España - Madrid

¡Bravi, todos!

Juan Krakenberger
lunes, 27 de noviembre de 2006
Madrid, lunes, 13 de noviembre de 2006. Fundación March. Wieland Kuijken Trío: Wieland Kuijken y Renée Bosch, viola de gamba, y Robert Kohnen, clave. Obras de Johannes Schenk (Sonata en la menor para gamba solista), August Kühnel (Sonata para dos violas da gamba), Jean de Sainte-Colombe (Concert a deux violes egales nº VIII) y Marin Marais (Suite en mi menor del Segundo libro de piezas para viola). Aforo: 110%
0,0001264

Escuchar durante una hora y cuarto música que data de fin del siglo XVII es un inmenso placer. Inmediatamente se nota que en aquel entonces no había apremios, el tiempo parece haberse quedado parado, todo se desmaterializa, y lo espiritual toma posesión. En momentos así uno se pregunta si aquellos eran tiempos mejores que los actuales. Será tal vez preferible no ahondar en esa dirección, pero siempre queda la duda....

El hecho es que dos violas de gamba dan mucho de sí cuando son dominados por dos veteranos en la materia, como lo son Wieland Kuijken y Renée Bosch.

El concierto empezó con sendas obras de compositores prácticamente desconocidos. Es significativo constatar que ninguno de los dos figura en un diccionario de la música moderno (1994), pero sí figuran en uno del año 1920. Con la mayor difusión del historicismo, me imagino que en nuevas ediciones volverán a figurar. Johannes Schenk (1660-1712) fue un ilustre virtuoso de la gamba, activo en una de las cortes alemanas y luego en Amsterdam, donde publicó varias composiciones para su instrumento pero también para canto y bajo continuo. De él oímos una Sonata en la menor para gamba solista, y el bajo continuo formado por la segunda gamba y el clave. Los cinco movimientos duran casi veinte minutos, pero llama la atención que en el último, un 'Vivace-Largo-Vivace', el compositor se decide a dar lucimiento también a la segunda viola, como una especie de retribución por el papel secundario asumido hasta ese momento. Es música atractiva, sobre todo por la sonoridad muy cuidada, y la versión fue, desde luego, excelente.

La segunda obra, de August Kühnel (1645-1700), está escrita para dos violas, con acompañamiento del clave. También adquirió fama como gambista y editó Sonate o Partite ad una o due Viole da gamba con il basso continuo, de cuya obra proviene la sonata que escuchamos. Aquí hay un diálogo ameno entre los dos instrumentos, y es nuevamente la sonoridad el principal atractivo.

Luego escuchamos un Concert a deux violes egales, a saber el nº VIII, de Jean de Sainte-Colombe (1640-1701), el creador de la escuela de Versailles y maestro de Marin Marais. El nombre del primer movimiento 'La conférence' ya insinúa un diálogo entre los dos instrumentos, y en efecto, lo hay: precioso. El resto, otros tres movimientos, son más bien danzas, gigas lentas o más rápidas y un 'Ballet'. Esto sonó de maravilla. ¡Qué paz, que tranquilidad producen dos gambas tocadas así!

Y para terminar, la Suite en mi menor del Segundo libro de piezas para viola, del año 1701, de Marin Marais (1º656-1720), otra colección de danzas pero que termina con una pieza que se ha hecha bastante famosa: 'Tombeau pour M. De Ste. Colombe'. Ya la 'Sarabanda' de la Suite resultó emocionante, pero esta última pieza lo supera todo. Armonías más cromáticas, una cadencia de acordes recios, y un final trágico y triste deja una profunda impresión. El autor rindió así un sincero homenaje a su mentor y amigo.

En el clave, Robert Kohnen acompañó siempre con un fino sentido de la sonoridad general, sobresaliendo solamente donde esto era necesario. Su labor de sabio veterano de la materia contribuyó al éxito del concierto. Y como ya dije al principio, siempre es un placer y privilegio oír a dos veteranos de este instrumento deleitarnos con su arte y maestría. ¡Bravi, todos!

Comentarios
Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.