España - Castilla y León

Un estreno de primera

Montserrat Font Batallé
martes, 21 de junio de 2005
--- ---
Salamanca, viernes, 17 de junio de 2005. Teatro Caja Duero. Brodsky Quartet y Joan Enric Lluna, clarinete. Igor Stravinski: Tres piezas para clarinete solo, Tres piezas para cuarteto de cuerda; Dimitri Shostácovich: Cuarteto nº 11 en Fa menor, op.122; Paul Hindemith: Quinteto para clarinete y cuarteto de cuerdas en re mayor, op.30; Paul Barker: In Memoriam: for those who fall in time of war, Quinteto para clarinete y cuarteto de cuerda. 1er. Festival Internacional de las Artes de Castilla y León. Aforo: 250 localidades. Ocupación: 25 %
0,0002088

Recién nacido el 1er.Festival Internacional de las Artes de Castilla y León, de sentida inauguración el pasado miércoles 15 de junio con el estreno mundial No he leído Don Quijote por parte de la Fura dels Baus, seguimos de estrenos y enhorabuenas musicales en la capital de Plaza Mayor 2005. De la mano del prestigioso grupo de cámara Brodsky Quartet y el solista Joan Enric Lluna al clarinete, asistimos a una atrevida puesta en escena, que arrancó largos aplausos de felicitación a un público selecto, a la par que escaso.

Esta inusual formación para cuarteto de cuerda y clarinete ofreció un paseo por la cámara más genuinamente contemporánea, culminando con el estreno en España de la obra del compositor británico Paul Barker (1956) In Memoriam for those who fall in time of war…. Un estreno de primera y un concierto de enorme calidad tanto musical, como humana, cargado de simbolismo e innovación.

El clarinetista valenciano abrió fuego con las Tres piezas para clarinete solo. Lejos de ofrecernos una estática lección stravinskiana, su desinhibido paseo musical (léase un paseo real en escena) fue un dinámico prólogo–conversación con el cuarteto y el público. Lluna cautivó desde el comienzo por el magistral dominio de los matices tímbricos del clarinete, rondó unos aterciopelados pianissimi en la primera obra, majestuosos arcos sonoros con el requinto en la segunda y difíciles ritmos rusos en la tercera. Colores folklóricos que ininterrumpidamente contestó el conjunto Brodsky en  las Tres piezas para cuarteto de cuerda del mismo autor ruso.

Dedicada al violinista amigo de Shostácovich del legendario Cuarteto Beethoven, el Cuarteto nº 11 en fa menor , op.122 exhibió el dominio tanto de la conversación fugada, horizontal, del cuarteto, como de la compacidad vertical en los acordes. La construcción neobarroca transformó el tono inicial de conversación de la obra en una discusión a cuatro, rica en juegos de registros extremos de la cuerda, ostinati en los graves y glissandi en los agudos.

El Quinteto para clarinete y cuarteto de cuerdas en re mayor, op.30 de Hindemith de complejo lenguaje por su estructura contrapuntística elevó el tono abstracto del recital. Lluna se explayó con el requinto en la danza popular alemana recreada en el tercer tempo y sobrecogió con las oscuras curvas de sonido, legato impecable, en el cuarto, terminando esta primera parte con un ágil ´Sehr Lebhaft´, retrogradación literal del primer tempo.

Paul Barker. Fotografía © 2003 by Raphael Ortega

Verdadera inauguración musical del festival ha sido el estreno en España de In Memoriam: for those who fall in time of war (2004) del compositor británico Barker, espectacular performance semi-teatral coreografiada por Stephen Clark. Ideada como denuncia a las recientes guerras de Bosnia e Irak, este particular homenaje a la muerte de tres de los miembros del cuarteto de Sarajevo (2003), fue ilustrado con gestos de gran carga dramática. Silencio, oración, violencia, lamento, impotencia, muerte y religión tiñeron un escenario enmarcado por dos paneles rojos con inscripciones en los laterales.

Barker articula su paisaje sonoro atonal basándose en semitonos ascendentes, engañosos silencios armónicos, mezcla de las maderas, y provocativos agudissimi del clarinete, a modo de sentida queja. Gestos trascendentes de tremenda fuerza dramática que sobrecogen al espectador, especialmente en la plegaria monódica del clarinete arrodillado ante el atril del Soliloquy: song of the Anchorite, recreación visual de una mujer emparedada. Los movimientos en forma de cruz del cuarteto en Chorale: The Soft Cathedral o las claras citas y gestos funerarios del Exeunt Omnes lo ilustran. En definitiva, In Memoriam… apela al diálogo de la música contemporánea con las guerras actuales situándose como clara heredera del Cuarteto para el fin de los Tiempos de Messiaen o la Música para la Rothco Chapel de Feldman.

Esperemos que los British Awards premien pronto el magnífico trabajo musical, escénico e interpretativo de esta obra de cámara.¡Bravísimo por el poder comunicativo de los Brodsky Quartet y Joan Enric Lluna!

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.