Estados Unidos

Cada vez más difícil

Jorge Binaghi
lunes, 18 de diciembre de 2023
Schenk, Tannhäuser © 2023 by Evan Zimmerman / Met Opera Schenk, Tannhäuser © 2023 by Evan Zimmerman / Met Opera
Nueva York, miércoles, 6 de diciembre de 2023. Metropolitan Opera at Lincoln Center. Tannhäuser (19 de octubre de 1845, Hofoper de Dresde) libreto y música de R. Wagner. Puesta en escena: Otto Schenk (repositor: Stephen Pickover). Escenografía: Günther Schneider-Siemmssen. Vestuario: Patricia Zipprodt. Luces: Gil Wechsler. Coreografía: Norbert Vesak. Intérpretes: Andreas Schager (Tannhäuser), Elza van den Heever (Elisabeth), Christian Gerhaher (Wolfram), Georg Zeppenfeld (Hermann), Le Bu (Biterolf),y otros. Orquesta y coro (director: Donald Palumbo) del Teatro. Dirección: Donald Runnicles.
0,0005024

Hace cinco años de mi última visión de esta obra. Pasa el tiempo rápido. Mi crítica se llamaba A medio gas. El título que lleva ésta es su continuación, lamentablemente.

Nunca había visto este título, que admiro pese a algunas reservas sobre el libreto, en el Met. Y suponía que una reposición de una vieja producción con la garantía de los nombres del decorador y director de escena (aunque éste fuera un recuerdo) sería una satisfactoria versión ‘tradicional’. Empecé a alarmarme cuando leí que al ‘desempolvar’ (nunca mejor dicho) los decorados habían volado nubes de polvo y otras cosillas en el Met. Bien.

Pieza enlazada

El resultado fueron los decorados más feos que recuerde de Schenider- Siemmsen para los actos extremos, y muy bonitos pero sumamente anticuados para el central. De la dirección de actores no sé qué queda, pero me parece que casi nada, y cada uno campaba por sus respetos (si se tomaba el trabajo. Otros cantaban y punto. La mejor en el aspecto de interpretación fue la Elisabeth de van den Heever que intentó hacer creíble su personaje). La iluminación no se destacó precisamente, pero lo peor fue la coreografía de la bacanal que hoy es de carcajada: una especie de ejercicios gimnásticos ni siquiera muy difíciles ni diferentes.

Para no encarnizarme pasaré a la parte musical, que fue mejor aunque lejos de lo que esperaba. La labor del coro, que aquí tiene parte importante, fue magnífica. La orquesta también sonó bien, pero la batuta de Runnicles (recibido y despedido como si fuera un Solti) fue de lo más soso, pesado y ni siquiera sensual o místico. Creo que nunca oí en teatro una obertura y bacanal de tan escaso interés.

Si vamos a los cantantes, fue muy interesante el pastorcito de Maureen McKay (no estoy siendo irónico, sino que celebro que no hayan puesto a un niño del coro o a un contratenor como se usa en muchas partes). Zeppenfeld es una voz espléndida, pero su Langrave Hermann parecía pasar por ahí, y mucho más de fruncir el ceño o levantar un brazo no hacía.

'Tannhäuser' de Wagner. Dirección: Donald Runnicles. Puesta en escena: Otto Schenk (repositor: Stephen Pickover). Nueva York, Metropolitan Opera, diciembre de 2023. © 2023 by Evan Zimmerman / Met Opera.'Tannhäuser' de Wagner. Dirección: Donald Runnicles. Puesta en escena: Otto Schenk (repositor: Stephen Pickover). Nueva York, Metropolitan Opera, diciembre de 2023. © 2023 by Evan Zimmerman / Met Opera.

Schager es de los pocos (si hay más de uno) ‘heldentenors’ que quedan, y es de agradecer su canto directo, generoso, que lograba llegar al relato final como si fuera un juego de niños (dicen que Strauss fastidiaba a los tenores porque les tenía manía, pero no sé si es el que más o el único). Ahora bien, no le pidamos refinamientos expresivos ni vocales (los agudos en piano del concertante del segundo acto salieron pero hicieron añorar los trucos de Kaufmann, que por cierto ha frecuentado poquísimo la parte).

Van den Heever es una voz sólida y bella: no sé si era una velada no especialmente buena o si Strauss le está haciendo pagar un precio, pero comenzó con un vibrato molesto que fue desapareciendo a medida que pasaba el segundo acto, pero sólo en el tercero nos dio una buena interpretación total.

'Tannhäuser' de Wagner. Dirección: Donald Runnicles. Puesta en escena: Otto Schenk (repositor: Stephen Pickover). Nueva York, Metropolitan Opera, diciembre de 2023. © 2023 by Evan Zimmerman / Met Opera.'Tannhäuser' de Wagner. Dirección: Donald Runnicles. Puesta en escena: Otto Schenk (repositor: Stephen Pickover). Nueva York, Metropolitan Opera, diciembre de 2023. © 2023 by Evan Zimmerman / Met Opera.

Como se sabe, Venus es un rol más bien corto (para niveles wagnerianos), pero que se las trae. Siempre he creído que no es para mezzosopranos a menos que ésta sea un tipo Falcon (caso Grace Bumbry, para poner un nombre). Gubanova sufrió lo suyo, y con su peluca rubia parecía sólo una cortesía del protagonista decir que quería marcharse porque añoraba la luz y el mundo humano.

Los secundarios estuvieron correctos, en particular el interesante timbre de bajo de Le Bu (miembro del programa de perfeccionamiento de jóvenes artistas) en Biterolf.

Y no, no me he olvidado de Wolfram von Eschenbach: es un rol precioso y alguna vez lo han cantado barítonos liederistas con un cuerpo de voz suficiente para hacerle justicia. Gerhaher no creo que sea el adecuado porque, además de un timbre poco bello, acentúa una frase aquí, una palabra allá, cambia de color en algunos momentos, y nunca podemos hablar de línea de canto. Por suerte lo que hace mejor es su justamente famosa 'canción a la estrella vespertina' del tercer acto, pero personalmente no quedará en mi recuerdo.

'Tannhäuser' de Wagner. Dirección: Donald Runnicles. Puesta en escena: Otto Schenk (repositor: Stephen Pickover). Nueva York, Metropolitan Opera, diciembre de 2023. © 2023 by Evan Zimmerman / Met Opera.'Tannhäuser' de Wagner. Dirección: Donald Runnicles. Puesta en escena: Otto Schenk (repositor: Stephen Pickover). Nueva York, Metropolitan Opera, diciembre de 2023. © 2023 by Evan Zimmerman / Met Opera.

Al final había bastante público, pero decididamente menos que para Florencia en el Amazonas. Mis recuerdos de la Tetralogía en tiempos de Levine (¿puedo nombrarlo?), con cantantes si no todos extraordinarios muchos muy buenos, incluyen un Met repleto y unos aplausos muy calibrados. Tal vez sea cierto que también aquí, como en muchas otras partes, se aplaude todo igual. Al fin y al cabo si se ha pagado una entrada (‘barata’ o no) no vamos a pensar que hemos hecho un mal negocio y no nos hemos ‘divertido’ o ‘distraído’.

No es mi idea de qué debe ser la asistencia a un concierto u ópera, ni tampoco de qué puede considerarse cultura, pero seguramente mis muchos años permiten etiquetarme cómodamente dentro de los dinosaurios, y como dice mi compatriota Tita Merello en el tango Pipistrela: “y yo me dejo llamar; es mejor pasar por gila si una es viva de verdá”. A estas alturas uno nunca sabe si es la última vez que visita un teatro y me daría lástima que fuera esta mi despedida del Met. 

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.