Francia

Sibelius y Sibelius

Francisco Leonarte
viernes, 26 de abril de 2024
París, miércoles, 10 de abril de 2024. Maison de la Radio. Jan Sibelius, Sinfonía nº 1 en mi menor, op 39; y Sinfonía nº2 en re mayor, op 43. Orchestre Philarmonique de Radio France. Dirección musical, Mikko Franck.
0,0001666

Aprovechando que Mikko Franck es finlandés, que ya lleva algunos años al frente de la Filarmónica de Radio Francia, y que para la temporada 25-26 será reemplazado por Jaap van Zweden, la Casa de la Radio ha tenido la excelente idea de programar el ciclo completo de sinfonías de Sibelius en tres conciertos. Quien esto escribe tuvo la suerte de asistir al primero, con las Sinfonías 1 y 2

Que la Orquesta Filarmónica de Radio Francia es una de las mejores de su país volvió a quedar patente. La Primera de Sibelius empieza con un solo de clarinete, y en mi vida he escuchado tanto abandono, tanta suavidad deseperada como en ese solo a cargo del solista de clarinete de la OPRF. De quitarse el sombrero. Luego demostrarán su maestría otros profesores de la misma orquesta, el clarinetista, la flautista (qué claridad la suya en esas florituras que vuelan), el trompa... pero ese solo inicial de clarinete, ¡ay !, queda para el recuerdo.

Mikko Franck se lleva muy pronto a la orquesta por senderos fogosos, y la orquesta responde muy bien, con un hermoso sonido: uno piensa en una manada de caballos corriendo libres y al unísono. El espectador sigue atónito las invenciones de Sibelius: cierto, con influencias de Chaicovski, de Brahms, de alguno más por aquí o por allá, pero ya con indudable personalidad, con giros que nos hacen pensar en su Quinta sinfonía. Y uno se pregunta cómo, hacia las mismas fechas, podían Debussy, Sibelius, Nielsen, Mahler, Fauré o Schoenberg estar experimentando por senderos tan diversos y a la vez tan ricos...

No nos hemos dado cuenta, que ya acaba la sinfonía con un sorprendente solo de timbal (por cierto, «qué piazo de timbalero» el de la OPRF, qué fuerza en el inicio del redoble, qué suavidad en el final). Aplausos entusiastas de todo el público.

¿Podrá la Segunda quedar por encima de esta magnífica Primera sinfonía de Sibelius? Bajo la dirección de Mikko Franck la Segunda sinfonía parece menos «osada», más reflexiva. Comparada con otras versiones, la de Franck alarga más los tiempos. Se trata de una versión más analítica en que se capta bien el trabajo formal de Sibelius, pero que impide que la sinfonía avance, como si se perdiera en disquisiciones. Con el riesgo de aburrir.

Hace falta llegar al muy chaikovskiano último movimiento (que tal vez no sea el más interesante...) para que aquello vuelva a cobrar vida. La cosa termina pues en apoteosis : final menos sorprendente que el de la Primera sinfonía.

El público responde con mayor entusiasmo si cabe. No obstante, al salir, quien esto escribe escucha algún comentario suelto del tipo «la Primera bien, pero la Segunda me parece floja». Creo que no toda la culpa es de Sibelius... 

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.