Recensiones bibliográficas

Arte degenerado, la difamación nazi del modernismo (II)

Juan Carlos Tellechea
viernes, 10 de noviembre de 2023
De Gruyter © 2023 by De Gruyter De Gruyter © 2023 by De Gruyter
0,0029898

No solo los nazis saqueron obras de arte en Alemania. También en la antigua Zona de Ocupación Soviética (SBZ, por su sigla en alemán) y en la República Democrática Alemana (RDA) se vendieron tesoros culturales a países capitalistas extranjeros para obtener divisas fuertes. El modus operandi fue el mismo que el del régimen genocida nacionalsocialista de Adolf Hitler.

Este es otro oscuro capítulo de la historia germano-alemana que apenas ha empezado a tratarse, como muestra un estudio del profesor Dr Thomas Finkenauer, catedrático de Derecho civil, Derecho romano y Derecho privado europeo de la Universidad de Tubinga, y el jurista Dr Jan Thiessen, profesor de Historia jurídica contemporánea e Historia del derecho económico de la Universidad Humboldt, de Berlín.

El estudio se titula Kunstraub für den Sozialismus. Zu rechtlichen Beurteilung von Kulturgutentziehungen in SBZ und DDR (Robo de arte para el socialismo. Sobre la valoración jurídica de las confiscaciones de bienes culturales en la Zona de Ocupación Soviética y la RDA) y fue publicado también por la prestigiosa editorial académica De Gruyter, de la capital alemana.*

El tesoro de Príamo

De 1945 a 1947, las comisiones de trofeos soviéticas confiscaron numerosos bienes culturales alemanes en la zona de Alemania ocupada por el Ejército Rojo y los llevaron a la Unión Soviética. Aunque los cuadros almacenados en la Unión Soviética fueron devueltos a la Pinacoteca de Dresde en 1955, no fue hasta 1992 que el gobierno ruso levantó el estricto secreto de décadas sobre las existencias de obras de arte saqueadas escondidas en depósitos secretos.

El gobierno soviético devolvió numerosas obras de arte a la RDA. La hilandera durmiente (1840), de Julius Troschel, llegó a la Alte Nationalgalerie en lo que entonces era Berlín Oriental en 1958.

En un tratado germano-ruso se acordó devolver a su propietario “los bienes culturales sustraídos ilegalmente”. En Rusia, el manejo del problema del arte saqueado condujo posteriormente a masivas disputas políticas internas. La Duma declaró repetidamente que el arte saqueado era propiedad permanente de Rusia, a pesar de la resistencia del presidente Boris Yeltsin. La cuestión del arte saqueado se considera un problema importante y aún no resuelto en las relaciones entre Alemania y Rusia.

En la década de 1990, el Museo Pushkin y el Museo Histórico de Moscú, así como el Hermitage de San Petersburgo, comenzaron a retirar colecciones de arte saqueadas de instalaciones de almacenamiento secretas y a mostrarlas públicamente en exposiciones. En 1995, el Hermitage mostró pinturas francesas del siglo XIX procedentes de las colecciones de Friedrich Carl Siemens (1877-1952), Eduard von der Heydt , Alice Meyer (viuda de Eduard Lorenz Lorenz-Meyer), Otto Gerstenberg , Otto Krebs. , Bernhard Koehler y Monica Sachse (viuda de Paul Sachse).

Un año después, siguió una exposición de dibujos maestros de colecciones privadas alemanas. En 1996, el Museo Pushkin mostró el llamado Tesoro de Príamo y en 2007 los hallazgos del período merovingio del Museo de Prehistoria e Historia Temprana de Berlín , incluida la vaina de la espada de Gutenstein.

Otros objetos importantes de arte saqueado que se encuentran en Rusia son los extensos fondos de la Kunsthalle Bremen (incluida la llamada Colección Baldin), los extensos fondos de la colección de Asia Oriental del Museo de Arte Asiático de Berlín, las propiedades de Ferdinand Lassalle y Walther Rathenau, los fondos de la biblioteca de Gotha y la biblioteca principesca de Wernigerode y la armería de Wartburg. En 2008 se supo que en el museo de la ciudad ucraniana de Simferopol se exhibían 87 pinturas del Museo Suermondt-Ludwig de Aquisgrán, que hasta 2005 se consideraban perdidas.

El tesoro de oro de Eberswalde de la Edad del Bronce se mostró en 2013 como parte de la exposición Edad del Bronce – Europa sin fronteras en San Petersburgo. En un breve discurso en la inauguración de la exposición el 21 de junio de 2013, la canciller alemana Angela Merkel pidió al gobierno ruso que devolviera los bienes culturales alemanes robados. En 2016, se encontraron en el Museo Pushkin de Moscú 59 estatuas que anteriormente se encontraban en el Museo Bode de Berlín.

Polonia

Al igual que Berlinka (que en polaco significa “proveniente de Berlín”) o Pruski skarb (“tesoro prusiano”), Polonia posee, entre otras cosas, la colección más extensa de bienes culturales alemanes, de valiosos manuscritos originales, incluidas cartas de Johann Wolfgang von Goethe y Ludwig van Beethoven, que ahora se encuentra en posesión polaca.

Después de que al final de la Segunda Guerra Mundial fueran trasladados de la Biblioteca Estatal de Prusia en Berlín a un monasterio de Silesia, fueron transportados desde allí en la primavera de 1945. Durante cuatro décadas se consideraron una pérdida de guerra. Los especialistas protegieron los fondos de un posible deterioro y hoy se conservan en la Biblioteca Jagellónica de Cracovia.

El Museo Polaco de Aviación en Cracovia también cuenta entre sus tesoros con piezas de la antigua “Colección [del criminal de guerra Hermann] Göring”. También se encuentran piezas en la biblioteca de plata del exclave ruso de Königsberg. Después del final de la guerra, varias comisiones de expertos rusos, lituanos, al menos un bielorruso y varios polacos partieron hacia Prusia Oriental en busca de tesoros literarios y artísticos. Durante mucho tiempo se los consideró perdidos y se creía que estaban en Torún.

La Sociedad de Cultura e Historia de Brandeburgo invitó el 8 de diciembre de 2016, junto con la Universidad Nicolás Copérnico de Torún, a un coloquio bilingüe alemán-polaco sobre el tema de la cultura cortesana confesional en Europa en la Casa de la Historia de Brandeburgo-Prusia. En este contexto se presentó un volumen. También se admitió la propiedad de otros 15 volúmenes en Polonia. Doce volúmenes se encuentran actualmente en la Biblioteca Universitaria de la Universidad Nicolás Copérnico de Toruń y tres volúmenes en la Biblioteca Nacional de Varsovia.

Turbio

El caso del coleccionista y comerciante de arte Heinz Dietel es ejemplo de un capítulo turbio en la historia de la RDA: en los años 1970 y 1980, los coleccionistas privados de arte y antigüedades fueron expropiados sistemática y brutalmente para cambiar los bienes en el extranjero por divisas. Era una ayuda para las debilitadas finanzas estatales de la RDA. En total se conocen unos 220 casos de este tipo.

A Dietel le fascinaban el arte y las antigüedades. Con el paso de los años, el comerciante se había convertido en un experto en arte y un coleccionista apasionado. Cuando murió en Erfurt el 18 de noviembre de 1975 a la edad de 64 años, dejó a su hijo como único heredero una de las colecciones privadas de arte y antigüedades más importantes de la RDA. Se lo habían impuesto los investigadores fiscales de Kunst- und Antiquitäten GmbH, dirigido por el agente mafioso Alexander Schalck-Golodkowski.

En 1973, Heinz Dietel incluso estuvo detenido durante seis meses. En 1974 comenzó a saldar las supuestas deudas con piezas de su colección. Pero incluso después de su muerte, alrededor de 80 objetos de arte de su propiedad fueron a parar al Museo Anger de Erfurt (capital de Turingia) sin el consentimiento de su hijo. La disputa sobre este inventario se prolongó durante años.

Un abogado berlinés, Ulf Bischof, que se doctoró sobre el tema de la expropiación de coleccionistas privados de arte en la RDA, ganó finalmente la partida, y el Museo Anger en un acuerdo extrajudicial para quedarse con una parte del botín, a título de cesión permanente, y devolver a sus legítimos dueños y herederos la otra parte de las obras de arte que habían llegado a sus fondos el 8 de diciembre de 1975.

Multimillonario negocio

El Dr Bischof representó al hijo y único heredero, el ahora septuagenario Matthias Dietel, que vive cerca de Boston (Estados Unidos). Matthias Dietel preguntó por primera vez en Erfurt en 2004 cómo quería el Museo Anger abordar este legado, ya que él y su padre habían sido maltratados como herederos. Incluso estaba dispuesto a donarle al museo la mayor parte de sus obras y quedarse con una pocas como recuerdo. En 2009, exasperado, llamó al abogado especialista, Dr Bischof, porque no pasaba nada y las autoridades de izquierda (del partido Die Linke, heredero de los comunistas de aquel entonces) le daban largas durante años al asunto.

La empresa estatal Kunst-und Antiquitäten GmbH, con asiento en Berlin-Mühlenbeck bajo la égida de la Kommerz Koordination (KoKo, Coordinación comercial) de la RDA, bajo Schalck-Golodkowsi, se fundó en 1973 para garantizar el libre acceso a valiosas obras de arte y antigüedades. Su trabajo consistía en encontrarlas y venderlas a Occidente para generar divisas fuertes. Ni más ni menos que lo que habían hecho los nazis 40 años antes; los mismos procedimientos, los mismos argumentos, los mismos engaños.

En los 16 años de su existencia, Kunst- und Antiquitäten GmbH logró 430 millones de marcos alemanes orientales, una modesta parte del total de 27 mil millones de marcos alemanes que KoKo “ganó” entre 1966 y 1989. La mayor parte del dinero procedente de las ventas de arte procedía de expropiaciones sistemáticas y sin escrúpulos a coleccionistas privados y pequeños comerciantes.

Probablemente solo 5%

Según Bischof, el abogado de Dietel, su cliente también era uno de ellos. Pero, aunque, según los expedientes, alrededor de 220 personas sufrieron graves injusticias de esta manera, casi ninguno de los perjudicados acudió a los tribunales, tras la caída del Muro ni presentó una demanda ni mucho menos recibió una indemnización. Como no hay documentos el abogado solo pudo investigar a través de literatura secundaria; esto es un porcentaje inferior al 10% de las obras, probablemente el 5%. Los documentos relacionados con el caso Heinz Dietel están guardados bajo llave en los archivos de la ciudad de Erfurt o han sido destruidos por el tenebroso Servicio de Seguridad del Estado (STASI); lo que la Gestapo fue durante la era hitleriana.

El profesor emérito de la Universidad de Jena, Dr Olaf Werner, quien dictó cátedra sobre Derecho Civil, Derecho procesal civil, así como Derecho económico, comercial y de sociedades conoce muy bien las difíciles relaciones jurídicas que rodean estas expropiaciones y explica por qué los casos son tan difíciles de procesar:

Tenemos que ver que cada caso era diferente. Desde un punto de vista puramente fáctico, tenemos casos en los que la gente regaló algo voluntariamente. En otros casos se lo quitaron. …¿A quién más tenemos como testigos? ¿Se ha aplicado presión? Por eso nunca se puede decir que se pueden ignorar todos los casos.

Descripciones vagas

Además, los artículos de propiedad privada no suelen estar claramente etiquetados y apenas hay fotografías. En las listas de inventario solo aparecen (ex profeso) nombres aproximados como “jarrón del siglo XVIII con pintura de paisaje”, “cubiertos de plata ricamente decorados” o “silla barroca”. ¿Cómo se supone que los antiguos propietarios pueden demostrar que una pieza es suya? Los traficantes criminales de Berlín-Mühlenbeck también intentaron ocultar sus huellas: las colecciones se dividieron deliberadamente y las piezas se esparcieron por todo el mundo a través de intermediarios. Muchas reclamaciones ya han caducado, afirma el Dr Olaf Werner:

Tenemos toda una serie de problemas que deben resolverse. Y solo se puede abordar cada caso individual; en muchos de ellos se puede ayudar, pero me temo que no en la mayoría de ellos, debido a ambigüedades reales. Porque las liquidaciones de impuestos fueron una revelación intencionada. Aunque a regañadientes, se hizo para saldar déficits fiscales.

Delincuentes mudos

Pero no solo en este caso es difícil reconstruir los antecedentes y los procesos exactos. Solo unos pocos testigos contemporáneos quieren comentar sobre las expropiaciones. Los delincuentes, por supuesto, no quieren ni abrir la boca. Pero tampoco la mayoría de las víctimas, si es que todavía están vivas.

Uno de los pocos que experimentó de primera mano el modus operandi criminal y lo cuenta es el subastador de Rudolstadt, Martin Wendl. Él y su primera esposa, Bettina Wendl, abrieron en 1973 la pequeña Antiquitäten-Stube (Tienda de antigüedades y arte) en la Kirchgasse de la pequeña ciudad residencial de Rudolstadt, en Turingia, a los pies del imponente Heidecksburg. En aquella época él trabajaba como redactor en la editorial Greifenverlag (hoy no existe más); escribía libros sobre arte y artesanía, y ella restauraba muebles y muñecas con mucho cariño. Martin Wendl, que ahora tiene 67 años, dice:

La tienda de antigüedades fue un muy buen comienzo: no había muchas cosas atractivas, si es que había algo que comprar, en las tiendas estatales de consumo (Konsum), donde casi siempre estaban agotados los artículos; la ola de nostalgia recién estaba surgiendo...y si se viajaba mucho, se podían recoger cosas y vender bastante.

Las muñecas históricas se mostraron al público por primera vez (una colección privada seguía estando exenta de impuestos cuando estaba abierta al público) y fueron una sensación. Todo sonaba a un idilio casi Biedermeier que no parece encajar del todo con la RDA. Los problemas con los traficantes de divisas empezaron en el decenio de 1980, cuando su mujer empezó a exponer sus muñecas restauradas en otras ciudades. Se contaba que algún comerciante en arte occidental había visto estas piezas y ofrecía la perspectiva de una buena suma si se podían exportar a Occidente.

El interés de la mafia de Alexander Schalck-Golodkowski se despertó súbitamente y se les afilaron los colmillos de apetito. En abril de 1987 se pusieron por fin manos a la obra, documentada en los archivos de la STASI bajo el poco ingenioso nombre de OV (operativer Vorgang) Puppe (Proceso operativo muñeca). Se tendió una tupida red en torno a la susodicha tienda y la familia propietaria, de modo que el idilio tuvo un final brutal.

¿Acaso la venta de las muñecas a Occidente podría generar las codiciadas y económicamente urgentes divisas extranjeras? La familia Wendl fue la única que se preocupó del tema. Además del Servicio de Seguridad del Estado (STASI), que estaba al mando, otros órganos de la RDA participaron en esta operación. Pronto se extendió por la pequeña ciudad el rumor de que el matrimonio Wendl era culpable de evasión fiscal. Finalmente, la pareja se vio obligada a entregar al Estado la totalidad de sus existencias empresariales y su colección privada con lo que presumiblemente era un aviso de atraso fiscal completamente ficticio. En esta situación desesperada, lo único que les quedaba a los Wendl era cerrar su negocio y abandonar el país rumbo al Oeste.

Declaración de Washington

El próximo 3 de diciembre se cumple el 25º aniversario de la adopción de la Declaración de Washington sobre la lucha contra el arte saqueado por los nazis. En ella Alemania se comprometió a identificar a los propietarios de antes de la Segunda Guerra Mundial (1939 – 1945) y encontrar una solución "justa y equitativa". El gobierno federal alemán posee todavía obras saqueadas por el régimen genocida de Adolf Hitler y debería utilizarlas como advertencia para que no se repitan atrocidades y genocidios en el futuro.

La llamada Declaración de Washington ( Principios de Washington ) del 3 de diciembre de 1998 -en realidad "Principios de la Conferencia de Washington en relación con las obras de arte confiscadas por los nacionalsocialistas"- es un acuerdo que no es jurídicamente vinculante para los Estados firmantes y que fue creado para identificar obras de arte confiscadas por los nazis, localizar a sus propietarios o herederos antes de la guerra y encontrar una "solución justa y equitativa". En Alemania, en 1994 se fundó en Bremen la Oficina de Coordinación para Pérdidas de Bienes Culturales , que en 1998 recibió mayores responsabilidades y se trasladó a Magdeburgo.

El aniversario llega en un momento en que hay un renovado y animado debate en Europa sobre cómo tratar las obras de arte que han llegado a posesión del Estado por la fuerza o por medios ilegales. En Francia, por ejemplo, existe actualmente un debate sobre cómo abordar las obras de arte de la época colonial.

El presidente francés, Emanuel Macron, ha llamado hace tiempo a los museos de su país a identificar el arte saqueado durante la época colonial, crear las condiciones para su repatriación, inventariar las colecciones e investigar la procedencia de las obras de arte. Su propuesta, basada en un informe del Museo Quai Brandy, Jacques Chirac y del Ministerio de Cultura francés, ordena la devolución de los bronces de Benín tomados durante un sangriento asedio al Palacio Behazin en 1892. La propiedad de tales obras de arte no puede transferirse al saqueador; este es también un principio de la Declaración de Washington.

Como en el caso del arte confiscado por los nazis, se trata de algo más que de aclarar la propiedad. Francia ha creado una nueva conciencia de las violentas conquistas de la era colonial, lo que ha influido en el mundo del arte. El arte nacionalsocialista saqueado todavía atrae la atención internacional en la actualidad. Ha cambiado fundamentalmente el mundo del arte y contribuye a la memoria del Holocausto.

Al mismo tiempo, los estereotipos antisemitas están vivos y coleando en Europa a medida que los recuerdos del Holocausto comienzan a desvanecerse, según muestran recientes encuestas. Por lo tanto, Alemania también debería examinar de forma nueva y más intensiva cómo maneja las existencias de arte saqueadas por los nazis bajo responsabilidad federal. Dónde y cómo se muestran las obras y cómo se habla de ellas puede ayudar a garantizar que no se olvide el Holocausto.

Un modelo de confianza sería concebible

Cuando en el decenio de 1950 el Departamento de Estado de los Estados Unidos cerró su oficina de devolución de arte en Alemania, los fondos de arte restantes del "Central Collecting Point Munich" -identificados cada uno de ellos con un "Número de Múnich" (número de entrada y fotografía)- fueron enviados a la Oficina Federal de Asuntos Exteriores, a través de la Administración Fiduciaria de Bienes Culturales transferida al gobierno federal y combinada con los fondos del punto de recogida de Wiesbaden. Así que ahora es responsabilidad del gobierno federal hacer algo para utilizar el arte saqueado que aún posee para conmemorar el Holocausto y prevenir futuros genocidios.

Diez años después de su devolución a Alemania, las obras de arte fueron transferidas al Ministerio Federal de Finanzas y puestas en depósito. En 1965, el Ministerio de Finanzas convocó un consejo de expertos y se concedieron préstamos a largo plazo de más de 580 pinturas y 1.200 gráficos a 102 museos alemanes. Objetos adicionales fueron a varios departamentos gubernamentales. Los artículos que no están en préstamo se guardan en la Oficina Federal de Administración, donde se están haciendo esfuerzos para encontrar otros lugares donde prestarlos para que sean vistos por el público.

La República Federal de Alemania tiene el derecho soberano de determinar el estado de este arte saqueado. Debería basarse en los siguientes principios: El punto central es que el Estado alemán nunca debe beneficiarse -ni siquiera indirectamente- de los crímenes cometidos durante la era nazi. Por lo tanto, el Estado alemán debería anunciar que considera las propiedades saqueadas durante el Holocausto simplemente bienes en fideicomiso perpetuo y que las tratará como tales. Alemania debe mantener las obras bajo su custodia, reconociendo al mismo tiempo que el país nunca podrá ser considerado el propietario legítimo. El gobierno federal, como cualquier administrador, sería entonces responsable de mantener una contabilidad pública completa de todos los depósitos de valores federales.

El descubrimiento de la Colección Gurlitt en 2013 debería servir como un impulso renovado para que el gobierno federal autoidentifique a los propietarios del arte saqueado en su poder, como complemento a la determinación de la procedencia de los estados federales y los museos. Al mismo tiempo, el caso Gurlitt debería utilizarse para recordar el Holocausto. El esfuerzo por garantizar un manejo justo y equitativo del arte saqueado por los nazis es particularmente importante en un momento en que el antisemitismo está resurgiendo en Alemania.

Los franceses podrían servir de modelo a seguir

Los estados federados alemanes (Bundesländer) que han derivado sus derechos de propiedad de los supuestos derechos de propiedad del gobierno federal tendrían que hacer lo mismo.

¿Aceptará el gobierno federal de Alemania la responsabilidad de encontrar una solución justa al arte confiscado por los nazis, como se establece en la Declaración de Washington?

Los franceses podrían servir como modelo a seguir. Recogieron, inventariaron y presentaron el arte robado por los nazis en Francia durante la era nazi en la llamada Colección MNR, organizaron una exposición de las obras en Israel y exhibieron permanentemente este arte en el Louvre, junto con información sobre la historia de su procedencia. Este modelo abre la posibilidad y aumenta las posibilidades de devolver las obras a sus propietarios o sus herederos. También ayuda a respetar y mantener viva la memoria de las víctimas del Holocausto, a educar mejor al público sobre el Holocausto y a mostrar cómo cambió la cultura alemana y europea.

Alemania debería crear un fideicomiso permanente para el arte saqueado por los nazis. Al hacerlo, el Estado alemán dejaría claro que reconoce incondicionalmente que no tiene ningún derecho a beneficiarse de la propiedad que llegó a sus manos mediante el genocidio. Un fondo de este tipo estaría de acuerdo con los principios del derecho y la política alemanes, así como con el derecho internacional. Un fondo de este tipo sentaría un precedente importante para otras naciones y ayudaría a prevenir futuros genocidios y otras atrocidades al socavar el afán de lucro involucrado.

Lo mejor sería que el gobierno federal, con motivo del 25º aniversario de la Declaración de Washington, estableciera a nivel federal las normas para la propiedad de obras de arte robadas en Alemania, de modo que los estados federados, los museos y las casas de subastas pudieran también seguirlos. Queda aún mucho por hacer en materia de restitución de las obras de arte saqueadas por los nazis.

Arte saqueado

Otro de los casos derivados del saqueo nazi de obras de arte difamadas como "degeneradas" por el régimen genocida de Adolf Hitler es el de la disputa por Madame Soler, de Pablo Picasso. Los herederos del banquero Paul von Mendelssohn-Bartholdy quieren recuperar el cuadro, mientras que la Staatsgemäldesammlung Bayern (o Pinacoteca), de Múnich, se considera la legítima propietaria. En el asunto ha tenido que intervenir la Secretaria de Estado y Comisionada de Cultura, Claudia Roth, del partido Los Verdes.

Pablo Picasso, «Madame Soler», 1905. © 2023 by Artworks / Staatsgemäldesammlung Bayern.Pablo Picasso, «Madame Soler», 1905. © 2023 by Artworks / Staatsgemäldesammlung Bayern.

Madame Soler se la ve seria, alerta y concentrada. Una mirada intensa que el pintor Pablo Picasso captó en 1903 de la esposa de su amigo, el sastre Benet Soler. El retrato, que forma parte de la época azul de Picasso, se ha convertido desde entonces en objeto de una amarga y larga disputa entre los herederos de un coleccionista de arte judío y la Pinakothek de Baviera. Ambas partes reclaman la propiedad de Madame Soler.

De hecho, existe un instrumento para estos casos: en Alemania se puede recurrir a la llamada Comisión Limbach. Esta Comisión aclara los antecedentes y formula una recomendación que, aunque no es jurídicamente vinculante, constituye una importante recomendación moral.

Tanto la comunidad de herederos formada por descendientes del banquero judío Paul von Mendelssohn-Bartholdy (1875-1935) como la Colección Estatal de Pintura de Baviera se consideran legítimos propietarios. La situación se complica porque las partes no se ponen de acuerdo sobre si el cuadro se vendió bajo presión -en el contexto de la persecución y expropiación de judíos en la Alemania nacionalsocialista a partir de 1933- y porque las pruebas no son claras.

Como en Alemania no existe la posibilidad de entablar legalmente demandas de restitución que hayan prescrito -y porque los tribunales estadounidenses han denegado su competencia-, el litigio sobre Madame Soler ha llegado a un punto muerto. Salir de este impasse se está impulsando con la ayuda de la presión pública.

La "Comisión Consultiva para la Restitución de los Bienes Culturales confiscados por los nazis, en particular los judíos", como se denomina la Comisión Limbach en su totalidad, se creó en 2003 en respuesta a la Declaración de Washington de 1998. Sin embargo, adolece del defecto de nacimiento de que ambas partes en conflicto tienen que recurrir a ella conjuntamente. Sin embargo, la Colección Estatal de Pintura de Baviera no ha querido dar este paso hasta ahora. Pero ahora la Secretaria de Estado de Cultura, Claudia Roth, está presionando: 

Pido expresamente al Gobierno del Estado federado de Baviera que despeje por fin el camino para que la Colección Estatal de Pintura de Baviera acepte recurrir a la Comisión Asesora. Hace mucho tiempo que debería haberse hecho.

Lo indiscutible

Junto con su primera esposa, von Mendelssohn-Bartholdy había reunido en Berlín una considerable colección privada de artistas modernistas, que podría haber incluido Madame Soler de Picasso ya en 1913/14, pero a más tardar a partir de 1930. En 1934, sin embargo, hay indicios de intenciones de venta, como señaló el director de la sucursal en Lucerna del comerciante de arte Justin K. Thannhauser. El propio Thannhauser, quien profesaba también la fe judía, había contribuido a consolidar la fama mundial del pintor con su gran exposición de Picasso en Múnich en 1913.

Paul von Mendelssohn-Bartholdy murió de un ataque al corazón el 11 de mayo de 1935; su segunda esposa es su heredera. En agosto de 1935, Madame Soler figura como "comprada" en la Galerie Thannhauser de Berlín. En octubre de 1935, Thannhauser pone a la venta el cuadro junto con otras cuatro obras de Picasso. Sin embargo, él mismo también se vio sometido a una presión cada vez mayor en la Alemania nazi, se fue a París y huyó de allí a Estados Unidos en 1940, con muchas obras sin enmarcar en su equipaje.

Desde entonces, Madame Soler formó parte de la colección privada de Thannhauser en Nueva York, expuesta en un lugar destacado y bien visible para los invitados. En noviembre de 1964, las Colecciones Estatales de Pintura de Baviera adquirieron Madame Soler de Picasso por 1,7 millones de francos suizos o 1,6 millones de marcos alemanes a Justin Thannhauser a través de una empresa con sede en Vaduz/Liechtenstein.

¿A qué se debe el litigio?

La comunidad de herederos duda de que el cuadro se vendiera sin presión (o extorsión), o de que se vendiera en absoluto. Aparte de la documentación interna de la Galerie Thannhauser, no hay pruebas directas de la compra en sí. Por lo tanto, también es posible que el cuadro solo se comprara por encargo de Thannhauser. Este es el argumento del Dr Julius Hans Schoeps, historiador y politólogo, condecorado con la Cruz Federal del Mérito y descendiente de Mendelssohn-Bartholdy, no solo en el escrito de demanda, sino también en su libro Wem gehört Picassos Madame Soler? (¿A quién pertenece Madame Soler, de Picasso?), publicado en 2022.

Considera probable que von Mendelssohn-Bartholdy entregara los cuadros a Thannhauser por encargo, con el fin de encontrar un comprador antes de que fueran confiscados por las autoridades nazis. Hasta entonces no había vendido ni un solo cuadro, pero entre 1933 y 1935 vendió 15 de sus pinturas. Sin embargo, el Estado Libre de Baviera mantiene la hipótesis de que el cuadro "no es un bien cultural incautado como consecuencia de la persecución nazi".  

¿Y ahora qué?

En el caso de los otros cuatro cuadros de Picasso que se vendieron, los herederos han llegado a acuerdos con el Museo Guggenheim y el Museo de Arte Moderno de Nueva York, así como con la Fundación Andrew Lloyd Webber: las obras permanecieron en las colecciones a cambio del pago de una suma desconocida. La National Gallery de Boston devolvió su Picasso a los herederos.

Como en la actualidad no parece que vaya a introducirse en Alemania en un futuro próximo una ley de restitución ni que se vayan a reformar los procedimientos de la Comisión Limbach (para incluir un derecho unilateral de recurso), la única opción que queda es el debate público, que ahora parece cobrar impulso con las declaraciones de la Secretaria de Estado de Cultura.

También Suiza

Pese a la Declaración de Washington, muchas familias tienen que luchar a menudo como suplicantes por la devolución de sus bienes robados por los nazis a consecuencia de la persecución racista y antisemita. En tal sentido, una comisión de la Confederación Helvética formada con ese objetivo debería aprender de los errores cometidos en Alemania. El debate gira en torno a la justicia para las víctimas y menos a los museos.

Suiza ha debatido nuevas formas de alcanzar los objetivos de la conferencia de la Declaración de Washington. También se ha criticado la investigación de procedencia de la Colección Bührle. Los Derechos Humanos son resultado de la transformación social, pero sobre todo de la experiencia de la guerra y la excesiva violencia. Desde su primera definición en la Declaración de Derechos de Virginia (1776), los derecho de propiedad han sido uno de los elementos centrales de los Derechos Humanos. Es el único derecho humano que es hereditario. Es por eso que la comprensión de la propiedad es ahora un criterio con el que se deben medir los estados constitucionales.

El rearme y la expansión nacionalsocialista se financiaron en gran medida mediante el saqueo de propiedades judías. La autoridad responsable se niega a emprender una reforma fundamental en la lucha contra el arte saqueado, aunque su presidenta, la Comisionada de Cultura, Claudia Roth (Verdes), se quejó recientemente de que muchas de las familias robadas a menudo tienen que luchar como suplicantes por la devolución de sus bienes. 78 años después del fin de la Segunda Guerra Mundial.

Pero para evitar exactamente eso, Suiza, Alemania y otros 42 países adoptaron la Declaración de Washington en 1998. La conferencia, encabezada por el subsecretario de Estado estadounidense Stuart Eizenstat, estuvo en peligro de fracasar debido a las diferencias entre los sistemas jurídicos anglosajón y europeo continental cuando una iniciativa suiza condujo a un gran avance.

Pero los participantes implementaron el plan aprobado de manera muy diferente: en Alemania, la recomendación oficial del gobierno federal fue 

buscar bienes culturales confiscados como resultado de la persecución nazi y, si fuera necesario, tomar las medidas necesarias para encontrar una solución justa y equitativa. 

Más de 32.000 bienes culturales han sido restituidos en 18.000 procedimientos, a menudo inadvertidos para el público. Esto puede deberse a que en su mayoría no se trataba de pinturas sensacionales y costosas: a menudo eran bibliotecas, jarrones y arte de la clase media.

Si es obvio que se trata de “bienes culturales confiscados debido a la persecución nazi”, normalmente no hay necesidad de disputa. Pero debido a la guerra y la Shoá se perdieron muchos documentos y la situación no parece clara. Sin embargo, para este tipo de disputas se creó en la Confederación Helvética en 2003 una comisión asesora a la que se puede pedir que haga una recomendación si ambas partes están de acuerdo.

En Suiza se debaten actualmente nuevas formas de alcanzar los objetivos de la conferencia. Hasta ahora hay una mayoría parlamentaria a favor de la creación de una comisión consultiva basada en el modelo alemán, creado en 2003.

Debido a los acontecimientos actuales en Alemania, ahora es el momento ideal para que los implicados en Suiza miren más allá de la frontera: recientemente, el Presidente de la Comisión alemana, Hans-Jürgen Papier, anteriormente Presidente del Tribunal Constitucional Federal alemán, durante la ceremonia de conmemoración del 20º aniversario de la Comisión rechazó con inusitada claridad las posiciones de la Comisionada de Cultura, Claudia Roth, quien estaba tambiíen presente.

Vacío legal

El jurista se queja de que la política obliga a la Comisión a trabajar en un vacío legal. En lugar de trabajar sobre la base de una ley federal que se necesita con urgencia, hay que trabajar con “leyes blandas” y compromisos políticos y morales, afirma Papier, quien pide que la Comisión Asesora se convierta en una Comisión Decisiva.

La comisión no incluye expertos reconocidos en confiscación de activos causada por la persecución nazi, investigación de procedencia ni abogados con experiencia relevante. Se trata de personalidades públicas respetadas, designadas por la Secretaría de Estado de Cultura: además de ex políticos como el ex primer ministro de Renania del Norte-Westfalia Jürgen Rüttgers (CDU), comprometido en 2005 en un escándalo por donativos ilegales a su partido; también se encuentran representantes de museos, el presidente de la República Federal de Alemania, y el director del Museo Histórico de Alemania, con sede en Berlín, Raphael Gross, quien también está en negociaciones para un puesto en la comisión suiza prevista para 2025.

Las propuestas para reformar la Comisión alemana y la gestión de los bienes confiscados como consecuencia de la persecución nazi llevan años sobre la mesa; algunos quedaron anclados en el acuerdo de coalición de 2021. Pero desde entonces no ha sucedido gran cosa, como acusa Hans-Jürgen Papier a la Comisionada de Cultura. Claudia Roth quiere que pronto sea posible recurrir unilateralmente a la comisión, antes de que algún museo en cuestión se posicione. Pero esto es desalentador e inadecuado. Mientras que otros países como Holanda ya han reformado su comisión, Suiza está considerando qué poderes debería tener su futura comisión.

Además de las definiciones jurídicamente vinculantes necesarias para Suiza, se necesitan normas uniformes para la investigación de casos: actualmente no existe un contenido formativo claramente definido para la formación de investigadores de procedencia. También es necesario un registro de especialistas, ya que algunos investigadores se especializan en confiscaciones en Francia, otros en subastas en Alemania, en impuestos, derecho o ciencia forense. Esto haría mucho más fácil involucrar a especialistas caso por caso.

Sería necesario aspirar a un centro de investigación neutral. En este sentido, sería deseable un centro de competencias en investigación apoyado por el gobierno federal helvético y los cantones. Allí se pueden realizar formación y perfeccionamiento, así como evaluación, según criterios claramente definidos.

Si Suiza siguiera el actual debate alemán sobre la retirada de la investigación de procedencias de los museos, en otro departamento se llevaría a cabo una investigación independiente de los fondos museísticos pertinentes y la aclaración de las procedencias. Si se sospecha que el arte ha sido robado, equipos de expertos especializados investigarán caso por caso. Un centro de investigación neutral con derecho a información de los museos también reduciría los costos de las disputas sobre posibles obras de arte robadas.

De seguir la Confederación Helvética este camino, los informes de dicho centro de competencia deberían ser revisados por supervisores externos para detectar preguntas abiertas y posiblemente detalles pasados por alto antes de entregarlos a la comisión.

Esto daría a la próxima Comisión Suiza una buena base para la toma de decisiones, porque si ese comité no cuenta con el apoyo de todos los involucrados, cada vez más instituciones seguirán el ejemplo de la Fundación Winterthur para el Arte, la Cultura y la Historia. La citada fundación ha creado ahora su propia comisión para sus colecciones, independiente de instrucciones, en la que expertos externos experimentados desarrollan soluciones justas y equitativas.

Robo de propiedad

Cualquiera que sea el camino que elija Suiza, como todos los países que han aceptado la Declaración de Washington, debe ser natural lo que exige el director general de la Jewish Claims Conference, Greg Schneider:

Casi 80 años después del fin de la Segunda Guerra Mundial, a los supervivientes y a sus herederos un proceso transparente y justo para recuperar sus bienes culturales que fueron robados de Alemania y esparcidos por todo el mundo.
Para lograr este objetivo, los legisladores suizos deben definir cómo entienden los derechos de propiedad y el robo de bienes debido a la persecución. Actualmente, en Suiza existen diferentes interpretaciones sobre cómo debe definirse la persecución y qué importancia debe tener la investigación de la procedencia basada en el contexto y la reducción de la carga de la prueba.
Sin embargo, las definiciones uniformes serían el requisito previo para cualquier base para la legislatura y una comisión, porque la persecución nazi de los judíos no terminó en la frontera suiza. A los refugiados judíos no se les permitía trabajar en Suiza. Si no podían conseguir medios para ganarse la vida, por ejemplo mediante la venta urgente de obras de arte, se les amenazaba con la expulsión y, con ello, en el lado alemán, con campos de concentración.
Y aunque Suiza nunca estuvo ocupada y no hubo leyes antijudías, innumerables obras de arte de propiedad judía llegaron a museos y colecciones privadas suizas durante y después de la guerra.
Por lo tanto, es cierto que actualmente en Suiza se está debatiendo sobre el futuro tratamiento de las obras de arte saqueadas y la creación de una comisión. Suiza no solo contribuyó al éxito de la Conferencia de Washington hace 25 años. Como Estado constitucional, es capaz de calibrar su comprensión de la propiedad a través de las medidas que se están discutiendo actualmente.

El padre de la Declaración de Washington, Stuart Eizenstat, está planeando una reunión en Washington DC el próximo diciembre. La Declaración de Washington pretende abordar definiciones jurídicas más precisas y nuevas ponderaciones, por ejemplo, la mayor independencia posible de la investigación de procedencia.

Eizenstat ha señalado repetidamente que se trata principalmente de equidad y justicia para las víctimas, y menos de los estados constitucionales y sus museos que todavía se benefician de los crímenes. Por eso es importante que Suiza vuelva a enviar excelentes negociadores y hable con una sola voz hasta entonces, especialmente en lo que respecta a la definición de la confiscación de bienes causada por la persecución nazi y la consiguiente cuestión de los derechos de propiedad.

Notas

Finkenauer, Thomas, Thiessen, Jan and Deutsches Zentrum Kulturgutverluste, «Sonderband Kunstraub für den Sozialismus: Zur rechtlichen Beurteilung von Kulturgutentziehungen in SBZ und DDR», Berlin: De Gruyter, 2023, 186 Seiten. ISBN 9783111144955. Paperback 39,00 €

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.