250 aniversario de Ludwig van Beethoven

Schott Verlag, la editorial que nació el mismo año que Beethoven (IV)

Juan Carlos Tellechea

martes, 7 de abril de 2020
Ludwig Strecker (1853-1943) © by Schott Music GmbH & Co. KG.

Hacia finales del siglo XIX Richard Wagner era el principal protagonista del catálogo y los proyectos editoriales de Schott. Pero paralelamente, la música de salón de numerosos compositores cuyos nombres han pasado al olvido tenía un enorme peso económico, al igual que centenares de arreglos y popurrís de obras de Georges Bizet, Giuseppe Verdi, Charles Gounod; obras para violín de Charles-Auguste de Bériot, Henri Vieuxtemps, Henryk Wieniawski, Charles Dancla y August Wilhelmj, así como obras para piano de Franz Liszt, Anton Rubinstein, Giovanni Sgambati; Lieder de Peter Cornelius y finalmente textos de enseñanza para todos los instrumentos comunes.

El alto porcentaje de compositores extranjeros en el programa de la editorial se debía a los buenos contactos en París y en Londres. La parisina Schott frères trabajaba independientemente de B. Schott's Söhne en Mainz, porque junto con Schott Bruselas no pertenecía a ésta firma, sino a los descendientes de Peter Schott, hermano de Franz Schott.

Schott de Mainz tenía sin embargo desde hacía largo tiempo otros estrechos contactos en la capital francesa, concretamente con Georges Hartmann, quien dirigía una editorial propia y estaba muy estrechamente relacionado con los círculos de compositores de la Ciudad Luz. Hartmann aseguraba para Schott Mainz los derechos fuera de Francia de cada obra que consiguiera para su propia editorial, entre ellas las de Jules Massenet, Georges Bizet y Léo Delibes.

Schott & Company de Londres, por el contrario pertenecía, a la casa matriz de Mainz. Desde 1852 tenía una filial en el número 159 de la mundana Regent Street. Gracias a los contactos personales del jefe de la filial, Karl Volkert, con destacados compositores de la época se convertiría en una de las primeras direcciones de Londres en el sector musical. Gran éxito tendría el Liebesgruß de Edward Elgar, cuyos derechos fueron adquiridos en 1888 después de que el título fuera cambiado por el de Salut d'Amour.

En 1882 Ludwig Strecker se había casado con Elisabeth Merck, descendiente de la conocida familia de industriales farmacéuticos y químicos de Darmstadt. De ese matrimonio nacerían cinco niños: los dos futuros editores de Schott, Ludwig (hijo) y Willy , así como Anna, Karl y Paul Strecker, éste sería pintor.

Ludwig Strecker (padre) alcanzaría gran renombre como editor de música y recibiría numerosas condecoraciones: en 1885 la Cruz de Caballero de la Orden de la Corona Italiana; en 1887 la de la Orden de Carlos III; en 1895 la Medalla de Oro del Arte y la Ciencia del Gran Ducado; entre otras.

Durante su era se produciría en 1885 la apertura de la filial de Schott en Sydney, a cargo del hijo mayor de Adam Joseph Schott, James Arthur. Lamentablemente las cosas no salieron tan bien como se esperaba y pocos años después habría de cerrar.

En el mercado francés se fortalecerían las ventas en 1906. Willy Strecker sería enviado a Durand de París para formarse profesionalmente. Tomaría contacto con Max Eschig, un colaborador de la casa Schott frères de Bruelas. Con Eschig fundaría la Editions Max Eschig que tendría una buena evolución.

A comienzos de 1909 Ludwig (hijo) y Willy Strecker se convertirían en procuradores de la casa matriz de Mainz en el edificio de la calle Weihergarten. Mientras que Ludwig se formaría como jurista, al igual que su padre y en 1906 se doctoraba con un trabajo sobre derechos de autor, Willy, más inclinado a los negocios, ganaría en experiencia internacional en la editorial. Tras trabajar algunos meses en la casa matriz de Mainz, pasaría a la filial de Estrasburgo, después a la empresa del comerciante de artículos musicales Hug de Suiza, más tarde a la filial de Schott en Londres, asi como al editor musical Jacques Durand de París, y a la editorial de música Schirmer de Nueva York.

Había llegado el momento de estructurar el futuro de la casa Schott y de modernizarla. Los editores adquirírían las primeras máquinas de escribir, llevarían una estadística de ventas, así como un eficiente registro de las copias de la correspondencia enviada que hasta entonces había sido archivada en incómodos libros de copias. Además modernizarían la contabilidad y el almacenaje; crearían un taller de encuadernación de libros, construirían una nueva ala del edificio, una sala de máquinas y electrificarían toda la empresa.

 

En 1904 Schott London adquiríría la empresa del difunto editor Alfred Lengnick, poco desupués la editorial Augener Verlag con su catálogo de más de 6.000 obras, con muchos textos didácticos. En abril de 1910 Willy Strecker iría a Londres para seguir adelante allí con los negocios. Además sería dejado el inmueble de la Regent Street para pasar a un nuevo edificio. Willy Strecker remozaría un edificio en la Great Marlborough Street 58 en el que hasta el día de hoy se encuentra Schott London.

Strecker instalaría un nuevo taller de impresión, ampliaría con éxito los negocios en el área de los textos de enseñanza y adquiríaría los derechos de importantes compositores, especialmente jóvenes, como Percy Grainger, quien publicaría sus obras a partir de 1911 en Schott London.

Pero también en Alemania había mucho que hacer. En Leipzig, antaño la ciudad de las editoriales por excelencia, se estableció Schott en 1910 con una filial propia en la Lindenstraße al número 16 que muy rápidamente evolucionaría con mucho éxito. Esa filial, que se mudó en 1929 a la Karlstraße al número 10, fue estatizada por el gobierno de la República Democrática Alemana (RDA) en 1952.

Con ese gran espíritu emprendedor llegaron además cambios en lo privado. En 1910 Ludwig (hijo) contrajo enlace con la joven viuda Friederike (Friedel) Traun, de la acomodada familia Preetorius (propietaria de la tradicional empresa de ebanistería y decoracion de interiores Bembé), de la misma ciudad de Mainz que trajo a su pequeña hija Lieselott a la nueva familia. Friedel tuvo tres niños más con Ludwig: Marion, Elsbeth y Karl. Un año después se casaría Willy Strecker con Toni von Bernard, nacida en Buenos Aires. Los dos hijos mayores del total de cuatro vástagos que tuvieron: Hugo, Gerda, Olga y Margot, nacieron en Londres.

El 1 de enero de 1914 vencían los derechos de las obras de Wagner. El mundo especializado aguardaba la fecha impacientemente. El periódico británico Standard informaba sobre una verdadera carrera (Race for Parsifal) para conseguir los derechos de Parsifal que hasta entonces solo había sido representada en Bayreuth, además de Zúrich y Nueva York. La singular importancia económica de Richard Wagner para la editorial debería ser relativizada con una renovación radical del programa.

Esa tarea había sido ya comenzada con muchos pequeños pasos de los editores, pero ahora entraban en nuevo terreno. Debido a que tocar música ya no era exclusivamente un asunto de la burguesía pudiente existían en el mercado desde finales del siglo XIX ediciones de bajo precio de partituras, entre ellas de la Edition Peters y de las ediciones populares de Breitkopf & Härtel.

Schott quería estar representado en ese segmento con una suerte de ediciones económicas. En 1911 la editorial comenzó a reexaminar sistemáticamente su catálogo desarrollado en el siglo XIX, a grabar nuevamente sobre planchas todas las obras importantes y a publicarlas con una amplia serie de fascículos.

Muy pronto anunciaría la editorial los primeros números de la Edition Schott (…) las obras más probadas y afamadas de la firma B. Schotts Söhne en una nueva edición y con arreglos modernos a precios populares, ampliadas con nuevas adquisiciones. Desde entonces y hasta hoy las publicaciones de la Edition Schott han sido vendidas por millones en todo el mundo, entre ellas ediciones de piezas preferidas, como el Ave María de Johann Sebastian Bach/Charles Gounod y Träumerei (Ensueño) de Robert Schumann.

El optimismo que despertaba el éxito de la Edition Schott quedaría ahogado por la Primera Guerra Mundial (1914-1918). Las autoridades británicas expropiaran tanto la editorial Lengnick como la editorial Augener (aunque los derechos adquiridos permanecerían en Schott). Schott London pudo ser salvada de la expropiación desarrollando una gran habilidad comercial. La casa matriz de Mainz perdió en cambio totalmente la participación en la edición francesa Max Eschig.

Sobre todo la familia Strecker, como muchas otras familias de la época, resultarían duramente golpeadas por la confrontacion bélica. Karl, el más joven de los hermanos Strecker, moriría en 1915 en el frente oriental, y también Ludwig sería llamado a filas, mientras Willy era internado como prisionero por cuatro años por los británicos.

Entretanto, era descubierto en Alemania un nuevo niño prodigio. El 28 de marzo de 1916 el Hof-und Nationaltheater de Múnich estrenaría mundialmente las óperas El anillo de Polícrates y Violanta del compositor Erich Wolfgang Korngold, a la sazón de 19 años de edad.

Leer capítulos 1, 2 y 3

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.