Discos

De Villancicos, Sibilas y Obispillos

Navidad Renacentista. Música española del Renacimiento en torno a la Navidad. Anónimo: Pastores Dicite, Antífona; Anónimo: Bien vengades Pastores; Cancionero del duque de Calabria: Yo me soy la morenita, Gózate virgen sagrada, E la don don, Dadme albricias, Riu Riu Chiu; Cancionero de Gandía: Soleta i verge estich; Mateo Flecha: La Negrina; Anónimo: Cant de la Sibil.la valenciana. Capella de Ministrers. Carles Magraner, dirección. Masterización realizada en Tabalet Estudis por Jorge G. Bastidas. Un disco compacto DDD de 52 minutos de duración (selección de los discos CDM 0203-2002 y EGT 536CD). DAHIZ PRODUCCIONES Y LICANUS CDM 0513. Distribución en España: Diverdi
0,0001498

El drama litúrgico ha ilustrado y dado vida a la historia sagrada desde, al menos, el año 970, en que aparece por primera vez mencionado en un ceremonial de la orden benedictina. Son muchas y variadas las manifestaciones dramáticas que desde entonces han tenido lugar en las iglesias, especialmente en torno a los ciclos de Corpus Christi, Pascua y Navidad. Justamente al ciclo navideño correspondían, entre otras, los villancicos, el canto de la Sibila y la fiesta del “obispillo”. Las dos primeras han sobrevivido en los recintos eclesiásticos hasta nuestros días, no así la fiesta del “obispillo” suprimida tras el concilio de Trento.

El “obispillo” se celebraba el 28 de diciembre y consistía en la elección simulada de un escolán como obispo, quien celebraba un oficio divino junto con sus compañeros durante el cual pronunciaba un sermón. Quizás una pervivencia de esta manifestación teatral, en versión profana, sea la fiesta que se celebra el mismo día en la localidad de Vélez Rubio (Almería), en la que se elige a un alcalde por un día, quien tiene poder para hacer discursos, decretar y meter en la cárcel a quien le plazca, incluyendo al verdadero alcalde.

El CD que aquí nos ocupa es un muestrario de cantos navideños de los siglos XV y XVI: desde el villancico más antiguo ‘Bien vengades pastores’, de mediados del 1400, pasando por las populares canciones, los top ten, de las agrupaciones corales españolas como Riu, riu, Chiu, E la don, don, pertenecientes al Cancionero del Duque de Calabria, o bien el sugerente Cant de la Sibil.la que sigue representándose hoy antes de la misa del gallo en las iglesias de la isla de Mallorca, gracias a la presión ciudadana, no obstante haber sido perseguido y prohibido en varias ocasiones, durante los siglos XVI y XVII “por los grandes inconvenientes que resultan en ofensa de Dios nuestro Señor.” Una buena imagen de esta representación la encontramos entre los documentos de la Seo de Barcelona, de los siglos XV y XVI, en que “lo fadrí” que cantaba la Sibila, es descrito llevando un par de guantes, un traje, una peluca y una cola peluda que le daba apariencia de sirena…

La mayor parte de este CD es un recopilatorio de anteriores grabaciones de Magraner y la Capella de Ministrers, la más antigua datada en 1990. La oportunidad de escuchar en este registro sonoro varias etapas diferentes de Magraner, desde los años 1990 hasta el 2004, evidencia una línea interpretativa continua durante los quince años que ha cumplido dirigiendo Los Ministrers. Sin duda Magraner ha definido un estilo propio interpretativo con el que se puede o no estar de acuerdo. A pesar de que en ocasiones es de notar una falta de firmeza en la afinación y balance entre las voces, resultando en una emisión oscura del texto y de la música, en general, el resultado es interesante siempre en la línea estética del conjunto valenciano.

La calidad de la grabación es bastante buena, teniendo en cuenta que hay dos registros realizados en directo, concretamente en el Palau de la Música Catalana.

No acabaremos esta reseña sin invitarles a degustar una rica ensalada de Mateo Flecha: La Negrina. Las ensaladas de Flecha son de las obras más vitales y divertidas de nuestro Renacimiento. El texto, en el que se entrelazan latín, castellano y catalán, además de guineos y onomatopeyas varias, muestra no sólo una actitud gozosa ante el hecho religioso, sino también una apertura de espíritu y asimilación del feliz hecho cultural de la coexistencia de diferentes lenguas en territorio español. En la música, Flecha muestra su maestría desde el uso de las técnicas de la polifonía clásica hasta la más simple canción popular.

En estos días de asueto y para los que tengan una mínima alfabetización musical, es un divertido pasatiempo cantar partes de estas ensaladas en familia o con los amigos. No hay excusa: pueden bajarse las partituras de forma gratuita en http://frescores.iespana.es/frescores/principal.html.

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.