Reportajes

Mr. de Sainte-Colombe et Marin Marais: un concert á deux violes esgales

Hugo A. Di Leonardo
martes, 25 de enero de 2005
0,0008543

Provisto de seis y hasta de siete cuerdas el 'bajo de viola' sonaba generalmente afinado en “la o si bemol, re, sol, do, mi, la y re”, comenzando de abajo, moviéndose con la facilidad de una 'viola'. El hecho de estar provisto de trastes, hacía que lograra registros mas graves que el cello. Jean-Francois Paillard opinaba que el 'bajo de viola', tanto por el número de cuerdas, como por la utilización de un mango relativamente chato y la posición invertida para sostener el arco, favorecían el juego polifónico.

El bajo de viola, agregaba, era tan cómodo en la ejecución de los solos mas cargados de acordes como así también para mantener la línea del bajo continuo, papel en el que resulta irremplazable.

Bajo de viola o viola da gamba

El propio Paillard sostenía que la denominación de 'viola da gamba' para el instrumento era impropia, ya que todas las 'violas' que se utilizaron en la época clásica se sostenían entre las piernas. Recordemos la defensa del autor en englobar los periodos barroco y clásico en una sola denominación de música clásica francesa.

Con referencia al instrumento, The Oxforf Companion to Music, dice que el mismo era generalmente conocido como 'viola da gamba'. “The bass viol was called by the name 'viola da gamba', wich is really proper to the whole family”.

El apogeo de la viola

A comienzos del siglo XVII, la 'viola' no era un instrumento utilizado en Francia, mas que en el seno de los ensambles denominados consort, sostiene Fréderic Castello.
 
Pero luego, la evolución de la forma y del tamaño de las violas, le otorgaron un desarrollo importante. Jean Rousseau sostenía que las innovaciones al instrumento eran un mérito de los violeros franceses, los cuales habían ayudado con la angulación del mango y el hecho de fabricarlo de un tamaño menor, a que se mejoraran notablemente las posibilidades de los virtuosos.

En 1626, por iniciativa del entonces monarca, Luis XIII, se creaba la agrupación de los 24 Violons du Roi, la que incluía en su formación a distintas variantes de la viola. El conjunto estaba integrado por seis 'dessus', cuatro 'quintes', cuatro 'houtes-contre', cuatro 'tailles' y seis 'basses'.

En 1636, Martin Mersenne, un teórico de la música, opinaba en su Livre Quatrieme des Instruments que la viola era como un recién llegado a la vida musical en Francia.

Pero poco a poco, el instrumento fue cobrando notoriedad y es así que aumentó el número de ejecutantes. Los virtuosos de la viola se fueron sucediendo y aparece entonces una primera generación que estaba formada por André Maugars, quien cruzó el Canal de la Mancha para aprender de los famosos violeros ingleses, quienes habían superado en la técnica a los violeros llegados de Italia.

Jean Rousseau, sostenía cómo se había transferido esta supremacía “des Italien aux Anglois qui ont comencé les premiers á composer & á jouer des pieces d´harmonie sur la Viole”. Otro de los virtuosos de la época fue el tiorbista y ejecutante de la viola nacido en Bruselas, Nicholas Hottman, seguido después por una segunda generación liderada por Du Buisson, un violista del que solo se conoce su apellido y fue el autor de Pieces pour la viola da gamba, probablemente anteriores a 1675.

L´art de toucher la viole

En 1687, Danoville publicaba L´art de toucher le dessus et la basse de viola, obra editada en París y para la misma época aparecía el Traite de la viole de Jean Rousseau. Pero dos años antes, en 1685, el prestigioso editor Ballard, publicaba la primera edición para el bajo de viola da gamba solista, de De Machy, formado por ocho suites, cuatro en notación normal y cuatro en tablatura, con el título de Pieces de violle en musique et en tablature, diferentes les unes des outres, et sur plusieurs Tons, y que sería el modelo de 'viola' que se impondría definitivamente. En el 'Avertissement', señala que hay tres maneras de ejecutar la viola. “La premier & plus ordinaire este celle de jouer des pieces d´harmonia ... Quant a la seconde maniere consiste a s´accompagner soy-meme, ou a chanter une Partie pendant que l´on joue l´autre ... la troisieme qui est de jouer en Partie, ou sus la Partie, soit de la Basse ou du dessus de Violle ...

M. de Sainte-Colombe, le pere

Poco se sabe acerca de la vida de M. de Sainte Colombe, ni siquiera su nombre y de ahí la M. de Monsieur o Sieur, como se lo conoce, ya que los datos acerca de su vida y de su obra permanecen poco conocidos. Jean Rousseau, quien fuera su alumno, le asignaba al maestro el mérito de haber agregado la séptima cuerda al bajo de viola, antes de 1675, con lo cual el instrumento incremento notablemente sus posibilidades. Los pocas informaciones de su vida se conocen a través de la publicación en Le Parnasse Francais escritas por Titon du Tillet, en 1732, y que en épocas contemporáneas sirvió de argumento para la realización del film Tous les matins du monde, con música interpretada por Jordi Savall y Le Concert des Nations. Al parecer Sainte-Colombe llevaba una vida retirada y fuera de los círculos musicales franceses, aunque las modernas investigaciones le atribuyen el mérito del afianzamiento definitivo del bajo de viola, gracias al perfeccionamiento de la técnica. Sainte-Colombe, dice Hille Perl, es el verdadero fundador de un nuevo estilo de ejecución del bajo de viola.

Unos de los motivos de este apartarse de la vida social de M. de Sainte-Colombe, estaría dado en el hecho de pertenecer al movimiento religioso jansenista, el cual tenía una clara actitud anti-papal y anti-jesuítica. El ideario respondía a la doctrina de Corneille Jansen, un teólogo y filósofo holandés y la misma adhería a los principios de San Agustín. Este movimiento tuvo su epicentro en el monasterio cisterciense femenino de Port-Royal en París.

Recién en 1973 se publicaría la obra de M. de Sainte-Colombe, luego de pasar previamente por distintas colecciones privadas, hasta recalar finalmente en la Bibliotheque Nationale de París y luego ser editada por Paul Hooreman. La colección consta de 67 conciertos “á deux violes esgales”.

Marin Marais en la Cámara del Rey

El 'bajo de viola' (viol bass, basse de viole, Basgambe o viola da gamba) ya era un instrumento difundido en la Francia de Luis XIV, cuando Marin Marais fue nombrado “ordinaire de la Musique de la Chambre du Roi pour la Viole” y “bateur de mesure”, en 1679, cuando el eje de la vida musical francesa pasaba por las decisiones de Jean-Baptiste Lully, el verdadero dictador musical de la época.

En la Corte ya habían transitado virtuosos de la viola como Louis Couperin (c.1626-1661), el primero de una ilustre familia de músicos, que con un dessus de viola, ejerció una corta estadía en un puesto creado para él a instancias de Jacques Champion de Chambonnieres, el clavecinista oficial de la Corte. A su repentina muerte fue sucedido en el puesto por Nicholas Hottman.

Marin Marais el discípulo

Marais fue uno de los discípulos de M. de Sainte-Colombe, aunque rápidamente el joven estará a la altura del maestro quien declaraba que algunos de sus alumnos podrían superarlo a la vez que decía no tener nada que enseñar al joven violista: “Mais que le jeune Marais n´en trouveroit jamais qui le surpassat”.

Parece ser que después de la negativa de su maestro de continuar enseñándole, Marais frecuentó la casa de éste en forma secreta para seguir escuchando a Mr. de Sainte-Colombe. En ocasiones el maestro realizaba presentaciones en público en compañía de sus hijas que eran también ejecutantes de la viola.

Marin Marais el compositor

En 1686, Marais publicaba el primero de sus cinco libros de Pieces á une, et deux violes, dedicadas con toda su admiración “A Monsieur de Lully”, del que se declara “Vótre tres humble, tres obeissant, et tres obligé Serviteur, Marais”.

Los libros siguientes se publicarían en 1701, 1711, 1717 y 1725. Todos ellos son de una enorme belleza y reflejan el arte cabal de Marais, y la “delicatesse de toucher de la Viole”, lo que fuera su rasgo distintivo. El compositor y el interprete llevaron al 'bajo de viola' a su máxima expresión, como nunca en la Francia de los Luises. En 1740 Hubert Le Blanc declaraba en su Défense de la Basse de Viole que el imperio de ésta fue fundado y llevado a su máxima expresión por “Le Pere Marais”.

Una basse ostinee pour Sainte Geneveive

La 'Sonnerie de Sainte-Genevieve du Mont de Paris', pertenece conjuntamente con 'Tombeau les Regrets', de M. de Sainte-Colombe a una compilación de 1723, que lleva por nombre La gamme et autres morceaux de simphonie pour le violon, la viola et le clavecin. La 'Sonnerie' es una maravillosa pieza de exquisita factura, que requiere de un violín, una viola y de un clavecín, y que a través de un basso ostinato, imitan el sonido de las campanas de la iglesia parisina.

Tombeau pour Mr de Sainte-Colombe

Probablemente no fuese otra la forma, el estilo, la manera de expresar su dolor ante la muerte del maestro sino a través de un lamento. Tombeau pour Mr de Sainte-Colombe, es una estremecedora pieza, de un delicado y suave sonido, que expresa paso a paso la emoción de cada uno de los momentos pasados al lado de su maestro. Como un cálido e intimo recuerdo del alumno, como una manera de rendre hommage a su mentor.

Tombeau pour Mr Méliton

Esta obra pertenece al 1er libro de Pieces de Viole de 1686. Aqui se destaca el homenaje de Marais a la memoria de Pierre Méliton: una tocante elegía dedicada al organista de Saint-Jean-en-Greve.

2 Suiten für 2 Gamben

El primer libro concluye con dos suites para dos violas da gamba. Una en la tonalidad de re menor en la que se destaca el segundo movimiento, una 'Allemande', luego un 'Courante', 'Gigue', y el 'Menuet' final.

La última pieza es la Suite en Sol mayor, que ya anuncia desde el 'Prélude' inicial la intensidad de la viola da gamba. La sigue una 'Allemande', uno de los mejores movimientos en la música de Marais, con momentos de una alta sensibilidad y delicado sonido. Los 'Courante', 'Sarabande' y 'Gigue' se continúan con una bellísima 'Gavotte en rondeau'. Luego 'Minuet', 'Gavotte' y 'Fantasie en Echo', para concluir la suite con un excelente movimiento, el mas largo, en forma de 'Chaconne', con el sonido a pleno de los instrumentos.

Les Voix humaines

Perteneciente al segundo libro de Pieces de Viole de 1701, 'Les Voix humaines', es una pieza escrita en la tonalidad de re mayor, llena de profundidad y con un sugestivo titulo que, bien traducido se podría interpretar, como "the voices of humanity” dicen Alison Crum y Elizabeth Liddle, dos violistas de 'Le Spectre de la Rose'.

Allemande et double

De la Suite en sol mayor de Marais, incluida en el CD The Greatest Masterworks, (Naxos) se destacan el 'Prelude', la bellísima 'Allemande et double' y la 'Gigue La Petite'. La introducción al estilo de las suites francesas es un hermoso 'Preludio', que sirve de manera notable a ingresar en esa breve genialidad de Marais, que es la 'Allemande et double'.

Le Labyrinthe

La primera parte del cuarto Livre de Pieces (1717), la constituyen un grupo de obras “aisées, chantantes et peu chargées d´accords”, es decir sencillas, cantabiles, poco cargadas de acordes y destinada a los menos virtuosos. A este grupo pertenecen 'La Réveuse' y 'La Badinage'. La segunda parte del libro esta destinada a aquellos que son “avances sur la viole” y esta formada por 'Suitte d´un gout étranger'. Dentro de este grupo se ubica 'Le Labyrinthe', obra que conlleva una carga interior, una búsqueda de la luz, que “par des tons vifs et animés l´incertitude d´un homme embarassé dans un labyrinthe

Para disfrutar la música de Marin Marais y Mr. de Sainte-Colombe

a) Tous le matins du monde – Jordi Savall y Le Concert des Nations – Auvidis K 4640, 1991
b) Marin Marais-Sainte-Colombe – Spectre de la Rose – Naxos 8.550750, 1993
c) Marin Marais – Spectre de la Rose – Naxos 8.55308, 1995
d) Musique a Versailles- Marais-D´Anglebert-Forqueray – Sigiswald y Wieland Kuijken - Gustav Leonhardt – Deutsche Harmonia Mundi 77145-2-RG, 1990
e) La Flute a Versailles – Marais-Les folies d´Espagne – Dúo Filarmónico de Berlín – Philips 426 713-2, 1993
f) Sainte-Colombe Retrouvé-Changé – Hille Perl – Deutsche Harmonia Mundi – 05472 – 77373 2, 1997
g) Marin Marais – Tríos Suites en trio – Ensemble Amalia – Musifrance Erat, 1991
h) Pierre Danican Philidor-Antoine Dornel-Marin Marais - Concerts en Symphonie – Philidor Ensemble – Philips – 4502 104

Bibliografía

 1. Ramón Andrés, Diccionario de instrumentos musicales, Vox-Bibliograf, Barcelona, 1995
 2. Jean-Francois Paillard, La música clásica francesa, Eudeba, Buenos Aires, 1963
3. Percy A. Scholes, The Oxford Companion to Music, Oxford, 1978
4. Hille Perl, 'Sainte Colombe', en CD de Deutsche H. Mundi 5472 77373, 1997
5. Frédéric Castello, 'Marin Marais', en CD de Naxos 8.553.081, 1995
6. Keneth Slowik, 'Marin Marais', en CD de D. H. Mundi RD 77146, 1990
7. Jens Markowsky, 'Musique a Versailles', en CD de D H Mundi 77145 2, 1990
8. Susana Pell y Frédéric Castello, 'Marin Marais-Sainte-Colombe', en CD Naxos 8.550750, 1993

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.