Reportajes

Cambio climático

LXIII Sonidos polares

Juan Carlos Tellechea
martes, 7 de marzo de 2023
Soplido de una ballena jorobada © 2023 by OZA/Instituto Alfred Wegener Soplido de una ballena jorobada © 2023 by OZA/Instituto Alfred Wegener
0,0005321

Más de un centenar de músicos y artistas sonoros de todo el mundo participan desde el pasado verano en el programa Sonidos polares; de colaboración entre el arte y la ciencia, para componer 50 clips de los mares Ártico y Antártico. Las piezas resultantes, interpretadas de forma creativa, pueden escucharse en Citiesandmemory.

En el marco del proyecto Sonidos Polares, el Instituto Helmholtz para la Biodiversidad Marina Funcional de la Universidad de Oldenburgo (HIFMB) y el Instituto Alfred Wegener, Centro Helmholtz de Investigación Polar y Marina (AWI) cooperan con Ciudades y Memorias uno de los mayores proyectos sonoros del mundo.

En Citiesandmemory, el sitio de internet reservado al proyecto Sonidos polares se pueden escuchar:

  1. El soplo de un rorcual aliblanco antártico.
  2. Grupo de ballenas jorobadas dentro de hielo marino suelto.
  3. La aleta caudal de una ballena jorobada con su coloración característica.
  4. El soplo de una ballena jorobada.
  5. Rorcual aliblanco antártico navegando entre la banquisa del mar de Weddell.

Glosa de una ballena jorobada con la coloración característica. © 2023 de OZA/Instituto Alfred Wegener.Glosa de una ballena jorobada con la coloración característica. © 2023 de OZA/Instituto Alfred Wegener.

De todas las impresiones sensoriales, el sonido es la que viaja más lejos en los océanos. Por esta razón, los métodos acústicos son una herramienta importante que los investigadores utilizan para comprender mejor los océanos polares y la biodiversidad que existe en ellos; porque la profundidad de los océanos o la capa de hielo por sí solas llevan las observaciones ópticas a sus límites. En estos casos, los datos acústicos pueden aportar una información inestimable sobre los hábitos reproductivos, las pautas migratorias y el impacto negativo del ruido inducido por el hombre en el medio marino. Así pues, estudiar el paisaje sonoro de los mares revela mucho sobre el estado de los océanos.

El Dr Geraint Rhys Whittaker, investigador artístico del HIFMB y coordinador del proyecto ''Sonidos Polares'' explica los motivos de la iniciativa de la siguiente manera:

Nos preguntamos qué podemos hacer con estos datos aparte de analizarlos científicamente. ¿Cómo podemos compartir estos sonidos de otro mundo con el resto del mundo? Estas preguntas nos dieron el impulso para el proyecto Sonidos Polares.

Casi 300 artistas de 45 países solicitaron la oportunidad de reinterpretar estos sonidos. Este enorme número de participantes llevó al equipo de Sonidos Polares a seleccionar incluso a más personas de las previstas inicialmente, con 105 artistas. Para el equipo era importante que hubiera un equilibrio en cuanto a, entre otras cosas, origen, procedencia y sexo. Se permitió a los participantes componer algo a partir de varios clips de sonido, estos clips se componen de sonidos biológicos (sonidos de mamíferos marinos y otros animales marinos), geológicos (el deshielo y el movimiento de los glaciares) y antropogénicos (influencias humanas en los océanos polares).

El Dr Geraint Rhys Whittaker afirma acerca de los objetivos:

Las Naciones Unidas han declarado de 2021 a 2030 la Década de los Océanos y es vital que pongamos al alcance del gran público importantes investigaciones sobre nuestros océanos. Lo que más me ha gustado de trabajar en este proyecto es la singularidad de estos sonidos y cómo pueden crear una conexión intuitiva entre los seres humanos y el océano. El siguiente paso del proyecto será presentar estos sonidos en una exposición itinerante.

Una selección de las piezas se presentará durante el simposio de HIFMB en Oldenburg en el verano de 2023. En el sitio web de HIFMB se anunciarán las siguientes estaciones de la muestra cuando queden confirmados.

También ha sido un proyecto apasionante desde el punto de vista científico, señala por su parte la Dra Ilse van Opzeeland, una de las principales científicas del Grupo de Acústica Oceánica del AWI, quien junto con su equipo de investigación recopiló las grabaciones:

Los paisajes sonoros que grabamos en los océanos polares son impresionantes por los nuevos conocimientos científicos que aportan desde que iniciamos nuestra vigilancia acústica pasiva. Una 'traducción' a través del arte insufla nueva vida a nuestros datos científicos que va más allá de una publicación tradicional o un documento político al hacerlos accesibles a los no científicos. Debemos esforzarnos al máximo para proteger, conservar y restaurar los hábitats amenazados de nuestro planeta. La interacción del arte y la ciencia puede ayudar mucho, creando conciencia y atención al respecto.

Pero, ¿puede un compromiso artístico con temas y objetos científicos hacer aún más? Los científicos participantes, el Dr Geraint Rhys Whittaker, la profesora Kimberley Peters y la Dra Ilse van Opzeeland, están realizando entrevistas cualitativas a los artistas participantes. De este modo, quieren explorar hasta qué punto el arte revela perspectivas innovadoras y marginales que de otro modo permanecerían inexploradas, y cómo abordan los artistas la interpretación creativa de la ciencia.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.