Discos

Para que se entere el señor conselleiro

Bellerofonte
jueves, 23 de enero de 2003
Camina Burana. Ensemble Unicorn, Michael Posch, Dtr. Ensemble Ono Wytars, Marco Ambrosini, Dtr. Elisabeth y Wolfgagn Reithofer, Ingenieros de sonido y productores. Producción de HNH International Ltd., 2002 Un disco DDD de 59 minutos de duración grabado en Karthause Mauerbach los días 18 a 21 de mayo de 1997. Naxos 8.554837
0,0001346 Este disco es especialmente recomendable para los amantes de la Música Medieval, que, por fortuna, cada día son más y más ententidos; para los que piensan que Carmina Burana es genuinamente una obra de Carl Off y, en última instancia, para Jesús Pérez Varela, ‘conselleiro’ de Cultura y Comunicación de la Xunta de Galicia, quien si lo escucha comprobará que Carmina Burana no es, como él creía y como así manifestó en una comparecencia pública, “una de las buenas cantantes de este país”.Conviene hacer historia. En 1803 se encontró en el monasterio benedictino de la ciudad bávara de Beuern una colección de aproximadamente trescientos poemas goliardescos de los siglos XII y XIII, la mayor parte de ellos escritos en latín, aunque también los había escritos en una mezcla de alemán y latín. Los autores de estos poemas eran clérigos que debían de llevar una vida de lo más licenciosa, como lo prueba el hecho de que dichos poemas estuvieran inspirados en composiciones populares asaz groseras en no pocos casos. Los dos principales temas de estos poemas son el amoroso y el satírico contra la Iglesia (huelga decir lo mucho que se jugaban al atacar a una institución en aquel momento intocable), aunque también los hay en honor del vino y del juego. Por ejemplo, el poema Ich was ein Chint so wolgetan es una ‘pastorella’ escrita en esa mezcla de alemán y latín que maldice al tilo bajo el cual sucumbió al juego amoroso. Ich was ein Chint so wolgetan es uno de los ‘carmina’ recogidos en el disco que aquí se comenta.En 1930, el compositor alemán Carl Orff recopiló veinticinco de estos poemas en una cantata que tituló Carmina Burana (o sea, Canciones de Beuern), que muy pronto alcanzó un éxito y popularidad asombrosos, al punto de que hoy todavía son muchos los aficionados a la música que están convencidos de que Carmina Burana es una obra compuesta por Orff y nada saben de los verdaderos ‘carmina’ medievales, que muy poco tienen que ver con la meritada cantata de Orff.Que nadie espere, por tanto, que lo que aquí suena suene a Orff. La interpretación conjunta del Ensemble Unicorn, que dirige Michael Posch, y del Ensemble Oni Wytars, que dirige Marco Ambrosini, es históricamente respetuosa. Pero ese respeto histórico en modo alguno supone tedio, pues las trece canciones que aparecen en el disco se escuchan de un tirón con sumo agrado. Posch es austríaco, de la región de Carintia, detalle que no debe pasar inadvertido, pues el origen de buena parte de los ‘carmina’ encontrados en Beuern es carintio. Hay, por tanto, una cierta relación afectiva entre la obra y uno de los directores de este producto.Si hubiera que destacar una sola cosa de estos Carmina Burana que nos ofrece Naxos, no dudaría en señalar al contratenor Bernhard Landauer. Sobre todo, en el mencionado Ich was ein Chint so wolgetan, en el que da muestras de una teatralidad canora a prueba de bombas.Magnífica oportunidad la que se presenta a quienes no conocen la música medieval para entrar en contacto con todos esos instrumentos ‘raros’ propios de la época: fídula, gaita, madora, arpa, zanfoña y hasta un ‘Landknechtstrommel’, o sea, un llamado ‘tambor de los jénizaros’, así denominado por ser utilizado por estos soldados de elite de la infantería turca.
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.