Reportajes

Cambio climático

LXXXI El consumo de agua subterránea desplaza el eje de la Tierra

Juan Carlos Tellechea
lunes, 10 de julio de 2023
Mapa de la Criosfera terrestre © 2011 by De NASA/Goddard Space Flight Center Scient Mapa de la Criosfera terrestre © 2011 by De NASA/Goddard Space Flight Center Scient
0,0007524

Los polos geográficos de nuestro planeta y, por tanto, también el eje de la Tierra no tienen una posición fija, sino que están en constante movimiento debido a influencias externas, a menudo provocadas por el Hombre. Una de esas influencias es nuestro consumo de agua subterránea, como demuestra un nuevo estudio de la Universidad Nacional de Seúl (Corea del Sur). Un equipo de científicos de esa institución investigó hasta qué punto el uso actual del agua subterránea afecta a la distribución de la masa de agua de la Tierra.

Según el estudio, más de cuatro centímetros de este desplazamiento polar anual pueden atribuirse al consumo anual de agua subterránea. El equipo de investigadores encabezado por el Dr Ki-Weon Seo, especialista en ciencias de la Tierra de la Universidad Nacional de Seúl, estimó que entre 1993 y 2010 se bombearon 2.150 gigatoneladas de agua subterránea, principalmente en el hemisferio norte, según cálculos de un modelo desarrollado por estos científicos. La cantidad media de agua subterránea bombeada al año corresponde a unas dos o tres veces el volumen del lago de Constanza y provoca una nueva subida del nivel del mar. Esto se debe a que este recurso acaba más tarde en los océanos o en la atmósfera a través del ciclo del agua.

Agua y cambio climático

El cambio climático es ante todo una crisis del agua. Sentimos sus efectos a través del empeoramiento de las inundaciones, la subida del nivel del mar, la disminución de los campos de hielo, los incendios forestales y las sequías.

Sin embargo, el agua puede combatir el cambio climático. La gestión sostenible del agua es fundamental para aumentar la resiliencia de las sociedades y los ecosistemas y para reducir las emisiones de carbono. Todos tenemos un papel que desempeñar: las acciones a nivel individual y doméstico son vitales.

El agua y el cambio climático están inextricablemente unidos. Los fenómenos meteorológicos extremos hacen que el agua sea más escasa, más impredecible, más contaminada o las tres cosas a la vez. Estos impactos en todo el ciclo del agua amenazan el desarrollo sostenible, la biodiversidad y el acceso de las personas al agua y al saneamiento.

Contaminaciones

Las inundaciones y la subida del nivel del mar pueden contaminar la tierra y los recursos hídricos con agua salada o materia fecal, y causar daños en las infraestructuras de agua y saneamiento, como puntos de agua, pozos, retretes e instalaciones de tratamiento de aguas residuales.

Incremento del movimiento polar (en rojo) (a) Contribuyentes individuales (b) Suma de los factores contribuyentes (azul sólido) y agotamiento del agua subterránea (azul discontinuo). © 2023 by ResearchGate.Incremento del movimiento polar (en rojo) (a) Contribuyentes individuales (b) Suma de los factores contribuyentes (azul sólido) y agotamiento del agua subterránea (azul discontinuo). © 2023 by ResearchGate.

Los glaciares, los casquetes polares y los campos de nieve están desapareciendo rápidamente. El agua de deshielo alimenta muchos de los grandes sistemas fluviales. La volatilidad de la criosfera puede afectar a la regulación de los recursos de agua dulce para un gran número de personas en las zonas bajas.

Las sequías y los incendios forestales están desestabilizando comunidades y desencadenando disturbios civiles y migraciones en muchas zonas. La destrucción de la vegetación y la cubierta arbórea agrava la erosión del suelo y reduce la recarga de las aguas subterráneas, lo que aumenta la escasez de agua y la inseguridad alimentaria.

Demanda

La creciente demanda de agua aumenta la necesidad de bombeo, transporte y tratamiento del agua, que consumen mucha energía, y ha contribuido a la degradación de sumideros de carbono críticos dependientes del agua, como las turberas. La agricultura de uso intensivo de agua para la producción de alimentos, sobre todo carne, y para el cultivo de plantas utilizadas como biocombustibles, puede agravar aún más la escasez de agua.

Los responsables de las políticas climáticas deben situar el agua en el centro de los planes de acción. La gestión sostenible del agua ayuda a la sociedad a adaptarse al cambio climático aumentando la resiliencia, protegiendo la salud y salvando vidas. También mitiga el propio cambio climático al proteger los ecosistemas y reducir las emisiones de carbono procedentes del transporte y tratamiento del agua y el saneamiento.

Soluciones

Los políticos deben cooperar más allá de las fronteras nacionales para equilibrar las necesidades de agua de las comunidades, la industria, la agricultura y los ecosistemas.

Se necesitará una financiación innovadora para la gestión de los recursos hídricos que contribuya a atraer inversiones, crear empleo y ayudar a los gobiernos a cumplir sus objetivos en materia de agua y clima.

Las soluciones sostenibles, asequibles y escalables para el agua incluyen:

  1. Mejorar el almacenamiento de carbono. 
  2. Las turberas almacenan al menos el doble de carbono que todos los bosques del planeta. 
  3. Los suelos de los manglares pueden secuestrar hasta tres o cuatro veces más carbono que los suelos terrestres. 
  4. Proteger y ampliar este tipo de entornos puede tener un gran impacto en el cambio climático.

Defensas naturales

Proteger los amortiguadores naturales. Los manglares y los humedales costeros son barreras naturales eficaces y baratas contra las inundaciones, los fenómenos meteorológicos extremos y la erosión, ya que la vegetación ayuda a regular el flujo del agua y fija el suelo en las llanuras aluviales, las riberas de los ríos y las costas.

Recoger el agua de lluvia. La captación de agua de lluvia es especialmente útil en regiones con una distribución desigual de las precipitaciones para aumentar la resiliencia ante las crisis y garantizar el abastecimiento durante los periodos secos. Las técnicas incluyen la captación en los tejados para su uso a pequeña escala y las presas de superficie para ralentizar la escorrentía con el fin de reducir la erosión del suelo y aumentar la recarga de los acuíferos.

Adoptar una agricultura climáticamente inteligente. Utilizar técnicas de conservación para mejorar la materia orgánica con el fin de aumentar la retención de humedad del suelo; riego por goteo; reducir las pérdidas posteriores a la cosecha y el desperdicio de alimentos; y, transformar los residuos en una fuente de nutrientes o biocombustibles/biogás.

Reciclaje

Reutilización de aguas residuales. Los recursos hídricos no convencionales, como las aguas residuales depuradas reguladas, pueden utilizarse para el riego y con fines industriales y municipales. Las aguas residuales gestionadas de forma segura son una fuente asequible y sostenible de agua, energía, nutrientes y otros materiales recuperables.

Aprovechamiento de las aguas subterráneas. En muchos lugares, las aguas subterráneas están sobreexplotadas y contaminadas; en otros, son una cantidad desconocida. Explorar, proteger y utilizar de forma sostenible las aguas subterráneas es fundamental para adaptarse al cambio climático y satisfacer las necesidades de una población en crecimiento.

Aceleración

El hecho de que los polos geográficos se desplacen no es nada nuevo. Por ejemplo, cuando el hielo se congela en un hemisferio y se derrite en el otro, según las estaciones, se produce una migración de los polos que hace que el eje de la Tierra se desplace de un lado a otro. Pero a partir de mediados de la década de 1990, la migración de los polos cambió significativamente. Cambió de dirección y se aceleró. Hoy en día, el Polo Norte geográfico se desplaza unos diez centímetros hacia Europa cada año. Entre 1993 y 2010, el eje de la Tierra se desplazó casi 80 centímetros.

Muchos lagos de Alemania también sufren las consecuencias de la sequía y el cambio climático, confirma el hidrólogo Dr Karsten Rinke, jefe del departamento de investigaciones lacustres del Centro Helmholtz de Estudios Medioambientales. Rinke previno contra las graves consecuencias que tendrá esta negativa evolución para la biodiversidad.

Aumentan niveles

Un estudio anterior sugería que el cambio climático provocado por el Hombre era la principal razón de este inusual desplazamiento del eje de rotación de nuestro planeta. Esto se debe a que el calentamiento global está provocando que las capas de hielo de los polos y también los glaciares se derritan a un ritmo alarmante. Como consecuencia, el nivel del mar está subiendo. Esto por sí solo ya está cambiando la distribución de las masas de agua de la Tierra. Pero, como se supone a través de este estudio de Seúl, ésta no es la única razón del desplazamiento del eje de la Tierra.

Colisión

Según la teoría de la colisión, el hecho de que la Tierra esté inclinada tiene que ver con la Luna. Hace unos 4.500 millones de años, nuestro planeta no tenía corteza sólida, sino una superficie hirviente de magma al rojo vivo. Según esta teoría, en los inicios de la historia de la Tierra se produjo una enorme colisión: un cuerpo celeste del tamaño de Marte chocó con la joven Tierra y la Luna se formó a partir de la materia desprendida.

Este acontecimiento cambió el eje de rotación de la Tierra y la colocó en una posición inclinada. Anteriormente, su órbita había sido perpendicular al Sol. La Tierra orbita alrededor del Sol en 365 días y también gira sobre sí misma cada día. Pero solo gracias a su inclinación de unos 23,5 grados tenemos las estaciones y la duración de los días que conocemos. En su camino alrededor del Sol, la Tierra tiende a inclinarse hacia el Sol en nuestro verano con el hemisferio norte, y a alejarse de él en invierno. Esto es así en las regiones situadas al norte del ecuador. En el hemisferio sur, esto se invierte proporcionalmente.

Desplazamiento

La influencia humana sobre el eje de rotación no es tan grande como la fuerza de esta colisión. Pero factores como el deshielo, el retroceso de las aguas subterráneas y el aumento del nivel del mar están redistribuyendo las masas de agua y provocando el desplazamiento del eje de la Tierra. Sin embargo, en comparación con la masa total de la Tierra, las masas de agua son tan pequeñas que el efecto es menor.

El ligero desplazamiento del eje no tiene consecuencias perceptibles ni negativas para la vida cotidiana. En cambio, el agotamiento de los depósitos de agua subterránea es problemático en muchos aspectos, además del calentamiento global y sus consecuencias. Disponer de suficiente agua limpia es esencial para beber, para las instalaciones sanitarias o para el uso agrícola e industrial.

También en Alemania

El nivel de las aguas subterráneas también desciende en Alemania. Además de la creciente demanda de agua en muchos lugares, esto también está relacionado con los cambios climáticos. Los periodos de sequía más prolongados hacen que no llueva lo suficiente en las aguas subterráneas.

En su Informe Mundial de las Naciones Unidas sobre el Agua, expertos de la ONU han advertido ya reiteradamente que los gobiernos muestran ''devastadoras lagunas en el conocimiento y la regulación de las aguas subterráneas''; una admonición que hasta ahora no ha encontrado muchos oídos atentos entre las autoridades gubernamentales mundiales.

Desconocimiento

Debido a las sequías y escasas lluvias de los últimos años, el nivel de las aguas subterráneas sigue siendo muy bajo. Las autoridades no saben cuánta agua extraen de los suelos y los ríos los agricultores, los viticultores y la industria. El nivel de las aguas subterráneas también desciende en Alemania. Además de la creciente demanda de agua en muchos lugares, esto también está relacionado con el cambio climático.

Los periodos de sequía más prolongados hacen que no llueva lo suficiente y, por lo tanto, no aumenten los niveles de las aguas subterráneas. Algunas ciudades alemanas, muy pocas todavía, han comenzado a construir bajo las calles enormes estanques de retención (Auffangbecken) de las aguas de lluvia para que esa enorme masa de recursos hídricos no anegue las vías de tránsito, no se pierda ni se evapore tan fácilmente y pueda ser utilizada inteligentemente.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.