Convocatorias

Una nueva producción de 'El Holandés Errante', en Buenos Aires

Redacción
jueves, 16 de mayo de 2024
Cartel de la producción © EEMM Cartel de la producción © EEMM
0,0004488

El Teatro Avenida de Buenos Aires acoge los días 16, 18 y 24 de mayo una nueva producción del Ópera Festival Buenos Aires, El Holandés Errante (Der fliegende Höllander) dirigida por la soprano argentina Graciela de Gyldenfeldt.

La dirección musical está a cargo de Helge Dorsch, con Lucía Zicos como directora invitada; dirección de escena de Emilio Urdapilleta y un elenco encabezado por leonardo Estévez y De Gyldenfeldt

Los principales roles serán desempeñados por Leonardo Estévez y Sergio Wamba (Holandés), Graciela De Gyldenfeldt (Senta), Walter Schwarz (Daland), Rodrigo OlmedoJavier Suárez (Erik), Laura Dominguez (Mary) y Naoki Higasiyosihama y Darío Leoncini (Timonel). 

Estrenada el 2 de enero de 1843 en Dresde con Richard Wagner al mando de la orquesta del Hoftheater, Der fliegende Holländer, conocida como El holandés errante o también El buque fantasma, es una ópera romántica en tres actos que, con libreto propio marca para el compositor el paso de la ópera al drama musical y el inicio de su etapa madura. 

Inspirado por la lectura de las leyendas en torno a barcos misteriosos y buques fantasmas que desde tiempos inmemoriales alimentan el imaginario popular y una producción artística que va de la literatura del romanticismo al universo Disney y que el poeta alemán Heinrich Heine incluyó en sus Memorias del señor de Schnabelewopski, y estimulado por un temerario viaje por el Báltico que le hizo pensar que su destino sería el mismo que el del protagonista de alguna de ellas, Wagner esbozó un primer libreto que sería el punto de partida para el texto definitivo de Der fliegende Holländer.  

Con la tempestad que agita los mares y el amor redentor como elementos esenciales de la historia, el compositor y dramaturgo comenzó a dar forma en 1840 a una trama protagonizada por “el holandés errante” o “el terror de los mares”, condenado a navegar sin descanso y a desembarcar cada siete años a buscar su salvación en el amor de una mujer. 

En ese marco, la aparición de Senta parece destinada a terminar con la maldición, pero el reclamo de Erik para que la hija de Daland cumpla con una vieja promesa cambia el curso de la trama, que envuelta en las armonías wagnerianas se dirige a través de la tragedia hacia un desenlace redentor.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.