Vox nostra resonat

Andrés Gaos & The invention of tradition (11) Cuba y México, los años amargos. 1893-1895

Xoán M. Carreira

jueves, 16 de enero de 2020
Ricardo Bell jr. © Dominio público

Tras terminar la carrera de violín con Jesús de Monasterio en el Conservatorio de Madrid (1885-89), Andrés Gaos Berea (A Coruña, 1874-Mar del Plata, 1959), la Diputación Provincial de A Coruña le concedió el 11 de abril de 1889 una beca para ampliar su formación en Bruselas para recibir entre otoño de 1889 y marzo de 1890 clases privadas de violín de Eugène Ysaÿe* y, según parece, de teoría musical con François-Auguste Gevaert. En marzo de 1890 Isaÿe inicia una gira de varios años, por lo que Gaos deja Bruselas y se presenta a las pruebas de ingreso en el Conservatorio de París, donde no es admitido* y decide regresar a Galicia por cuyas ciudades hace en otoño una serie de conciertos junto con su primo el pianista Canuto Berea Rodríguez.

En noviembre de 1892 realiza una gira de conciertos por Oporto, Lisboa, Barcelona y París y se anuncia su primera gira americana* para la que se embarca en Vigo, rumbo a Cuba, el 21 de octubre de 1893 en el vapor-correo Reina María Cristina* con la pretensión de realizar una serie de conciertos a lo largo de aquel invierno y luego continuarlos en México y EEUU*. A principios del verano de 1895* llegó a Buenos Aires donde conoció a la cantante y violinista América Montenegro (1876-1949) con quien contrajo matrimonio el 6 de febrero de 1896 en Montevideo, ciudad en la que fijan su hogar y donde nació el 6 de agosto su primera hija, América Gaos Montenegro*

Esta gira americana fue gestionada por Edgar Strakosch, un agente artístico que se anunciaba, en español, como el "representante de la Gran Compañía Dramática Francesa de M. Coquelin y Mme. Jane Hading" o de "la agencia Abbey, Schoeffel y Grau", uno de los agentes teatrales más activos de México entre 1885 y 1895* que luego se trasladó a Maryland, donde organizó espléndidas temporadas de música rusa.

Cuba, 1893-94

La única información disponible sobre la estancia de Gaos en La Habana procede de la correspondencia entre el músico José Castro "Chané" (1856-1917) y su editor, el empresario coruñés Eduardo Puig, socio de la empresa musical Canuto Berea & Cía*. El 9 de diciembre de 1893, pocos días después de llegar a La Habana, Chané escribe a Puig una carta dándole noticias de su llegada y primeros contactos, entre los que se contaba Andrés Gaos, que estaba en la ciudad desde hacía varias semanas.

Andrés aquí cayó con muy mal pie, no sé si por su carácter orgulloso, o por haber sido muy mal aconsejado, hasta tal extremo, que creo muy difícil que levante cabeza, pues tiene la Colonia Gallega en masa contra suya, y la causa es la siguiente.

Estando él en los preliminares del arreglo de su primer concierto, organizó el Centro una velada con objeto de entregar los premios a los alumnos de las diferentes clases de dicho centro: invitaron a Gaos para que ejecutase un número, y contestó que sufría detrimento de su reputación artística, exhibiéndose por primera vez en dicha sociedad: al llamarle la atención un socio diciendo que el recoger aplausos entre sus paisanos, lejos de perjudicarle podía favorecerle mucho, contestó que él aquí no venía por laureles sino por dinero. Excuso decirte como cayeron semejantes frases entre los gallegos. Así y todo pidió los salones de la sociedad para dar el concierto y se los concedieron pero aparte del desaire de no asistir, tuvo que poner él, o algún amigo, un resto que faltaba para cubrir los gastos. 

Conmigo se portó como un cochero, pues habiendo sabido mi llegada a esta y el hotel donde me hospedaba, aún no tuvo la atención de venir a saludarme, como era natural pues yo llegué un mes después que él y era más forastero. Así y todo pienso adulzar asperezas y hacer en su obsequio cuanto posible me sea si él quiere, no por él, que por su comportamiento no lo merece, sino por el parentesco que lo une a la familia Berea a quien tanto estimo y quiero por las muchas atenciones que en todo tiempo y ocasión he recibido de ella*.

El 20 de febrero de 1894, Chané da nuevas noticias sobre Andrés Gaos a Eduardo Puig:

De Gaos solo puedo decirte que dio en esta dos o tres conciertos de los que salió medianamente, ahora anda recorriendo la isla y nada se sabe de él*.

México D.F., 1894-95

A finales del invierno de 1894 Gaos dejó Cuba y se trasladó a México, donde tampoco consiguió contratos para conciertos ni reconocimientos artísticos, y para sobrevivir aceptó trabajar como violinista de variedades en el famoso Gran Circo-Teatro Orrin* de Ciudad de México. Manuel Gutiérrez Nájera narra así sus recuerdos de la llegada de Gaos a su ciudad:

Tampoco era nueva para mi la personalidad del señor Gaos Berea, a quien no he perdido de vista, puesto que no he llegado a verle; pero sí de oídas, porque nada dicen los periódicos respecto a los conciertos que se proponía o propone dar en México. Dicen de él, la prensa newyorkina y la de la isla de Cuba, que es una verdadera notabilidad y que interpreta a maravilla las creaciones de Wieniawski, Vieuxtemps y Sarasate. En los Aires españoles de este último, casi iguala al maestro. ¡Y cuenta que el artista Gaos Berea, discípulo de Dancla e Ysaÿe, premiado en París, Bruselas y Madrid; literato -cuando el violín se lo permite y el piano lo tolera-tiene apenas veinte años!*.

La editora de las Obras completas de Gutiérrez Nájera, Elvira López Aparicio, explica así las circunstancias de la llegada de Gaos a Ciudad de México:

En 1894, los renombrados violinistas cubanos Andrés Gaos Verea [sic] y Domingo Brindis de Salas [sic], anunciado el primero como el “Sarasate del porvenir”, y el segundo como “el rey de las octavas”, a falta de oportunidades para presentarse en recitales personales, tuvieron que conformarse con las funciones de variedades del Circo Teatro Orrin y con las tandas del Principal, respectivamente. Brindis de Salas rompió el contrato al enterarse de que tenía que compartir el escenario con los perros sabios de Mister Brikinsson*.

López Aparicio amplía, en una nota al pie, esta información de Gutiérrez Nájera sobre la breve experiencia circense de Gaos:

Andrés Gaos Berea […] se presentó en el Orrin del 25 de marzo al 11 de abril de 1894. En esta última fecha fue su beneficio que dedicó a la Colonia Española de la Capital. Durante esa temporada se le anunció como “El Sarasate del porvenir”, en funciones que alternaba con [el payaso] Ricardo Bell y el enano Pirrimplín en la pantomima acuática cómico-jocosa titulada Una boda en Santa Lucía. En 1895, y por falta de oportunidades en nuestro país, Gaos Berea decidió emigrar a Buenos Aires en donde residió hasta su muerte*

La estancia de Gaos en México coincidió con la reaparición del mítico semanario literario El Renacimientotras veinticinco años de silencio. Quince días después de que Gaos dejase el Circo Orrin, El Renacimiento publicó un amplio reportaje sobre la inauguración de la temporada de primavera que incluía un elogio de la intervención de Gaos en Una boda en Santa Lucía

El Circo Teatro de los Hermanos Orrin se vio y ha seguido viéndose extraordinariamente concurrido por un público ávido de divertirse con los cómicos lances de la Pantomima acuática. La perspectiva de la pequeña aldea y de sus montañas entre las que se levanta la iglesia donde se verifica una boda; la transformación de la pista en amplio lago de agua natural, alimentado por una bien dispuesta cascada; las comparsas que atraviesan ese lago, o en canoas o siguiendo el puente; las caídas de los diversos personajes al agua; las bonitas decoraciones y la variedad de trajes y de tipos, distraen y divierten, y merecen ser vistos. Deben citarse con elogio el caricaturista Henry Hannay y el violinista español, de Galicia, Andrés Gaos Berea, éste bastante bueno, sin ser un Paganini ni un Sarasate*.

Considerado con razón un emblema de la cultura mexicana de la Belle Époque, muy especialmente del Porfiriato, el Gran Circo-Teatro Orrin ha sido exhaustivamente investigado desde la perspectiva arquitectónica* -es uno de los primeros edificios mexicanos de hierro- y de la historia de las variedades*, y ha despertado el interés de los politólogos, sociólogos, antropólogos, investigadores del urbanismo, entre otros, pero bastante menos de los musicólogos, a pesar del papel desempeñado por el Circo Orrin en la recepción de la zarzuela en México y de la evidente importancia de la música en sus espectáculos.

En julio de 1895 Andrés Gaos viaja desde México a Buenos Aires y, desde allí, a Montevideo donde debuta en el salón de conciertos del Conservatorio La Lyra*, en cuyo claustro de profesores se integrará poco después.

A pesar de lo publicado por los expertos institucionales en Gaos, no tenemos prueba alguna de sus conciertos como solista o como cuartetista, los premios que recibió como compositor o el estreno de una Marcha fúnebre para banda, a lo largo de sus catorce meses de estancia en México. Lo único que podemos constatar es la publicación de la primera de sus piezas de música doméstica, la Polonesa para piano (Ciudad de México: H. Nagel y Sucs.*, ca 1894).

Notas

1. CORNAZ, Marie, "À la redécouverte d'Eugène Ysaÿe" Turnhout: Brepols, 2019, p. 314 [Annexe II. Liste des Élèves]. ISBN 978-2-503-57461-5.

2. Carta de Andrés Gaos Espiro a Eduardo Puig (Vigo: 22 de marzo de 1891), Biblioteca Provincial de A Coruña, Fondo Canuto Berea, correspondencia.

3. "La España artística", nº 252, 9 de noviembre de 1892, p 2

4. "La Voz de Galicia", 22 de octubre de 1893, p 2

5. "Ilustración musical hispano-americana", nº 140, 15 de noviembre de 1893

6. "La Voz de Galicia", 9 de julio de 1785, p 2

7. El matrimonio Gaos Montenegro tuvo cinco hijos: América, Sofía, Elsa, Andrés y Elena

8. OLAVARRÍA Y FERRARI, Enrique de, "Reseña histórica del teatro en México", Vol. 4, México: Imprenta La Europea, 1895, pp 16 y 379

9. LÓPEZ-SUEVOS Hernández, 'Las capas de la cebolla: el fondo Canuto Berea del archivo de la Diputación de A Coruña', en "Boletín DM" 12 (2008), pp 16-24. ISSN 1888-4814

10. GÓMEZ ECHEMENDIA, Sixto y CANCELA MONTES, Alberto, "Chané: O nacemento da Música Popular Galega, Compostela / A Coruña /A Habana", Santiago de Compostela, aCentral Folque, 2017, pp 221-222. ISBN 978-84-947718-7-3

11. GÓMEZ ECHEMENDIA, Sixto y CANCELA MONTES, Alberto, "Chané: O nacemento da Música Popular Galega, Compostela / A Coruña /A Habana", Santiago de Compostela, aCentral Folque, 2017, p 223. ISBN 978-84-947718-7-3

12. REVOLLEDO CÁRDENAS, Julio, "La fabulosa historia del circo en México", México D.F.: Conaculta, p. 170. ISBN 9789703503780

13. GUTIÉRREZ NÁJERA, Manuel, "Obras VIII: Crónicas y artículos sobre teatro, VI (1893-1895)", México D.F.: Universidad Nacional Autónoma de México, 2001, p 230. ISBN 968-36-8971-10

14. LÓPEZ APARICIO, Elvira (ed)., GUTIÉRREZ NÁJERA, Manuel, "Obras VIII: Crónicas y artículos sobre teatro, VI (1893-1895)", México D.F.: Universidad Nacional Autónoma de México, 2001, 'Introducción', p .LXVIII-LXIX. ISBN 968-36-8971-10

15. LÓPEZ APARICIO, Elvira (ed.), GUTIÉRREZ NÁJERA, Manuel, "Obras VIII: Crónicas y artículos sobre teatro, VI (1893-1895)", México D.F.: Universidad Nacional Autónoma de México, 2001, p 230, nota 5. ISBN 968-36-8971-10

16. "El Renacimiento", 29 de abril de 1894.

17. VASALLO, Roberta, 'La rocambolesca historia del Circo Orrin, uno de los primeros edificios de estructura metálica en México', en "Boletín de monumentos históricos", tercera época, núm. 36(México D.F.: enero-abril 2016), pp 42-52

18. LOERA LOERA, Claudia, "El circo mexicano: Recuento de una tradición", Tesis de Licenciatura dirigida por la Dra. María del Carmen Vázquez Mantecón, México: Universidad Autónoma de México, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, 2005, pp 95-100

19. "La Voz de Galicia", 4 de agosto de 1895, p 1

20. H. Nagel fue una importante editorial musical mexicana que floreció hacia 1885 en cuyo catálogo figuraban Joaquín Beristáin (1817-1839), Ernesto Elorduy (1854-1913), Julio Ituarte, Manuel S Rivera, Juventino Rosas, Fernando Villalpando, y otros autores de música de salón, popular urbana y patriótica.

Comentarios

Para escribir un comentario debes identificarte o registrarte.