Reportajes

Cambio climático

LXXII Cuando desaparece el hielo marino, las focas antárticas enmudecen

Juan Carlos Tellechea
lunes, 8 de mayo de 2023
Foca de Weddell en la Antártida © 2023 by Joachim Ploetz Foca de Weddell en la Antártida © 2023 by Joachim Ploetz
0,0005852

Durante varios años, un equipo de investigación del Instituto Alfred Wegener ha escuchado el canto de las focas con micrófonos submarinos en el borde de la Antártida. Los primeros resultados, publicados ahora en la revista Frontiers in Ecology and the Environment, muestran que la disminución del hielo marino tiene aparentemente un fuerte impacto en el comportamiento de los animales: Cuando falta el hielo, guardan silencio en un mar lleno de sonidos.

Cuando desaparece el hielo marino, las focas antárticas enmudecen. Este es el resultado de un artículo técnico que acaba de publicar un grupo dirigido por la Dra Ilse van Opzeeland. La bióloga investiga en el Instituto Alfred Wegener, el Centro Helmholtz de Investigación Polar y Marina (AWI) y el Instituto Helmholtz de Biodiversidad Marina Funcional de la Universidad de Oldenburgo (HIFMB). 

Para el estudio, ella y su equipo examinaron grabaciones de sonido de un micrófono submarino que registra automáticamente las llamadas de mamíferos marinos como focas y ballenas. 

La Dra Irene Roca, bióloga del HIFMB y del AWI durante los trabajos del estudio, y actualmente en la Universidad de Quebec, en Outaouais (Canadá):

Lo especial de nuestro estudio es que por primera vez pudimos analizar grabaciones de un periodo de ocho años para las cuatro especies de focas antárticas. Esto hizo posible observar el comportamiento de las focas durante un largo lapso y compararlo por años individuales.

De los datos analizados de los años 2007 a 2014, destaca el cambio del año 2010/2011. En ese momento, el mar en la zona de estudio antártica no muy lejos de la Estación Neumayer III del AWI estaba casi completamente libre de hielo. Menos del diez por ciento de la superficie habitual del mar estaba congelada. 

Como muestran las grabaciones de los micrófonos subacuáticos, durante este periodo había muchas menos focas en las aguas que en los otros siete años. Las focas antárticas necesitan hielo marino para parir y amamantar a sus crías. El parto y la cría tienen lugar en la primavera y el verano del hemisferio sur, entre octubre y enero. 

Focas de Weddell cerca de una grieta en el hielo de Drescher Inlet. © 2023 by Horst Bornemann.Focas de Weddell cerca de una grieta en el hielo de Drescher Inlet. © 2023 by Horst Bornemann.

Por lo general, el mar aún está cubierto en gran parte de hielo en esta época, por lo que los animales encuentran las condiciones ideales para dar a luz. En la temporada 2010/2011, el hielo faltaba casi por completo. Dado que los investigadores solo habían instalado un micrófono subacuático en la zona, no es posible rastrear con precisión si las focas emigraron o hacia dónde lo hicieron durante esta temporada. 

Dice la Dra Irene Roca:

Pero nuestras grabaciones submarinas muestran claramente que había muchas menos focas llamadoras de lo habitual en la zona marina que observamos. Esto se aplica a todas las especies de focas que habitan en la región: las focas cangrejeras, las focas de Weddell, las focas leopardo y las focas de Ross.

La zona de estudio de los expertos del AWI se encuentra a unos 2.000 kilómetros al sur de Ciudad del Cabo, en el llamado Mar de Weddell. Especialmente la zona costera del este del Mar de Weddell se considera una región marina importante, porque en ella conviven las cuatro focas antárticas y también varias especies de ballenas. Los expertos suponen que la zona es tan atractiva, porque ofrece mucho alimento y normalmente buenas condiciones de hielo para las focas. 

En este sentido, la observación de la temporada 2010/2011 es preocupante, según el equipo del AWI: si la capa de hielo marino fluctúa con tanta mayor frecuencia en el futuro con el cambio climático, esta región sería un lugar de cría menos fiable para las focas. El Portal del Hielo Marino anunció recientemente que en los últimos ocho años la extensión del hielo marino en la Antártida ha estado por debajo de la media, con un mínimo histórico alcanzado en febrero de 2023.

Los expertos aún no saben cómo la falta de hielo marino podría afectar específicamente a las poblaciones de focas, porque se sabe muy poco sobre las cuatro especies de focas. La foca anillada del Ártico ha sido mejor estudiada. Para criar a sus hijos, necesitan hielo marino con una gruesa capa de nieve en la que excavan madrigueras para sus crías. 

Ahora se sabe que muchas crías mueren cuando hay demasiado poco hielo marino y nieve, y según la Dra Ilse van Opzeeland, coordinadora del proyecto:

Sospecho que los años de escasez de hielo también influyen en la reproducción de las focas antárticas, no sólo en lo que respecta a la supervivencia de las crías, sino posiblemente también en el comportamiento de apareamiento de las focas o en aspectos completamente distintos.

Actividad acústica pronosticada de cuatro especies de pinnípedos antárticos reales registradas por PALAOA y concentración de hielo marino de 2007 a 2014. Las barras de colores y las barras de error muestran el promedio mensual y la desviación estándar, respectivamente, en la proporción diaria relativa de la presencia acústica de las especies . La línea azul representa el promedio mensual del SIC dentro de los 30 km alrededor de PALAOA. © 2023 by Ecological Society of America.Actividad acústica pronosticada de cuatro especies de pinnípedos antárticos reales registradas por PALAOA y concentración de hielo marino de 2007 a 2014. Las barras de colores y las barras de error muestran el promedio mensual y la desviación estándar, respectivamente, en la proporción diaria relativa de la presencia acústica de las especies . La línea azul representa el promedio mensual del SIC dentro de los 30 km alrededor de PALAOA. © 2023 by Ecological Society of America.

Los datos acústicos de estos ocho años son algo especial para ella. Registrar focas suele llevar mucho tiempo. Solo se pueden contar desde un barco o un helicóptero. Pero el radio de observación es relativamente pequeño. Además, los barcos y helicópteros no pueden vigilar las zonas marinas de forma exhaustiva ni continua. Los sistemas de escucha subacuática, en cambio, pueden vigilar continuamente zonas más amplias del mar. 

Como los sonidos viajan más lejos en el mar que en el aire, los animales marinos también pueden oírse a muchos kilómetros de distancia, dependiendo del volumen de sus llamadas. Por desgracia, el llamado sistema de sonido PALAOA (Observatorio Acústico Perenne en el Océano Antártico) del AWI se desprendió recientemente de la costa junto con un glaciar roto. Ahora se va a instalar un nuevo micrófono subacuático en la costa durante la próxima temporada antártica que comienza a finales de año.

Publicación original

  • Irene T. Roca, Lars Kaleschke, Ilse Van Opzeeland: Sea ice anomalies affect the acoustic presence of Antarctic pinnipeds in their breeding areas, Frontiers in Ecology and the Environment (2023). DOI: 10.1002/fee.2622
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.