Discos

Bruckner 200

Anton Bruckner Zehn Symphonien

Juan Carlos Tellechea
miércoles, 15 de mayo de 2024
void void
CD Box Anton Bruckner Zehn Symphonien / Anton Bruckner diez sinfonías (sello Gramola). Basílica de San Florián. Live Edition. Altomonte Orchester St. Florian. Oberösterreichisches Jugendsinfonieorchester. Director Rémy Ballot. Grabadas en la Basílica de San Florián (Alta Austria) durante el Festival Bruckner de San Florián entre 2013 y 2023. Ingenieros de sonido John Gladney Proffitt; Christian Ensthaler (Sinfonía nº 3). P & C Gramola 2023
0,0008994

La música de la gran exposición Anton Bruckner. Der fromme Revolutionär (Anton Bruckner. El revolucionario piadoso), que tiene lugar en la suntuosa sala de Estado (Prunksaal) de la Biblioteca Nacional de Austria, en Viena, por el bicentenario del nacimiento del gran compositor austríaco, es la de esta extraordinaria antología de grabaciones en vivo, Anton Bruckner. Zehn Symphonien (sello Gramola) de la Altomonte Orchester St. Florian, y la Orquesta Sinfónica Juvenil de Alta Austria, bajo la égida de Rémy Ballot.

Los discos fueron producidos durante la última década en los Festivales (anuales) Bruckner de San Florián en la basílica de la Abadía homónima de la Orden de Canónigos Regulares de San Agustín, un lugar de encuentro y devoción, que se alza sobre el valle del Danubio.

La tradicional casa grabadora vienesa Gramola cumple el primer centenario de su fundación en estos meses y lo hace lanzando en 2024 esta Live Edition de la integral de sinfonías de Bruckner, incluida “La anulada” en re menor WAB 100, y la inacabada Novena en re menor WAB 109 (solo hasta el “Adagio. Langsam, feierlich”), interpretadas en los conciertos del referido festival desde 2013 a 2023.

Todo visitante que acuda a la exhibición de Viena puede corrobar auditivamente el acierto en la exquisita elección de la prestigiosa Biblioteca Nacional de Austria, que presenta con un compendio de su Colección Bruckner, única en el mundo, al revolucionario compositor austríaco como una personalidad polifacética, atrapada entre esferas sociales en conflicto, y un innovador musical de gran audacia.

Los músicos

La laureada Altomonte Orchester St. Florian, fundada en 1996 para la conmemoración del centenario de la muerte de Anton Bruckner en Viena, lleva el nombre de los pintores del Barroco Martino Altomonte y su hijo Bartholomeo, quienes crearon los magníficos frescos que prestan su atmósfera única e incomparable a las estancias de la Abadía de San Florián.

Cultivar la tradición musical y la música de iglesia en San Florián es una tarea especial para la Orquesta Altomonte. Para el festival anual Bruckner en este monasterio, el director artístico Thomas Wall amplía el colectivo musical hasta convertirlo en un gran conjunto "romántico".

Hombro con hombro, atril con atril, renombrados profesionales de la orquesta actúan junto a jóvenes promesas. De gran musicalidad, la Orquesta Sinfónica Juvenil de la Alta Austria, creada a comienzos del decenio de 1990, está integrada por nuevas generaciones de talentos musicales de Austria y otros 16 países: Alemania, Bielorrusia, Bulgaria, Inglaterra, Finlandia, Francia, Irlanda, Italia, Polonia, Rusia, Escocia, España, Hungría, Gales, Chipre y Australia.

Sonido homogéneo

Tocando unidos en el Festival Bruckner, ambos colectivos musicales muestran una gran magnificencia. Los ensayos y conciertos de la "Sinfónica del Festival Bruckner" anual se han convertido así en una "fiesta familiar e internacional de San Florián" desde 2013. Este clima se refleja en el sonido homogéneo y cálido de esta gran orquesta especializada en la música de Anton Bruckner al más alto nivel.

Bruckner dio sus primeros pasos en el género con su Sinfonía en fa menor, escrita en 1863. Aunque está bastante bien desarrollado, el primer movimiento (un Allegro molto vivace) da pocos indicios del futuro progreso de Anton Bruckner en la sinfonía, de la que se convertiría en uno de los compositores fundamentales.

El Andante molto que sigue a este primer Allegro es apenas más significativo, como si el compositor estuviera avanzando a tientas hacia la afirmación de su naciente personalidad. En cambio, el breve Scherzo que constituye el tercer movimiento revela ya la personalidad de un compositor que intenta imponer un estilo verdaderamente original y nuevo.

Timidez relativa

La orquestación más bien modesta de esta sinfonía muestra una relativa timidez por parte de Bruckner, quien, a partir de sus tres primeras sinfonías, se apresuró a hacer uso de los metales. Aunque solo puede considerarse un simple ensayo, la Sinfonía nº 0* tiene ya todas las señas del verdadero estilo bruckneriano que más tarde desarrollaría en sus 9 sinfonías siguientes.

El Allegro que inicia la Sinfonía nº 0 posee las características típicamente brucknerianas que se encuentran con frecuencia al comienzo de la mayoría de sus sinfonías posteriores. El Andante que sigue a este Allegro es menos convincente, como si Bruckner se resistiera a ser audaz en su escritura.

Con el Presto Scherzo en tercera posición, en cambio, Bruckner muestra su personalidad salvaje e indomable, que iba a afirmarse muy rápidamente en las Sinfonías siguientes. El Finale: Moderato, con el que termina la Sinfonía, aunque comienza casi tímidamente, se afirma gradualmente y revela algunos indicios de violencia.

Furia

La carrera de sinfonista de Anton Bruckner no despegó realmente hasta su verdadera Sinfonía nº 1,* estrenada en público en Linz en 1868. Ésta Sinfonía y por supuesto la Quinta, se alejan de las convenciones legadas por el Clasicismo y el Romanticismo. Ambas fueron compuestas de una manera tan intransigente como audaz.

Comenzando con un Allegro casi marcial y muy pausado, la Sinfonía nº 1 pronto desata inquietantes tormentas, alternadas con secuencias de calma muy relativa. El Adagio que sigue parece bastante más apagado, renunciando a la idea de desatar relámpagos. El tercer movimiento, un Scherzo, es furioso y salvaje, una característica que ocupará un lugar considerable y casi inmutable en todas las sinfonías venideras.

Con el Finale: Bewegt, feurig de la Sinfonía nº 1, se vuelve a la violencia y a las tormentas que constituirán más que nunca el contenido emocional esencial de sus futuras sinfonías.* La Sinfonía nº 4 "romántica"* incluida en este conjunto es la primera versión de la obra. Se diferencia especialmente de la versión Nowak por un Scherzo radicalmente distinto, mucho más áspero y austero. El Allegro moderato que concluye la obra tampoco tiene mucho que ver con la versión Nowak, y termina en una atmósfera de negra violencia.

La Quinta

La Sinfonía nº 5* fue compuesta entre 1875 y 1876. Reformada poco después por su compositor, fue estrenada en 1894 por el director Fanz Schalk, quien la arregló un poco a su gusto. Tras su Sinfonía nº 4, representa un paso definitivo en su carrera como sinfonista. Comenzando con una misteriosa Introducción. Adagio - Allegro, permite a los metales enunciar un poderoso coral que se desvanece para introducir el Allegro.

El segundo movimiento, un Adagio. Sehr langsam, comienza con un tema nostálgico enunciado por el oboe y apoyado por las cuerdas. El tercer movimiento es un Scherzo. Molto vivace (schnell – Trio im gleichen Tempo) vigoroso y violento de marcado carácter fantástico. El Finale. Adagio – Allegro moderato introduce un tema misterioso seguido de una especie de marcha grandiosa en la que los metales afirman una presencia abrumadora, casi terrorífica.

La Sexta y la Séptima

De menores proporciones, la Sinfonía nº 6* fue compuesta entre 1879 y 1881 y se abre con un impresionante Maestoso lleno de solemnidad. El ambiente relativamente sereno de este Majestuoso pronto se deteriora con la irrupción desestabilizadora de los metales, que emiten violentas agregaciones de sonido. El Adagio que sigue vuelve a una especie de vaga serenidad, no sin cierta tensión, manteniendo a raya cualquier intervención de los metales.

Al Adagio le sigue ahora un Scherzo de marcado carácter fantástico. Bruckner crea un clima sonoro opresivo que recuerda a los grabados de Alberto Durero. El Finale, con su tema opresivo cargado de ansiedad y violencia, está adornado con un brillo maléfico caracterizado por la intervención masiva de los metales.

La Sinfonía nº 7,* compuesta entre 1881 y 1883, es sin duda la cumbre del ascenso peligroso y glorioso de Bruckner en el reino de la sinfonía. Se abre con un Allegro que encierra un considerable mensaje emocional. Un inmenso Adagio, inspirado en la muerte repentina y brutal de Richard Wagner, confiere a este movimiento un carácter cargado de tristeza y dolor. Un Scherzo caprichoso y extraño ocupa el lugar del tercer movimiento. Acechado por ominosos y amenazadores tuttis de metales, el Finale termina en una especie de victoria sobre las fuerzas de la noche.

La Octava y la Novena

La Sinfonía nº 8* se terminó en 1887, pero Bruckner introdujo desafortunadamente una serie de cambios después de que el director de orquesta Hermann Lévi (creador del Parsifal de Wagner en 1882) se negara a dirigirla en su estado original. De vastas proporciones, la Sinfonía nº 8 comienza con un Allegro moderato con un tema ominoso apoyado rápidamente por el rugido de unos metales amenazadores.

La atmósfera de violencia y angustia se mantiene hasta la conclusión del movimiento. Situado en segunda posición, un Scherzo endiablado parece evocar un paisaje nocturno. El Adagio que sigue al Scherzo es inusualmente amplio y termina en una especie de calma relativa, dando paso a un Finale extremadamente violento en el que los timbales desempeñan un papel impresionante. Con sus formidables tormentas y sus marchas frenéticas y sublimes, este grandioso Finale concluye con un prodigioso tutti de metales al unísono, que lo lleva a una cierta gloria.

La inconclusa Sinfonía nº 9* de Bruckner se abre con una misteriosa y solemne llamada de trompeta que parece provenir de vastos y lejanos espacios. El Scherzo que sigue tiene el carácter fantástico y violento que Bruckner reserva para esta parte de sus sinfonías, y deja brillar su inquietante y malhumorada oscuridad hasta su conclusión. El inmenso Adagio que sigue a este Scherzo parece hacerse eco del angustioso estado de ánimo del Feierlich, misterioso que forma el primer movimiento.

Sin Finale

La producción de Gramola prescinde por completo del Finale, reconstruido a partir de las doscientas páginas de borradores y bocetos que dejó Anton Bruckner, cuya labor compositiva se vio brutalmente interrumpida por la muerte. La obra concluye en ese Adagio que deja en enigmático suspenso sus ideas Bruckner.

Rémy Ballot, al frente de la Altomonte Orchester y de la Oberösterreichische Jugendsinfonieorchester, opta por volver en varios casos a las versiones originales, a excepción de la Sinfonía en re menor WAB 100 (1869, la Anulada, (Ed. David Chapman 2023), la Sinfonía nº 1 en do menor WAB 10 (Wiener Fassung 1890/1891), la Sinfonía nº 4 (Drittfassung 1888 (Ed. Benjamin Korstvedt 2004), la Sinfonía nº 7 (1883 -1885, Ed. Leopold Novak 1954 al cuidado de Paul Hawkshaw 2018/2019), y la Sinfonía nº 8 (1890, al cuidado de Paul Hawkshaw 2014).

Precisión y rigor

Ballot va así en la dirección opuesta a otros directores que prefirieron grabar la integral de sinfonías de Bruckner solamente en la versión Novak. Esta recopilación completa del sello Gramola conserva todas las características de Rémy Ballot, precisión, cohesión, rigor en la elección de los tempi y equilibrio constante entre cuerdas y metales.

La interpretación bajo la égida de Ballot es impresionante. La triple combinación de lugar, compositor y obra, en armonía con la acústica de la basílica, que tiene un tiempo de reverberación de siete segundos (¡todo un desafío!), es cuidadosamente considerada por el director.

La captación de sonido (ingenieros John Gladney Proffitt y Christian Ensthaler (Sinfonía nº 3) en la basílica de San Florián realizadas entre 2013 y 2023 se benefició de un escenario sonoro amplio, con las maderas a buena distancia y los metales no demasiado prominentes. Una excelente edición que se esperaba desde hacía tiempo.

Notas

1. Sinfonía en re menor WAB 100 “La anulada” 1869 (Ed. David Chapman 2023)

2. Sinfonía nº 1 en do menor WAB 101, Wiener Fassung (Versión de Viena) 1890 / 1891

3. Sinfonía nº 2 en do menor WAB 102 Primera versión (Ed. William Carragan). Sinfonía nº 3 en re menor WAB 103 Primera versión 1873

4. Sinfonía nº 4 en mi bemol mayor WAB 104 “La Romántica” Tercera versión 1888 (Ed. Benjamin Korstvedt 2004)

5. Sinfonía nº 5 en si mayor WAB 105

6. Sinfonía nº 6 en la mayor WAB 106 1861

7. Sinfonía nº 7 en mi mayor WAB 107 1883-1885 (Ed. Leopold Novak 1954; al cuidado de Paul Hawkshaw 2018/2019

8. Sinfonía nº 8 en do menor WAB 108 1890 (al cuidado de Paul Hawkshaw)

9. Sinfonía nº 9 en re menor WAB 109

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.