Discos

Músicas periféricas: Déodat de Séverac y Blanca Selva

Montserrat Font Batallé
jueves, 14 de diciembre de 2023
void void
Déodat de Séverac y Blanca Selva. Cançons en català, occità i obra sacra. Mireia Latorre, soprano; Daniel Blanch, piano; Joan Seguí, orgue; Eulàlia Fantova, mezzosoprano; Josep Cabré, barítono; Ariana Oroño, violín; Víctor Pedrol, acordeón diatónico y percusiones. Déodat de Séverac, Flors d´Occitània, La mort i la donzella, Nou cerquen pouen en jounesso, Dius Poderós, Goigs de nostra Senyora dels Dolors, Salve Regina, Sub tuum, Ave verum. Blanca Selva, Mes de Maria, La nit de la Puríssima, Panis angelicus, Pie Jesu, Domine. Disco compacto de 51.47 minutos grabado en 2022 en el Auditorio de Granollers y la Iglesia Parroquial de Sant Vicenç de Sarrià (Barcelona). Enric Giné, toma de sonido, edición y mezcla. Tasso Laboratori de so. Producción de Columna Música, 2023.1CM0428
0,0007796

Editado por el sello catalán Columna Música y producido por la soprano Mireia Latorre, este disco publicado durante este 2023 (abril) es una apuesta firme para dar a conocer al gran público la obra compositiva de dos autores franceses ampliamente desconocidos en nuestro país. Por un lado, el músico occitano Déodat de Séverac (1872-1921), del otro la pianista franco-catalana (y también compositora) Blanche Selva (1884-1942), ambos con formación musical en la Schola Cantorum de París y con ascendentes hispanos, pues la madre de Séverac era aragonesa, mientras que el padre de Blanche Selva era catalán ... Séverac y Selva estuvieron además estrechamente vinculados a la cultura catalana modernista (Séverac) y novecentista (Selva). Tanto es así, que Blanche Selva llegó a residir en Barcelona de manera estable durante doce años (1924-1936) hasta que decidió exiliarse a Francia con la guerra civil.

Si Séverac es considerado referente epigonal del Impresionismo francés a raíz de su traslado a los Pirineos Orientales (Céret, 1910), Selva es más bien conocida como la primera pianista que estrenó la integral de la Iberia de Albéniz en París, entre otras muchas proezas de un virtuosismo pianístico primerizo conocido más en Francia que en nuestro país, un virtuosismo que le permitió dar a conocer además las músicas de su admirado predecesor Déodat de Séverac, del que fue además de fiel intérprete, su primera biógrafa (Déodat de Séverac, Delagrave, 1930).

Así, el álbum que nos ocupa es una edición trilingüe que incluye canciones en occitano, catalán y francés de género profano y sacro de ambos autores; precedida por dos originalísimas caricaturas de Charles Constantin de Séverac y Selva en la cubierta del álbum (1903). El booklet que lo acompaña no solo contiene información histórico-biográfica de los compositores e intérpretes que nos ocupan; también presenta novedosamente las letras de las canciones traducidas en los tres idiomas (occitano, catalán y francés), facilitando una lectura trilingüe y transversal de todos los repertorios. Estas notas al CD avaladas por Jean-Bernard Cahours d´Aspry, uno de los máximos conocedores de la figura de Séverac en el panorama francés actual, añade redacción de la misma soprano y productora del álbum Mireia Latorre, todo ello complementado con fotografías históricas que recorren el vínculo occitano-catalán de Séverac y Selva tanto en Francia como en Cataluña.

Si la apuesta lingüística es plural, también lo son los repertorios que de manera heterogénea se intercalan, iniciados por un tríptico de tres melodías profanas recuperadas por Latorre, Flors d´Occitània (1913) escritas por Séverac en Céret (1910-13), con letras del poeta Prosper Estieu (1860-1939) - uno de los fundadores del occitano moderno -. En ellas, destacan los ritmos de galope de la primera “Canson per cabalet”, así como la sonoridad tonal dieciochesca de “Albado” de la felibre [RAE: Escritor o poeta en lengua de oc de época moderna] Marguerite de Navarre (1878-1969); seguida de “Cant per Nadal” con texto del poeta Goudouli (ss. XVI-XVII) inspirada en las viejas tonadas populares del Lauragais, región natal de Séverac, y dedicada a Alix de Séverac, hija del músico. Con un piano limpio y buen timbre vocal de Latorre, la cuarta canción “Albada a l´estela” es una monodía que resigue la letra del poeta Paul Rey (1873-1918) -seudónimo de Paul Rejin-. Latorre interpreta con timbre bien asentado y trémolos agudos esta refinada melodía, acompañada por Daniel Blanch que añade elegantemente al piano amplias resonancias y acordes modales.

Las dos piezas que siguen son composiciones religiosas compuestas por Blanche Selva, inéditas hasta el momento y que dan a conocer la faceta compositiva de esta polifacética pianista franco- catalana. Mes de Maria (1929), dedicada a Séverac, lleva texto del poeta novecentista mallorquín Miquel Ferrà y es una canción de alabanza caracterizada por su solemnidad, de gran expresividad pianística y vocal, en la que Latorre exhibe un amplio dominio de los pianissimi vocales con timbre delicado. La segunda obra sacra de Selva es La nit de la Puríssima (1929) con letra del poeta modernista Joan Maragall, y es quizás más sorprendente que la anterior al ser una obra de gran descriptivismo armónico (ascensos del piano), dentro de la espiritualidad mariana que la envuelve, y de la que la voz, el violín y el piano se hacen eco en este trío con una puesta en escena imbuida de misticismo y religiosidad.

Le siguen siete canciones más de Séverac, esta vez cuatro temas profanos y tres obras religiosas, iniciadas con la canción popular catalana La mort i la donzella (1918), un diálogo inspirado en el lied del mismo nombre de Franz Schubert que Séverac armonizó a partir de la adaptación literaria de Francesc Suber cantada magistralmente por el barítono Josep Cabré y la soprano Mireia Latorre. Otra de las novedades de esta grabación sucedida por un tema de aire popular como es Nou cerquen pouen en jounesso de Goudoli (“No buscamos pues, los jóvenes”) de tono satírico y versionado aquí con acompañamiento de acordeón, percusión y viola da gamba, con un timbre melódico del todo amoldado al carácter vocal de esta mélodie occitana de 1913.

Dius Poderós, un cántico de Prosper Estieu (1860-1939) fue publicada por la Asocación félibre de Castelnaudary “Grilhs del Lauraguès”, una obra que contrasta por las resonancias del órgano con la mélodie precedente que sirve para dar continuidad a la presencia del órgano de Joan Seguí en esta grabación (organista de Santa Mª Mar y la Sagrada Família en Barcelona), pues está sucedida por Goigs de nostra Senyora del Dolors, un canto de alabanza religioso armonizado por Séverac, que se hace eco de las influencias organísticas del músico que era a su vez sobrino de un conocido organista de Perpiñán (Juli de Carselade). La interpretación de estos Goigs… suena amplia y tonal, si bien las resonancias y su ritmo lento crean una atmosfera recogida un tanto oscura en acústica que contrasta con el supuesto tono popular de este canto de alabanza…

Las tres obras sacras siguientes Salve Regina (1917), Sub tuum y Ave Verum (1913) de Séverac suenan perfectas tanto en acústica, como en timbre y armonías. Eulàlia Fantova (mezzosoprano) culmina con magistral interpretación estas músicas sacras, especialmente el motete a dos voces Sub tuum, una obra scholista compuesta por Séverac (París); así como otra de las joyas del disco el Ave verum, también a dos voces y dedicado a una de las hermanas fallecidas del músico occitano (Marthe). Además de llevar dedicatoria al compositor y organista de Clermont-Ferrand F.J. Brun, Ave verum evoca los viejos cantos del Languedoc que bien seguro Séverac habría escuchado durante su infancia y juventud en su pueblo natal de Saint Félix de Lauragais y cuya sacralidad conecta estrechamente con las dos últimas obras religiosas del disco.

Panis angelicus (1941) de Blanche Selva, una obra de madurez para voz y órgano dedicada al poeta Miquel Melendres (1905-1974), canónigo de la catedral de Tarragona, desde 1948, del que Selva musicó algunos de sus recopilatorios poéticos, está interpretada aquí con ostinati claros al órgano de aire muy tonal; así como el último Pie Jesu, Domine (1940) otra obra de exilio de Selva compuesta en San Saturnin de Auvernia (Francia), dedicada a los fallecidos de la 2ª Guerra Mundial, en la que destacan los agudos contrastes vocales y una escritura organística simple y austera, en clara diferencia a las obras déodatianas precedentes.

En definitiva, una rica recuperación de cultura musical franco-catalana y occitana heredera de los presupuestos compositivos de la Schola Cantorum, aún hoy día poco conocida (además de poco valorada por sus aires tonales y un tanto conservadores muy presentes en estas músicas “transversales” de inicios del s. XX…), en un álbum periférico pero atrevido, rico en aporte documental y musicalmente muy plural. 

Toda una apuesta valiente de reconstrucción de patrimonios musicales de los que el próximo 17 de noviembre la Biblioteca de Cataluña se hará eco presentando el disco que nos ocupa, una iniciativa auspiciada por la Asociación Joan Manén que tendrá lugar en la Sala de Llevant de la misma biblioteca en Barcelona (20.30h.), concierto además comentado por Latorre y el traductor Jaume Figueras. 

Esperemos que la acogida de estas músicas hoy día prácticamente desconocidas suenen (y resuenen) siendo escuchadas con la atención, dimensión histórica y visibilidad que se merecen. 

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.