Reportajes

Integral para Piano de Enrique Granados

Alberto Joya
lunes, 7 de mayo de 2001
0,0001423 La Editorial Boileau en coordinación con la Fundación AUTOR de la Sociedad General de Autores y Editores de España (SGAE) y la Academia Marshall de Barcelona presentaron el viernes 4 de mayo a las 12:00 horas en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid la Integral para Piano del compositor Enrique Granados. El acto de presentación culminó con un concierto de la pianista Marta Zabaleta quien recreó el mundo goyesco de Granados con refinada técnica, aguda sensibilidad y hermoso sonido al interpretar El fandango de Candil, Quejas o La Maja y el Ruiseñor de Goyescas y El Pelele.Esta 1ª Edición Integral (Urtext) de la obra del compositor catalán dirigida por Alicia de Larrocha, heredera de la escuela pianística de Granados a través de su profesor Frank Marshall quien fuera discípulo predilecto del autor de las Goyescas, y que cuenta con la preparación y documentación del pianista e investigador Douglas Riva quien lleva veinticinco años trabajando y estudiando a profundidad la obra de Granados, constituye el trabajo más completo con que cuenta actualmente la Literatura Pianística Española.No se centra esta edición en ser solamente una completa recopilación de las obras de Granados como compositor, es una obra que refleja la personalidad también integral de Enrique Granados vista a través de sus aportes pedagógicos, de sus conferencias y sus consejos sobre el uso de ornamentos y del pedal, su visión de obras de otros compositores a través de transcripciones, su constante preocupación por cuidar el sonido en el piano y lo más importante, su legado interpretativo.Enrique Granados, al igual que otros compositores que han sido grandes pianistas han sido a su vez grandes improvisadores en el teclado, tradición que encontramos tanto en clavecinistas franceses como Rameau con sus Preludios libres que preceden las Suites, Johann Sebastian Bach, Frederic Chopin, Franz Liszt, o Ignacio Cervantes y Ernesto Lecuona por citar ejemplos de diferentes épocas y latitudes. Por lo tanto, en la música de estos compositores hay una constante problemática para el intérprete que quiere, sin imitar al compositor, reflejar a través del conocimiento más elevado de su lenguaje musical, su visión de la obra y transmitirla.Existen entonces, manuscritos originales, primeras ediciones de las obras, correcciones del autor después de editadas las obras sobre la edición o sobre los manuscritos, segundas o terceras versiones escritas y por si fuera poco, las interpretaciones grabadas del propio compositor que difieren en muchos casos de lo que conocemos como la obra a través de la edición que se ha divulgado a lo largo de los años. En el caso Granados, hay además una tradición oral que se ha mantenido viva a través de sus herederos musicales en la Academia Marshall y principalmente en Alicia de Larrocha quien se ha encargado de llevar el verdadero y auténtico lenguage de Enrique Granados por todo el mundo, no sólo con sus innumerables presentaciones en conciertos sino a través de sus grabaciones, madurando cada vez más su interpretación mediante el estudio y la investigación constante de sus obras.A través de esta edición podremos saber las diferentes fuentes que existen de cada obra, las diferencias entre ellas, las variantes que el compositor sugiere o realiza en cada caso, la opinión de su más grande intérprete y además con las especificaciones necesarias para que el pianista que asuma el estudio de la obra de Granados pueda estudiarla sin ser influenciado por ningún criterio personal, están dados la mayor cantidad posible de elementos para que el intérprete conozca y se nutra de las características del lenguaje musical del compositor y después de asimilarlos pueda interpretarla con la libertad y espontaneidad que permite el estudio serio de una obra. La edición no entra en cuestiones tan personales para un pianista como puede ser la digitación, por ejemplo, y solamente se ha respetado alguna si es original de Granados.Los 18 volúmenes de que consta la edición se han dividido por materias ya que no se podía establecer un orden cronológico de las obras por la carencia de datos suficientes. Por tanto los volúmenes 1 y 2 están dedicados a las obras con carácter de Danzas, los volúmenes 3 y 4 están relacionados con el tema Goyesco, 5, 6 y 7 están dedicados a Obras Juveniles propias para estudiantes que aunque son de dificultades técnicas menores ayudan a ir comprendiento el estilo y discurso musical granadiano, 8 y 9 comprenden las obras Pedagógicas (Estudios, Ejercicios, Bocetos, Métodos, Reglas, etc.), 10, 11 y 12 Obras Románticas, 13 y 14 Transcripciones, 15 y 16 presentan sus Valses, el volumen 17 Obras a 4 manos y 2 pianos y por último el volumen 18 un Perfil Histórico Biográfico y Estudio Crítico a cargo del Doctor y Catedrático de Historia de la Música Xosé Aviñoa.Es de destacar de manera muy especial el trabajo cuidadoso realizado por Douglas Riva sin el cual esta publicación no hubiese sido posible, las dificultades han sido muchas ya que las obras están muy dispersas, originales en diferentes museos, en colecciones privadas, en diferentes ciudades como New York, Los Angeles, Barcelona, rescatar rollos de pianola y escucharlos para sacar conclusiones, crear un sistema de catalogación para las obras ya que muchas estaban sin número de opus y dábase el caso de dos obras con el mismo número, y sobre todo poder trabajar bajo la dirección de Alicia de Larrocha en una obra tan trascendental como esta y obtener resultados tan satisfactorios desde todo punto de vista.A Alicia de Larrocha, quien no sólo ha cumplido con un deber moral con la obra de Enrique Granados como ella misma debe pensar desde su extrema modestia, sino que ha compartido su gran conocimiento y sabia experiencia dedicando su valioso tiempo a esta obra, nuestra más sincera felicitación y nuestro agradecimiento por esta contribución de la Literatura Pianística Española a la Historia del Pianismo Universal.
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.