basado en la obra de Antonio García Gutiérrez. Música de Giuseppe Verdi. Puesta en escena de Alex Ollé (La Fura dels Baus). Decorados de Alfons Flores. Trajes de Lluc Castells. Luces de Urs Schönebaum. Con Étienne Dupuis (il conte di Luna), Anna Pirozzi (Leonora), Judit Kutasi (Azucena), Yusif Eyvazov (Manrico), Roberto Tagliavini (Ferrando), Marie-Andrée Bouchard-Lesieur (Inès), Samy Camps (Ruiz), Shin Jae Kim (un vecchio zingaro), Chae Hoon Baek (un messo). Coros (Director, Allessandro di Stefano) y Orquesta de la Opera National de Paris. Dirección musical, Carlo Rizzi.
0,0008064

Somos unos niños malcriados. Todo lo tenemos. Todo lo queremos. Merced a las grabaciones, tenemos a nuestra disposición a los mayores intérpretes de cada generación desde hace más de cien años, y cuando llegamos al teatro, para escuchar a los intérpretes actuales, vamos con la idea (véase la exigencia, típica de niños mimados) de escuchar cosas extraordinarias ...

Pero es que no se puede pedir lo extraordinario cada vez que uno va al teatro -ni al cine, ni a la tele, ni al restaurante, ni ni ni-. ¡Cuántas veces no hemos disfrutado de un buen bocadillo que, sin ser la re-leche, estaba rico !

La lata con Il trovatore es que la famosa frasecita de Toscanini según la cual para esta ópera se necesitan los cuatro mejores cantantes del mundo, ha hecho mucho daño. Y así, sin darse cuenta, uno empieza a pensar «Ah no, no da los pianissimi de la Caballé», «pues no, la voz no tiene la fuerza bruta de Bastianini o de Ruffo», «Huuuuuy, este no tiene los agudos de Corelli ni de Bjorling», «Mmmm, creo que no son los cuatro mejores del mundo»... Y cuando uno empieza a pensar así, por mal camino vamos...

Pues bien, el miércoles pasado en París no tuvimos a los cuatro mejores del mundo, pero tuvimos a Verdi y a su partitura.

Exigiendo a cada intérprete que sea extraordinario, les exigimos también que sean artistas. Pero a mí eso del intérprete artista me da mucho miedo. Miren si no lo que está pasando con la puesta en escena operística, que cada mercachifle que accede a la dirección de escena se siente artista, con los mismos derechos creativos que compositor y libretistas, y salen unos engendros que ni pá qué.

¿No sería mejor que pidiéramos a cada intérprete que sea un buen (y si posible excelente) artesano? Que respete las reglas de su arte, que cumpla con la partitura dando todas las notas en buen estado, que cumpla con el libreto respetando el sentido, y que cumpla con una y otro dando emoción. ¿No es eso bastante?

Intérpretes que cumplen

A Carlo Rizzi, por ejemplo, se le ha desconsiderado frecuentemente tildándolo de «artesano». ¡Pero es que es precisamente eso lo bueno de Carlo Rizzi! No se inventa nada, no acelera ni ralentiza brutalmente los tempi, no se saca de la manga nada que no esté en la partitura. Pero qué bien entiende a Verdi. Qué bien cuida a los intérpretes para que se les oiga en todo momento (salvo en los fortissimi que inevitablemente llegan al final de cada número, claro está). Qué sentido del ritmo verdiano. No hay filigranas, pero sí una labor de buen artesano que los melómanos le agradecemos de corazón. Y también los intérpretes, que con él se sienten cómodos. En particular los maestros de la Orquesta de la Öpera de París pudieron dar todo su terciopelo (incluso los metales, sí), mostrando ese sonido tan hermoso que le caracteriza.

El coro, resuelto ya el bache que pareció sufrir después de la pandemia, cantó empastado, fue a menudo inteligible, delicado cuando era menester (el Miserere y poco más, a decir verdad) y potente como lo pide Verdi.

‘Il trovatore’ de Verdi. Dirección musical, Carlo Rizzi. Puesta en escena, Alex Ollé. París, Opéra National (Bastille), febrero de 2023. © 2023 by Sébastien Mathé /OnP.‘Il trovatore’ de Verdi. Dirección musical, Carlo Rizzi. Puesta en escena, Alex Ollé. París, Opéra National (Bastille), febrero de 2023. © 2023 by Sébastien Mathé /OnP.

Anna Pirozzi no hizo filigranas en su primera aria, la hermosísima ‘Tacea la notte placida’. Tal vez porque no era el día, tal vez porque no siente que la Leonora de Il trovatore tenga la delicadeza de la Eleonora de La forza del destino (en que recientemente exhibió una voz dulce y unos piani de gran suavidad). La puesta en escena de Ollé, empeñado en convertir la escena en un momento de elección de vestido antes que en una confesión íntima y ensoñada como lo pide la partitura, no invitaba tampoco a explorar las sutilezas de la embriagadora escala ascendente prevista por Verdi. Tampoco nos dió magia en su famosa frase de final del acto III, ‘Sei tu dal ciel discesso’, ni en su ‘D'amor sull ali rose’, donde tuvo que pasar al forte en los agudos para no meter la pata ... Dio sin embargo emoción, cuerpo, cumplió con la partitura de cabo a rabo, y lo hizo con arrestos.

Arrestos también los de Eyvazov, el tenor más criticado del mundo por ser marido de quien es. Su voz no es hermosa, pero cumple. Todas las notas están ahí, con la voz en su sitio. Se le entiende, su fraseo es aceptable, y da emoción también con un personaje de tenor verdiano, típicamente intempestivo. Quiso dar el agudo del famoso ‘Di quella pira’, y el forte de la orquesta vino a salvarlo, porque lo poco que escuchamos de ese agudo no era de gran calidad. Eso sí, saludó después como si hubiese ganado una guerra, a la manera del Vittorio Grigolo Salvatore Mundi. Bueno, aparte de esa tontada que parece que se la impongan los managers a los tenores para hacer caja, Eyvazoz -insisto- cumplió.

En lo que concierne a Judit Kutasi, quien esto escribe tenía alguna aprensión porque había leído comentarios poco entusiastas sobre su actuación en el Liceo hace poco tiempo. Sin embargo, tal vez porque esté la cantante en mejor forma o porque Rizzi le diese en París más cancha de lo que la orquesta le dio en Barcelona, lo cierto es que Kutasi el miércoles pasado cumplió con creces con la partitura, estuvo valiente en los agudos -que en general fueron buenos-, pudo mostrar delicadeza con piani bien cantados, compuso un personaje, dio emoción también. Una buena Azucena, sin entrar en comparaciones, claro está.

Tagliavini cumplió como Ferrando -aunque los movimientos escénicos que le son impuestos, incluido cantar sobre una tarima que oscilaba levemente, no facilitan la concentración en el canto-. Mostró bonito timbre. Cumplió a pesar de forzar ciertas intenciones para dar mayor dramatismo.

Cumplieron también (con creces) Ruiz, Inès y hasta el viejo gitano, excelentes en sus pequeños cometidos.

‘Il trovatore’ de Verdi. Dirección musical, Carlo Rizzi. Puesta en escena, Alex Ollé. París, Opéra National (Bastille), febrero de 2023. © 2023 by Sébastien Mathé /OnP.‘Il trovatore’ de Verdi. Dirección musical, Carlo Rizzi. Puesta en escena, Alex Ollé. París, Opéra National (Bastille), febrero de 2023. © 2023 by Sébastien Mathé /OnP.

Aunque quien se llevó el gato al agua fue Étienne Dupuis. Ya hemos tenido ocasión de ensalzar a este barítono, estrella ascendente. Su buen volumen, su bonito timbre, su precioso fraseo, su dicción perfecta (la amiga italiana que me acompañaba no podía creer que se tratase de un cantante canadiense), y sobre todo su sentido del texto y del personaje. Personalmente, estuve toda la ópera de parte del conde de Luna, porque Dupuis hizo un personaje humano, cuyos celos, desesperación, obsesión, rabia, parecían justificados. Todo a base de matices, porque el condenao no sólo apiana estupendamente, sino que gradúa sus piani y los pone cuando es menester, y muestra rabia o despecho sin pegarle a las consonantes ni hacer alardes veristas (cosa que sí se le pudo reprochar por ejemplo a Tagliavini). Un auténtico lujo. Un consejo de amigo: retengan el nombre, Etienne Dupuis.

¿Puesta en escena ? Artesana también

En tiempos en que tanto mequetrefe con ínfulas de creador circula entre los directores de escena creando bodrios, encontrar una puesta en escena que no molesta parece casi un milagro.

‘Il trovatore’ de Verdi. Dirección musical, Carlo Rizzi. Puesta en escena, Alex Ollé. París, Opéra National (Bastille), febrero de 2023. © 2023 by Sébastien Mathé /OnP.‘Il trovatore’ de Verdi. Dirección musical, Carlo Rizzi. Puesta en escena, Alex Ollé. París, Opéra National (Bastille), febrero de 2023. © 2023 by Sébastien Mathé /OnP.

Cierto, Ollé sería expulsado de su profesión con anatemas y gritos si se le ocurriese hacer una puesta en escena tradicional, con lo cual en esta producción (que tiene ya algunos años y que ya hemos visto repetidas veces) la acción no transcurre en España durante la Edad Media, sino en un lugar indeterminado durante la Primera Guerra Mundial. Sospecho que la elección de la época se debe a criterios puramente visuales (que los trajes son más bonitos). Desde luego no aporta estrictamente nada a la comprensión de la obra.

Pero si bien la dirección de actores es inexistente (los cantantes se saben la obra suficientemente bien para darles a sus respectivos personajes la impronta que deseen, ¿no ?) y no faltan los tics de director de escena más que manidos (bofetadas varias que el espectador nunca se cree, figurantes fusilados y otros clichés del mismo estilo), fuerza es reconocer que la escenografía es práctica, con cambios de decorados muy rápidos, y que, merced a una iluminación eficaz, hay tres o cuatro momentos de cierta belleza visual.

Por lo demás, nada nuevo, trabajo eficaz sin más. Que no suma pero que tampoco resta. Buen trabajo de artesano. 

En resumidas cuentas

Sale uno de la representación contento. Contento de haber  sentido emoción con la música de Verdi -que es el artista cuya obra habíamos venido a escuchar, no nos engañemos-. Pirozzi, Rizzi, Ollé, coristas, maestros, figurantes, técnicos, creadores de decorados, acomodadores, taquilleros, y todo el personal que ha permitido la representación, son artesanos que han hecho su trabajo (peor o mejor, eso ya va a gustos y experiencias) para que el público pueda disfrutarlo. Y a todos se lo agradecemos

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.