Francia

De menos a más

Francisco Leonarte
lunes, 24 de junio de 2024
Marin Alsop © Foto cedida por Ibermúsica Marin Alsop © Foto cedida por Ibermúsica
París, viernes, 7 de junio de 2024. Maison de la Radio. Jessie Montgomery: Strum. George Gershwin: Concierto para piano en fa mayor. Béla Bartók: Concierto para orquesta. Marc-André Hamelin, piano. Orchestre Philarmonique de Radio France. Dirección musical, Marin Alsop
0,0002548

La cosa empieza con una obra del 2006, creo. La obra es perfectamente anodina. Pasa sin pena ni gloria. No irrita a nadie. Y no aporta nada a nadie. Hará sin duda carrera porque al parecer la autora, que cumple con todos los requisitos para estar en el candelero del mundo identitario, está en todas las salsas y todas las celebraciones

(Y uno se pregunta : ¿Dónde están los directores de orquesta que hacían encargos a artistas arriesgados? ¿Quién hace hoy encargos a los compositores verdaderamente Actuales? No me refiero, por supuesto, ni a los que componen música para videojuegos ni a los academicistas que todavía imitan a Boulez ni a los que componen como si vivieran en 1950 ... En fin).

El mayor mérito de la obra es que dura poco, y así pronto podemos pasar a otra cosa.

Pasamos pues al Concierto para piano en fa de Gershwin (ya saben, ese compositor que tuvo la fortuna de adaptar los ritmos y melodías de su época al lenguaje clásico. ¿Para cuándo un compositor actual que ose adaptar a la música clásica reggaeton, rap y otros sones populares? ¿Osará alguno?)

Alsop conoce su Gershwin al dedillo, y a la Orquesta Filarmónica de Radio Francia todo ese repertorio filofrancés de entreguerras le sienta como anillo al dedo. Marc-André Hamelin se merienda las dificultades de su partitura como si estuviera en un picnic primaveral, y brilla especialemente en el segundo movimiento que todos esperamos, con una trompeta aguardentosa que encandila al auditorio (recibirá sonoros bravos en el momento de los aplausos).

Como bis, Hamelin tiene el buen gusto de anunciar lo que va a tocar: Poltergeist, un rag de William Bolcom, compositor estadounidense nacido en 1938. Pieza apreciable, con sus guiños constantes al ragtime histórico sin renunciar a su tiempo. Pieza que Hamelin interpreta con frescura. Nuevos aplausos.

La cosa termina por una obra maestra donde las haya. El Concierto para orquesta de Bartók. Alsop se sube al podio sin partitura, muestra de su familiaridad con la obra interpretada. Familiaridad que le honra. Irá desgranando el concierto con energía, sin prisa pero sin pausa. Las disquisiciones bartokianas, sus constantes invenciones, sus cantilenas sin época, sus dúos de fagot alla Berlioz (y los de oboe -por cierto, increíble fiato el de Olivier Doise, oboe solista-), sus bromas contra Shostakovitch, incluso su tema alla Brahms, todo tiene sentido y la Filarmónica de Radio Francia y Alsop se lo dan.

Una fiesta. Esto sí que es Música. 

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.