Discos

Lo que escribía el Marais que espiaba a Saint-Colombe

Mikel Chamizo
martes, 4 de noviembre de 2003
Marin Marais: Piezas de viola inéditas (manuscrito de la Biblioteca Nacional de Escocia). Volúmen I y II. Jonathan Dunford, viola de gamba. Sylvia Abramowicz, viola de gamba. Benjamin Perrot, tiorba y guitarra barroca. Stéphane Fuget, clave (vol.I). Laurent Stewart, clave (vol.II). Ingeniero de sonido: Philippe Pélissier. Montaje: Laurent Pélissier. Director artístico: E. Gabbes. Dos CD grabados en la Iglesia Protestante de Bon Secours del 21 al 24 de agosto del 2000 y en la Iglesia Luterana de l'Ascension del 8 al 11 de noviembre del 2001. 465 946-2 y 472 254-2. ACCORD.
0,0001202 Marin Marais (1656-1728) publicó cinco Libros de música para viola de gamba entre los años 1686 y 1725. Sin embargo, en algún momento de la década de 1670, el joven compositor francés entregó al escocés Harie Maule, alumno de Saint-Colombe como él, copias manuscritas de 150 piezas, la mayoría de las cuales habrían de aparecer más tarde dentro de sus tres primeros Libros. Pese a todo, en los manuscritos conservados en la Scotish National Library se encuentran 45 piezas que no fueron nunca publicadas en vida de Marais, debido quizá a su cercanía con el estilo Saint-Colombe (por entonces ya pasado de moda) o a su dificultad técnica, excesiva para el músico amateur que era el principal destinatario de los Libros. Estas 45 piezas, anteriores a 1685 y editadas por el propio Jonathan Dunford, son las protagonistas de estos dos registros de ADES-ACCORD.Stanford ha agrupado las piezas en un total de ocho suites, organizadas por tonalidad (a la manera en que lo hacía Marais) y tratando de preservar la unidad de la Suite: Prelude, Allemande, Courante, Sarabande, Gigue, Gavotte y Minuet. La reagrupación de las piezas en ningún momento da la impresión de forzada o incoherente, por lo que el comprador puede estar tranquilo en este punto, en el que Stanford probablemente se habrá esmerado más de lo que pudiera haberlo hecho el propio Marais. Junto a estas suites se han incluido un Prélude pour la violle et le théorbe, una Chaconne pour le clavecin seul y, sobre todo, la versión original de las famosísimas Folies d’Espagne, que incluye doce nuevas variaciones bastante sorprendentes cuyo ordenamiento (sobre todo en el tramo final) aporta una nueva dimensión a la obra. Para mí estas Folías se constituyen en el principal aliciente para la compra del primer volumen, sin desmerecer el resto de piezas, también interesantes.La versión de Jonathan Dunford y sus acompañantes es poco menos que magnífica en el plano técnico, ayudada por una toma de sonido muy cercana que hace de la escucha de los sonidos de la viola de gamba una experiencia muy intensa. En lo interpretativo, el uso de la ornamentación resulta por momentos, digamos, excesivamente laxa, incluso suponiendo que Dunford siga al pie de la letra las instrucciones de los símbolos y anotaciones dejados por Marais en algunos manuscritos, que han sido la piedra Roseta de la reconstrucción de las prácticas interpretativas del Barroco francés en tiempos modernos. No obstante, el ambiente que crea Dunford en estos registros es poco menos que embriagador.La recreación del bajo figurado, según la práctica de la época, es siempre inspirada aún manteniéndose en un adecuado segundo plano en relación al instrumento solista, lo que dice mucho del trabajo musicológico en que se basa esta grabación. Por todo ello (seriedad investigadora y excelencia artística) estos dos volúmenes de piezas de viola inéditas son más que recomendables.
Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.