Francia

Ópera de París

Violetta como ‘influencer’

Gustavo Gabriel Otero
jueves, 8 de febrero de 2024
Stone, La Traviata © 2024 by Vahid Amanpour Stone, La Traviata © 2024 by Vahid Amanpour
París, domingo, 21 de enero de 2024. Opéra National de Paris. Bastille. Giuseppe Verdi: La Traviata. Ópera en tres actos, libreto de Francesco María Piave. Simon Stone, dirección escénica. Hadrien Delanis, repositor de la puesta en escena. Bob Cousins, escenografía. Alice Babidge, vestuario. Zakk Hein, vídeo. James Farncombe, iluminación. Coproducción con la Wienner Staatsoper. Nadine Sierra (Violetta Valery), René Barbera (Alfredo Germont), Ludovic Tézier (Giorgio Germont), Marine Chagnon (Flora), Cassandre Berthon (Annina), Maciej Kwaśnikowski (Gastone), Alejandro Baliñas Vieites (Barone Douphol), Florian Mbia (d’Obigny), Vartan Gabrielian (Grenvil), Hyun-Jong Roh (Giuseppe), Olivier Ayault (mayordomo), y Pierpaolo Palloni (mensajero). Orquesta y Coro (director del coro, Alessandro Di Stefano) Estables de la Ópera Nacional de París. Dirección musical: Giacomo Sagripanti.
0,0011502

La Ópera de París repuso la puesta de Simon Stone de La Traviata creada en 2019 para el Palacio Garnier, que ahora ocupa la enorme sala de La Bastilla. La misma puesta ya se vio en Viena con algún pequeño cambio en el segundo acto, en el que una vaca que ordeñaba Violetta mutó por un tractor, en un cambio para bien. Simon Stone nos presenta una París actual con una marcación actoral casi cinematográfica. La actualización de tiempo y espacio se nos presenta respetuosa y bien pensada. La versión convierte a Violetta en una ‘influencer’ en las redes sociales, que muestra públicamente la más mínima de sus actividades personales, que intenta y consigue atraer todas las miradas y despierta una fascinación instantánea; el mundo de la moda no le es ajeno y hasta un perfume lleva su nombre y su rostro.

Ya desde el preludio sabemos que su enfermedad ha mutado de la tisis o tuberculosis del libreto a un actual cáncer, posiblemente leucemia. El resto de los personajes menores la acompaña como la corte que rodea a estos personajes mediáticos. Alfredo sigue siendo un buen muchacho que se fascina con ella y Germont padre intenta alejar a Violetta de su familia pues el príncipe de algún sultanato petrolero que estaba comprometido con su hija quiere dejarla por romper su futuro cuñado los moldes de un islamismo fanático.

El primer acto transcurre en un París reconocible: aparecen la entrada a la fiesta en una local bailable plenamente actual, el interior de ese local bailable y su puerta trasera donde los empleados salen a fumar y se ven los botes de basura, la estatua de Juana de Arco en la Plaza Pyramides, una esquina cualquiera de París con un simple quiosco de venta de comida al paso, entre otros lugares. El segundo acto es en una campiña idealizada donde Alfredo pisa uvas y Violetta utiliza el tractor, y hasta se ve una pequeña Iglesia de ese pueblo, el tercero es un interior con la fiesta en casa de Flora y el cuarto es mayormente en el interior, de un blanco casi cegador, del hospital donde está internada Violetta.

Verdi: La Traviata. Giacomo Sagripanti, dirección musical. Simon Stone, dirección escénica. París, Opéra National, enero de 2024. © 2024 by Vahid Amanpour. Gentileza Ópera Nacional de París.Verdi: La Traviata. Giacomo Sagripanti, dirección musical. Simon Stone, dirección escénica. París, Opéra National, enero de 2024. © 2024 by Vahid Amanpour. Gentileza Ópera Nacional de París.

La actualización marcha bien si abstraemos algunos detalles como enviar a Flora a llevar una carta a Douphol que en realidad es un mensaje de texto escrito en el teléfono portable de Violetta y algún pequeño pormenor más. Sólo para preocupar a los más puristas, pues en realidad la puesta funciona de principio a fin.

Simon Stone aporta soluciones muy inteligentes, como en un ‘Ah fors’è lui’ actuado y cantado por la protagonista mientras transita por París y en conversación virtual con Alfredo al que vemos en su trabajo, el ‘Addio, del passato’ donde reaparecen escenas, personas e imágenes del primer acto, o la escena final donde Violetta agonizante se sumerge en una atmósfera de luz blanca y humo.

El marco escénico creado por Robert Cousins, utiliza el escenario giratorio con dos grandes paredes perpendiculares que dejan ver un exterior y un interior. En el lado exterior, donde prevalece el negro, las paredes son enormes pantallas en las que se difunden vídeos, publicaciones de Instagram, conversaciones por SMS o WhatsApp, correos electrónicos del banco o con resultados de análisis médicos, los periódicos que hablan de la rotura del noviazgo de la hermana de Alfredo, y fotografías de bellos momentos de vida de pareja entre Violetta y Alfredo. Esto da soporte a la trama pero en algunos momentos distrae de la música y el canto. El espacio interior está casi siempre en un blanco inmaculado.

Verdi: La Traviata. Giacomo Sagripanti, dirección musical. Simon Stone, dirección escénica. París, Opéra National, enero de 2024. © 2024 by Vahid Amanpour. Gentileza Ópera Nacional de París.Verdi: La Traviata. Giacomo Sagripanti, dirección musical. Simon Stone, dirección escénica. París, Opéra National, enero de 2024. © 2024 by Vahid Amanpour. Gentileza Ópera Nacional de París.

Alice Babidge diseña bellos trajes actuales tanto para las escenas de lujo como del trabajo agrícola y disfraces un tanto procaces para la fiesta en casa de Flora que parece ser una noche de Carnaval.

Coherentes con la versión las luces de James Farncombe, así como los vídeos de Zakk Hein.

Nadine Sierra brilló como Violetta Valery. La propuesta de la puesta en escena es perfecta para una mujer de esta época, joven y bella, ambas características que están en la cantante nacida en Fort Lauderdale (Florida, EEUU). Plena en cada uno de los actos pudo pasar sin problemas de las coloraturas y agudos del principio, a la dramaticidad del final sin mella en su prestación vocal. Además sus sutilezas, sus filados, sus medias voces y sus pianísimos fueron un verdadero lujo. Luce su extraordinario registro con bello centro y agudos perfectamente timbrados en una tarde de verdadero triunfo.

Ludivic Tézier volvió a dar cátedra de canto verdiano con su Giorgio Germont. A su registro de encantadora belleza le sumó su amplio volumen y su perfecta intencionalidad en cada una de sus frases a la vez de su autoridad escénica.

Verdi: La Traviata. Giacomo Sagripanti, dirección musical. Simon Stone, dirección escénica. París, Opéra National, enero de 2024. © 2024 by Vahid Amanpour. Gentileza Ópera Nacional de París.Verdi: La Traviata. Giacomo Sagripanti, dirección musical. Simon Stone, dirección escénica. París, Opéra National, enero de 2024. © 2024 by Vahid Amanpour. Gentileza Ópera Nacional de París.

El tenor René Barbera fue un Alfredo Germont de gran calidad, con bella voz, adecuada proyección y perfectos agudos. Que no desentonó ante el canto de Sierra y de Tézier dos verdaderas estrellas del firmamento lírico de la actualidad.

A destacar la Flora de Marine Chagnon y el Barón Douphol de Alejandro Baliñas Vieites, dos voces a seguir con marcado interés. Muy atractivo el doctor Grenvil de Vartan Gabrielian. Muy bien servidos los personajes secundarios interpretados por Cassandre Berthon (Annina), Maciej Kwaśnikowski (Gastone), Florian Mbia (d’Obigny), Hyun-Jong Roh (Giuseppe), Olivier Ayault (mayordomo) y Pierpaolo Palloni (mensajero), estos últimos tres miembros de Coro de la casa.

Dúctil y refinada la prestación del Coro dirigido en esta ocasión por Alessandro Di Stefano.

El maestro Giacomo Sagripanti condujo una versión musical de primer orden, con refinamiento, con pleno conocimiento del estilo, con perfectos tempos; y logrando en todo momento un exquisito balance entre el foso y el escenario dejando cantar y extrayendo de la partitura todas sus riquezas. La conjunción de una batuta joven pero ya experimentada con un elenco verdaderamente internacional redundó en una versión musical de excelencia y se notó el trabajo prolijo de preparación del maestro Sagripanti.

En suma: una tarde de plenitud en París con una Traviata de excelencia. 

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.