Vox nostra resonat

The invention of tradition (15): 1890-1893

Maruxa Baliñas

viernes, 24 de julio de 2020
Andrés Gaos en 1889 © Dominio público

Tras finalizar sus estudios en el Conservatorio de Madrid, con sólo quince años, la Diputación de A Coruña concedió a Andrés Gaos una nueva bolsa de estudios, el 11 de abril de 1889, para estudiar en Bruselas. Allí Gaos recibió clases privadas* deEugène Ysaÿe desde el otoño de 1889 hasta marzo de 1890. Luego regresó al hogar familiar para preparar una gira de conciertos.

Coruña. Mañana 16, dará un concierto el joven y aventajado violinista D. Andrés Gaos, pensionado por nuestra Diputación, con objeto de que el público de esta población pueda apreciar los adelantos que ha hecho en el difícil instrumento que es su especialidad. Para conceder el teatro al Sr. Chané, director del orfeón, y al Sr. Gaos, se reunió ayer tarde la Comisión del mismo * .

En noviembre de 1890 la Ilustración musical hispano-americana recoge las actuaciones de Gaos en Ferrol. Es interesante ver cómo su repertorio varía dependiendo del público al que se dirija:

La prensa del Ferrol dedica merecidos elogios al notable violinista Andrés Gaos, con motivo de los conciertos que está dando en la capital del Departamento.

De una revista que publica La Monarquía, copiamos los siguientes párrafos:

“Su violín canta, haciéndonos experimentarlas más variadas emociones: un andante inunda el alma en amor: un allegro con sus dificultades, sorprende y asombra.

No es fácil decir cuáles son las piezas que mejor ejecuta: su clasicismo y extraordinaria facilidad deleitan al oírle interpretar el Concierto de Mendelssohn, sembrado de dificultades insuperables para la mayoría de los violinistas; en la Polonesa de Wieniawsksi subyuga por la elegancia; en la Mazurka de Zarzycki * , seduce por la delicadeza y la gracia, y en los Aires bohemios de Sarasate arrebata, por el brío y el fuego en que se inflama.

No hay para el joven violinista obstáculos, porque los arrolla con las explosiones de su poderoso sentimiento artístico. Tiene gran dominio sobre el instrumento, compañero antiguo, que forma ya una parte de su ser, si se nos permite la frase; podrá haber -y vaya si habrá- quien interprete más apasionadamente a los autores clásicos, pero no creemos que pueda llegarse más allá en la ejecución, en la limpieza, en la exploración de los misterios armónicos que encierra la caja mágica.

Con justicia puede Galicia enorgullecerse de contar entre el número de sus hijos al violinista Gaos, que, adolescente aun, ha conseguido rodearse de esa aureola que preconiza a las verdaderas notabilidades.

En fin, que no sabemos si Gaos nació para el violín, o el violín se hizo para Andrés Gaos * .

Dos meses después, la Ilustración musical hispano-americana vuelve a dar noticia –indirecta- de las actuaciones de Gaos en Vigo.

Dice el Independiente de Vigo:

«Sentimos no disponer de mayor espacio para hacer una reseña cual la merece la notable audición que nos ofrecieron los valiosos elementos artísticos reunidos en el teatro-circo Tamberlick. La abundancia de original nos lo impide; pero ¿qué hemos de decir nosotros que no sea pálido reflejo de las delicadas emociones sentidas por el numeroso y distinguido público que ocupaba por completo el teatro?

El sexteto Sanmartín y el Orfeón La Oliva, hicieron gala de su maestría en el divino arte; mas el joven violinista Sr. Gaos dejó, con mucho, colmados los deseos de cuantos anhelaban oír las inspiradas notas que sabe arrancar a las cuerdas de su instrumento. Repetidos aplausos le demostraron con cuanto placer había sido escuchado.

La prensa, a quien había sido dedicado el concierto, obsequió al Sr. Gaos con un valioso obsequio * .

Hasta este momento, todas las noticias sobre Andrés Gaos hablan de sus éxitos, a menudo con un tono casi excesivamente laudatorio. Pero en estos primeros meses de 1891 parece ocurrir algo, porque aunque los planes de Gaos tras volver de Bruselas eran los de ingresar en el Conservatorio de París, no fue así. La única referencia a este fracaso es una carta de su padre * a su amigo y colega en el negocio musical de la familia Berea, Eduardo Puig, en la que no da ninguna explicación de los motivos que impidieron este ingreso. Sin embargo esto no parece haber sido un gran problema para Andrés Gaos, quien -nuevamente con gran precocidad- se convierte en promotor de conciertos y director de orquesta. Así lo cuenta desde Madrid La España Artística, un periódico musical que en pocos años había logrado un gran prestigio y estaba apoyado por Florencio Fiscowich (1851-1915), uno de los principales editores y gerentes teatrales del momento:

Vigo. De un periódico local: «Con verdadero júbilo participamos a nuestros lectores, que acaba de constituirse en esta población una Sociedad de Conciertos, compuesta de cuarenta instrumentistas, bajo la inteligente dirección del tantas veces aplaudido y entusiasta artista Sr. Gaos, con el exclusivo objeto de dar audiciones públicas en nuestro coliseo Tamberlik, y hacernos conocer ya a grande orquesta, ya a solo, trío, cuarteto y sexteto, el repertorio clásico de los más célebres maestros de la música.» *

Y de este modo siguen las referencias a los conciertos de Gaos, pero ahora en esta doble faceta de violinista y director de orquesta.

Leemos en El Independiente de Vigo:

«Ayer debutó, en nuestro primer coliseo, la agrupación musical organizada por el tantas veces aplaudido joven Andresito Gaos.

No recordamos haber visto en Vigo una orquesta tan numerosa, ni que tan valiosos elementos reuniese. Plácemes mil merecen los que deponiendo todo amor propio profesional, se han consagrado exclusivamente a proporcionarnos un conjunto artístico tan acabado como pudiera esperarse, habida cuenta de lo que la población da de sí para talos empresas. Ese resultado es obra de la perseverancia y del amor al arte que con tanta intensidad siente nuestro amigo Gaos, y constituye un nuevo lauro que el apreciable joven puede añadir a los muchos que antes de ahora ha conquistado. Todas las piezas del programa fueron ejecutadas con verdadero amore. La interpretación de la hermosa sinfonía de Guillermo Tell, fue premiada con nutridos aplausos, lo mismo que la de los otros seis números con que regalaron nuestros oídos los concertistas. Bien los merecen si se considera el corto número de ensayos que precedió a la audición de ayer.

De Gaos ¿qué hemos de decir? Conocíamosle ya como violinista; ayer se nos reveló como director de talla. Y para que se conozca cuánto valor tiene este calificativo, bastará recordar que, hace apenas un lustro, hizo su primera aparición ante el público con pantalones cortos. Hoy goza de sólida y bien ganada reputación en el mundo del arte *

No tenemos información fiable de sus actividades en los siguientes meses, salvo que a finales de 1891, o en enero de 1892, se pone enfermo y quizás de cierta gravedad, puesto que la noticia aparece en la prensa:

Procedente de Francia y Bélgica, llegó a Vigo, con objeto de atender al restablecimiento de su salud, el notable violinista D. Andrés Gaos * .

Gaos parece haberse recuperado con cierta rapidez y pocos meses después ya está nuevamente de gira. En julio de 1892 se anuncian nuevos conciertos:

Valladolid. Ha llegado a esta capital el joven violinista Andrés Gaos, conocido por el nuevo Sarasate, el cual se propone dar dos conciertos * .

Y casi inmediatamente

Se organiza en el elegante Círculo Calderón, un magnífico concierto, en el que tomará parte el aplaudido violinista D. Andrés Gaos * .

De allí vuelve a Vigo, de lo que informaLa Unión Católica al hablar de los veraneantes que han llegado recientemente a Vigo y entre ellos incluye a "el celebrado concertista de violín D. Andrés Gaos" * .

Poco después, y a pesar de su juventud, Andrés Gaos se introduce en la organización de conciertos en los que –por supuesto- él es figura principal. Así ocurre en otoño de 1892:

Dicen de la Coruña:

«En el teatro Principal de la Coruña, celebrose el concierto organizado por el notable violinista D. Andrés Gaos Berea.

А las ocho empezó la velada, a la que asistió una distinguida concurrencia.

El joven Gaos, que goza de justa fama universal, ha hecho prodigios en el violín, demostrando una vez más, que no en vano es calificado como un perfecto artista por las eminencias musicales de importantes capitales del mundo.

La primera composición con que se hizo oír Andrés Gaos, fue el primer tiempo del segundo Concierto de Wieniawski que dijo con valentía, con fiereza en los pasajes fuertes, con mecanismo prodigioso en los de ejecución y con alma, conmoviendo al público que religiosamente le oía, en los pasajes de sentimiento.

Mostrósenos después Gaos como compositor, ejecutando una Jota * , tesoro de originalidad y delicadeza que el público acogió con atronadoras salvas de aplausos, y una Muiñeira *  compuesta en menos de ocho días para el concierto del domingo y que encantó al público por lo admirablemente que expresa las nostalgias de nuestra región.

Pero donde Andrés estuvo hecho un coloso, más que coloso, un fenómeno, tal fue la manera prodigiosa de tocar, de sentir, de afiligranar y de matizar, fue en los Aires Bohemios de Sarasate. El público le oyó extasiado, y al terminar Gaos una nutrida salva de aplausos se dejó oír en todo el Teatro. Fue una ovación como se la merecía el artista entusiasta.

El sexteto, compuesto de socios del «Sporting Club» ha agradado mucho al público.

El naciente orfeón del «Liceo Brigantino» que dirige el joven y sobresaliente músico Sr. Baldomir, ha estado muy acertado en todos los coros que interpretó esta entusiasta y ya numerosa colectividad, teniendo que repetir la Serenata a instancias del público .

Todos cuantos en el concierto han tomado parte fueron aplaudidísimos, sobre todo el joven Gaos, el cual recibió una ovación inmensa, obteniendo nutridas salvas de aplausos no solo a la terminación de cada número, sino al presentarse en el palco escénico» *

Aunque no sabemos cuántos de estos proyectos se llegaron a realizar realmente, conocemos las intenciones de Gaos tras este concierto coruñés gracias a una noticia en La España artística,

Coruña. Ha salido para Oporto y Lisboa el notable violinista Andrés Gaos. Después de dar una serie de conciertos en ambas capitales, emprenderá un viaje a Barcelona. En los meses de Enero y Diciembre próximos tocará en varios salones musicales de París, contratado por un acreditado empresario. Probablemente en la primavera del año entrante comenzará Andrés Gaos su proyectada excursión artística por las Américas * .

En el otoño de 1893, y no en la primavera, como había planeado, Andrés Gaos emprende su primera gira americana, dirigiéndose a La Habana, en ese momento prácticamente una ciudad gallega por sus estrechas relaciones con Galicia,

Se ha embarcado para la Habana, en donde piensa emprender una tournée artística, el joven y aplaudido violinista gallego D. Andrés Gaos * .

Ayer tuvimos el gusto de despedir al notable violinista, hijo de La Coruña, Andrés Gaos, que salió con dirección a Cuba en el vapor-correo de la Trasatlántica española, Reina María Cristina. Se propone este joven artista, visitar durante su tournée las principales ciudades de nuestras Antillas, pasando después a Méjico y Estados Unidos * .

Notas

1. Marie Cornaz, "À la redécouverte d'Eugène Ysaÿe", Brepols: Bruselas, 2019, p,314. ISBN 978-2-503-57461-5

2. La España artística. 15/10/1890, nº 114, p 2

3. Gaos mantuvo en repertorio esta Mazurka de Zarzycki durante toda su carrera profesional

4. "Ilustración musical hispano-americana", 15/11/1890, nº 68, p 10

5. "Ilustración musical hispano-americana", 30/1/1891, n.º 73, p 10

6. "Ilustración musical hispano-americana", 15/4/1891, nº 78, p 9

7. Carta de Andrés Gaos Espiro a Eduardo Puig (Vigo: 22 de marzo de 1891), Biblioteca Provincial de A Coruña, Fondo Canuto Berea, correspondencia.

8. "La España artística", 01/04/1891, año IV, n.º 136, p 2

9. "La España artística", 20/1/1892, nº 175, p 2

10. "La España artística", 5/7/1892, nº 219, p 3

11. "La España artística", 9/7/1892, nº 220, p 3

12. "La Unión Católica", 21/7/1892, p 3

13. Andrés Gaos, "Jota aragonesa para violín y piano", A Coruña: Canuto Berea, 1892. San Sebastián: Díaz & Cía, 1894. "Andrés Gaos: Obras para violín e piano", edición de Andrés Gaos Guillochón y Joám Trillo, Vigo: Dos acordes, 2009, pp 40-49. ISBN: 979-0-8012-3148-2

14. Se conserva en manuscrito como Muiñeira op 2. "Andrés Gaos: Obras para violín e piano", edición de Andrés Gaos Guillochón y Joám Trillo, Vigo: Dos acordes, 2009, pp 31-39. ISBN: 979-0-8012-3148-2

15. "Ilustración musical hispano-americana", 15/11/1892, nº 116, p 7

16. "La España artística", 9/11/1892, n.º 252, p 2

17. "Ilustración musical hispano-americana", 15/11/1893, nº 140, p 16

18. "La Voz de Galicia", 22/10/1893, p 2

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.