Reportajes

Cambio climático

LXVII Sequías, falta de agua, desertificación

Juan Carlos Tellechea
lunes, 3 de abril de 2023
Lago seco en Uagadugú, Burkina Faso © 2023 by Yoda Adaman/Unsplash Lago seco en Uagadugú, Burkina Faso © 2023 by Yoda Adaman/Unsplash
0,0015486

Si persiste el actual calentamiento global, se prevé que hasta el 8% de la población mundial -el doble de personas que hasta ahora- podría correr el riesgo de sufrir sequías extremas a finales del siglo XXI. Esta es la principal conclusión de un exhaustivo estudio realizado hace dos años por un equipo internacional de científicos, entre los que se encuentran los Dres Jacob Schewe y Anne Gädecke, así como el profesor Dr Dieter Gerten, del Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Clímático (PIK). Según los investigadores, sin una protección eficaz del clima y la conservación de los recursos, la escasez mundial de agua podría tener efectos catastróficos.

Los suelos desecados y la escasez de agua tienen consecuencias desastrosas para las personas y el medio ambiente. En la actualidad, casi 55 millones de personas se ven ya afectadas por las sequías. La mayoría de ellas viven en los países más pobres del mundo. Solo en África Oriental, unos 20,5 millones de personas padecen hambre. Aquí, la sequía dura ya tres años y se ha convertido en una inmensa crisis. Una de las principales causas de esta sequía del suelo es el cambio climático provocado por el Hombre.

Duplicación

Se pronostica que el cambio climático duplique el número de personas expuestas a sequías extremas, afirma el Dr Jacob Schewe, coautor del estudio y jefe del grupo de investigación sobre Cambio Climático y Dinámica de la Población, del PIK.

Si seguimos desestabilizando nuestro clima, la cantidad de agua dulce almacenada en la nieve, el hielo, los ríos, los lagos (embalses), los humedales, los suelos y las aguas subterráneas disminuirá drásticamente, sobre todo en regiones como el Mediterráneo, Sudamérica o el este de Norteamérica. Esto significa sequías mucho más frecuentes, graves y extremas, con todas las consecuencias para los medios de subsistencia de la población, la seguridad alimentaria y el desarrollo en su conjunto.

El estudio, publicado en Nature Climate Change, y absolutamente actual, se basa en un total de 27 modelos mundiales de simulación climática e hidrológica y examina un periodo de 125 años para llegar a la sólida previsión de que la superficie terrestre y la población mundiales afectadas por sequías extremas podrían más que duplicarse: del 3% en 1976-2005 al 7% u 8% a finales de este siglo. La investigación forma parte del Proyecto de Intercomparación de Modelos de Impactos Intersectoriales (ISIMIP), una iniciativa internacional coordinada por investigadores del PIK. La comparación de distintas simulaciones informáticas sobre impactos específicos de la desestabilización climática puede aumentar significativamente la solidez de las conclusiones científicas.

Alarma general

El Dr Yadu Pokhrel, profesor asociado de ingeniería civil y medioambiental en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Estatal de Michigan, Estados Unidos, señala que:

Nuestros resultados son preocupantes. Debemos comprometernos a mejorar la gestión de los recursos hídricos y la adaptación para evitar las consecuencias socioeconómicas potencialmente catastróficas de la escasez de agua en todo el mundo.

Suelos secos provocan hambre y conflictos

Suelos agrietados, campos marchitos, cauces de ríos desecados: también Alemania está luchando cada vez más contra la sequía y la aridez en los últimos años. Mientras que el rico país europeo puede compensar las malas cosechas y los daños causados por los incendios forestales, los desastres provocados por la sequía en otros lugares amenazan los medios de subsistencia de muchas personas.

Escasez de agua

Las sequías persistentes y la escasez de agua están causando reiteradamente problemas en Europa. Ahora el agua fresca no solo falta en el sur. Los políticos europeos intentan tomar contramedidas. Pero a la vegetación de Europa, maltratada por el calor y la sequía, probablemente le iría mejor un toque de Siberia y lluvia en estos momentos.

Según un informe de investigadores estadounidenses publicado en la revista Nature Geoscience, un cambio en el sistema de alta presión de las Azores es el culpable de la sequía. Y eso, a su vez, está relacionado con el cambio climático. Cuanto más fuerte es la alta presión de las Azores sobre el Atlántico, más caluroso y seco es el tiempo en Europa. Las observaciones meteorológicas muestran que el número de máximas de las Azores no ha dejado de aumentar desde 1850. Mientras que en el siglo XIX este fenómeno meteorológico se producía cada diez años, ahora ocurre cada cuatro.

Sequía anticipada en Alemania

El Monitor Alemán de Sequías del Instituto Helmholtz también muestra que las sequías están aumentando en Alemania, entre otros países. Pero esto no se debe solo a la falta de lluvia, como descubrió hace años la profesora Dra Sonia Seneviratne, física medioambiental de la Universidad Técnica de Zúrich, Suiza. La evaporación del agua se ha convertido en un problema masivo en Europa Central y Occidental. Lo demuestran los datos de medición de la investigadora suiza: Solo en junio se evaporaron 140 litros de agua por metro cuadrado en las estribaciones de los Alpes, una cifra sin precedentes y extremadamente problemática para el suministro de agua en los países cercanos.

Pero quien crea que la lluvia puede resolver el problema se equivoca, porque, según los expertos en clima, la sequía hace tiempo que está profundamente arraigada en el suelo europeo. Según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), el 80% de los daños registrados por la sequía afectan a la agricultura, concluye la organización no gubernamental en un reciente informe:

Con el aumento del calentamiento global, cabe esperar sequías más largas y frecuentes, especialmente en el sur de Europa. Desde el cambio de milenio, tanto la frecuencia como la intensidad con que se han producido las sequías en Europa no tienen precedentes.

Recursos agotados

También influye el comportamiento de los consumidores. La reciente noticia de que la humanidad ha agotado sus recursos naturales para este año no fue muy agradable ni menos sorprendente. Según los cálculos de la Global Footprint Network, a partir del llamado Día de la Sobrecarga de la Tierra, la gente utilizará más de lo que realmente tiene disponible para este año. Agua dulce incluida.

Según un estudio de WWF de 2009, la huella hídrica anual solo en Alemania fue de 159.500 millones de metros cúbicos. Esto incluye también el "agua virtual", es decir, la demanda para el suministro de bienes de consumo. Para satisfacer la demanda solo de Alemania y con recursos alemanes, habría que vaciar tres veces el lago Constanza.

Europa está literalmente sentada en tierra firme

Si se mira a Europa en su conjunto, estos hechos hablan por sí solos: en Portugal, Francia, España e incluso en Alemania, los incendios forestales se prolongan durante días e incluso semanas. Italia ha declarado la emergencia por sequía debido a la falta de agua. En España, dos tercios del país están amenazados de devastación. Y en la República Federal, los Verdes de Berlín exigen poder para actuar contra el despilfarro en caso de escasez de agua. En la actualidad, Berlín solo puede apelar a los consumidores, según dicen sus autoridades. A diferencia de otros Estados federados, el Estado de Berlín no tiene competencias legales para ordenar, por ejemplo, el racionamiento.

Impactos climáticos globales

Desde Italia a la India, las olas de calor provocan incendios y escasez de agua. Los arrozales del valle del Po están afrontando la peor sequía de los últimos 70 años y amenazando la cosecha de arroz de alta calidad utilizado para el risotto. El nivel del agua del río Tíber desciende, amenazando a la capital italiana con el estado de emergencia debido a la sequía y a las altas temperaturas.

En Grignan, en el suroeste de Francia, un campo se ha secado como consecuencia de la ola de calor récord que azotó el país en junio pasado. En otro pueblo, se ha prohibido incluso lavarse los dientes con agua del grifo debido a los problemas con el suministro de agua potable. Además, el municipio de Bargemon, en el interior montañoso de la Costa Azul, anunció que el agua corriente no debe beberse ni utilizarse para preparar leche infantil o alimentos crudos.

Grandes zonas del oeste de los Estados Unidos de América están sufriendo un largo periodo de sequía. Esto, a su vez, está provocando niveles de agua dramáticamente bajos en ríos y grandes embalses como el lago Mead (río Colorado) y el lago Powell (al norte de Las Vegas, en los límites con Utah y Arizona). Según los expertos en clima, en la historia de la región ha habido sequías de más de 20 años, pero están empeorando a causa del calentamiento global.

Desde India a Alemania

En mayo, el cauce del río Belan, en el este de la India, estaba tan seco que el puente ya no habría sido necesario. India y Pakistán están siendo invadidos por una ola de calor extremo.

También es probable que los veraneantes del lago Constanza (que comparten Austria, Alemania y Suiza) sientan la falta de agua. El nivel actual del agua es de 3,30 metros. Esto está a solo unos diez centímetros del récord estacional de estiaje. Las autoridades suponen que el anterior valor más bajo para esta época del año, de 3,17 metros entre 1949 y 1876, "se alcanzará o incluso se rebajará" en verano u otoño si sigue lloviendo poco.

Los que en realidad querían recorrer la extensión azul en barco quizá deberían pasarse a la bicicleta estos días. En muchos lugares ya estaría bastante seco. Según el capitán del puerto de Constanza, alrededor de un tercio de las embarcaciones de los cerca de 400 amarres tuvieron que ser trasladadas o sacadas del agua, porque, de lo contrario, habrían encallado. En la isla de Reichenau la situación era parecida: de los 260 barcos que había en el puerto, unos 50 tuvieron que ser sacados del agua. Para disgusto de algunos propietarios.

Estrés hídrico

El centro de investigación estadounidense World Resources Institute ya mostró en 2019 en el llamado Atlas Mundial de Riesgos qué países sufren especialmente el llamado estrés hídrico. Según este, casi una cuarta parte de la población mundial vive en países con un riesgo extremo de sequía. La situación es especialmente crítica en 17 países, sobre todo en Oriente Medio y África. Pero en Europa también brillan puntos rojos oscuros, que indican que la escasez de agua se acerca al nivel de la "hora cero", es decir, el momento en que ya no se dispondrá de agua corriente. Toda Italia, partes de España, Portugal, Francia y también Alemania están afectadas. Según el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, 44 millones de europeos se verán afectados por la escasez de agua a partir de 2070. Los ríos del centro y el sur de Europa podrían entonces transportar hasta un 80% menos de agua.

Cómo lucha Europa contra la escasez de agua

Ya en el decenio de 1990, la sequía era un tema político, no solo en la Unión Europea, sino en todo el mundo. En 1992, la Comisión Económica Europea adoptó el llamado Convenio del Agua. Este tratado internacional regula la protección de las aguas continentales a nivel nacional. Por último, en 2014 entró en vigor la Convención de las Naciones Unidas sobre el Agua. Ésta regula jurídicamente el uso, aprovechamiento y gestión de las aguas continentales transfronterizas entre distintos Estados con el fin de evitar conflictos. El Convenio ha sido ratificado por más de 35 Estados, entre ellos Alemania.

Recientemente, Austria y Hungría anunciaron su intención de reforzar su cooperación en materia de suministro de agua. En julio de 2022, el ministro de Asuntos Exteriores de Hungría y el gobernador de Burgenland firmaron una declaración de intenciones. Entre otras cosas, se prevé el suministro de agua del Moson-Danubio húngaro al lago Neusiedl.

Prohibiciones

Con la ola de calor: el mayor río de Italia, el Po, ya solo lleva el 20% de su caudal habitual. El lecho del río está cada vez más sedimentado. Con el agua racionada, el queso parmesano amenaza con agotarse: Las consecuencias de la sequía récord en Italia son muy crudas.

En los países del sur de Europa especialmente afectados, los gobiernos tratan actualmente de evitar lo peor con prohibiciones de agua. En el sur de Francia, por ejemplo, está prohibido desde hace semanas lavar los coches con agua potable, llenar la piscina o regar los jardines. En Niza, el agua del grifo no puede utilizarse para cocinar ni para lavarse los dientes. Francia cuenta con un plan de emergencia de cuatro fases para este tipo de sequías. La situación es similar en Portugal. El 97% del país está afectado por la sequía. Entre otras cosas, allí ya no se pueden lavar los coches. El gobierno portugués quiere utilizar 200 millones de euros del plan europeo de reconstrucción para aumentar la eficiencia hídrica.

España

En Italia, el gobierno está empleando dinero para modernizar el maltrecho sistema de tuberías de agua potable. Hasta ahora, el 40% del agua corriente se pierde en él. A corto plazo, Roma también ha aportado 35 millones de euros para enviar camiones con agua potable al norte y aliviar a las empresas afectadas. 

En España, el gobierno había movilizado 21.000 millones de euros para modernizar los sistemas de regadío. Según un proyecto que estaba sobre la mesa desde abril pasado, se crearía un consejo nacional para luchar contra la desertificación y elaborar planes de regeneración de las tierras resecas. Además, el gobierno prevé una gestión sostenible de los bosques. En fin, medidas que habrá que supervisar y revisar constantemente para adaptarlas a las rápidas alteraciones que causa el cambio climático.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.