Reportajes

Cambio climático

LXXXIII Iniciativas plurilaterales y nuevas alianzas

Juan Carlos Tellechea
lunes, 24 de julio de 2023
CMNUCC © by ONU CMNUCC © by ONU
0,0020053

Las iniciativas plurilaterales vuelven a cobrar importancia en la diplomacia climática como complemento de los esfuerzos multilaterales, sobre todo en vista de la falta de avances en la aplicación del Acuerdo de París y de las condiciones más difíciles en el proceso de la ONU, afirma el politólogo Dr Marian Feist, investigador principal del Centro para la Sostenibilidad de la Universidad (privada) Hertie, de Berlín, en un nuevo estudio publicado por la Fundación Ciencia y Política (SWP), gabinete estratégico que asesora al gobierno y al parlamento federal de Alemania.

Se espera que las nuevas alianzas faciliten el acuerdo dentro de grupos más pequeños de países que desean predicar con el ejemplo y avanzar eficazmente en la acción climática con objetivos ambiciosos y medidas más estrictas. Esto, a su vez, puede tener un impacto más allá de las iniciativas individuales y proporcionar presión normativa e incentivos para que otros Estados cooperen.

Sin embargo, las alianzas plurilaterales no pueden superar necesariamente los retos estructurales que dificultan una cooperación climática internacional más eficaz. Por ello, la diplomacia climática alemana y europea debería anticiparse a los retos procedimentales específicos de las iniciativas individuales, establecer prioridades entre las distintas opciones y tratar de especificar el mandato y el diseño de las iniciativas individuales desde el principio, agrega el Dr Feist, quien fue experto asociado en la División de Investigación de Asuntos Globales y en el proyecto “Diplomacia Green Deal” en la Fundación SWP.

Problemas y conclusiones

El enfoque en los debates climáticos sobre la cooperación internacional efectiva se ha desplazado recientemente hacia alianzas de pequeños grupos de países pioneros. Durante la cumbre climática de Glasgow en 2021 (COP 26), se anunciaron varias iniciativas plurilaterales de este tipo. Hay varias razones para esto. Por un lado, los mecanismos del Acuerdo multilateral de París hasta ahora no han logrado generar el impulso necesario para reducir las emisiones. Además, la urgencia de acelerar la descarbonización y la adaptación a los impactos climáticos es cada vez mayor. Cada vez es más urgente adaptarse a los impactos del cambio climático y encontrar formas de lidiar con pérdidas y daños irreparables, no solo en el Sur Global. El ataque de Rusia a Ucrania, las tensiones geopolíticas y los cambios a corto y medio plazo en las prioridades de la política energética han complicado aún más la situación.

Esperanzas

Se espera que los formatos de cooperación plurilateral puedan superar los obstáculos políticos y así avanzar de manera efectiva en la implementación del Acuerdo de París. Se supone que la acción climática nacional se coordine mejor, se complemente la cooperación multilateral y se compense la falta de impulso de la acción climática global. Sin embargo, en vista de problemas que interfieren, como la seguridad energética, las condiciones contextuales y los requisitos para el apoyo diplomático son aún más críticos si se quiere que las nuevas alianzas tengan éxito.

Basándose en la investigación de iniciativas anteriores, este estudio presentado por el Dr Marian Feist, del Hertie School, de Berlín, analiza la lógica de la cooperación climática plurilateral, examina las promesas y los peligros de las nuevas alianzas en el contexto de los desarrollos actuales y analiza las implicaciones para la práctica de la diplomacia climática. Los formatos plurilaterales pueden ser un componente complementario importante para la acción climática en el marco del Acuerdo de París. Pueden ayudar con la implementación, pero no pueden trascender la dinámica existente de la política climática internacional ni ofrecer soluciones simples a los desafíos políticos. No son solo los detalles técnicos los que importan, sino también, de manera crucial, el diseño del proceso político. Deben anticiparse los desafíos procesales de las iniciativas individuales en relación con los intereses asociados de los países socios. Además, deben priorizarse iniciativas con objetivos e instrumentos claros; no todas las iniciativas adicionales ofrecen valor añadido. En todo esto, también deben tenerse en cuenta los intereses de los países socios del Sur Global. Esto incluye entender las iniciativas plurilaterales como un componente complementario a los esfuerzos de cooperación multilateral.

Antecedentes y desarrollos actuales

La cooperación plurilateral significa que grupos más pequeños de estados acuerdan trabajar juntos, a diferencia del proceso multilateral o los acuerdos bilaterales. Este no es un fenómeno nuevo en la política climática internacional. El régimen climático se ha caracterizado durante mucho tiempo por una red de diferentes actores, instituciones y foros dentro y junto al proceso multilateral. El fracaso de la cumbre climática de 2009 en Copenhague (COP 15) ha contribuido en gran medida a entender esta red como una oportunidad para superar los obstáculos políticos. El objetivo de la cumbre de Copenhague era negociar un nuevo acuerdo climático global, universal y legalmente vinculante que sirviera como sucesor del Protocolo de Kioto. Esto falló. Sin duda, hubo algunos resultados algo tangibles y duraderos, como la promesa de los países desarrollados de movilizar 100 000 millones de dólares anuales para la financiación climática internacional para 2020. Sin embargo, en comparación con su ambición, la cumbre claramente no fue un éxito. Esto planteó la pregunta de cómo podría ser una cooperación internacional eficaz sobre el clima. Los formatos plurilaterales jugaron un papel clave en este debate. Se esperaba que, en conjunto, compensarían la falta de impulso. Este enfoque también se discutió en debates de investigación y políticas en Alemania. Un metanálisis bien recibido del panorama de iniciativas plurilaterales en ese momento concluyó que, aunque los enfoques plurilaterales podrían desempeñar un papel complementario, las iniciativas que en realidad se proponían no producirían incentivos suficientes para compensar la falta de acción climática transformadora.

Posteriormente surgieron una serie de iniciativas plurilaterales a raíz del Acuerdo de París. Después de todo, el documento de decisión del Acuerdo alienta explícitamente la participación de actores que no son miembros de la Convención ("acción de no parte"). Esto también implica iniciativas transnacionales que están compuestas principalmente por actores subnacionales y no estatales, como provincias, ciudades, empresas u organizaciones de la sociedad civil. Otra oportunidad importante para la cooperación plurilateral en el contexto del Acuerdo de París son los arreglos para la transferencia de créditos de emisión entre países, según el artículo 6 del Acuerdo. Las iniciativas plurilaterales que están institucionalizadas en mayor o menor medida, por lo tanto, asumen un papel importante para la implementación del Acuerdo de París por diseño. La (ahora revertida) retirada de Estados Unidos del Acuerdo de París bajo la presidencia de Donald Trump en 2019 dio un nuevo impulso a la búsqueda de opciones alternativas de cooperación.

Implementación del Acuerdo de París

Los avances en la implementación del Acuerdo de París han sido insuficientes. Las Partes se comprometieron a limitar el calentamiento global muy por debajo de los 2 °C y a hacer esfuerzos para limitarlo a 1,5 °C. Ahora que el libro de reglas de París se finalizó en las cumbres climáticas en Katowice (COP 24, 2018) y Glasgow (COP 26, 2021), lo que importa es la implementación. Se espera que esto resulte difícil en el contexto multilateral de la CMNUCC: 198 Partes deben encontrar la manera de llegar a un consenso. El tamaño y la complejidad de este proceso lo hacen lento y engorroso. La negociación del Acuerdo de París bajo estas condiciones fue posible en parte por el hecho de que el Acuerdo no incluye objetivos fijos de reducción de emisiones para países individuales. En cambio, son los propios países los que determinan sus propios niveles de ambición (Contribuciones Determinadas a nivel Nacional, NDC). Esta lógica de cooperación era un territorio nuevo para la política climática internacional en ese momento. El Acuerdo contiene mecanismos según los cuales los estados deben informar sobre su progreso cada cinco años("compromiso y revisión") y elevar la ambición de sus objetivos("aumentando"). Se supone que la transparencia y la verificabilidad aseguran el cumplimiento de las contribuciones prometidas. Sin embargo, no hay consecuencias sustanciales por el incumplimiento. Por diseño, los mecanismos de denuncia no sancionados tienen solo un efecto normativo.

Centro de gravedad de la descarbonización, desplazado hacia ámbitos nacionales y plurilaterales

Existe una brecha de reducción de emisiones entre la marca de 1,5 °C y los objetivos y medidas de las Partes; con muy pocas excepciones, ni siquiera las NDC anunciadas son compatibles con el objetivo de 1,5 °C. Las promesas de reducción actuales, si se implementan, darían lugar a un calentamiento esperado de 2,7 °C. Luego de las deliberaciones técnicas, la fase política del Balance Global del Acuerdo de París sobre el progreso en mitigación, adaptación y financiamiento concluirá en la COP 28 en Dubái, seguida de una nueva ronda de anuncios de NDC. Si aumentar los objetivos de reducción de emisiones en el proceso de compromiso y revisión no es suficiente para cerrar la brecha, esto tendrá graves consecuencias para la credibilidad del proceso multilateral en términos de mitigación. Si los acontecimientos recientes son una indicación, es poco probable que el proceso de la CMNUCC proporcione un impulso decisivo a este respecto en un futuro próximo. El centro de gravedad de la descarbonización se ha desplazado, sobre todo en el espíritu del Acuerdo de París, hacia las esferas nacional y plurilateral.

Confianza y credibilidad del proceso multilateral

Además de los desafíos existentes del proceso multilateral, la confianza del Sur Global se ha visto afectada recientemente después de que no se cumplieron las promesas. Este no es un problema nuevo, pero se ha acumulado un nivel particularmente alto de frustración en los últimos años. La promesa de movilizar USD 100 000 millones al año para 2020 no se cumplió por USD 16 700 millones y ahora se espera que finalmente se cumpla en 2023. Mientras tanto, todavía existe una brecha de financiamiento considerable, especialmente con respecto a la adaptación a los impactos del cambio climático. Además, se lanzó un nuevo diálogo en la COP 26 en Glasgow para establecer un marco de apoyo financiero en respuesta a pérdidas y daños debido al cambio climático. El gobierno alemán demostró sensibilidad hacia las preocupaciones urgentes de los países particularmente afectados por el cambio climático, y en el período previo a la COP 27, se habló en los círculos diplomáticos de la necesidad de recuperar la confianza. La ministra de Relaciones Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock, viajó a Palau para asegurar a los países vulnerables, como los pequeños estados insulares en desarrollo, su solidaridad en el tema de pérdidas y daños. Sin embargo, esto solo sucedió después de que las negociaciones en Bonn sobre este tema no lograron ningún progreso en el verano de 2022. Muchos países desarrollados estaban a favor de una solución basada en seguros y fueron cautelosos para garantizar que no se pudieran derivar reclamaciones de responsabilidad legal de las promesas en el futuro. Al hacerlo, subestimaron la importancia de un fondo dedicado a pérdidas y daños para los países en desarrollo. El acuerdo se alcanzó poco tiempo después, después de que la UE señalara su voluntad de apoyar la idea.

Tras reiteradas promesas, lo que importa desde la perspectiva de los países en desarrollo es cumplirlas. Como dijo el primer ministro de las Bahamas, Philip Davis, en el período previo a la COP 27: “Estamos cansados de compromisos y de compromisos”. En el contexto de la falta de confianza y la credibilidad tensa del proceso multilateral, los formatos plurilaterales parecen ser una alternativa viable para avanzar, sin incluir las complicaciones de los procesos políticamente difíciles de la CMNUCC.

Múltiples crisis

Con respecto a las promesas de cooperación climática plurilateral, mucho se ha hablado recientemente del hecho de que hay múltiples crisis agudas en la política internacional. A principios de 2022, las cosas parecían comparativamente favorables para una política climática ambiciosa. Estados Unidos había vuelto al Acuerdo de París bajo la presidencia de Joe Biden. La Unión Europea (UE) había avanzado en la implementación de su Green Deal con la Ley Europea del Clima. El gobierno alemán se propuso desarrollar un enfoque más coherente y estratégico de la Klimaaußenpolitik (literalmente: política exterior climática). Ahora, el ataque de Rusia a Ucrania en febrero de 2022 ha empeorado las condiciones para la cooperación climática internacional. Sin duda, el nexo entre el clima y la seguridad no es de ninguna manera un área temática nueva. No obstante, los urgentes problemas energéticos y de seguridad a corto plazo tienen ahora un impacto más notorio en las negociaciones internacionales que antes. La inflación y las secuelas fiscales de la pandemia de Covid también están afectando el margen de maniobra político.

Fragmentación, dificulta cooperación

Además, la fragmentación del sistema internacional amenaza con dificultar la cooperación climática internacional, incluso entre actores clave como Estados Unidos y China. Aunque hubo algunas señales positivas a este respecto durante la conferencia sobre el clima en Glasgow en 2021, las relaciones actualmente tensas han afectado la posible cooperación climática entre los dos países. Hay esperanzas de que los instrumentos de política industrial nacional relacionados con la acción climática, como la Ley de Reducción de la Inflación en los Estados Unidos, se mejoren mutuamente. Sin embargo, la cooperación de alto nivel, como en la Declaración conjunta de Glasgow entre EE. UU. y China sobre la mejora de la acción climática en la década de 2020, se ha suspendido efectivamente en vista de las tensiones recientes, por ejemplo, sobre el tema de Taiwán.

Por otro lado, el proceso de la CMNUCC ha mostrado un cierto grado de resiliencia. Los eventos políticos globales dan forma a los contextos de las cumbres climáticas anuales. La crisis financiera mundial de 2008, por ejemplo, tuvo un impacto significativo en las prioridades de la cumbre de Copenhague de 2009 (COP 15). Sin embargo, las negociaciones técnicas sobre temas específicos no están expuestas en la misma medida a las dinámicas políticas globales. Las líneas de negociación a menudo se llevan a cabo durante varios años entre grupos más pequeños de diplomáticos que han establecido relaciones interpersonales. Por lo tanto, la naturaleza prolongada de los procesos de la CMNUCC, a pesar de todas sus dificultades, permite generar confianza entre las Partes que va más allá de los mecanismos formales de cumplimiento. El ataque de Rusia a Ucrania sin duda ha tenido un impacto, pero de una manera más indirecta. Por ejemplo, las respuestas de política energética de países desarrollados como Alemania se han percibido como incoherentes con las ambiciones climáticas de los países, lo que pone aún más a prueba la credibilidad de las promesas de reducción de emisiones y la confianza de los países en desarrollo. La cooperación plurilateral se ve como una forma de avanzar en la implementación del Acuerdo de París en cooperación con los países socios, incluso a la luz de estos muchos problemas.

La lógica de la cooperación climática plurilateral: potencial y peligros

La cooperación plurilateral no es un formato nuevo en la política climática internacional. La idea ha recuperado mucho impulso recientemente, y se espera que pueda ayudar a superar los obstáculos y avanzar de manera efectiva en la implementación de los objetivos de París. A continuación, nos basamos en la extensa literatura académica y política existente sobre el tema para examinar críticamente estas promesas y resaltar las trampas. Los ejemplos recientes e históricos seleccionados sirven para ilustrar la gama de iniciativas plurilaterales y para examinar hasta qué punto las promesas se cumplen en la práctica.

Proceso de negociación y capacidad para llegar a un acuerdo

Como se indicó anteriormente, una de las promesas clave de las iniciativas plurilaterales es que simplifican el proceso de llegar a un acuerdo, aumentando las posibilidades de cooperación. Dado que el número de actores involucrados está limitado por definición, es necesario reconciliar menos intereses divergentes. Además, la disposición de los gobiernos involucrados a cooperar en el establecimiento de una iniciativa de política climática sugiere una homogeneidad de intereses relativamente alta, como en una coalición de los dispuestos, mientras que en las negociaciones multilaterales de la ONU, los intereses de todas las Partes deben reconciliarse. El peligro de que países individuales o grupos de países bloqueen el progreso se minimiza en este contexto, en comparación con el proceso de la CMNUCC.

Además, las iniciativas plurilaterales sobre cooperación climática permiten un enfoque temático y, al menos en la fase inicial, un alto grado de flexibilidad con respecto a los objetivos e instrumentos. Los acuerdos globales deben desarrollar su aplicabilidad potencial ex ante y, al hacerlo, también deben conciliar diversos intereses y prioridades en una amplia gama de temas en todo el espectro de la política climática internacional, incluidas las reducciones de emisiones, la adaptación al impacto climático y, más recientemente, la pérdida. y daños, así como la eliminación de carbono. En el proceso, diferentes temas pueden enfrentarse entre sí en las negociaciones por razones tácticas, especialmente en las decisiones de cobertura políticamente importantes. Por lo tanto, los desacuerdos sobre cuestiones individuales pueden poner en peligro un acuerdo completo.

Las iniciativas plurilaterales, por otro lado, tienden a centrarse en áreas políticas o sectores económicos específicos. Esto permite compartimentar el desafío de reducir las emisiones en componentes individuales dentro de los cuales los actores involucrados pueden determinar más fácilmente si se están cumpliendo sus intereses y prioridades. Cuanto mayores sean las complejidades técnicas y legales de una iniciativa, más valioso podría ser limitar el alcance en términos de miembros y temas. Una de las desventajas de la cooperación plurilateral en comparación con los acuerdos multilaterales, a saber, el bajo número de participantes, se convierte entonces en una fortaleza.

Los foros plurilaterales no brindan solución por sí mismos

Sin embargo, al igual que en las negociaciones multilaterales, los temas controvertidos a menudo se evitan mediante el uso de una redacción vaga en un acuerdo ("ambigüedad constructiva"). Esto puede facilitar llegar a un acuerdo inicial. Pero quedan detalles importantes por negociar. Tales negociaciones posteriores al acuerdo son críticas para el aspecto final de la iniciativa y, por lo tanto, a menudo no tienen menos carga política. Los foros plurilaterales pueden simplificar las negociaciones. Sin embargo, por sí mismos no proporcionan una solución de principios a las diferencias políticas existentes.

Dinámica de implementación y efectos indirectos

Muchas iniciativas plurilaterales se centran en un objetivo específico al que se comprometen sus miembros. Por ejemplo, en la COP 26 en Glasgow, Dinamarca y Costa Rica lanzaron la Alianza Más Allá del Petróleo y el Gas , a la que los países podrían unirse para comprometerse a eliminar gradualmente los combustibles fósiles. Afirmar normativamente una ambición común como esta y proporcionar un marco para negociar instrumentos específicos son en sí mismas funciones clave de las iniciativas plurilaterales. Si la intención se señala de manera creíble a una masa crítica de actores importantes, esto también puede tener un impacto en la agenda en el contexto multilateral de la CMNUCC. Además, las iniciativas plurilaterales pueden cumplir una función de coordinación, por ejemplo, acordando una cooperación más estrecha en el desarrollo, implementación y financiación de tecnologías clave. Pueden proporcionar un foro para negociar soluciones políticas específicas y demostrar su viabilidad práctica. Si los países económicamente fuertes están representados en la iniciativa, también puede haber efectos indirectos positivos cuando otros países adoptan estas políticas, similar al llamado Efecto Bruselas.

Sin embargo, la promesa central del plurilateralismo no es solo que facilita el acuerdo sobre nuevos objetivos ambiciosos, sino específicamente que permite negociar políticas más estrictas de lo que cabría esperar de manera realista en el proceso multilateral. El economista William Nordhaus ha escrito un artículo seminal sobre este aspecto. En él, propone responder al desafío de la acción colectiva estableciendo un club de estados pioneros. Los miembros acordarían objetivos e instrumentos comunes, específicamente un sistema común de comercio de emisiones. Un mecanismo de ajuste fronterizo evitaría entonces que se importen productos intensivos en carbono como sustitutos de países fuera del club. Este mecanismo también crearía incentivos para que los países que no cooperan se desvíen de la estrategia dominante de no cooperación, contrarrestando el problema del oportunista en la cooperación climática internacional, es decir, el problema de que los países que no cooperan se benefician de las medidas de mitigación. de otros. Idealmente, los incentivos asociados con los beneficios del club crearían una cascada de suma positiva, atrayendo a más países a unirse a la iniciativa.

Sin embargo, tal club plantea cuestiones políticamente delicadas. ¿Existen mecanismos de sanción en caso de incumplimiento de las condiciones de afiliación? ¿Cómo maneja el club la diferenciación entre los miembros de acuerdo con el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas (CBDR) de la CMNUCC ? Por ejemplo, hay exenciones planeadas para los países más pobres fuera de la UE como parte del Mecanismo de Ajuste Fronterizo de Carbono (CBAM) del Sistema de Comercio de Emisiones de la UE, pero se considera problemático que los países ricos decidan si las políticas climáticas de los países más pobres son suficientes. para conceder tal exención.

Iniciativas normativas, relativamente fáciles de acordar políticamente

El grado necesario de cooperación requerido para establecer mecanismos de incentivos del club puede afectar la capacidad de llegar a un acuerdo. El grado de coordinación y cambio de políticas que se necesita no es fácil de negociar, incluso en formatos más pequeños. Las razones de esto pueden residir, por ejemplo, en las implicaciones socioeconómicas para los países participantes. Otro problema podría ser que los mecanismos acordados como parte de una iniciativa plurilateral podrían tener menos aceptación en la población simplemente por la forma en que fueron acordados. Las iniciativas normativas cuyos miembros están principalmente comprometidos con objetivos comunes son relativamente fáciles de acordar políticamente; pero cuanto más transformadora pretende ser una iniciativa, más difícil se vuelve llegar a un acuerdo, incluso entre países socios supuestamente afines. Esto conlleva el riesgo de posponer la negociación de los detalles necesarios para implementar realmente la iniciativa. En el proceso de estas negociaciones, es necesario llegar a compromisos. Esto corre el riesgo de diluir la iniciativa, es decir, reducir el nivel de ambición y rigor para mantener la posibilidad de llegar a un acuerdo. Sin embargo, limitar la necesidad de compromisos es precisamente el objetivo de ser pequeño en primer lugar. Una promesa clave de la cooperación plurilateral es que amplía el alcance potencial de una acción climática ambiciosa debido al menor nivel de heterogeneidad en cuanto a intereses y un menor número de jugadores con veto.

Ejemplos

El potencial y las dificultades en la práctica se pueden ilustrar utilizando ejemplos actuales e históricos seleccionados que muestran las lecciones que se pueden aprender para la práctica de la diplomacia climática, especialmente en el contexto de los desafíos políticos actuales.

Compromiso mundial de metano

El metano (CH 4 ) es un gas de efecto invernadero particularmente potente liberado por la actividad humana, principalmente a través de la extracción de combustibles fósiles y la gestión de la tierra y los desechos. El Compromiso Global de Metano fue anunciado por los Estados Unidos y la UE en una reunión del Foro de las Principales Economías en septiembre de 2021 y lanzado en la COP 26 en Glasgow en noviembre de ese año, con el objetivo de reducir las emisiones globales de metano en al menos un 30% para 2030 en comparación con 2020. El Compromiso Global de Metano ilustra el bajo umbral que pueden tener las iniciativas plurilaterales. Como club normativo, la membresía implica inicialmente simplemente una declaración de compromiso con el objetivo común. A los miembros no se les ofrecen beneficios especiales, ni existen sanciones tangibles en caso de incumplimiento. Hay 150 países que se han unido al Compromiso hasta el momento. Por un lado, esto sugiere una falta de impulso potencial para la implementación que la iniciativa puede poner en marcha. Alcanza un alto grado de universalidad en términos de muchos miembros a través de la naturaleza voluntaria del compromiso. Por otro lado, el elevado número de miembros puede aumentar la presión sobre otros estados para que cooperen si la iniciativa tiene éxito. China, por ejemplo, aunque a menudo enfatiza su derecho al desarrollo económico, está cada vez más preocupada por ser percibida como un actor responsable en los esfuerzos internacionales de mitigación. A la luz de esto, el gran tamaño del grupo que se suscribió al Compromiso Global de Metano, a pesar de que China no es miembro, ha aumentado la presión sobre el país para que incluya el metano en la Declaración Conjunta con los Estados Unidos en la cumbre climática de Glasgow. Muchas de las iniciativas lanzadas en Glasgow tienen un carácter similar, principalmente normativo, como la Declaración de Glasgow sobre los bosques y el uso de la tierra y la International Aviation Climate Ambition Coalition. Sin embargo, hay un problema fundamental con iniciativas como esta, ya que siguen siendo compromisos puramente normativos y no crean ningún incentivo concreto para el cumplimiento. Si los objetivos no se cumplen, esto impedirá aún más la credibilidad y el posible efecto de señalización de los objetivos comunes en la cooperación climática internacional, que ya está bajo presión.

Misión Innovación

Mission Innovation es una de las muchas iniciativas que han surgido desde 2015 a raíz del Acuerdo de París. Hoy consta de 24 miembros (23 estados y la UE) e incluye tanto países desarrollados como en desarrollo. En la primera ronda de la iniciativa, los miembros se comprometieron a duplicar sus inversiones en investigación y desarrollo de tecnología de producción de energía amigable con el clima para 2020. La iniciativa luego entró en una segunda fase. En total, las inversiones disponibles en la primera ronda aumentarían de aproximadamente US$15 mil millones en 2015 a aproximadamente US$30 mil millones. Este objetivo no se alcanzó, aunque hubo diferencias significativas entre los estados miembros individuales. Si bien la mayoría de los estados miembros han aumentado sus inversiones entre un 40% y un 60%, China, de hecho, ha duplicado su inversión, de alrededor de 4.000 millones de USD a alrededor de 8.000 millones de USD, durante el período acordado.

Misión Innovación se caracteriza por un enfoque temático claro y un objetivo definido y cuantificado que hace que el progreso sea rastreable y verificable. Sin embargo, al igual que muchas de las iniciativas que surgieron durante el transcurso de la cumbre climática de Glasgow, no incluye ningún mecanismo de cumplimiento que pueda garantizar que se cumplan los compromisos. Teniendo en cuenta las diferencias en el cumplimiento de los objetivos, parece cuestionable si el compromiso voluntario por sí solo y la presión normativa asociada sobre los estados participantes son suficientes para dar cuenta de las inversiones que realmente se han realizado. Esto se ilustra con el ejemplo de China, cuyas inversiones adicionales en el período en cuestión también fueron impulsadas por el crecimiento económico y la importancia de la industria solar por su política económica y energética. Aunque contrafáctico, no es improbable que las considerables inversiones de China en tecnologías de energía renovable se hayan desarrollado de manera similar, incluso sin ser miembro de Mission Innovation.

Sin embargo, esta salvedad, si bien no es insignificante, no debe interpretarse como un fracaso de la iniciativa. El ejemplo de Mission Innovation ilustra los posibles efectos secundarios positivos de las iniciativas plurilaterales que, aunque no llegan a establecer incentivos económicos, van más allá de la palabrería. Además de señalar la ambición de la política climática, su beneficio es principalmente su función de coordinación. Esto se percibió de manera bastante positiva, ya que facilitó el intercambio regular entre diferentes países. Este intercambio permite extraer lecciones sobre, por ejemplo, el diseño institucional eficaz de la financiación de la investigación y las condiciones para una financiación inicial exitosa para movilizar capital privado. Por otro lado, la falta de mecanismos de cumplimiento significa que Mission Innovation no es inmune a desarrollos más amplios en la política climática internacional. La retirada temporal de Estados Unidos de la cooperación climática internacional bajo la presidencia de Trump en 2017 generó preocupación entre los observadores a este respecto. La esperanza de que los mecanismos de cooperación plurilateral trasciendan tales dinámicas políticas no puede concretarse con una iniciativa cuya función se centra mayoritariamente en la coordinación.

Cuatro por mil

El hecho de que la coordinación, la evaluación y el intercambio en el marco de las iniciativas de cooperación plurilateral no son necesariamente meros subproductos se ilustra con el ejemplo de la iniciativa “4 por 1000”. Esta iniciativa es también una de las muchas que surgirán en 2015 en el transcurso de la COP 21 en París. Impulsada por el gobierno francés, el objetivo es aumentar la captura de carbono del suelo en un 0,4 % por año (4 ‰, por lo tanto, 4 por 1000), en particular a través de cambios en las prácticas agrícolas, para compensar parcialmente las emisiones de carbono provocadas por el Hombre.

La implementación y especialmente la evaluación del progreso han demostrado ser un desafío. Para ello se han creado órganos consultivos científico-técnicos. En principio, sin embargo, el enfoque de la iniciativa en un solo aspecto de las emisiones negativas es una ventaja. En términos de ambición, no pretende hacer ni más ni menos de lo que su mandato y diseño permiten.

Sin embargo, es precisamente este enfoque técnico el que resulta ser un factor limitante decisivo en términos de reproducibilidad en otros contextos. La iniciativa puede implementarse sin dificultades técnicas fundamentales y no implica desventajas o riesgos económicos significativos para los países participantes. En consecuencia, existe la posibilidad de efectos indirectos positivos para los métodos de implementación y evaluación desarrollados como parte de la iniciativa. Sin embargo, iniciativas como ''4 por 1000'' no abordan los obstáculos fundamentales para la cooperación climática internacional, ya que estos generalmente no son de naturaleza técnica sino política. Cuando hay problemas a nivel de políticas que pueden mitigarse a través del intercambio técnico y la coordinación, tales iniciativas pueden ayudar. Cuando están involucrados intereses políticos divergentes, por sí mismos no contribuyen significativamente a la solución.

El Club del Clima del G7

Una de las iniciativas más discutidas últimamente es el club climático, que se propuso como parte de la presidencia del G7 de Alemania en 2022. El gobierno alemán ya publicó un borrador en 2021. Este documento propone principalmente algunas ideas sin desarrollarlas en detalle. No obstante, se pueden derivar tres prioridades. En primer lugar, se planificó un precio mínimo explícito y conjunto del carbono. En segundo lugar, de acuerdo con la idea del club de Nordhaus, las importaciones sustitutivas de países sin un precio de carbono comparable debían desincentivarse mediante un mecanismo de ajuste fronterizo para evitar el mero cambio de emisiones ("fuga de carbono"), proteger a los miembros delclubde desventajas competitivas, y establecer incentivos para la cooperación para los no miembros. Tercero, los futuros miembros potenciales debían recibir apoyo en sus esfuerzos por cumplir con las condiciones de membresía.

A primera vista, el G7 parece ser una incubadora prometedora para tal empresa. Comprende un grupo pequeño y relativamente homogéneo de países económicamente fuertes. Sin embargo, estuvo claro desde el principio que un precio explícito del carbono, por ejemplo a través de un sistema de comercio de emisiones, no sería factible de negociar con países como Estados Unidos y Japón. Sin embargo, la oficina del canciller federal alemán continuó impulsando la idea, que se originó en el Ministerio Federal de Finanzas durante el período electoral anterior, y la persiguió a pesar de las dificultades obvias y las preguntas abiertas. Los países socios del G7 señalaron su interés en una plataforma conjunta para promover la cooperación climática. Sin embargo, en las reuniones ministeriales previas a la cumbre del G7 en junio de 2022 en el castillo de Elmau, quedó claro que la versión preliminar no sería aprobada por el G7. Las consultas con los países socios en el período previo a la cumbre resultaron ser insuficientes. Diseñar la iniciativa como un club también causó cierta irritación.

Una cuestión clave para un club fundado por un grupo de los países más ricos del mundo se refiere a la inclusión de otros países. Estar abierto a nuevos socios es un objetivo explícito del club. Esto plantea dudas sobre los beneficios del club y las condiciones de afiliación. Muchos países en desarrollo y emergentes se muestran escépticos sobre la fijación de precios del carbono. Además, la inclusividad declarada reveló un dilema. Por definición, un club ofrece ventajas exclusivas a sus socios. Si quiere ser inclusivo al mismo tiempo, corre el riesgo de perder cualquier ventaja inherente que se supone debe incentivar la membresía.

El proceso de negociación previo a la cumbre del G7 en Elmau condujo a un acuerdo, gracias a la flexibilidad durante esta fase. El club ahora consta de tres pilares: coordinación de políticas, descarbonización industrial y cooperación con terceros países. Sin embargo, los detalles aún no se han finalizado y seguirán debatiéndose después de la creación formal del club. Como resultado, el Club del Clima del G7, originalmente concebido como una ambiciosa iniciativa transformadora, ahora es principalmente un "foro de discusión"; una base para negociaciones cuya eficacia final para la acción climática aún se desconoce. Un alto grado de flexibilidad puede ser una de las ventajas potenciales de la cooperación plurilateral y puede tener efectos positivos en la apropiación de los países involucrados. El carácter abierto del proceso ciertamente reduciría las barreras para que los países indecisos se unan. Sin embargo, en el equilibrio entre una iniciativa más pequeña pero más ambiciosa por un lado y una más grande, pero menos enfocada e impactante por el otro, el club se ha inclinado considerablemente hacia la segunda. El Club del Clima del G7 está dificultando el proceso de especificación de su esencia al admitir nuevos miembros. Tener que negociar la sustancia del club con un mayor número de jugadores va en contra de la idea central de las iniciativas plurilaterales,

Sin resultados

Llegar a un acuerdo requería compromisos a expensas del nivel deseado de rigurosidad política. En vista del poder económico de los países del G7, la coordinación de estándares industriales comunes que ahora se prevé podría tener un impacto potencial más allá de los miembros del club. Sin embargo, el club está muy por debajo de las expectativas que se había fijado originalmente y, en el proceso, ha consumido muchos recursos políticos. Además, el G7 es fundamentalmente un foro de intercambio; por tanto, la consolidación institucional del club fue un reto desde el principio. Una pregunta importante en este contexto era hasta qué punto Japón, que reemplazó a Alemania en la presidencia del G7 en 2023, estaría interesado en continuar con el proyecto. Para evitar este problema, los términos de referencia del club se adoptaron apresuradamente en diciembre de 2022. Aquí, también, los compromisos llevaron a una mayor dilución. El pilar de divulgación, que alienta al club a cooperar y apoyar a terceros países, se caracterizó claramente por un menor grado de compromiso en comparación con la Declaración de Elmau. Japón, de hecho, no ha avanzado decisivamente con la idea del club, por lo que el gobierno alemán ha continuado esencialmente con su papel de coordinador.

Club de Renovables

El Club de Renovables muestra hasta dónde llega la idea de los formatos plurilaterales, no solo en el debate académico sino también en la práctica. El Club de Renovables es paralelo al Club Climático G7, que se fundó unos diez años después, en varios aspectos. Ambos surgieron de una iniciativa alemana, eran clubes solo en el sentido de ser un grupo pequeño (en lugar de ofrecer beneficios de club a sus miembros), y ambos (hasta ahora) han evitado proporcionar definiciones claras para ellos mismos. También hubo una duda desde el principio con respecto al Club de Renovables sobre hasta qué punto la iniciativa podría ofrecer algún beneficio adicional en comparación con los formatos ya existentes.

El Club de Renovables fue fundado en 2013 por el Ministerio Federal de Medio Ambiente de Alemania, que estaba a cargo de las negociaciones climáticas internacionales en ese momento. Su objetivo era proporcionar una plataforma para avanzar en la transición energética internacional (Energiewende) , que ya se estaba llevando a cabo a nivel nacional en Alemania. El Club de Renovables fue fundado por los miembros de la UE Dinamarca, Francia, Alemania y el Reino Unido, así como por China, India, Marruecos, Sudáfrica, Tonga y los Emiratos Árabes Unidos.

Los objetivos acordados del club fueron excepcionalmente vagos. No se especificaron instrumentos concretos y beneficios del club. Tampoco se especificó el anclaje institucional del club. En consecuencia, para China, India y Sudáfrica, el atractivo de la membresía radica principalmente en la importancia económica de los países de la UE participantes. A pesar de las numerosas contribuciones públicas al debate de la época, que pedían concretar un diseño ambicioso para el club, no se implementó de una forma que le hubiera dado una importancia notable y duradera en la cooperación climática internacional. De manera similar al Club del Clima del G7, la esencia del Club de Energías Renovables necesitaba ser afinada y sus mecanismos claramente especificados para que no parezcan una amplia declaración de intenciones.

Asociaciones para una Transición Energética Justa

La diversidad de enfoques de cooperación plurilateral en la práctica se puede ver en las Asociaciones para la Transición Energética Justa (JETP). Ocupan un papel especial simplemente por la asimetría inherente entre los miembros. Los países socios individuales seleccionados reciben apoyo financiero para reducir su dependencia de los combustibles fósiles para la producción de energía, especialmente el carbón, y para brindar protección social a aquellos que se ven más afectados por los cambios necesarios en la economía (Transición Justa). Desde la perspectiva de los países receptores, cuyos sectores energéticos suelen depender particularmente del carbón, este acuerdo ofrece apoyo financiero para los desafíos políticos y sociales, así como la posibilidad de descarbonizar sus caminos de desarrollo económico. Para los países contribuyentes, por otro lado, la asociación les permite implementar reducciones de emisiones donde sea más eficiente hacerlo y, de acuerdo con el principio de responsabilidades y capacidades diferenciadas, ayuda a garantizar que el desarrollo económico de economías emergentes clave es compatible con los objetivos del Acuerdo de París.

Hasta el momento se han lanzado cuatro asociaciones energéticas de este tipo, todas con la participación de Alemania. El JETP con Sudáfrica, cuyo objetivo es movilizar USD 8500 millones, fue un resultado particularmente destacado de la cumbre climática de 2021 en Glasgow (COP 26). Francia, Alemania, el Reino Unido, los Estados Unidos y la UE firmaron la asociación. A esto le siguió una asociación con Indonesia (US$20 mil millones), anunciada en la cumbre del G20 en Bali (que tuvo lugar en paralelo a la COP 27), con Estados Unidos y Japón desempeñando un papel de coordinación y los otros países del G7, Dinamarca, y Noruega también representada. A esto le siguió otra asociación de los mismos países con Vietnam (US$15.500 millones). Por último, a mediados de 2023 se anunció el lanzamiento de una asociación entre Senegal y Francia, Alemania, la Unión Europea, el Reino Unido y Canadá (US$2.500 millones). Se espera que la inversión inicial sea seguida por inversión privada para impulsar la descarbonización más allá de la fase de puesta en marcha, lo que permitirá que los JETP desarrollen un mayor impulso.

Sin embargo, una transición energética es una empresa extremadamente compleja. Los JETP parecen estar estableciéndose como un nuevo formato clave para la cooperación climática orientada a resultados. Pero la asociación con Sudáfrica, la primera de su tipo, ya ha revelado algunos de los desafíos. En primer lugar, a nivel nacional, ha quedado claro que algunas partes interesadas critican el alejamiento del carbón en la producción de electricidad a la luz de los posibles impactos económicos y laborales. Estas son precisamente las cuestiones que se supone que debe abordar el aspecto de Transición Justa de estas asociaciones. Para tener éxito, los JETP deben adaptarse a los países socios y tener en cuenta las estructuras económicas locales y las particularidades técnicas y legales de los sistemas energéticos. Este desafío se vuelve aún mayor en el caso de India, otro potencial país socio, debido a su tamaño y pronunciado federalismo.

Los JETP reflejan algunos de los desafíos estructurales y de procedimiento comunes en la cooperación climática internacional. Se declaran explícitamente como sociedades entre iguales. Sin embargo, aquí también son evidentes las conocidas asimetrías de interés entre los países contribuyentes y los países receptores, que son comunes en el financiamiento internacional para el clima. Específicamente, en el caso de la asociación con Sudáfrica, el problema principal es qué instrumentos de financiamiento se preferirán: subsidios o préstamos concesionarios. Temas clave como este fueron inicialmente excluidos de las negociaciones. Esto permitió la presentación de la asociación con Sudáfrica como un logro durante la COP 26 en Glasgow. Sin embargo, estos problemas ahora deben abordarse si se quiere que la asociación continúe.

Implicaciones prácticas para la diplomacia climática

Como muestra una mirada a las fases actuales y pasadas del plurilateralismo en la política climática internacional, el mero establecimiento de iniciativas de cooperación no significa que sus promesas se cumplirán. Las experiencias con iniciativas recientes, en particular, han resaltado una serie de implicaciones para la práctica diplomática que deben tenerse en cuenta, especialmente a la luz de los desafíos y desarrollos actuales, si las iniciativas plurilaterales se van a utilizar de manera efectiva para promover la cooperación climática internacional.

Credibilidad y priorización

Liderar con el ejemplo en la acción climática no implica necesariamente la capacidad de atraer a otros para que cooperen. Como han demostrado los ejemplos anteriores, existen obstáculos considerables para negociar incentivos. Los compromisos que estaban destinados a superar estos obstáculos a menudo diluyen la iniciativa, socavando el propósito mismo de ser pequeños en primer lugar. Como resultado, las iniciativas plurilaterales tienden a quedarse cortas en la práctica en términos de incentivos tangibles para la cooperación. La evidencia empírica, incluso de ejemplos recientes, sugiere que a menudo realizan más una función de coordinación y que no hay un inicio inmediato de una dinámica de reducción de emisiones. Sin embargo, es la promesa explícita de la cooperación plurilateral que puede suplir la falta de progreso y avanzar efectivamente en la implementación. Si iniciativas destacadas como el Club del G7 y los JETP no cumplen con las expectativas y las promesas, esto impedirá aún más la credibilidad de la política climática internacional y debilitará la confianza ya debilitada por parte de los países en desarrollo. No obstante, los países en desarrollo y las economías emergentes también deben asegurarse de que sus circunstancias internas sean propicias para la implementación exitosa de asociaciones internacionales, como lo demuestra el ejemplo reciente del JETP con Sudáfrica discutido anteriormente.

La fundación de nuevas iniciativas plurilaterales no es en sí misma necesariamente una ganancia neta para la cooperación climática internacional.

Dada la presión para tener éxito en términos de credibilidad, existen dudas sobre la priorización de los esfuerzos de diplomacia climática. Las capacidades institucionales limitadas suelen verse como un problema con respecto a los países más pobres y vulnerables, por ejemplo, en relación con la financiación climática internacional. Pero las capacidades tampoco son inagotables en los países desarrollados. Esto se aplica tanto a la coordinación de actores, instituciones y procesos a nivel nacional como a los esfuerzos en el escenario diplomático. Las delegaciones en las negociaciones climáticas tienen que priorizar entre varios temas y responsabilidades, dependiendo de las capacidades del personal y la experiencia técnica relacionada con el clima que tengan disponible. No se pueden realizar nuevas iniciativas plurilaterales para la cooperación climática internacional sin aprovechar estas capacidades. Por lo tanto, fundar nuevas iniciativas plurilaterales no es necesariamente una ganancia neta para la cooperación climática internacional.

En cambio, reformar las iniciativas existentes es un proceso muy político y prolongado con perspectivas de éxito inciertas. A primera vista, puede haber un incentivo para crear un nuevo foro plurilateral en lugar de expandir y desarrollar uno existente. Además, el lanzamiento de una nueva iniciativa al margen de una cumbre climática, como se vio en particular en la COP 26 en Glasgow, puede presentarse como un éxito político y una prueba del compromiso de la política climática. Sin embargo, para asegurar la existencia de nuevas alianzas, se debe considerar sobre qué marco institucional deben construirse y cómo se pueden asegurar los recursos necesarios a largo plazo.

Confianza y comunicación

La confianza entre las Partes que va más allá de la transparencia procesal y los mecanismos de cumplimiento es un factor importante en las negociaciones multilaterales. A pesar de lo engorrosos que son los procesos de la CMNUCC, su permanencia tiene la virtud de permitir la formación de familiaridad entre las Partes que va más allá de los mecanismos formales de cumplimiento. Las nuevas alianzas no ofrecen el mismo grado de familiaridad. Para ayudar a que las iniciativas plurilaterales tengan éxito y evitar que se agrave el problema de la credibilidad, es esencial establecer las expectativas correctas desde el principio y hacer ofertas adecuadas a los países socios que estén en línea con sus intereses y prioridades. También es fundamental anticipar las percepciones de los países socios. En el esquema del gobierno alemán para el G7 Climate Club, por ejemplo, la compensación de posibles desventajas competitivas a través de la fijación de precios del carbono fue un elemento clave (garantizando un “campo de juego nivelado”). En el curso del proceso, sin embargo, esta redacción fue excluida. Enfatizar los beneficios de mitigar los riesgos económicos para los países del G7 habría parecido bastante egoísta desde la perspectiva de los países socios.

Representación y legitimidad

La inclusión y consideración de los intereses de los países en desarrollo es esencial para la legitimidad de un papel de liderazgo percibido en la política climática internacional. Las iniciativas plurilaterales deben ser percibidas como complementarias del proceso multilateral, no en competencia con él. Los países en desarrollo se ven especialmente afectados por el cambio climático pero, con la excepción de las grandes economías emergentes, han contribuido poco al mismo. Esta doble desigualdad con distribución inversa de riesgo y responsabilidad se ve exacerbada por el hecho de que esos países también carecen de activos materiales de negociación. Se enfrentan al problema fundamental de negociar con jugadores estructuralmente más fuertes. En la práctica, sin embargo, resulta que los socios negociadores estructuralmente más débiles pueden utilizar las negociaciones climáticas de la ONU en su beneficio, por ejemplo, formando coaliciones o desarrollando conjuntamente capacidades de negociación. Si el proceso de la CMNUCC, en vista de la creciente importancia de las iniciativas plurilaterales, juega un papel mucho menor en el futuro, especialmente en lo que respecta a la mitigación, a los países vulnerables se les negarán las oportunidades limitadas pero al menos establecidas para participar en este proceso hasta cierto punto. . Solo pueden representar sus intereses en iniciativas de las que forman parte. Las iniciativas plurilaterales que sirvan para reducir las emisiones de los mayores emisores podrán cumplir con el principio de Responsabilidades Comunes Pero Diferenciadas (CBDR) de la CMNUCC.Sin embargo, en la medida en que el enfoque de la política climática internacional se desplace de las negociaciones multilaterales a iniciativas más pequeñas, existe el riesgo de que los intereses de los países particularmente vulnerables reciban menos atención. El tema de que las iniciativas a menudo son moldeadas por los países del Norte Global ya se hizo evidente en el Club Climático 118 del G7 y la Agenda Breakthrough de Glasgow. Los temas centrales para los países vulnerables son la adaptación a los impactos climáticos y el manejo de pérdidas y daños, el último de los cuales desempeñó un papel clave en la COP 27 en Sharm El Sheikh. En consecuencia, la idea de iniciativas plurilaterales es vista críticamente entre los diplomáticos con respecto a su legitimidad.

Este problema va de la mano con la frustración y la pérdida de confianza por parte de los países vulnerables discutidos anteriormente, y amenaza con exacerbar la situación. Por lo tanto, es aún más importante aclarar la relación de las iniciativas plurilaterales con la Convención y los principios consagrados en ella. Debe respetarse el principio de CBDR y de propiedad del país. Además, paralelamente a los esfuerzos en la diplomacia climática plurilateral, se deben cumplir los compromisos asumidos y los procesos acordados, por ejemplo, con respecto a la financiación de pérdidas y daños y el Inventario Global. Es crucial que las iniciativas de cooperación del Norte Global no sean vistas como exclusivas y contrarias a los intereses de los países del Sur Global.

Conclusiones

En vista de los desarrollos recientes en la política climática internacional, las iniciativas plurilaterales están asociadas con la esperanza de superar los obstáculos existentes y avanzar de manera más efectiva en la implementación de los objetivos climáticos de París. Sin duda, existen claras diferencias entre las iniciativas individuales en la práctica. En esencia, sin embargo, generalmente hay tres aspectos involucrados. El grupo comparativamente más pequeño de países que desean liderar con el ejemplo en la acción climática simplifica considerablemente el proceso de acuerdo en comparación con el proceso multilateral. Estas condiciones propicias, a su vez, permiten subir el listón y acordar objetivos más ambiciosos y medidas más estrictas. Idealmente, los incentivos desde dentro de la iniciativa también tendrían efectos indirectos sobre los no miembros.

Sin embargo, aunque la cooperación climática plurilateral parece ofrecer una forma diplomáticamente factible de avanzar, las promesas de tal formato no se materializan automáticamente. La negociación de los mecanismos de cumplimiento a menudo resulta prohibitivamente difícil incluso en formatos de cooperación más pequeños, lo que a su vez tiene implicaciones para incentivos de cooperación más amplios y posibles efectos indirectos. Las iniciativas de cooperación plurilateral pueden ser elementos importantes en la implementación del Acuerdo de París. En el contexto adecuado, ofrecen un mayor potencial para el acuerdo político. Sin embargo, no son un medio para trascender los desafíos políticos en la cooperación climática internacional. Para una implementación exitosa,

Para empezar, es importante tener en cuenta que la cooperación plurilateral no implica necesariamente que el proceso multilateral sea de alguna manera menos crucial. En el proyecto de estructura de su estrategia de diplomacia climática (Klimaaußenpolitikstrategie), que se completará en la segunda mitad de 2023, el gobierno alemán enfatiza explícitamente el objetivo de fortalecer el multilateralismo. El gobierno alemán tampoco está interesado en quitarle prioridad al proceso multilateral de la ONU, ni sería recomendable. Más bien, las iniciativas plurilaterales deben entenderse siempre como un componente complementario. La cuestión de cómo hacer que la cooperación multilateral sea más eficaz será aún más importante a la luz de la mayor atención prestada a las formas plurilaterales de cooperación. Es esencial tener en cuenta los intereses de los países socios, especialmente del Sur Global, incluidos aquellos con los que no se coopera con la misma intensidad a nivel plurilateral. Para que nuevas alianzas como las JETP se consoliden como eficaces y, en particular,

La diplomacia climática alemana y europea debería centrarse en iniciativas que estén suficientemente centradas temáticamente para poder explotar las ventajas de la cooperación plurilateral dentro de su marco específico. A menudo, el formato más pequeño con un número menor de miembros tiene el mayor potencial para avanzar de manera efectiva en la implementación del Acuerdo de París de una manera que se separe de los desafíos estructurales y agudos en la política climática internacional. La experiencia con el G7 Climate Club sugiere que, de forma similar a la experiencia con el Renewables Club, la ambición y el rigor por un lado y la apertura y un gran número de miembros por el otro amenazan con enfrentarse entre sí. Iniciativas que son amplias en términos de membresía y se enfocan en declaraciones conjuntas de objetivos, como Global Methane Pledge y Mission Innovation, sin duda puede tener un importante efecto de señalización y, en el contexto adecuado, contribuir a una coordinación más eficaz entre los miembros. Sin embargo, estos se verán socavados si queda claro que no se están cumpliendo los objetivos, sin ninguna consecuencia para los estados miembros. Esto exacerbaría aún más la crisis de credibilidad en la política climática internacional que ya se avecina debido a las brechas de cumplimiento en las reducciones de emisiones.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.