Reportajes

Cambio climático

LXXXVI. Testigos del cambio en el Ártico

Juan Carlos Tellechea
lunes, 14 de agosto de 2023
Buque Polarstern al amanecer © 2022 by Stefan Hendricks, Alfred-Wegener-Institut Buque Polarstern al amanecer © 2022 by Stefan Hendricks, Alfred-Wegener-Institut
0,0008839

El buque de investigación Polarstern zarpó de Tromsø (Noruega), el pasado jueves 3 de agosto rumbo al Polo Norte para realizar un nuevo y exhaustivo estudio científico de los hielos marinos del océano Glacial Ártico. Durante dos meses, medio centenar de expedicionarios científicos, encabezados por la bióloga marina profesora Dra Antje Boetius, catedrática de Geomicrobiología en el Departamento de Geociencias de la Universidad de Bremen, y directora del Instituto Alfred Wegener, Centro Helmholtz de Investigación Polar y Marina (AWI), explorarán el Ártico en transición, cuando la extensión del hielo marino alcance su mínimo anual en septiembre. Estudiarán la biología, la química y la física del hielo marino, así como los efectos de su retirada en todo el sistema oceánico, desde la superficie hasta las profundidades.

Comparación

Hace 11 años, Antje Boetius fue testigo del mayor mínimo de hielo marino jamás registrado en el Ártico y de sus consecuencias para la vida en las profundidades marinas. Ahora ella y su equipo regresan para comparar el estado del Ártico en la actualidad, incluso con los datos de la expedición MOSAiC 2019/20.

La profesora Dra Antje Boetius explica la situación y sus expectativas:

Tengo mucha curiosidad por ver cómo han cambiado el hielo marino y la vida oceánica en la última década. En 2012, estuvimos sobre el terreno durante la extensión de hielo marino estival más baja documentada hasta la fecha y pudimos observar impactos significativos en todo el ecosistema del Océano Ártico central, hasta más de cuatro kilómetros de profundidad. En estos momentos, estoy siguiendo con especial intensidad la situación del hielo marino en www.meereisportal.de. Aún no sabemos si se alcanzará un nuevo mínimo, dado que el año 2023 será globalmente cálido y mientras en la Antártida el hielo marino registra un mínimo histórico.

Falta de hielo

La Antártida se encuentra en pleno invierno y, sin embargo, falta una enorme superficie de hielo. Los investigadores observan la evolución con gran preocupación, y las consecuencias ya se dejan sentir. Las temperaturas en el interior de la Antártida rondan actualmente los 70 grados centígrados bajo cero. En realidad, grandes cantidades de agua de mar deberían estar convirtiéndose en hielo alrededor del Polo Sur en estos momentos.

Pero el otoño y el invierno antárticos de este año han producido hasta ahora mucho menos hielo marino de lo normal, incluso menos que el año pasado, el anterior mínimo histórico. En comparación con la media a largo plazo, actualmente faltan más de dos millones de kilómetros cuadrados de hielo. Las razones son complejas, explica el Dr Johannes Feldmann, glaciólogo e investigador del clima del Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático. También pueden deducirse ya las posibles consecuencias de una disminución continuada del hielo marino antártico y el aumento del nivel de los océanos.

Superficie

El jefe del equipo de física del hielo marino y experto del MOSAiC, el Dr. Marcel Nicolaus, informa que:

El hielo cubre actualmente una superficie de algo menos de 7,5 millones de kilómetros cuadrados, similar a la de los dos años anteriores. Esto significa que todavía hay alrededor de un millón de kilómetros cuadrados más de hielo que en 2012. Sin embargo, el deshielo del verano está en pleno apogeo, y el viento en particular determinará cómo se sigue distribuyendo el hielo poroso y quebradizo en las próximas semanas.

Textura

El equipo de la expedición está estudiando en detalle sobre el terreno cómo está cambiando la textura del hielo marino: Se utilizan sensores remolcados por helicópteros para medir el grosor del hielo, las muestras de hielo permiten analizar la composición del hielo marino y examinar las algas que viven en el hielo. Un robot submarino mide cuánta luz pasa a través del hielo hacia el océano cuando su superficie está aún cubierta por la nieve o ya por estanques de agua de deshielo.

La luz está a disposición de las microalgas (fitoplancton) como fuente de energía para la fotosíntesis, que viven en las capas superiores del agua. Lo que ocurre con el carbono que aglutinan se investiga (micro)biológica, química y físicamente desde la superficie del agua hasta el fondo marino. Los planctólogos a bordo quieren seguir la trayectoria de la vida directamente bajo el hielo hasta las profundidades marinas, para lo que están desplegando varios sistemas de cámaras y muestreadores autónomos.

Estaciones de hielo

Para este trabajo están previstas varias estaciones de hielo, explica la profesora Dra Antje Boetius: 

El barco atraca en un témpano, los investigadores del hielo suben al témpano, desplegamos varios robots y dispositivos de caída libre, y paralelamente observamos las criaturas del fondo, a más de 4.000 metros de profundidad, con los zoólogos. De este modo, reconocemos conexiones en todos los niveles del océano, desde el hielo marino hasta el lecho marino.

Vista aérea del Polarstern en Gakkelrücken durante la expedición AURORA (PS86). © 2014 by Stefanie Arndt.Vista aérea del Polarstern en Gakkelrücken durante la expedición AURORA (PS86). © 2014 by Stefanie Arndt.

 En el proceso, el equipo vuelve a las mismas zonas de trabajo que en 2012 para realizar estudios comparativos: a la zona especialmente productiva del borde del hielo y a las regiones con una capa de hielo quizá aún perenne en el Ártico central. Para el trabajo se utilizará una serie de tecnologías probadas, pero también nuevas, como por ejemplo sistemas de aterrizaje, orugas de aguas profundas y el Sistema de Observación y Batimetría del Fondo Oceánico (OFOBS) desarrollado en el AWI. El regreso tiene lugar tras el deshielo estival, cuando comienza la formación de hielo marino en otoño.

Documental

Entre los participantes se encuentra un equipo de cámaras de UFA Documentary GmbH, que está filmando la expedición. Está previsto que el documental televisivo, producido en colaboración con la NDR, se emita en la (primera cadena de radio y televisión alemana) ARD a finales de año. Ya durante la expedición, los interesados pueden obtener impresiones desde a bordo en el programa radiofónico de Radio Bremen y, por supuesto, también seguir la expedición en la aplicación Polarstern y en los canales de las redes sociales del Instituto Alfred Wegener. Está previsto que el Polarstern regrese a su puerto base de Bremerhaven el 1 de octubre.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.