Discos

Para imaginar que no estamos solos

Nipper Larrañaga
jueves, 21 de septiembre de 2023
void void
Poems Without Words. Albert Guinovart: Five Poems for piano (Emily Dickinson); 24 Preludes for piano; 5 Nocturns; y Tres Ninna Nanna. Albert Guinovart, piano. Un disco compacto de 71.19 minutos grabado los días 7 y 8 de octubre de 2021 en el Estudio Age de Barcelona. Guillermo Prats y Didier Richard, ingenieros de sonido y grabación. Producción de Sony Classical, 2023. B0C2HBXNRF
0,0001589

Aunque salió a la venta en mayo de 2023 y se presentó en el Carnegie Hall de Nueva York el 22 de junio, este disco es parcialmente 'hijo' de la pandemia, porque los 24 preludios, la colección más extensa del disco, data de esos días cuando Albert Guinovart, como tantos otros compositores e intérpretes pensaron que su música podía ser importante para la gente, incluido ese público que -por el motivo que sea- no suele asistir a conciertos de música clásica. 

Las piezas a las que más he vuelto han sido los Cinco poemas para piano, basados en poesías de Emily Dickinson. No voy a decir por ello que sean mejores de calidad, un criterio dificilísimo de justificar, sino simplemente que me resultaron más atractivas. Las Tres nanas finales me llamaron la atención por lo que tenía de reminiscentes, aunque a veces no sea fácil rcordar dónde se ha oído una melodía concreta. 

En algunos casos estas referencias son explícitas, y así se puede leer que el Preludio 6 es 'Alla maniera di Rachmaninov', que el Preludio 17 es 'Alla maniera di Schubert', o que el Preludio 20 se llama 'Polonaise' y el 22 'Chopiniana' en obvia referencia ambos a Chopin, pero las referencias para alguien familiarizado con el repertorio pianístico son mucho más frecuentes (Satie asoma a menudo, incluso me pareció escuchar algo de la música para piano de Ligeti o Steve Reich), y asoman graciosamente a lo largo de casi todas las obras del disco, aunque sean más evidentes en los 24 preludios y en la Nanna per Elisa, que empieza con una pequeña improvisación sobre la Quinta sinfonía beethoveniana aunque luego la Nana tenga poco de Für Elise. 

Oyendo este disco, me planteé su funcionalidad, porque la verdad es que -desde un punto de vista racional- musicalmente aporta poco, no hay novedades, ni virtuosismo ni apenas brillantez, no dice nada importante, no es original. Y sin embargo es atractivo y en bastantes momentos embelesante. Es entonces cuando recordé una cita -creo que de una película- que me gustaba mucho en mi lejana adolescencia: "Leemos para pensar que no estamos solos". Y creo que ahí está la justificación de este disco. Mientras lo escuchaba (y lo oí bastantes más veces de lo que había pensado inicialmente dedicarle) me di cuenta de que al otro lado del disco hay un compositor que no impresiona al mundo pero nos acompaña, que nos hace sentir que no estamos solos, que existe la música ... y eso es un regalo precioso. 

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.